¿Cómo abordar la Migración en los Medios? 7 recomendaciones para periodistas

¿Cómo abordar la Migración en los Medios? 7 recomendaciones para periodistas

 

Una imagen viajó por todo el mundo y disparó las donaciones globales por los refugiados sirios. Una transmisión desempeñó un papel crucial en la creación de la atmósfera cargada de hostilidad racial que desembocó en un genocidio. Estamos hablando de la foto icónica del cuerpo del refugiado sirio de 3 años de edad, Alan Kurdi, y de la Radio Télévision Libre des Mille Collines, condenados por incitar al genocidio de Ruanda entre abril y julio de 1994. No obstante, la cobertura de los medios no es solo positiva o negativa.

De acuerdo con el Informe Mundial sobre Migración 2018, los medios de comunicación, en todas sus formas, desempeñan un papel importante en el framing o enfoque del discurso de políticas públicas, que afectan la forma en que actúan y piensan las personas, cómo los políticos priorizan las agendas y cómo las personas migrantes toman decisiones. Ante esto, cabe preguntarse: ¿Cómo deben los periodistas y profesionales de medios abordar un tema complicado y diverso, como la migración?

Para este propósito, proporcionamos una lista de recomendaciones para mejorar la manera de reportar sobre migrantes y migraciones desde un enfoque basado en los derechos humanos:

  • Las palabras importan. Los periodistas a menudo emplean términos inexactos como "indocumentados" o "ilegales", o no distinguen entre las personas solicitantes de asilo, migrantes, refugiados, así como los derechos y la protección a los cuales son sujetos en el ámbito del derecho internacional. Examine la terminología que utiliza, consulte el Glosario de la OIM sobre migración y / o busque oportunidades de capacitación y cursos en línea para comprender la migración. 
  • Respete la dignidad de quienes migran. Evite el uso de metáforas y lenguaje deshumanizante que equiparan la migración con los desastres naturales (a menudo una inundación), o a las personas migrantes con animales, especialmente insectos ("enjambres").
  • Desafíe el discurso del odio. Evite las expresiones estereotipadas y negativas que se refieren al origen étnico de los sospechosos, por ejemplo, las noticias de sucesos que enfatizan el estado legal de la estancia de una persona. La iniciativa Ethical Journalism Institute ha desarrollado una herramienta útil en el cual recuerda a los periodistas que solo porque alguien haya dicho algo escandaloso no significa que sea de interés periodístico.
  • Hable con las personas migrantes. Incluya una variedad de fuentes, interactúe con migrantes, grupos de refugiados, activistas y ONG que puedan proporcionar información vital. Es importante incluir la voz de quienes migran y reflejar los aspectos humanos de la migración, tales como abogar e informar sobre la crisis humanitaria y / o la violación de los derechos humanos que enfrentan. Lo contrario puede reducir los derechos humanos y la dignidad de las personas migrantes a un número o a un problema de debate público.
  • Asegure una cobertura balanceada. Evite la victimización y la simplificación excesiva. En la mayoría de los casos, las personas migrantes son percibidos en extremos, ya sea como un problema o como una víctima. Desafíe estas nociones y promueva otros aspectos de la migración, por ejemplo, cubra historias de artistas exitosos, diásporas, remesas y la contribución de migrantes al desarrollo en su país.
  • Adopte un enfoque internacional. Ubique la historia de la migración en un contexto global, los intereses locales o nacionales pueden predominar a expensas de una comprensión más amplia de la migración y las razones de la misma. Enmarcar la migración como un conflicto entre naciones puede resaltar las diferencias y las opiniones dispares de ciertos individuos o funcionarios gubernamentales a expensas de los derechos, la integridad y la dignidad de las personas migrantes.
  • Promueva el discurso público basado en la evidencia. Utilice información veraz y precisa, comprenda la diferencia entre correlación y causalidad, sea transparente y comparta con el público sus fuentes o recursos para promover un debate inteligente. Confronte, verifique los hechos y analice las declaraciones para que las autoridades sean más responsables y transparentes, eduque al público y contribuya a una comprensión más profunda de la migración.

