OIM: “Los flujos de remesas pueden ser el sustento económico y social de las familias de los migrantes”

Date Publish: 
06/16/2018

Ginebra – Este sábado (16/06) se celebrará el Día Internacional de las Remesas Familiares. Para conmemorar tal ocasión la OIM en su calidad de Organismo de las Naciones Unidas para la Migración desea destacar el potencial de desarrollo de los vínculos sociales y financieros que unen a los migrantes con los seres queridos que han quedado en sus países de origen.

Una remesa financiera es una transferencia privada de fondos por parte de un extranjero a un individuo en su país de origen. Las remesas financieras han sido reconocidas en su rol crucial de reducir la pobreza y mejorar la vida tanto de los migrantes como de sus familias. En términos numéricos, hay muchos más migrantes internacionales en el mundo hoy que en cualquier otro período histórico, y la mayor parte de ellos son trabajadores migrantes.

Estimaciones del Banco Mundial indican que en el año 2017, 466.000 millones de dólares estadounidenses han sido transferidos en remesas financieras a países que tienen ingresos medios y bajos, y esta tendencia continúa aumentando. El Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola (IFAD por su sigla en inglés) estima que una de cada siete personas es apoyada de forma directa por las remesas. Por ello es que el Día Internacional de las Remesas Familiares es celebrado año tras año.

William Lacy Swing, Director General de la OIM ha reconocido que los flujos de remesas son “el sustento de muchas vidas” en las familias de los migrantes, destacando su eficacia en cuanto a reducir la pobreza, proveer mejores cuidados de salud y acceso a alimentos, para aumentar las oportunidades de que los niños accedan a educación, para mejorar las viviendas y condiciones sanitarias, promover el emprendimiento y la inclusión financiera, y reducir la inequidad. Si bien el Día Internacional de las Remesas Familiares se ha enfocado tradicionalmente en los flujos financieros, los migrantes también generan “remesas sociales” – que es el flujo de las cualificaciones, conocimientos, ideas, y valores que transmiten a quienes quedaron en los países de origen. A diferencia de las remesas financieras, las sociales se extienden a toda la comunidad y tienen un mayor impacto en el desarrollo.

Consideradas en conjunto, las remesas financieras y sociales cumplen un rol esencial para el logro de los objetivos familiares de las personas, y yendo más lejos, para el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Sin embargo, hay mucho por hacer aún antes de que el potencial de desarrollo de las remesas se extraiga en su totalidad. Los migrantes, los gobiernos y el sector privado son actores esenciales en tal proceso.

“Los Gobiernos pueden aprovechar las cualificaciones y las habilidades y creatividad de sus diásporas, e incentivarlos a que inviertan de vuelta en sus países de origen por medio de políticas coordinadas,” dijo Marina Manke, a cargo de la División de Movilidad Laboral y Desarrollo Humano de la OIM. “Los esfuerzos deben dirigirse hacia el mejoramiento de los conocimientos financieros de la población del país de origen y de los migrantes, de manera tal que ambos puedan tomar decisiones informadas acerca de cómo enviar el dinero a sus lugares de origen y cómo invertir tales remesas. Finalmente, hay una necesidad de reconocer cabalmente y apreciar a los migrantes como agentes de cambio – tanto en lo atinente a su capital financiero como en lo relativo a su capital social,” agregó ella.

En años recientes, la OIM ha estado aumentando el apoyo a los gobiernos y a los migrantes para asistirlos en cuanto a recoger los beneficios que la migración genera en materia de desarrollo. Más de 150 mapeos de diásporas se han realizado, arrojando luz sobre las características de las comunidades de la diáspora, su ubicación y el potencial para involucrarse con sus comunidades de origen. Actualmente la OIM está involucrada en varios proyectos relativos a remesas en varios lugares del mundo, especialmente por medio de una iniciativa destinada a reducir los costos de las remesas en Burundi y el desarrollo de una MigApp, la cual es una aplicación móvil que permite que los migrantes puedan comparar las opciones de transferencia de dinero que sean más efectivas en cuanto a costos ofrecidas por los proveedores de servicios.

