¿Cómo abordar la Migración en los Medios? 7 recomendaciones para periodistas

¿Cómo abordar la Migración en los Medios? 7 recomendaciones para periodistas

 

Una imagen viajó por todo el mundo y disparó las donaciones globales por los refugiados sirios. Una transmisión desempeñó un papel crucial en la creación de la atmósfera cargada de hostilidad racial que desembocó en un genocidio. Estamos hablando de la foto icónica del cuerpo del refugiado sirio de 3 años de edad, Alan Kurdi, y de la Radio Télévision Libre des Mille Collines, condenados por incitar al genocidio de Ruanda entre abril y julio de 1994. No obstante, la cobertura de los medios no es solo positiva o negativa.

De acuerdo con el Informe Mundial sobre Migración 2018, los medios de comunicación, en todas sus formas, desempeñan un papel importante en el framing o enfoque del discurso de políticas públicas, que afectan la forma en que actúan y piensan las personas, cómo los políticos priorizan las agendas y cómo las personas migrantes toman decisiones. Ante esto, cabe preguntarse: ¿Cómo deben los periodistas y profesionales de medios abordar un tema complicado y diverso, como la migración?

Para este propósito, proporcionamos una lista de recomendaciones para mejorar la manera de reportar sobre migrantes y migraciones desde un enfoque basado en los derechos humanos:

  • Las palabras importan. Los periodistas a menudo emplean términos inexactos como "indocumentados" o "ilegales", o no distinguen entre las personas solicitantes de asilo, migrantes, refugiados, así como los derechos y la protección a los cuales son sujetos en el ámbito del derecho internacional. Examine la terminología que utiliza, consulte el Glosario de la OIM sobre migración y / o busque oportunidades de capacitación y cursos en línea para comprender la migración. 
  • Respete la dignidad de quienes migran. Evite el uso de metáforas y lenguaje deshumanizante que equiparan la migración con los desastres naturales (a menudo una inundación), o a las personas migrantes con animales, especialmente insectos ("enjambres").
  • Desafíe el discurso del odio. Evite las expresiones estereotipadas y negativas que se refieren al origen étnico de los sospechosos, por ejemplo, las noticias de sucesos que enfatizan el estado legal de la estancia de una persona. La iniciativa Ethical Journalism Institute ha desarrollado una herramienta útil en el cual recuerda a los periodistas que solo porque alguien haya dicho algo escandaloso no significa que sea de interés periodístico.
  • Hable con las personas migrantes. Incluya una variedad de fuentes, interactúe con migrantes, grupos de refugiados, activistas y ONG que puedan proporcionar información vital. Es importante incluir la voz de quienes migran y reflejar los aspectos humanos de la migración, tales como abogar e informar sobre la crisis humanitaria y / o la violación de los derechos humanos que enfrentan. Lo contrario puede reducir los derechos humanos y la dignidad de las personas migrantes a un número o a un problema de debate público.
  • Asegure una cobertura balanceada. Evite la victimización y la simplificación excesiva. En la mayoría de los casos, las personas migrantes son percibidos en extremos, ya sea como un problema o como una víctima. Desafíe estas nociones y promueva otros aspectos de la migración, por ejemplo, cubra historias de artistas exitosos, diásporas, remesas y la contribución de migrantes al desarrollo en su país.
  • Adopte un enfoque internacional. Ubique la historia de la migración en un contexto global, los intereses locales o nacionales pueden predominar a expensas de una comprensión más amplia de la migración y las razones de la misma. Enmarcar la migración como un conflicto entre naciones puede resaltar las diferencias y las opiniones dispares de ciertos individuos o funcionarios gubernamentales a expensas de los derechos, la integridad y la dignidad de las personas migrantes.
  • Promueva el discurso público basado en la evidencia. Utilice información veraz y precisa, comprenda la diferencia entre correlación y causalidad, sea transparente y comparta con el público sus fuentes o recursos para promover un debate inteligente. Confronte, verifique los hechos y analice las declaraciones para que las autoridades sean más responsables y transparentes, eduque al público y contribuya a una comprensión más profunda de la migración.

