OIM lanza campaña informativa sobre migración y COVID-19 en idiomas mayas

Date Publish: 
09/08/2020

Ciudad de Guatemala - La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) ha lanzado una campaña informativa comunitaria de prevención de los estereotipos y la discriminación contra las personas migrantes que retornan a Guatemala, en el contexto de la emergencia por la COVID-19, la que será difundida a través de radios locales, perifoneo comunitario y medios digitales, en español y tres idiomas mayas.

“Desde a OIM estamos poniendo énfasis en la democratización de las comunicaciones y el acceso a la información confiable y verificada que pueda tener un mejor impacto en la salud, el bienestar y el desarrollo de las poblaciones, especialmente de los grupos indígenas de Guatemala”, aseguró Jorge Peraza, Jefe de Misión de la OIM para El Salvador, Guatemala y Honduras.

“También estamos intensificando el trabajo a nivel local para prevenir los estigmas, las expresiones de discriminación y las violencias en contra de las personas migrantes que están retornando a sus comunidades de origen y reuniéndose con sus familias. El mensaje más importante es que todos y todas corremos los mismos riesgos frente al COVID-19, independientemente del estatus migratorio”, añadió Peraza.

La campaña será transmitida en medios locales de 19 municipios en los departamentos de Huehuetenango, San Marcos, Quetzaltenango, Totonicapán, Quiché, Sololá y Retalhuleu, en idiomas español, mam, kaqchikel y k’iche’. Algunas de las estaciones tendrán alcance hasta las comunidades del sur de México.

También se divulgará en estas regiones por medio de perifoneo en aldeas y comunidades donde el acceso a la información confiable en idiomas maternos es escaso. Para reforzar la entrega de mensajes a distintas audiencias, la campaña será colocada en medios digitales y redes sociales institucionales y de algunas contrapartes.

“Raramente, el vínculo entre la salud y la migración es abordado en las agendas mediáticas, en las redes digitales o en los debates comunitarios. De manera general, se sabe que las poblaciones migrantes gozan de buena salud, pero en el contexto de la emergencia por el nuevo coronavirus, las comunidades necesitarán de mejores herramientas para acceder a su derecho humano a la salud”, enfatizó Melissa Vega, Jefa de Prensa de la oficina de la OIM en Guatemala. 

“Con nuestro trabajo en comunidades del occidente guatemalteco, desde el proyecto de Comunicación para el Desarrollo nos hemos damos cuenta que falta información diseñada directamente para las necesidades de cada población. En las áreas rurales, las formas de comunicación difieren de las áreas urbanas, por tanto, nos toca enfocarnos en responder a las necesidades de descentralización”, indicó Ester Vargas, experta en Comunicación para el Desarrollo de la OIM en Guatemala.

La iniciativa incluye ejes informativos sobre el virus y lo que hasta el momento las investigaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) han revelado; las medidas sanitarias básicas para proteger la salud y el bienestar; el combate a la desinformación; y la prevención del estigma y la discriminación hacia los grupos migrantes que están retornando a Guatemala en medio de la pandemia.

Los resultados de una reciente muestra realizada por la OIM sobre las percepciones de las juventudes y la COVID-19 en los tres países del norte de Centroamérica, revelaron que las comunidades utilizan con mayor frecuencia las redes sociales, principalmente Facebook y Whatsapp, para informarse sobre la pandemia; un 39% en Guatemala aseguró utilizar la radio como la principal vía para mantenerse informado. Seis de cada 10 personas reconocieron no lograr identificar si las fuentes informativas son reales y confiables cuando se trata de conocer sobre la pandemia.

Como medidas complementarias a la campaña, la OIM colabora con las autoridades para que se adopten mecanismos de atención especializada con pertenencia cultural, particularmente en los aspectos referentes a la asistencia humanitaria de personas migrantes retornadas y al acceso a la atención y servicios de salud.

De acuerdo con cifras oficiales, 105,277 personas fueron retornadas a Guatemala desde Estados Unidos y México en el 2019. Los 5 departamentos con los mayores números son (en el orden): Huehuetenango (16,352), San Marcos (16,197), Quiché (8,593), Quetzaltenango (8,214) y Guatemala (6,985).

La campaña forma parte del componente de Comunicación para el Desarrollo, del Programa Mesoamérica-Caribe de la OIM, que cuenta con el apoyo de la Oficina de Población, Refugio y Migración (PRM) del Departamento de Estado de los Estados Unidos de América.

