Se requiere de urgente acción para contrarrestar los impactos en la caída de los flujos de remesas

Date Publish: 
06/16/2020

El 16 de junio la OIM se une a sus asociados para celebrar el Día Internacional de las Remesas Familiares (IDFR), en reconocimiento de la importancia que las remesas tienen para los migrantes, sus familias y comunidades. Mientras que el IDFR se ha enfocado tradicionalmente en los flujos financieros, la OIM pone de relieve que estos son meramente los modos más fácilmente identificables por los que los migrantes contribuyen al bienestar y desarrollo en países de origen y de destino.

Los migrantes y la diáspora se consagran al comercio, turismo, inversiones y filantropía, y también generan las ‘remesas sociales’ – el flujo de habilidades, conocimiento, ideas y valores que llevan de vuelta a sus hogares. A diferencia de las financieras, las remesas sociales se aplican a la comunidad en su totalidad para lograr de tal modo un impacto mayor en el desarrollo.

De acuerdo con el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), una de cada nueve personas en promedio – unos 800 millones en total- se encuentran del lado de los receptores de flujos de remesas financieras que son usadas principalmente para mejorar el acceso a educación de calidad, la alimentación, los cuidados de la salud, a microemprendimientos y otros objetivos. Combinadas, las remesas financieras y sociales cumplen un rol sumamente importante en el logro de metas familiares individuales, mejorando los medios de subsistencia y, en un sentido más amplio, el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenibles.

La pandemia de COVID-19 ha provocado una desaceleración de la economía mundial y ha aumentado los niveles de desempleo, en particular en las comunidades de migrantes. Todo esto ha interrumpido los flujos internacionales de remesas. De acuerdo con el Banco Mundial, se cree que en 2020 los flujos internacionales disminuirán en un 20 por ciento. Siendo elresul tado de los cierres de fronteras, de las medidas de bloqueo y distanciamiento físico, y del aumento del desempleo que viene a sumarse a condiciones de vida y laborales de por sí muy difíciles para muchos. Los que reciben las remesas no cuentan necesariamente con alguna forma de protección social y tampoco tienen la capacidad de cubrir las brechas en sus ingresos generadas por estas disminuciones.

“Es crucial que todos unamos fuerzas y apoyemos a los migrantes y sus familias quienes deben soportar la pesada carga que implica la pérdida repentina de sus ingresos, en especial en el extremo inferior de la pirámide, donde están quienes ya no tienen más acceso a alimentos, alojamiento o servicios esenciales para el cuidado de su salud”, dijo el Director General de la OIM, Antonio Vitorino.

“La OIM está lista para trabajar con todos los asociados y actores claves en la restauración de los medios de subsistencia y el aseguramiento de los beneficios del desarrollo a partir de la movilidad humana en todas partes del mundo”.

Los programas y proyectos de la OIM vinculados a esta cuestión son diseñados para lograr una comprensión más delicada de lo que son las remesas y de la importancia que tienen para los migrantes, sus familias y las comunidades, por medio de estudios, además de investigaciones y encuestas de mercados y familias. La OIM brinda también asistencia en el mejoramiento de las políticas y regulaciones sobre remesas con el objetivo de promover intervenciones sociales y financieras mejor direccionadas. Específicamente, la OIM ha mejorado su aplicación MigAPP para teléfonos inteligentes, que se usa mucho para comparar los costos de las remesas. La misma extrae datos de varios sitios web, compara costos y genera una cotización en tiempo real de utilidad para los migrantes que desean transferir dinero.

Para destacar la urgencia de abordar los impactos negativos que la COVID-19 tiene sobre las remesas, la OIM se ha asociado con la comunidad internacional, con el sector privado y con la diáspora para discutir maneras de abordar la interrupción de los flujos de remesas. Dos iniciativas claves en este sentido son por un lado, el Llamamiento a la acción del 22 de mayo, liderado por los Gobiernos de Suiza y del Reino Unido, y el Grupo de Trabajo sobre Remesas del FIDA que se encuentra desarrollando una serie de recomendaciones técnicas.

