Servidores y servidoras públicas de la región fortalecen sus capacidades en protección contra la explotación y abuso sexual

*A través del Programa de Formación Continua sobre Protección Contra la Explotación y los Abuso Sexuales y el Acoso Sexual para instituciones que brindan asistencia y protección humanitaria, implementado por la OIM.

Hoy concluyó la tercera edición del Programa de Formación Continua sobre Protección contra la Explotación y los Abusos Sexuales (PEAS) y el Acoso Sexual (AS), dirigida a funcionarios y funcionarias de los países miembros del Foro de Presidentes y Presidentas de Poderes Legislativos de Centroamérica y la Cuenca del Caribe (FOPREL).

Esta iniciativa forma parte del Proyecto Regional “Fomento de inclusión social de las mujeres migrantes en las políticas públicas en Centroamérica y República Dominicana: Prevención de violencia basada en género”, financiado por el Gran Ducado de Luxemburgo e implementado por la Organización internacional para las Migraciones de las Naciones Unidas (OIM).

Claudia Quiróz es oficial de la Gerencia de Derechos Humanos y Atención al Migrante del Instituto Nacional de Migración de Honduras desde hace cuatro años. Brinda asistencia y atención directa e inmediata a personas migrantes en situaciones de vulnerabilidad.

“Desde la Gerencia, a través de entrevistas hacemos análisis de los casos de estas personas para determinar el grado de vulnerabilidad, sobre todo si han pasado por situaciones de violencia o abuso y así poder brindar la atención necesaria que requieran, adecuándose a sus necesidades inmediatas de protección”, cuenta Quiróz.

Al igual que Claudia, 164 servidores y servidoras públicas de la región Centroamericana y del Caribe, buscan fortalecer sus competencias cognitivas y afectivas en la materia, con el fin de mejorar la respuesta efectiva ante víctimas de acoso sexual, tanto en el ámbito laboral, como en su ciclo migratorio.

“En el día a día veo cómo estas violencias ejercidas por bandas delictivas están presentes durante la ruta migratoria de muchas mujeres. El tener este tipo de formación nos ayuda a identificar y detectar si estamos ante una persona que ha sido víctima de abuso sexual u otro tipo de violencia, de esa forma vamos a poder saber en qué parámetros podemos dar una respuesta especializada y cómo se va a redireccionar el caso”, explica Quiróz.

María Eugenia Victor, Jefa de Planificación Institucional de la Dirección de Migración Costa Rica, participó del Programa PEAS AS desde un doble rol, ya que fue parte del comité técnico organizador y a la vez estudiante. Victor comenta que este programa está directamente enlazado con el plan de acción de la Conferencia Regional de Migraciones, sobre todo en el componente de fortalecimiento de los mecanismos de protección hacia poblaciones vulnerables en los flujos migratorios.

“Desde la Dirección de Migración Costa Rica, contamos con la participación de la Comisión de Género, lo cual es muy importante porque nos permite emprender iniciativas para la institución y no solo para la población migrante, sino también para los y las funcionarias”, señala Victor.

Dora González, Jefa de Departamento de la Unidad de Asuntos Internacionales de Relaciones Parlamentarias de la Cámara de Diputados de México, coincide en que el PEAS AS aborda un tema elemental e importante, para alcanzar la equidad e igualdad sustantiva de género y la construcción de puentes, que permitan reducir las violencias ejercidas en contextos migratorios.

“Este programa viene a contribuir en dos vertientes: por un lado a la actividad como mujer y servidora pública que tiene un régimen ético, que nos permite entender este panorama desde una perspectiva de prevención y protección; y por otro, la difusión de lo que significa un tema tan delicado como es el del acoso. Este curso va a servir para trasladar esta información a los agentes necesarios y llevarlo a la práctica”, expresa González.

Paola Zepeda, coordinadora del proyecto regional, explica que estos espacios de formación continua se desarrollan de manera virtual con metodologías dinámicas y participativas que incluyen actividades teórico-prácticas, como mentoring, herramientas de coaching, divulgación y socialización de materiales especializados en la temática.

Igualmente, Zepeda expresó que se han realizado dos ediciones más durante los últimos seis meses, en coordinación con la Conferencia Regional sobre Migraciones (CRM), Comisión Centroamericana de Directores de Migración (OCAM), Sistema de Integración Centroamericana (SG-SICA), el Foro de Presidentes y Presidentas de Poderes Legislativos de Centroamérica y la Cuenca del Caribe (FOPREL) y del Sistema de Naciones Unidas, se incluyen las sinergias con las oficinas regionales de Fondo para el Desarrollo (PNUD) y ONU Mujeres.

