¿Por qué las personas migrantes arriesgan todo?

¿Por qué las personas migrantes arriesgan todo?

Cada año, miles de personas abandonan sus hogares en Latinoamérica, el Caribe y otras regiones para intentar asegurar futuros que se han vuelto prácticamente inalcanzables en sus países de origen. El despojo económico, la falta de acceso a la educación y el empleo, la violencia y otros factores estructurales y personales han motivado a las personas de todo el mundo, pero principalmente de los países centroamericanos, a buscar una nueva vida en los Estados Unidos u otros países de la región.

Muchos habrán pasado con éxito los procesos de solicitud de visa para comenzar una nueva fase de sus vidas. Algunos no son tan afortunados y emprenderán viajes que saben que serán largos y peligrosos, con un alto riesgo de fracaso.

El Instituto Nacional de Migración de México registró 138,612 casos de detención de migrantes en situación irregular en 2018, en comparación con 93,846 en el mismo período en 2017. El 88 por ciento de los detenidos en 2018 eran ciudadanos de Honduras (42.93%), Guatemala (34.4 %) y El Salvador (10.3%).

Las personas que migran de manera irregular de Centroamérica a Norteamérica deben enfrentar cruces peligrosos de ríos y desiertos, terrenos remotos y formas inseguras de transporte para llegar a sus destinos, como viajar en la parte superior de los trenes de carga en viajes largos o dentro de camiones. También pueden estar expuestas a diferentes formas de violencia, como robos, extorsiones, agresiones, o incluso ser traficadas o asesinadas.

Se desconoce la verdadera cantidad de personas que murieron mientras transitaban por la región, pero los registros compilados por el Proyecto de Migrantes Desaparecidos (MMP) de la OIM indican que al menos 3.015 personas perdieron la vida entre 2014 y 2018 en la región de Centroamérica y Norteamérica.

Entonces, ¿por qué las personas que migran deciden arriesgarlo todo, incluso su propia vida?

Un estudio publicado en julio de 2019 por el Sistema de Integración Centroamericana (SICA), la OIM y el ACNUR detalla algunas de las principales causas de desplazamiento y migración en los países centroamericanos. Según el estudio, en los años setenta y ochenta, los centroamericanos emigraron principalmente debido a la exclusión socioeconómica y el conflicto político que se produjo en algunos países de la región. Durante las siguientes décadas, los principales factores se volvieron la falta de oportunidades de trabajo, así como el riesgo causado por la violencia y el crimen.

Del mismo modo, en 2019, la ONG internacional Creative encargó un estudio de investigación similar sobre los municipios que tienen las tasas más altas de migración hacia el exterior desde Honduras, El Salvador y Guatemala. Identificaron los 60 municipios que combinados representan más de la mitad de toda la emigración de la región, y los factores desencadenantes que llevaron a las personas a elegir migrar. Estos se dividieron en tres categorías principales: economía, victimización y lazos transnacionales.

La economía fue un factor determinante. Cuando se les preguntó a las personas cuál sería su razón principal para migrar, más del 60 por ciento de los encuestados mencionaron preocupaciones relacionadas con la economía. La migración desde el Triángulo del Norte ocurre en el contexto de una economía regional vulnerable, donde muchos de los que están trabajando lo hacen de manera informal con pocas protecciones u oportunidades de progreso.

Los lazos transnacionales, la recepción de remesas y la migración previa a los EE. UU. son factores de atracción importante en la ecuación de la migración, aunque mucho menos importantes que la economía y la victimización.

La victimización en Centroamérica es un importante factor de expulsión, ya que regionalmente, haber sido víctima de un delito o tener un familiar o alguien cercano que lo haya hecho, hace que un individuo sea 1,5 veces más propenso a considerar migrar. Sin embargo, este motivo de migración varía mucho según el país y el municipio de Centroamérica. Por ejemplo, en El Salvador, el 38% de los encuestados lo citó como un factor primario, en comparación con el 14% en Guatemala y el 18% en Honduras.