Ante el auge de los discursos xenófobos y anti-migrantes, la OIM destaca en su publicación Iniciativas de Migración 2019 - Gobernanza de la migración: de los compromisos a las acciones que tanto profesionales de medios de comunicación como periodistas tienen un papel importante en la formación de las percepciones. Por ello, sugerimos estas recomendaciones e invitamos a contrarrestar las actitudes y conductas negativas hacia las personas migrantes, creando conciencia sobre los riesgos o situaciones de violaciones de derechos humanos que enfrentan, abogando por que cesen y denunciando lo que acontece.

 

¿Quiere saber más?

Bajo el pleno respeto de la libertad de los medios de comunicación, la gran mayoría de los Estados miembros de la ONU también han acordado eliminar todas las formas de discriminación y promover un discurso público basado en la evidencia para cambiar las percepciones de la migración, en conjunto con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (8.8, 10.3, 10.7, 16.b).

 

Pacto global para la migración segura, ordenada y regular (PPM)

Objetivo 17 c)

Promover una cobertura independiente, objetiva y de calidad de los medios de comunicación, incluida la información basada en Internet, la sensibilización y la formación de profesionales de los medios de comunicación sobre temas relacionados con la migración y la terminología, invertir en estándares de información ética y publicidad, y detener la asignación de fondos públicos o apoyo material a los medios de comunicación que sistemáticamente promuevan la intolerancia, la xenofobia, el racismo y otras formas de discriminación hacia los migrantes, en pleno respeto de la libertad de los medios de comunicación.

 

RECURSOS Y HERRAMIENTAS ÚTILES 

Ethical Journalism Institute

https://ethicaljournalismnetwork.org/what-we-do/media-and-migration

Training Modules on Labour Migration for Media Professionals, International Labour Organization

https://www.ilo.org/beirut/WCMS_330309/lang--en/index.htm

Media and Trafficking in Human Beings – Guidelines

https://www.icmpd.org/fileadmin/user_upload/Media_and_THB_Guidelines_EN_WEB.pdf

Charter of Rome for reporting on migrants and refugees

http://www.media-diversity.org/en/additional-files/documents/A%20Guides/Charter_of_Rome.pdf

The Camden Principles on Freedom of Expression and Equality

https://www.article19.org/data/files/pdfs/standards/the-camden-principles-on-freedom-of-expression-and-equality.pdf

Media Diversity Institute

http://www.media-diversity.org/en/

The Media Project

https://themediaproject.org/ethics-standards/

 

 

 


Extremos hidrológicos y migración: ¿Cómo el agua influye en los movimientos migratorios?

Extremos hidrológicos y migración: ¿Cómo el agua influencia los movimientos migratorios?
Categoria: Migración y Medio Ambiente
Autor: Pablo Escribano

“Los problemas ambientales actuales juegan un papel en la migración. Algunas migraciones ocurren tanto cuando hay demasiada agua, como en subidas del nivel del mar, tsunamis e inundaciones, o cuando no hay suficiente. En esos países la población depende del ambiente para asegurar sus medios de vida”

Wennersten, John R. y Denise Robbins. Rising Tides: Climate Refugees in the Twenty-First Century.

---

Desde 1993, la comunidad internacional conmemora el 22 de marzo de cada año el Día Mundial del Agua para poner en relieve la necesidad de preservar y manejar de manera responsable este recurso. En el 2020 el tema seleccionado es “agua y cambio climático”, a través del cual se pretenden visibilizar los cambios en la disponibilidad del agua asociados con el cambio climático y la necesidad de implementar estrategias adecuadas de adaptación a estos nuevos escenarios.

Desde una perspectiva migratoria, es necesario entender y abordar la relación entre el agua y la movilidad humana. Esta relación es particularmente evidente en escenarios de extremos hidrológicos, tanto cuando falta agua como cuando el exceso de agua afecta las condiciones de vida. En las Américas existen casos de ambos escenarios y conviene recordarlos al estudiar la relación entre agua y migración.