Para más información por favor dirigirse a la Sede de la OIM:

Safa Msehli, Tel: +41794035526 Correo electrónico: smsehli@iom.int

Deepali Fernandes, Correo electrónico:   dfernandes@iom.int

Tags: 
covid19, remesas, covid, pandemia

La OIM organiza un doble vuelo de retorno entre El Salvador y Belice

Date Publish: 
06 / 07 / 2020

Belice – Un vuelo chárter organizado por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) logró completar el último viernes un vuelo humanitario de ida y vuelta, con 32 ciudadanos de El Salvador a bordo, desde Belice a El Salvador y luego transportando de regreso a sus hogares a 13 ciudadanos de Belice.

"Este es el primer gran movimiento grupal de su clase para migrantes varados en Belice por medio del Programa de Retorno Voluntario Asistido de la OIM”, dijo Diana Locke, a cargo de la Oficina de la OIM en Belice. “Esto representa un gran paso en la dirección correcta para el retorno digno de migrantes en la región”.

Antes del retorno, el personal de la OIM en ambos países brindó asistencia humanitaria a los migrantes, incluyendo asistencia médica y psicosocial, alojamiento, alimento, kits de higiene y elementos de protección (tapabocas, máscaras para el rostro y desinfectante de manos). Se llevaron a cabo entrevistas no presenciales y se implementaron las correspondientes operaciones tras los protocolos de seguridad establecidos por los Gobiernos de El Salvador y Belice. La OIM también realizó controles médicos previos a la partida para verificar que los beneficiarios se encontraran en buenas condiciones para viajar y para descartar cualquier síntoma relacionado con la COVID-19. A su llegada, las autoridades implementaron los protocolos sanitarios en los aeropuertos y con el apoyo de la OIM facilitaron una cuarentena de 14 días en centros coordinados por el gobierno.

Ambos grupos habían estado esperando en Belice y en El Salvador durante cuatro meses debido a los cierres de fronteras y de aeropuertos a causa de la COVID-19. En el grupo de El Salvador había 20 hombres, 11 mujeres, y una joven. En el grupo de Belice había ocho mujeres y cinco hombres.

"Hay actualmente pocas rutas habilitadas para que los migrantes puedan retornar a sus hogares. Por medio de una coordinación estrecha con las autoridades gubernamentales, asociados y equipos de la OIM, hemos podido garantizar el retorno de ciudadanos de El Salvador y de Belice a sus países de origen, de manera segura y ordenada”, sostuvo Malina Gaianu, Especialista de Proyecto en la OIM Belice.

La OIM brindó su apoyo a los Gobiernos de Belice y El Salvador en sus esfuerzos en pos de retornar a estos migrantes varados. Estos esfuerzos fueron cuidadosamente coordinados con los Ministerios de Asuntos Exteriores de ambos países y sus embajadas, además de los Ministerios de Seguridad Social y de Salud.

Entre las mujeres que retornan a Belice se encontraba Marta, que estaba esperando ansiosamente poder reunirse con su anciana madre. Marta tuvo que someterse a un control sanitario.

"Mis hermanos viven aquí en el El Salvador”, explicó. “Y dado que son personas mayores, tienen problemas de salud. Por eso es que cada tanto vengo a visitarlos.

Pero debido a que hay restricciones para viajar en ambos países, esos viajes se volvieron casi imposibles. Marta se enteró de que su madre de 96 años había sufrido un accidente que la dejó gravemente herida. Necesitó acudir a la OIM para que le prestara asistencia para retornar a su casa.

"En coordinación con las autoridades de El Salvador y de Belice, hemos logrado brindar asistencia integral a estas personas que realmente necesitaban volver a sus países de residencia”, agregó Jorge Peraza, Jefe de Misión de la OIM para El Salvador, Guatemala, y Honduras. "Estamos especialmente satisfechos porque el proceso en su totalidad se ajustó a las más estrictas recomendaciones sanitarias vigentes”.

La asistencia para el retorno de migrantes varados forma parte de los Programas de Retorno Voluntario Asistido, una iniciativa humanitaria de la OIM que persigue brindar un retorno seguro y digno a los migrantes que desean retornar voluntariamente a sus países de origen pero que no cuentan con los medios para hacerlo. Este Programa, en particular, es financiado por la Oficina de Población, Refugiados y Migración (PRM) del Departamento de Estado de los Estados Unidos.

Para más información por favor contactar a Jorge Gallo, Oficina Regional de la OIM en Costa Rica. Tel.: + 506 2212-5300; M. +506 7203-6536.  Correo electrónico: jgallo@iom.int