De acuerdo con el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés), los efectos del cambio climático vienen registrándose desde hace décadas y empeorarán en los próximos años. En América Latina, los procesos de movilidad humana se verán cada vez más influenciados por este fenómeno, siendo las mujeres y niñas una de las poblaciones en mayor riesgo.  

La vulnerabilidad de las mujeres se debe a múltiples variables, incluyendo las condiciones y normas socioculturales que intensifican la discriminación contra ellas a nivel socio económico e impulsan la violencia (ONU, 2020).  Al encontrarse en situaciones de movilidad como consecuencia de desastres, degradación ambiental y los efectos adversos del cambio climático, las mujeres y niñas corren un mayor riesgo de experimentar violencia basada en género, explotación sexual y enfrentan mayores barreras para encontrar soluciones duraderas a su situación.

Hasta el momento, la relación entre migración, género y cambio climático ha sido poco analizada. Sin embargo, iniciativas como el estudio “Promover la igualdad de género en el medio ambiente, migración y desplazamientos por desastres en el Caribe”, de OIM y CEPAL, presentan avances significativos en la comprensión del papel que tiene el  género dentro de la migración medioambiental.  

El enfoque de género requiere no solo considerar las vulnerabilidades y capacidades de mujeres y niñas, sino abordar los impactos diferenciados de estos fenómenos en los diferentes géneros – incluyendo a poblaciones LGBTIQ+, Tambien se deben considerar situaciones de transversalidad de varias características, añadiendo al género dinámicas como la edad, la etnia  o la situación socioeconómica. 

A continuación se presentamos cinco hallazgos centrales de la mencionada investigación: 

1. El género es un factor fundamental para entender la migración medioambiental y los desplazamientos por catástrofes 

La migración y otros procesos de movilidad humana vinculados con los desastres, la degradación ambiental y el cambio climático están estrechamente relacionados con el género. La evidencia empírica demuestra que las estructuras de género tradicionales ponen en situación de mayor vulnerabilidad a mujeres, niñas, personas indígenas y LGBTI en tiempos de crisis o transición. También afectan la capacidad de los grupos vulnerables por su género para acceder a recursos en sus comunidades de origen durante la migración, en el destino (ya sea temporal o a largo plazo) y en los posibles procesos de retorno. 

2. Las situaciones de catástrofe, los desplazamientos y los alojamientos temporales requieren intervenciones que tengan en cuenta el género 

Los desastres, especialmente los vinculados con amenazas repentinas como huracanes o tormentas, suelen afectar en mayor medida a mujeres y niñas en comparación con otros grupos poblacionales. Y es que en momentos de crisis, las mujeres pueden ser víctimas de violencia basada en género y trata de personas. Además, son uno de los grupos que mayores problemas enfrentan al intentar reconstruir sus vidas o encontrar soluciones a largo plazo frente a la necesidad de desplazarse. Lo anterior se relaciona con factores sociales como el papel que cumplen las mujeres en el cuidado y la seguridad de sus hogares, el acceso limitado a la atención sanitaria, al agua potable, entre otros. 

3. El acceso limitado a los recursos y las oportunidades influye en las vulnerabilidades y capacidades específicas de género para regresar a las comunidades de origen después del desplazamiento 

Las condiciones de desigualdad y marginalización afectan las posibilidades que tienen las mujeres de acceder a recursos y medios de vida claves para prevenir la migración forzada o involuntaria en momentos de crisis. Los datos sugieren que la dificultad de acceder al mercado laboral impacta negativamente en la capacidad que tienen las mujeres para enfrentarse a situaciones de desastre, reconstruir sus vidas y retornar a sus comunidades de origen. 

4. La violencia de género es una cuestión fundamental que debe abordarse en situaciones de migración y catástrofe 

La violencia de género es considerada en muchos países de Centro, Norteamérica y el Caribe como una problemática de salud pública que requiere la formulación de políticas. Los procesos de movilidad humana no son ajenos a esta compleja realidad, y por el contrario, ejemplifican situaciones de alto riesgo para las mujeres y niñas donde suelen experimentar violencia y diferentes tipos de abusos y amenazas a su integridad. Las vulnerabilidades pueden presentarse en diferentes etapas del proceso migratorio y de situaciones de desplazamiento interno o internacional. 

5. Es necesario mejorar las evidencias y los datos para facilitar la elaboración de políticas con perspectiva de género 

Resulta de vital importancia continuar con la recopilación de datos que contribuyan a la generación de evidencia respecto al nexo entre migración, medio ambiente, cambio climático y género. En términos generales, destaca la falta de estudios disponibles que aporten al entendimiento de esta relación. Por tal razón, mejorar la capacidad de recolección, interpretación e intercambio de datos desagregados a nivel local, regional e internacional, es una tarea de primera necesidad para la formulación de políticas que reduzcan las vulnerabilidades de mujeres y niñas frente a eventos medioambientales adversos. 

La migración medioambiental es un proceso que debe reconocer las diferentes necesidades, prioridades, riesgos y capacidades de las personas migrantes de todos los géneros. En el caso particular de mujeres y niñas, que experimentan formas de discriminación por motivos de raza, etnia, religión, estatus social, capacidad, etc, es fundamental abordar estas desigualdades transversales y garantizar sus derechos. 

Así mismo, es necesario visibilizar a las mujeres, incluidas las migrantes, como  agentes sociales de cambio y líderes en sus familias y comunidades. Lo anterior, complementado con la participación y contribución de todos los géneros en la búsqueda de soluciones frente a las problemáticas de movilidad humana derivadas de factores medioambientales, intensificados por el cambio climático. 

SDG 5 - IGUALDAD DE GÉNERO
SDG 13 - ACCIÓN POR EL CLIMA