  • Sequías y migraciones: Cuando la falta de agua afecta los medios de vida y la subsistencia de poblaciones rurales

La evidencia científica sobre el cambio climático prevé fenómenos de sequía más intensos en ciertas regiones de las Américas en el futuro, como en los pequeños estados insulares del Caribe, zonas de América Central y del Sur (IPCC, 2018). Estos fenómenos son evidentes en la actualidad en diferentes países: el Corredor Seco de América Central, que reúne zonas de Guatemala, el Salvador, Honduras y Nicaragua e incluso Costa Rica y Panamá ha sufrido eventos recurrentes de sequía con afectaciones importantes en la producción y los rendimientos agrícolas aunque con impactos diversos según las zonas geográficas; en Chile el estado de megasequía en la zona central desde 2010 ha requerido la declaración de zonas de emergencia agrícola para paliar a la falta de agua.

Los fenómenos de sequía recurrentes afectan los medios de vida de poblaciones locales, en particular en contextos rurales y agrícolas, a través de la disminución de los rendimientos, la reducción de la necesidad de mano de obra e incluso impactos directos en la seguridad alimentaria cuando los ingresos disminuyen o la producción no permite subvenir a las necesidades. Estos factores pueden provocar movimientos migratorios cuando las familias buscan mejores opciones de supervivencia ante la sequía, y existe evidencia científica que sugiere que los hogares migran local o internamente como respuesta a la sequía (IPCC, 2019).

Sin embargo, atribuir la causa de la migración a fenómenos de sequía es complicado por varios motivos. Por un lado, la sequía puede reducir los ingresos de los hogares más pobres, que ya no disponen de medios para migrar, especialmente en lo que respecta a migración internacional (IPCC, 2019). Además, las sequías son a menudo un fenómeno gradual y progresivo, en el cual los hogares a menudo intentan varias estrategias de adaptación antes de dejar sus comunidades. La dependencia del agua de lluvia – por el tipo de cultivo y las limitaciones de los sistemas de riego – aumenta la vulnerabilidad ante sequías. La dependencia de la agricultura alimentada por agua de lluvia es de más del 30% en países como Guatemala, Honduras y Nicaragua, donde el rendimiento del maíz y el frijol varía en gran medida de la variabilidad climática.

La narrativa en torno a los factores de motivación de las caravanas migrantes de 2018 refleja algunos de estos debates. Mientras que la prensa identificó a la sequía y al cambio climático como factor de explicación de estos movimientos, en las encuestas con los migrantes los factores climáticos nunca aparecieron entre las primeras motivaciones. Aunque existe cierto solapamiento, las zonas más afectadas por la sequía en Honduras por ejemplo no corresponden a las primeras zonas de origen de los migrantes según las encuestas de la OIM. Sin embargo, el alto porcentaje de migrantes que trabajaban en el sector primario antes de su salida y la incidencia efectiva de sequía en varias zonas sí permiten entrever el impacto de la sequía en la pérdida de oportunidades a nivel local.

  • Inundaciones, tsunamis, huracanes: Los desastres hidrometereológicos como fuente de desplazamiento

En los informes del Centro de Monitoreo del Desplazamiento Interno (IDMC por sus siglas en inglés), la categoría de desastres relacionados con el clima incluye tormentas, ciclones, tifones y huracanes, inundaciones, sequía, incendios y otros. Estos desastres provocaron 16,1 millones de nuevos desplazamientos en 2018, una cantidad superior a los desplazamientos causados por conflictos y violencia (10,8 millones) y por fenómenos geofísicos (1,1 millones).

Como muestran los ejemplos recientes de Irma, Maria (2017) y Dorian (2019), los países del Caribe están particularmente expuestos a fenómenos hidrometereológicos extremos en los que vientos intensos y lluvias destruyen comunidades y provocan desplazamientos masivos. Sin embargo, los países del Caribe no son los únicos de la región que sufren desplazamientos por inundaciones. En los últimos meses se han registrado fuertes inundaciones en México, Brasil o Colombia debidas al exceso de lluvia y la capacidad limitada de los cursos de agua para encauzar el torrente.

