Agua y migración: implicaciones para los formuladores de políticas

Un niño obteniendo agua dulce en Papua Nueva Guinea. Foto: Muse Mohammed / OIM

 

La comunidad internacional, por una buena razón, ha tratado de enfatizar la importancia de la migración como un tema de política pública global.

Con una mayor conciencia de las múltiples implicaciones de la migración mal gestionada, y con la comunidad internacional centrada en desarrollar un nuevo pacto mundial para abordarla, se ha presentado la oportunidad de un enfoque más matizado y más sofisticado de la migración.

Con esto, ha surgido la oportunidad de comprender mejor la migración y sus vínculos con otras cuestiones de política que, a primera vista, podrían parecer ajenas.

Tomemos, por ejemplo, el tema del agua.

Debido a su importancia para el desarrollo sostenible y, de hecho, para la vida tal como la conocemos, el agua y su relación con la migración es un campo emergente de estudio que requiere atención y acción.

Aunque los enlaces no siempre son sencillos, los investigadores, sin embargo, han comenzado a profundizar en el tema a fin de trazar mejor las implicaciones de estos dos dominios de políticas y sus intersecciones.

Es una parte importante del análisis más amplio de los vínculos entre migración, medio ambiente y cambio climático.

Una niña en el asentamiento de Kutupalong en Cox's Bazar, Bangladesh, bebe agua de un pozo construido por la OIM. Foto: Muse Mohammed / OIM

Una niña en el asentamiento de Kutupalong en Cox's Bazar, Bangladesh, bebe agua de un pozo construido por la OIM. Foto: Muse Mohammed / OIM

 

Entonces, ¿cuáles son los vínculos entre la migración y el agua, y qué pueden hacer los responsables de las políticas para tenerlos en cuenta?

En general, la mayoría de análisis en temas de migración y agua se enfocan en dos factores separados. El primero de ellos es el impacto potencial de la escasez de agua en los patrones de migración.

En pocas palabras, la falta de agua — ya sea como resultado de la sequía, el resultado más grave de escasez de agua u otras causas — a veces se considera un factor que impulsa la migración, en particular dentro de países, o en algunos casos, dentro de regiones.

Sin embargo, a menudo es difícil señalar a la escasez de agua como un factor único, o incluso directo, que impulsa la migración. Una gama de diferentes cuestiones socioeconómicas, políticas y ambientales, que actúan acumulativamente, se identifican más fácilmente como decisivas que cualquier factor único que actúe solo.

No obstante, la falta de seguridad hídrica aumenta significativamente el potencial de migración, en gran parte debido a su impacto sobre el bienestar y los medios de subsistencia.

El Informe Mundial sobre el Desarrollo del Agua 2016 (WWDR, por sus siglas en inglés) ya informó que la escasez de agua resultante de la sequía y el agotamiento de las aguas subterráneas ha provocado un aumento de la migración rural a la urbana en partes de la región árabe, con posibilidades de movimientos similares en África. El estrés hídrico también se identificó como uno de los factores clave en Asia, con investigaciones disponibles de Irak, Bangladesh, Maldivas y Nepal.

Los datos cuantitativos de la Matriz de Seguimiento de Desplazados de la OIM (DTM) han comenzado a demostrar los impactos migratorios de la sequía en partes de África. Las últimas cifras de desplazamiento debido a la sequía, recopiladas por la DTM durante 2017, estimaron a más de 475,000 personas desplazadas internamente en Etiopía (diciembre de 2017), más de 1,2 millones de personas en Somalia (noviembre de 2016 - noviembre de 2017) y más de 14,000 en Madagascar (noviembre de 2017).

Además de los niveles actuales de migración relacionados al agua, las predicciones sobre el cambio climático sugieren que las personas también podrían verse obligadas a trasladarse debido a los cambios en el ciclo hidrológico y como resultado del aumento de las temperaturas globales.

El segundo problema que se aborda más comúnmente en las discusiones sobre la migración y el nexo con el agua es el impacto de la migración en los recursos de agua dulce. Esto implica considerar tanto los desafíos ambientales del crecimiento de la población atribuibles a la migración, especialmente en el contexto de la urbanización, como la huella ambiental de la migración forzada (desplazamiento).