El estudio del SICA detalla cómo la violencia en la región se ve agravada por el crimen organizado y el tráfico de drogas, creando un clima de inseguridad que crea un aumento en los flujos migratorios mixtos intra y extrarregionales. Por ejemplo, el 87% de los salvadoreños desplazados internos tuvieron que mudarse debido a la victimización. El cambio climático, los desastres naturales y el acceso a la educación también se mencionaron como factores importantes para decidir migrar.

El Informe sobre las migraciones en el mundo de la OIM señala que, además de los riesgos, las posibles recompensas para la migración deben tenerse en cuenta al analizar los procesos de toma de decisiones sobre migración. Para algunas comunidades, las recompensas pueden ser a largo plazo, permitiendo que las próxima generaciones tengan acceso a una mejor educación, servicios de salud y estándares de vida, al mismo tiempo que apoyan a los miembros de la familia y las comunidades en los países de origen.

Para otros grupos, incluidos aquellos que pueden haber sido marginados económica, social o políticamente en sus países de origen, la migración internacional se ha convertido en una estrategia de supervivencia donde los miembros de la familia y la comunidad participan en la migración para acceder a recursos y seguridad.

Hallazgos adicionales sobre el desarrollo de corredores de migración laboral a largo plazo apuntan a una creciente dependencia de las remesas como componentes clave de los ingresos del hogar, lo que a su vez encierra a las personas en patrones de migración específicos.

Casi una cuarta parte de las personas que dicen haber pensado en migrar reciben remesas en los municipios de alta migración del Triángulo del Norte, en comparación con el 15 por ciento de los que no han pensado en migrar pero reciben remesas.

Los procesos de toma de decisiones sobre migración antes, durante y después de la migración continúan siendo moldeados por condiciones económicas, sociales y culturales más amplias. Además, existe una amplia variación en la capacidad de los migrantes para tomar decisiones, dependiendo de las restricciones y opciones que enfrentan. Estos dependen de los factores específicos que empujan a las personas a migrar a un área en lugar de otra.

Por estas razones, es importante que las soluciones para la migración irregular se adapten a cada ubicación y se apoyen desde las perspectivas de los migrantes. No existe un enfoque único para todos, pero las propuestas para la migración deben ser sostenibles y proteger a los migrantes tanto antes como durante sus viajes.


¿Cómo integrar una perspectiva de género en las políticas de migración?

Categoria: Gobernanza Migratoria
Autor: Jacinta Astles

En cada etapa del proceso migratorio de una persona, ya sea en el origen, tránsito, destino o retorno, es probable que esta reciba un trato diferente dependiendo de su identidad de género. Comprender la migración desde una perspectiva de género ofrece a los Estados herramientas para poder garantizar y proteger los derechos de las personas migrantes de todas las identidades de género.

La integración de una perspectiva de género en las políticas asociadas a temas de migración es esencial, y estas se vinculan con la Agenda 2030 para el logro de varios de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), que incluyen, por ejemplo:

Objetivo 8.8  Proteger los derechos laborales y promover un entorno de trabajo seguro y sin riesgos para todos los trabajadores, incluidos los trabajadores migrantes, en particular las mujeres migrantes y las personas con empleos precarios.

Objetivo 5.2: Eliminar todas las formas de violencia contra todas las mujeres y las niñas en los ámbitos público y privado, incluidas la trata y la explotación sexual y otros tipos de explotación.

A continuación, se mencionan algunos de los aportes importante en la región de Centroamérica, Norteamérica y el Caribe en materia de cómo se incorpora la perspectiva de género en herramientas vinculadas a políticas migratorias:

a. Conferencia Regional sobre Migración (CRM o Proceso Puebla): Este foro regional de consulta tiene el enfoque de género como un eje transversal, sin embargo, ha posicionado la realidad de las mujeres migrante en su agenda para el análisis y debate desde 2017. Los Países Miembros de esta conferencia cuentan una herramienta técnica que proporcionan recomendaciones claras y viables para los países de origen, tránsito, destino y regreso. Este documento es conocido como:  Lineamientos para la Atención y Protección de Mujeres en Contexto de Migración, esta herramienta reconoce la necesidad de examinar cómo el género influye en las trayectorias migratorias para abordar las desigualdades. También explica cómo las políticas pueden adoptar una gama de perspectivas, como los derechos humanos, los enfoques intergeneracionales y de interseccionalidad, entre otros.