El desplazamiento debido a inundaciones puede ser temporal o más permanente según la situación de las comunidades antes, durante y después del desastre. Ciertas familias pueden regresar a sus comunidades de origen una vez pasado el evento, cuando las aguas vuelven a su cauce. Este tipo de movilidad se ha evidenciado por ejemplo en comunidades de Brasil y Argentina en el que las inundaciones recurrentes fomentan la movilidad estacional de familias fuera de la zona de peligro durante ciertos meses al año.

La vulnerabilidad a inundaciones también origina movimientos migratorios más permanentes, tanto individuales como comunitarios. El Huracán Mitch por ejemplo provocó la salida de poblaciones hondureñas en 1998. Algunos de estos migrantes accedieron al Temporal Protection Status (TPS) en Estados Unidos, un estatus que sigue en vigor para Honduras tras una decisión judicial que frenó la voluntad de la administración de clausurar el sistema de protección.

Las reubicaciones planificadas de poblaciones responden a menudo a la voluntad de reducir riesgos relacionados con fenómenos hidrometereológicos y representan también una forma de movilidad humana. Estos procesos han tenido lugar en muchos países de la región. En Nicaragua, por ejemplo, varias comunidades alrededor del lago de Managua han sido reubicadas para limitar los daños provocados regularmente por las inundaciones y mejorar las condiciones de vida de las poblaciones. La subida del nivel del mar está también llevando a múltiples países de la región como Colombia, Panamá o Guyana, a considerar la necesidad potencial de mover a comunidades costeras a zonas que no se verán inundadas en un futuro relativamente cercano (IPCC, 2019).

 

El Día Mundial del Agua representa una oportunidad ideal para tomar conciencia de la necesidad de conservar y proteger el agua ante los cambios previsto por el cambio climático. Esta reflexión sobre la importancia del agua en los medios de vida de la población no puede desarrollarse sin considerar la relación que el agua tiene con los movimientos migratorios.

Los escenarios de sequía y de inundación son quizás los más evidentes para pensar el impacto del agua en la migración. Esta relación no es sencilla ni necesariamente directa. Muchos factores inciden en la manera en que la escasez o abundancia de agua fomenta procesos de movilidad. Además, la relación entre agua y migración no es unidireccional. Los movimientos migratorios también pueden ahondar en problemas de escasez hídrica, cuando el consumo de agua de migrantes y comunidades locales excede la disponibilidad del recurso. Políticas fiables y adecuadas son necesarias para abordar estos casos y permitir un manejo apropiado del agua.

 

Referencias

IPCC. 2018. Global warming of 1.5°C. An IPCC Special Report on the impacts of global warming of 1.5°C above pre-industrial levels and related global greenhouse gas emission pathways, in the context of strengthening the global response to the threat of climate change, sustainable development, and efforts to eradicate poverty [V. Masson-Delmotte, P. Zhai, H. O. Pörtner, D. Roberts, J. Skea, P.R. Shukla, A. Pirani, W. Moufouma-Okia, C. Péan, R. Pidcock, S. Connors, J. B. R. Matthews, Y. Chen, X. Zhou, M. I. Gomis, E. Lonnoy, T. Maycock, M. Tignor, T. Waterfield (eds.)]. In Press.

IPCC. 2019. Climate Change and Land: an IPCC special report on climate change, desertification, land degradation, sustainable land management, food security, and greenhouse gas fluxes in terrestrial ecosystems [P.R. Shukla, J. Skea, E. Calvo Buendia, V. Masson-Delmotte, H.-O. Pörtner, D. C. Roberts, P. Zhai, R. Slade, S. Connors, R. van Diemen, M. Ferrat, E. Haughey, S. Luz, S. Neogi, M. Pathak, J. Petzold, J. Portugal Pereira, P. Vyas, E. Huntley, K. Kissick, M. Belkacemi, J. Malley, (eds.)]. In press.

IPCC. 2019. IPCC Special Report on the Ocean and Cryosphere in a Changing Climate [H.-O. Pörtner, D.C. Roberts, V. Masson-Delmotte, P. Zhai, M. Tignor, E. Poloczanska, K. Mintenbeck, A. Alegría, M. Nicolai, A. Okem, J. Petzold, B. Rama, N.M. Weyer (eds.)]. In press.