Ante el auge de los discursos xenófobos y anti-migrantes, la OIM destaca en su publicación Iniciativas de Migración 2019 - Gobernanza de la migración: de los compromisos a las acciones que tanto profesionales de medios de comunicación como periodistas tienen un papel importante en la formación de las percepciones. Por ello, sugerimos estas recomendaciones e invitamos a contrarrestar las actitudes y conductas negativas hacia las personas migrantes, creando conciencia sobre los riesgos o situaciones de violaciones de derechos humanos que enfrentan, abogando por que cesen y denunciando lo que acontece.

 

¿Quiere saber más?

Bajo el pleno respeto de la libertad de los medios de comunicación, la gran mayoría de los Estados miembros de la ONU también han acordado eliminar todas las formas de discriminación y promover un discurso público basado en la evidencia para cambiar las percepciones de la migración, en conjunto con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (8.8, 10.3, 10.7, 16.b).

 

Pacto global para la migración segura, ordenada y regular (PPM)

Objetivo 17 c)

Promover una cobertura independiente, objetiva y de calidad de los medios de comunicación, incluida la información basada en Internet, la sensibilización y la formación de profesionales de los medios de comunicación sobre temas relacionados con la migración y la terminología, invertir en estándares de información ética y publicidad, y detener la asignación de fondos públicos o apoyo material a los medios de comunicación que sistemáticamente promuevan la intolerancia, la xenofobia, el racismo y otras formas de discriminación hacia los migrantes, en pleno respeto de la libertad de los medios de comunicación.

 

RECURSOS Y HERRAMIENTAS ÚTILES 

Ethical Journalism Institute

https://ethicaljournalismnetwork.org/what-we-do/media-and-migration

Training Modules on Labour Migration for Media Professionals, International Labour Organization

https://www.ilo.org/beirut/WCMS_330309/lang--en/index.htm

Media and Trafficking in Human Beings – Guidelines

https://www.icmpd.org/fileadmin/user_upload/Media_and_THB_Guidelines_EN_WEB.pdf

Charter of Rome for reporting on migrants and refugees

http://www.media-diversity.org/en/additional-files/documents/A%20Guides/Charter_of_Rome.pdf

The Camden Principles on Freedom of Expression and Equality

https://www.article19.org/data/files/pdfs/standards/the-camden-principles-on-freedom-of-expression-and-equality.pdf

Media Diversity Institute

http://www.media-diversity.org/en/

The Media Project

https://themediaproject.org/ethics-standards/

 

 

 


¿Cómo afectará la COVID-19 el logro de las metas de la Agenda 2030?

¿Cómo afectara la COVID-19 el logro de las metas de la Agenda 2030?
Categoria: Gobernanza Migratoria
Autor: Laura Thompson

 

No hay duda alguna que la actual pandemia tiene un impacto humanitario, social y económico amplio a corto, mediano y largo plazo, que a su vez puede afectar o retrasar la consecución de muchos de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) a diferentes niveles y de diversas maneras. 

El impacto más evidente, obviamente, es sobre el Objetivo 3, el cual busca garantizar una vida saludable y promover el bienestar. La pandemia ha puesto presiones enormes en los sistemas de salud no sólo con relación al tratamiento y la gestión del virus, sino que además afecta la capacidad de atender a pacientes que tengan otras enfermedades y aumenta el riesgo de complicaciones en poblaciones con estados de salud comprometidos. La pandemia ha puesto mayor visibilidad en la importancia del acceso universal a los sistemas de salud independientemente de la condición migratoria de las personas. Sin embargo, la pandemia también tendrá implicaciones en otros aspectos de la Agenda 2030.

 

Impactos más allá de la salud

La COVID-19 también está impactando negativamente la situación laboral, económica y social de muchos hogares del mundo entero, y sobre su capacidad para enfrentar sus necesidades, inclusive las más básicas.  La crisis económica que los países de la región están enfrentando y el creciente desempleo será determinante en este sentido, puesto que más allá de la pandemia, América Latina y el Caribe cerraron el año 2019 con un 8,1% de desempleo, de acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo. Y según proyecciones de la CEPAL, la desocupación laboral subirá a  un 11,5% en la misma región, producto de la contracción de la actividad económica por la COVID-19.