b. Foro de Presidentes y Presidentas de Poderes Legislativos de Centroamérica y la Cuenca del Caribe (FOPREL): El impulso que está cobrando la feminización de la migración en la región, se refleja por ejemplo, en la aprobación reciente por parte del de la «Ley Marco Regional en materia de migraciones, con enfoque de Derechos Humanos», que contempla una referencia especial a mujeres, adolescentes y niñas migrantes. El documento se conoce como: Ley Marco Regional sobre Asuntos Migratorios con Enfoque en Derechos Humanos, publicado en agosto de 2019, proporciona pautas para promover una migración segura, ordenada y regular para las poblaciones que son particularmente vulnerables en América Central, el Caribe y México. Según esta ley Marco Regional, los gobiernos pueden abordar las necesidades de las mujeres, niñas y adolescentes migrantes a través de:

  • Protecciones legales y derechos

Esto incluye los mismos derechos que los nacionales, incluido el derecho a los servicios sociales y la educación.

  • Servicios públicos

Los servicios especializados son esenciales para garantizar el bienestar de las poblaciones migrantes, como la atención médica, la asistencia jurídica y los servicios psicológicos. La capacitación para las agencias de primera línea también ayuda a prevenir la revictimización y garantizar un apoyo adecuado para las víctimas de la violencia.

  • Gestión integral de la migración

Esto implica el desarrollo e implementación de estándares, planes, programas, estrategias e instrumentos de gestión que se adapten a las necesidades de diferentes grupos, incluidas las mujeres indígenas, las personas migrantes con discapacidades, las víctimas de la violencia de género, entre otros. Un enfoque coordinado entre las agencias gubernamentales y las autoridades puede garantizar la prevención, investigación y erradicación efectivas de formas específicas de discriminación y violencia dirigidas a mujeres, niñas y adolescentes.

  • Investigación y recopilación de datos

Asegurar la recopilación de datos desglosados ​​por sexo, edad, etnia y otras características, así como estadísticas sobre género y migración que incluyen riesgos e impactos diferenciados permite respuestas políticas más efectivas. La investigación también debería examinar los impactos positivos de la migración en el desarrollo, incluida la contribución de las mujeres a las economías de sus países de origen y destino.

  • Campañas de comunicación

La información clara y confiable sobre los derechos humanos y los servicios para las mujeres migrantes es crucial para proporcionarles espacio para ejercer sus derechos.

“Mujer Migrante”, una iniciativa implementada en México, arroja luz sobre cómo las plataformas digitales pueden usarse para difundir información confiable a las mujeres migrantes. Este programa implicó la creación de una plataforma multimedia con información clave sobre temas tales como: procedimientos, servicios, programas de apoyo, salud, riesgos al migrar, consejos para adaptarse a un nuevo país, testimonios de trabajadores y manuales de atención a personas migrantes, entre muchos otros recursos. También incluyó una aplicación móvil a través de la cual las mujeres migrantes pueden enviar preguntas y ser dirigidas a la institución adecuada. Esto destaca cómo la utilidad de las tecnologías digitales, en combinación con un enfoque de integración de género, puede aprovecharse para aumentar la disponibilidad de información para las poblaciones migrantes.

La suposición de que todas las personas migrantes tienen la misma experiencia independientemente de su género ha hecho invisibles a las mujeres, las niñas y otras personas con diversas identidades de género desde una perspectiva política. Es importante reconocer que las mujeres migrantes pueden enfrentar una doble discriminación, como resultado de su género y su estatus migratorio. Esto puede verse exacerbado por otras formas de discriminación, como por motivos de raza, etnia, religión, orientación sexual, discapacidad, entre otras. Las políticas de migración deben reconocer la agencia de las mujeres y tratar de alterar las estructuras de poder existentes, reduciendo así las desigualdades y haciendo una mayor variedad de oportunidades disponibles para las mujeres. Al comprender sus realidades y adaptar las respuestas en consecuencia, los Estados pueden promover, proteger y garantizar los derechos de todas las personas migrantes en la región.