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) proporcionan varios puntos de entrada para abordar los vínculos entre la migración y el agua, de acuerdo con la ambición general de la Agenda 2030 de no dejar a nadie atrás. En primer lugar, varios de los ODS brindan orientación para abordar la migración ambiental relacionada con la escasez de agua mediante la creación de resiliencia frente a los cambios ambientales y la garantía del derecho humano al agua que incluyen:

  • Poner fin a la pobreza mediante mejoras en la capacidad de recuperación de las poblaciones vulnerables a los eventos extremos en el Objetivo 1.
  • Alcanzar la seguridad alimentaria y promover la agricultura sostenible y fortalecer la capacidad de adaptación a los cambios ambientales en el Objetivo 2.
  • Reducir el número de personas que sufren de escasez de agua en el Objetivo 6.
  • Promover la implementación de políticas de migración planificadas y bien administradas en el Objetivo 10.
  • Reducir el número de muertes y personas afectadas por desastres a través de prácticas efectivas de Reducción Del Riesgo De Desastres (RRD) y fortalecer la planificación del desarrollo para ciudades y asentamientos resilientes según el Objetivo 11.
  • Desarrollar la capacidad de adaptación frente al cambio climático e integrar las medidas de cambio climático en las políticas bajo el Objetivo 13.

En segundo lugar, los Objetivos de Desarrollo Sostenible relacionados con el medio ambiente, y especialmente el sexto ODS sobre gestión sostenible del agua y el saneamiento, pueden ayudar a alinear la gestión y gobernanza de la migración con un enfoque ambientalmente sensible para garantizar que los recursos de agua dulce se gestionen de forma sostenible.

Esa política migratoria ambientalmente consciente y una política de agua consciente de la migración son clave en un mundo en el que las tasas de urbanización siguen aumentando, donde los niveles de desplazamiento están en su punto más alto en décadas y donde los impactos del cambio climático en el ciclo del agua apenas comienzan a manifestarse.

Los legisladores tienen el poder de actuar de forma proactiva para gestionar la migración en el contexto de la escasez de agua, así como de cuidar los recursos de agua dulce donde se produce la migración. Esto requiere trabajar en todos los ministerios y silos institucionales de la manera que lo exige la Agenda 2030.

 

*Esta entrada fue escrita por Eva Mach y Christopher Richter de la OIM, y se publicó originalmente en inglés en la Plataforma de Conocimiento sobre Desarrollo Sostenible.

 


7 recomendaciones para promover la inclusión de las personas migrantes en las comunidades receptoras a través de actividades sociales y culturales.

Categoria: Pacto Mundial sobre Migración
Autor: Carlos Escobar

La promoción de actividades sociales y culturales como mecanismo para fomentar la interacción entre personas migrantes y comunidades receptoras con el objetivo de avanzar en la construcción de sociedades más justas y pacíficas, es en la actualidad una temática de especial interés dentro de los estudios, políticas y programas sobre inclusión[i] migrante y cohesión social[ii].

Tomando como referencia la Teoría de Contacto Intergrupal (IGCT por sus siglas en inglés), diferentes investigaciones sostienen que la interacción de personas de lugares y contextos diferentes, bajo las circunstancias correctas, favorece la confianza y el cambio de percepciones xenófobas o discriminatorias. De esta manera, acuerdos intergubernamentales[iii] como el Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular, han integrado esta perspectiva dentro de su cuerpo teórico y conceptual. En particular, el objetivo 16 “Empoderar a los migrantes y las sociedades para lograr la plena inclusión y la cohesión social”, plantea la necesidad de crear centros o programas comunitarios a nivel local para facilitar la participación de las personas migrantes en la sociedad receptora procurando que migrantes, miembros de la comunidad, organizaciones de la diáspora,  asociaciones de migrantes y autoridades locales, participen en el diálogo intercultural, el intercambio de experiencias, los programas de mentoría y la creación de vínculos empresariales que mejoren los resultados de la integración y fomenten el respeto mutuo.

A partir del análisis y revisión de distintas investigaciones, la OIM, en su publicación
The Power of Contact: Designing, Facilitating and Evaluating Social Mixing Activities to Strengthen Migrant Integration and Social Cohesion Between Migrants and Local Communities - A Review of Lessons Learned, propone una serie de recomendaciones, basadas en evidencia empírica, para incentivar la participación de las personas migrantes y las comunidades receptoras en actividades sociales y culturales.

1). Diversión y orientación hacia objetivos

Diseñar e incorporar actividades divertidas y emocionantes conduce a un ambiente más ligero y acogedor para que la gente se conozca, interactúe y cree vínculos sociales. Al mismo tiempo, establecer objetivos comunes, que ninguno de los grupos pueda alcanzar sin la participación del otro (interdependencia cooperativa), hace que las actividades sean más atractivas y participativas.