El desempleo y la pérdida de poder adquisitivo afecta de manera más acentuada a las poblaciones migrantes, ya que ellas están, con mucha frecuencia, empleadas en el sector informal de la economía y tienen condiciones laborales contractuales más precarias, particularmente las mujeres trabajadoras migrantes.  En el caso de Latinoamérica y el Caribe el trabajo informa ronda el 50% del total de personas empleadas. El aumento del desempleo impactará el alcance del Objetivo 8 (sobre el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos), pero también del Objetivo 1 (la lucha contra la pobreza), el Objetivo 2 (la erradicación del hambre, la seguridad alimentaria y una mejor nutrición), el Objetivo 5 (la igualdad de género y empoderamiento de las mujeres y niñas), y las metas 5.2, 8.7 y 16.2, sobre la trata y la explotación de personas. La CEPAL recalca además que América Latina y el Caribe sufre ya una caída del -5.3% del PIB, la peor de toda su historia.

Asimismo, esta pandemia podría acentuar las desigualdades existentes en las sociedades, así como las vulnerabilidades de ciertos grupos poblacionales, y por consiguiente retrasar el alcance del Objetivo 10, que busca reducir las desigualdades entre países y dentro de ellos. En ese contexto, las personas migrantes son uno de esos grupos vulnerables que se han visto afectados de manera particular por la pandemia y que a menudo son dejados de lado u olvidados en los planes de protección social y de relanzamiento económico, o tienen acceso limitado a ellos, ya sea por barreras de idioma o por su estatus migratorio. Todo ello a pesar de la enorme contribución que los trabajadores migrantes hacen al funcionamiento de los servicios básicos esenciales en muchos países, como se ha puesto en evidencia durante esta crisis.

Adicionalmente se proyecta una disminución en el monto de las remesas internacionales que, según el Banco Mundial, se reducirían entre un 10% y un 19.3% para el 2020. Las remesas son un componente fundamental en la economía de algunos países de la región, donde pueden a llegar a significar entre el 5% y el 20% del Producto Interno Bruto nacional. Una reducción importante en las remesas pondría en peligro la capacidad de muchos hogares en esos países de llenar sus necesidades más básicas y su capacidad de invertir en el mejoramiento de la nutrición, la educación y la reducción del trabajo infantil, entre otros, acentuando aún más las desigualdades existentes.

Finalmente, a nivel estatal, debido la desaceleración económica que estamos viviendo y las necesidades urgentes en materia de salud, es muy posible que haya una disminución del gasto social o una reorientación de los recursos disponibles potencialmente en detrimento de la visión más integral contenida en los Objetivos de Desarrollo Sostenible, afectando de nuevo el alcance de objetivos transversales de la Agenda 2030.

 

Recuperación y ODS: el mismo camino

Pero esto no nos debe llevar al pesimismo y a pensar que hemos perdido la lucha para alcanzar los ODS. Al contrario, en este momento es esencial trabajar juntos y con fuerza para identificar las dificultades adicionales que la actual pandemia presenta para la consecución de la Agenda 2030. Debemos redoblar nuestro compromiso y nuestros esfuerzos para asegurar que el impacto de la pandemia sea incorporado en los planes nacionales y en la asistencia internacional, así como que las diferentes realidades y vulnerabilidades de algunos grupos específicos sean incorporadas.

Para esto debemos trabajar desde ahora en asegurar la atención universal de los sistemas de salud y educación; en la reducción de los costos de transferencia de las remesas (tema incluido en el Objetivo 10), como está haciendo ya El Salvador, crear ciudades más resilientes e inclusivas en línea con el Objetivo 11 o fortalecer formas de migración regular para los trabajadores migrantes y condiciones de trabajo decente (Objetivo 8).

El momento es ahora: todas las organizaciones, gobiernos y personas tenemos un papel importante en asegurar que los esfuerzos para que nuestra región latinoamericana y el mundo se recuperen de los graves efectos de la pandemia de COVID-19 se alineen con la Agenda 2030 y nos aseguremos de no dejar a nadie atrás.