---------------------------------

RECURSOS PARA PERIODISTAS

•Resultados completos del “Sondeo con jóvenes del triángulo norte en el marco de la emergencia sanitaria por COVID-19”: Clic aquí

•Campaña radial en idiomas mayas y español: Clic aquí

•Campaña digital para redes sociales en idiomas mayas y español: Clic aquí

•Materiales complementarios al perifoneo: Clic aquí

 

Para más información, contacta a: Melissa Vega, Jefa de Prensa | mevega@iom.int

Tags: 
pueblos originarios, mayas, Guatemala

El tráfico ilícito de migrantes en México y Centroamérica nunca entró “en cuarentena” durante 2020, señala nuevo estudio de la OIM

Date Publish: 
24 / 02 / 2021

San José- Un estudio reciente de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) en América Central y México analizó el impacto de la pandemia por COVID-19 en los flujos migratorios relacionados con este delito. Los principales hallazgos apuntan a que el tráfico ilícito ha continuado desarrollándose, aunque los flujos han disminuido desde inicios de 2020.

El tráfico ilícito de migrantes, es decir, el traslado irregular de personas a través de una frontera internacional constituye una de las actividades criminales más lucrativas del mundo. La movilidad global se vio completamente afectada durante la pandemia por COVID-19, como evidente efecto de las medidas adoptadas por los Estados en cuanto a las restricciones y cierres de fronteras. Sin embargo, el “contrabando de personas” a través de México y Centroamérica nunca se puso “en cuarentena”.

El estudio no halló evidencia de que el crimen organizado haya tomado control del tráfico ilícito de migrantes, enfocándose en su lugar en el traslado ilícito de drogas, medicamentos y otros artículos. Por el contrario, se halló que prevalece el tráfico de subsistencia, practicado por habitantes de áreas fronterizas que se han visto empobrecidas debido a la reducción de oportunidades de empleo y a la pérdida de ingresos causada por las restricciones impuestas a la movilidad y al comercio.

El tráfico ilícito de migrantes, explica el estudio, es practicado por hombres y mujeres que dependen en economías informales locales como fuente de ingreso. Se advierte un incremento de la participación de niñas, niños y adolescentes que, al residir a lo largo de franjas fronterizas, utilizan sus conocimientos de rutas escondidas para facilitar la migración irregular.

Los hallazgos incluyen información sobre cambios en demanda, precios y organización de los servicios ofrecidos por traficantes. La carencia de recursos para cubrir las cuotas impuestas por los grupos de traficantes obliga a las familias migrantes a hipotecar sus tierras o vender sus propiedades, siendo presa no sólo de traficantes sino también de prestamistas.

El estudio también explora los retos a los que se han enfrentado las instituciones para dar respuesta al tema en un contexto en el que sus recursos y operaciones se vieron directamente afectados.

“Una de las recomendaciones de este estudio es integrar a las comunidades involucradas en el tráfico ilícito de migrantes en las estrategias de recuperación socioeconómica, para diversificar sus fuentes de ingreso y las alternativas de subsistencia”, dijo Alexandra Bonnie, coordinadora del Programa Regional sobre Migración de la OIM. “Los Estados deberían reconocer que un acceso disminuido, dificultoso o inadecuado a alternativas legales y seguras a la migración irregular impulsa la demanda de servicios de migración irregular, lo cual a su vez pone a las

personas migrantes sistemáticamente en riesgo. Bajo un enfoque integral, la lucha contra este crimen debería verse como un aspecto más de la gobernanza de la migración”.

El estudio se desarrolló entre julio y agosto de 2020, con una metodología cualitativa, descriptiva y exploratoria. Los métodos incluyeron revisión documental, observación de campo y entrevistas con personal clave de gobiernos y organizaciones internacionales.

El estudio se presentó el miércoles 17 de febrero, ante representantes de los Estados miembros de la Conferencia Regional sobre Migración (CRM), de la Comisión Centroamericana de Directores de Migración (OCAM) y de la Coalición Regional contra la Trata de Personas y el Tráfico Ilícito de Migrantes (CORETT).

Este estudio se desarrolló en el marco del Programa Regional sobre Migración de la OIM, con financiamiento de la Oficina de Población, Refugiados y Migración del Departamento de Estado de la OIM. Puede consultarlo aquí.