Para mayor información por favor contactar a Vanessa Okoth-Obbo en la Sede de la OIM, Tel: +41 22 717 9366, Email: vokoth@iom.int


Legisladoras de la región preparan legislación para proteger a mujeres migrantes con apoyo de OIM

Date Publish: 
19 / 07 / 2019

El Salvador- Como resultado del proceso de cooperación entre el Foro de Presidentes y Presidentas de poderes legislativos de Centroamérica y la Cuenca del Caribe (FOPREL) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), se realizó hoy (19/07) la IV Reunión de la Comisión Interparlamentaria Especial de la Mujer del FOPREL. La reunión tuvo como objetivo examinar medidas para la prevención y protección contra la discriminación y violencias dirigidas a mujeres, niñas y adolescentes migrantes. Tras su aprobación en este evento, las disposiciones serían integradas en la Ley Marco Regional sobre Migraciones que actualmente OIM y FOPREL se diseñan conjuntamente.

Según el estudio “Factores de Riesgo y Necesidades de Atención para las Mujeres Migrantes de Centroamérica”, realizado por OIM en 2017, las mujeres migrantes representan el 53 por ciento de la migración en la región, siendo Nicaragua el país que más aporta mujeres migrantes.

El mismo estudio revela que la violencia contra las mujeres puede ser un detonante para la emigración desde los países de origen y se vuelve una amenaza durante la ruta migratoria en los países de tránsito, destino y el retorno. Los registros estadísticos sobre casos o denuncias de la violencia que sufren las mujeres migrantes son escasos o inexistentes, sin embargo, al observar los indicadores de seguridad ciudadana y violencia contra las mujeres en los países de la región se encuentra que la violencia es un factor de riesgo y condicionante de la experiencia migratoria de las mujeres.

Las disposiciones examinadas por las Parlamentarias de Centroamérica y la Cuenca del Caribe, buscan responder a las realidades y necesidades de niñas y mujeres migrantes, para incluir medidas específicas de protección ante potenciales abusos y explotaciones, así como asegurarles acceso a la información, a la asistencia y a los mecanismos que garanticen el disfrute pleno de sus derechos fundamentales.

En la actualidad, en el marco del convenio de cooperación entre OIM-FOPREL, se ha conformado un comité multidisciplinario al cual también pertenecen Save The Children, la Organización de Estados Americanos (OEA) y el Centro de Estudios Internacionales Gilberto Bosques del Senado de los Estados Unidos Mexicanos. Este comité está formulando la iniciativa de la «Ley Marco Regional sobre Migraciones», que será presentada en la próxima reunión de Presidentes y Presidentas de poderes legislativos de Centroamérica y la Cuenca del Caribe, a celebrarse en el mes de agosto en México.

La ley marco busca ser un modelo para el fortalecimiento de las legislaciones nacionales existentes en temas de migración. Hasta el momento, no existe ningún instrumento que cumpla con este fin.  

A la reunión interparlamentaria, asistieron Norma Quijano, Presidente de la Asamblea Legislativa de El Salvador; Carolina Hidalgo Herrera, Presidenta de la Comisión Interparlamentaria Especial de la Mujer del FOPREL; Numan Pompilio Salgado, Presidente de la Comisión Interparlamentaria de Asuntos Internacionales e Integración Regional del FOPREL; Marcelo Pisani, Director Regional de la OIM; y Santiago Rivas Leclair, Secretario Ejecutivo del FOPREL.

Adicionalmente, asistieron representantes de ONU-Mujeres, el Consejo de Ministras de la Mujer de Centroamérica y República Dominicana (COMMCA), que hace parte del Sistema de Integración Centroamericana (SICA); de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL); de la Agencia Española para la Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), SISC y la Coalición Regional de Lucha Contra la Trata.