2). Apreciación mutua

Las personas participantes deben comprender, reconocer y apreciar la cultura, tradiciones e historia, como parte del proceso para salvar las diferencias, maximizando los puntos fuertes de cada uno e identificando aquellos que tienen en común. Es importante que todos los individuos estén en la capacidad de identificar cómo sus contribuciones pueden llegar a tener un impacto positivo en la consecución de los objetivos comunes.

3). Propiedad compartida

La participación de las personas migrantes y de las comunidades locales en todas las fases de las actividades aumentará su participación. Esta apropiación les empodera, eleva su autoestima y abre nuevas oportunidades de responsabilidad y compromiso.

4). Reflexión guiada

Los diálogos y actividades que permiten un cierto grado de reflexión ayudan a crear un ambiente que se percibe como de confianza, amistoso y cálido. Procesar la información y compartir historias personales y sensibles, que pueden evocar recuerdos, son de suma importancia en la medida que estén guiadas y acompañadas cuidadosamente por los (as) facilitadores o los miembros del proyecto.

5). Supervisión y facilitación de confianza

Aquellas personas responsables de las interacciones del grupo, como líderes de equipo, facilitadores, personal de proyectos o planificadores de eventos, deben desempeñar un papel activo en pro de la igualdad dentro las relaciones intergrupales y crear un ambiente inclusivo para todos y todas. Este esfuerzo deliberado es crucial para superar la tendencia natural de las personas participantes a agruparse en función de sus características y estatus más destacados.

6). Intervención sostenida y regular

No hace falta decir que cuanto más frecuente, prolongada e intensiva la participación, mejor será la actitud de cada individuo hacia los demás. Esto significa adoptar un enfoque que replantee el papel de las personas participantes, que a su vez definirán las necesidades de sus comunidades y, finalmente, tomarán parte en el diseño y organización de las intervenciones adecuadas.

7). Apoyo institucional y asociación

El apoyo de instituciones como gobiernos locales, medios de comunicación, agencias gubernamentales y organizaciones intermediarias, es fundamental para promover y facilitar los esfuerzos constructivos para fortalecer las relaciones intergrupales. La coordinación de estas instituciones crea un sistema que puede proporcionar recursos e incentivos para promover y fortalecer y fortalecer las relaciones intergrupales.

Las actividades sociales y culturales, entendidas como una estrategia de intervención programática para facilitar la inclusión de las personas migrantes en las comunidades receptoras, resultan importantes en la medida que ofrecen espacios de interacción no institucionales, en donde a través del contacto humano espontáneo, se construyen vínculos sociales basados en experiencias, historias, emociones y trayectorias de vida de las personas participantes. Esto facilita la generación de confianza entre los individuos, mayores grados de cohesión social y por supuesto, una convivencia pacífica en las comunidades, entendida esta no sólo como la ausencia de conflictos, sino también, como un proceso positivo, dinámico y participativo en el que se promueve el diálogo y se solucionan los conflictos en un espíritu de entendimiento y cooperación mutuos, a través de la aceptación de las diferencias, la capacidad de escuchar, reconocer, respetar y apreciar a los demás. (ONU, 2021).


[i] La inclusión entraña un proceso de adaptación mutua de los migrantes y las comunidades de acogida. El grado de inclusión de los migrantes depende de cada persona en particular y del contexto en que tiene lugar la adaptación. Entre los factores que influyen en el proceso de inclusión de los migrantes figuran sus características demográficas y personales (como la edad, el género, el nivel de instrucción y el conocimiento del idioma), las redes sociales, y la agencia o capacidad de actuación de cada uno (Informe sobre las Migraciones en el Mundo 2020, pág., 204).

[ii] En términos generales, la cohesión social puede definirse a través de las nociones de "solidaridad", "unión", "tolerancia" y "coexistencia armoniosa ". No está necesariamente relacionada con la migración y los inmigrantes, sino que se trata más bien de los lazos que unen a una comunidad a través de la confianza y las normas sociales comunes (Informe sobre las Migraciones en el Mundo 2020, pág., 202).

[iii] La Agenda 2030 también habla de la necesidad de trabajar en la inclusión de las personas migrantes, pero desde una perspectiva jurídica y de participación política, más específicamente en su Objetivo 16: Promover sociedades justas, pacíficas e inclusivas, en sus metas 16.9 y 16.7.