Date Publish: 
08/02/2021

Agencias ONU lamentan pérdida de vidas de personas en movilidad en Latinoamérica y ofrecen acompañar respuesta regional coordinada

Date Publish: 
15 / 10 / 2021

15 de octubre de 2021 – Las agencias de la ONU lamentan profundamente el naufragio de una embarcación el pasado 11 de octubre en Acandí, Colombia, que transportaba a unas 30 personas hacia Panamá.  En esta tragedia perdieron la vida tres personas y otras seis, incluyendo tres menores de edad, se encuentran desaparecidas, según informaron las autoridades colombianas.

Este incidente pone en evidencia una vez más la desesperación de las familias con niños y niñas y los riesgos extremos a los que están expuestas las personas en movilidad a lo largo de su travesía, cruzando fronteras, a menudo por vías irregulares ante la falta de vías de migración regular, en busca de seguridad, la protección de sus derechos humanos o una vida mejor.

Si bien no son nuevos, los movimientos de población a través de la región del Darién han aumentado en magnitud, nivel de riesgo y precariedad en los últimos meses. También ha aumentado la diversidad de nacionalidades, incluyendo flujos mayoritariamente del Caribe, América del Sur y de personas de otros continentes, así como el perfil de las personas que utilizan esta ruta.

Entre enero y septiembre de este año, 91,300 personas han cruzado el Darién, según el Servicio Nacional de Migración de Panamá. De ellas, según UNICEF, 19,000 fueron niñas o niños. La mitad de ellos menores de 5 años. Hasta el mes de septiembre, más de 50 personas en tránsito por la zona han sido encontradas sin vida del lado panameño de la ruta del Darién. Esta situación requiere la cooperación entre los países implicados y actores de la sociedad civil para que se puedan adoptar acciones que permitan la búsqueda e identificación de personas desaparecidas en estas travesías.

Muchas personas, particularmente mujeres, niños y niñas, están expuestas a riesgos y violaciones de derechos a lo largo de la ruta, incluyendo violencia sexual y de género, robo, trata de personas, discriminación, secuestro y extorsión, entre otros, algunos cometidos por el crimen organizado. La situación afecta particularmente a las niñas y las mujeres, por lo que una respuesta con enfoque de género es necesaria.

Las agencias del sistema de Naciones Unidas resaltan la necesidad de reforzar las vías de migración seguras, regulares y ordenadas para reducir el riesgo de perder vidas e instan a fortalecer la investigación contra las redes nacionales y transnacionales organizadas involucradas en el tráfico, el contrabando y las actividades ilícitas relacionadas. También exhortan a los Estados a proteger los derechos, incluyendo el derecho de buscar y recibir asilo, de todas las personas en movilidad, particularmente familias, mujeres, niñas, niños y otras personas con necesidades particulares de protección, y exhortan a los Estados a garantizar un acceso efectivo a los servicios básicos, independientemente de las razones por las que estas personas dejaron su país de origen, su situación migratoria, su nivel de ingresos y las circunstancias o condiciones de viaje.

Las economías y sociedades saludables dependen de la movilidad humana bien gestionada para impulsar el crecimiento económico, reducir las desigualdades, conectar sociedades diversas y estimular la recuperación post COVID-19.

La colaboración entre las autoridades de los países de tránsito de estos movimientos mixtos de población es esencial para diseñar e implementar una respuesta regional integral y efectiva que asegure una movilidad digna y segura. Las agencias de la ONU reiteran su disponibilidad para acompañar este proceso.

 

Declaración conjunta de las oficinas regionales, de la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH), la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), la Organización Internacional del Trabajo (OIT), ONU Mujeres, el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA (ONUSIDA), el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres (UNDRR), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS).

Para más información contactar:

William Spindler, ACNUR, +507 6382 7815 spindler@unhcr.org

Aikaterini Kitidi, ACNUR +41 79 580 83 34 kitidi@unhcr.org

Juliana Quintero, OIM, +54 11 32488134 juquintero@iom.int

Jorge Gallo, OIM, +506 7203 6536 jgallo@iom.int

Laurent Duvillier, UNICEF, +507 6169 9886, lduvillier@unicef.org

Alfonso F. Reca, UNICEF +507 6941 2277, afernandezreca@unicef.org