Tráfico de migrantes, trata de personas, trata de blancas, ¿cuál es la diferencia?

Tráfico de migrantes, trata de personas, trata de blancas, ¿cuál es la diferencia?

Tráfico de migrantes, trata de personas e incluso trata de blancas: a menudo escuchamos estas expresiones siendo utilizadas como sinónimos, cuando en realidad guardan significados bien diferentes. Empecemos por eliminar uno, la “trata de blancas”.

El término “trata de blancas” es usado en diferentes momentos de la historia, pero se encuentra totalmente desactualizado, pues solo hace referencia a la explotación sexual de “mujeres de piel blanca”. El problema de utilizar esta expresión es que puede dar a entender que solo las mujeres con ciertas características pueden ser víctimas de trata (un concepto racista), y que el único fin de la trata es la explotación sexual, cuando la realidad es mucho más amplia. Esto nos lleva al segundo y correcto concepto, la “trata de personas”.

La “trata de personas” son todas aquellas formas de explotación para el beneficio de un tercero, como la servidumbre por deudas, el trabajo infantil, el trabajo forzado, el matrimonio forzado, la mendicidad forzada y la extracción de órganos. En la ley internacional se deja incluso un poco abierto el término según el contexto, pues periódicamente aparecen nuevas formas en las que una persona o grupo de personas fuerza a otra a realizar acciones contra su voluntad para lograr algún beneficio. Se trata de una forma de esclavitud moderna y puede ocurrir tanto a lo interno de un país como internacionalmente.

De acuerdo con el Protocolo para prevenir, reprimir y sancionar la trata de personas, hay tres elementos que se tienen que cumplir para caracterizar un crimen como de trata de personas:

  • La acción: Es decir, que el crimen sea realizado por redes organizadas, aunque no sean grandes, donde se evidencia que se realizaron acciones con la intención de facilitar la explotación de otra persona, como captarla, enviarla o recibirla.
  • Los medios: Los medios es el cómo los criminales logran realizar la trata, por ejemplo, a través de engaños y mentiras, fuerza, violencia, abuso de la vulnerabilidad de la otra persona, etc.
  • La explotación: Que es propiamente el abuso de otra persona en beneficio de un tercero.

Cada uno de estos tres elementos está compuesto de muchas posibles acciones, pero con que se realice una acción de cada elemento, estamos frente a un caso de trata de personas.

Finalmente está el término “tráfico ilícito de migrantes”, el cual se refiere a apoyar el traspaso ilegal de una frontera, como lo hacen por ejemplo los coyotes. La gran diferencia entre “tráfico” y “trata” radica en que el tráfico atenta contra las leyes del Estado al que se ingresa irregularmente, mientras que la trata atenta contra los derechos humanos de una persona. El delito de tráfico de migrantes se caracteriza por:

  • La facilitación de la entrada ilegal de una persona a otro país.
  • La creación o suministro de un documento de identidad o pasaporte falso.
  • La habilitación, por medios ilegales, de la estadía permanente de un no-nacional o no-residente.

Es claro que ambas acciones, el tráfico y la trata, están a menudo relacionadas, pues el tráfico coloca a las personas en situaciones de vulnerabilidad que pueden desencadenar un proceso de trata de personas. El hecho de que ambos delitos estén incluidos dentro de Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional (también conocido como Convención o Protocolo de Palermo), también puede generar confusión y llevar a creer que son lo mismo, pero no lo son.

Para conocer más sobre los peligros y características del delito de trata de personas, recomendamos visitar la campaña IOMX.


¡Abran los micrófonos! Cinco claves para dar voz a la juventud en temas migratorios

¡Abran los micrófonos! Cinco claves para dar voz a la juventud en temas migratorios
Categoria: Comunicación & Migración
Autor: Autor Invitado

La radio, sigue siendo un medio que, especialmente en zonas rurales donde el acceso a Internet es difícil, sigue teniendo mucha vigencia y se muestra como una alternativa accesible para la población. Ya sea en el auto, en una aplicación desde el teléfono o en un aparato que funciona con baterías en las zonas más recónditas, la radio está ahí a pocos pasos y casi sin esfuerzo, entreteniéndonos, informándonos y acompañando nuestras actividades diarias. Desde las grandes urbes hasta los municipios con menor población, la radio es una industria que genera empleos y es vital para la difusión de mensajes masivos para una gran variedad de públicos.

¿Cómo se puede aprovechar la radio como una vía para empoderar a las personas jóvenes sobre migración?

Luego de ver el alto impacto que este medio de comunicación tiene en la cultura de nuestras comunidades, estas son algunas acciones a realizar que permitirán llevar el mensaje de la migración regular, ordenada y segura a una juventud que puede ser víctima de delitos asociados con la migración irregular:

  • Infórmate sobre cuáles son las radios comunitarias o emisoras de tu ciudad: Esto te ayudará a conocer todos los espacios que existen dentro de la comunidad y a identificar a qué públicos están dirigidos para escoger ese canal adecuado que conecte con los jóvenes.
  • Identifica jóvenes líderes en sus comunidades con aptitudes comunicativas: No hay mejor forma de comunicarse con la juventud que por medio de voces con las que puedan tener mayor empatía y sentirse más identificados.
  • Crea contenidos que conecten: Para hablar sobre migración no se requiere usar un tono serio o monótono. Procura crear mensajes cortos pero efectivos con un lenguaje fácil de comprender y dando prioridad al uso del storytelling en lugar de comunicar conceptos.
  • Crea tu propia emisora en línea: La radio ha sufrido una evolución significativa en los últimos años y prueba de ello es que el número de emisoras a través de Internet ha ido en aumento, lo que ha ocasionado la democratización de la radio. Ya no se necesitan grandes presupuestos para tener tu propia emisora y transmitir en ella diferentes contenidos las 24 horas del día, esto es una buena alternativa si no existen o no se tiene acceso a tener espacio en las emisoras de radio tradicionales.
  • Desarrolla iniciativas que empoderen: Las personas jóvenes poseen muchos talentos: dinamismo, rápido aprendizaje y, por supuesto, mucha creatividad. Por lo tanto generar espacios de capacitación en temas de producción radial ayudará a descubrir talentos ocultos y formar nuevos líderes de opinión, sin dejar atrás la importancia de también empoderarles en la temática migratoria, esto les permitirá transmitir mejores mensajes que promuevan una movilidad humana segura, ordenada y regular y les ayudará a ellos mismos a tomar mejores decisiones en cuanto a la migración.

Un caso de éxito de este tipo de actividades es ‘Juventud en las Ondas’, un taller sobre radio y migración que aprovecha justamente esa energía de las personas jóvenes que son líderes en sus comunidades y les muestra el potencial de la industria radiofónica como un método para generar medios de vida y hacer escuchar su voz.

Como producto de esta iniciativa, los jóvenes crearon sus propias cuñas radiales para promover una migración mejor informada, desde la ideación del concepto creativo, elaboración de guiones, prácticas de locución, grabación y terminando por la edición, en todos estos procesos se recibía el acompañamiento tanto del personal de OIM como de un equipo de expertos en producción de radio.

Hace unos años, el exsecretario de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, destacó que “la radio es muy importante para hacer escuchar la voz de la juventud, estimula la imaginación y acorta las distancias entre las personas”. Un motivo más para acercar los medios de comunicación y generar espacios a la juventud con el fin de difundir mensajes orientados a que la población tenga información suficiente y verificada que le permita tomar mejores decisiones antes de emprender una ruta migratoria.