OIM enfatiza en la necesidad de adoptar enfoques holísticos para la recepción y la reintegración de las personas que regresan al Caribe

Georgetown - La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) terminó recientemente su taller de capacitación sobre Recepción y Reintegración de Repatriados Forzados en el Caribe. La capacitación se realizó en línea y en colaboración con el Organismo de Ejecución de la Comunidad del Caribe para el Delito y la Seguridad (CARICOM IMPACS) y el Gobierno de Antigua y Barbuda. Este curso práctico tuvo por objeto fomentar la capacidad de las personas funcionarias de migración del Caribe para gestionar los procesos de recepción y reintegración de quienes se ven obligadas a regresar a la región. El curso práctico contó con la participación de representantes de Antigua y Barbuda, Barbados, Granada, Guyana, Jamaica y Trinidad y Tobago.  

En su discurso inaugural, el Coordinador Regional de la OIM para el Caribe y Jefe de la Misión de Guyana, Robert Natiello, explicó que la migración es una cuestión intersectorial que requiere varios niveles de cooperación para su gestión. Según Natiello, las personas migrantes que se vieron obligados a regresar a la región pueden acabar a menudo en situaciones vulnerables debido a la falta de redes de apoyo al regresar, así como de acceso a los sistemas de bienestar social. 

"Las redes de referencia [...] deben contar con la participación de muchos actores, tanto del gobierno como de la sociedad civil, las ONG, las iglesias y, por supuesto, los familiares y amigos", dijo Natiello. Añadió que el taller se diseñó para abordar estos sistemas de reintegración para las personas repatriadas, al tiempo que se desarrolla la capacidad de los gobiernos para responder. 

Mientras tanto, el Director Ejecutivo de CARICOM IMPACS, Teniente Coronel Michael Jones, destacó que el retorno forzoso de los migrantes a la región ha tenido repercusiones sociales de gran alcance en el desarrollo y la seguridad nacional de la región. El Teniente Coronel Jones identificó varias esferas clave de aplicación que deben mejorarse para asegurar la reintegración ordenada de las personas migrantes que regresan, como, por ejemplo, un mejor intercambio de información de los principales Estados miembros de la CARICOM, la normalización de los procedimientos, educación pública y programas de asistencia social. 

Jones también destacó la importancia de elaborar estrategias para mejorar la gestión de los datos. Señaló que en 2018 se habían registrado en la región 4.323 retornos involuntarios de migrantes, y que esos datos se habían reunido únicamente en siete países del Caribe. "La aplicación de esta adecuada recopilación de datos e intercambio de información puede ayudar a facilitar la rehabilitación y la reintegración de los migrantes que regresan involuntariamente a la sociedad", explicó ED Jones. 

Además, el Ministro de Relaciones Exteriores, Inmigración y Comercio de Antigua y Barbuda, el Honorable E.P. Chet Green, señaló que el curso práctico fue una oportunidad para formar un "espíritu colectivo" entre los participantes, a fin de aceptar y abordar las realidades de los procesos que entrañan la recepción y la reintegración de los repatriados en la región. Green retó a los participantes a que se comprometieran críticamente con todos los factores que rodean el retorno involuntario de las personas migrantes, de modo que pudieran determinar estrategias claras y soluciones viables, teniendo en cuenta al mismo tiempo las similitudes y diferencias de las sociedades caribeñas. También destacó la importancia de recibir esa capacitación durante este período para que los países puedan estar preparados para recibir también a los repatriados voluntarios a la región tras el impacto del nuevo coronavirus en sus países actuales de residencia. 

Esta capacitación duró dos semanas, con tres sesiones sincrónicas en línea que incluyeron presentaciones de participantes y expertos. Entre los expertos presentadores figuraban las especialistas de la OIM Rosilyne Borland y Claudette Walls, quienes se centraron en la dimensión de derechos humanos de la migración y en la aplicación de buenas prácticas de reintegración, respectivamente. Por su parte, el especialista en migración, Fabio Jiménez, también hizo una presentación sobre la OIM, la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo y la Guía de política del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados sobre el espíritu empresarial, que abarcó los beneficios económicos de la reintegración.

Se capacitó a los participantes para que reconocieran que las estrategias de reintegración deben tener en cuenta las realidades económicas, sociales y psicosociales a las que se enfrentan las personas repatriadas cuando regresan a la región. En el curso también se compartió material en el que se examinaron problemas de la vida real que la reintegración puede plantear a las comunidades y se analizaron las formas de superarlos para reducir al mínimo las tasas de reincidencia en la región. 

Al finalizar el curso, los participantes recibieron certificados de participación de la OIM. Además, se preparará un informe final sobre el curso práctico, en el que se incluirán las prioridades, conclusiones y recomendaciones, que se comunicará a los organismos participantes. Este taller forma parte del Programa Regional sobre Migración Mesoamérica - Caribe, financiado por la Oficina de Población, Refugiados y Migración del Departamento de Estado de los Estados Unidos.

Date Publish: 
08/27/2020

ACNUR Y OIM SALUDAN AL GOBIERNO DE BRASIL TRAS ASUMIR LA PRESIDENCIA PRO TEMPORE DEL PROCESO DE QUITO

Date Publish: 
23 / 06 / 2021

Lima, 22 de junio 2021 - ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, y OIM, la Organización Internacional para las Migraciones, celebran la decisión del Gobierno de Brasil de asumir la Presidencia Pro Tempore del Proceso de Quito, a partir de la cual liderará la VIII Ronda técnica internacional sobre movilidad humana de venezolanos en la región, en el que será el Capítulo de Brasilia.

Luego del traspaso oficial del cargo de parte del Gobierno de Perú en una ceremonia que tuvo lugar en Lima, Brasil se convierte en el sexto país en liderar el proceso técnico intergubernamental, después de Ecuador, Argentina, Colombia, Chile y Perú.

En el evento participaron el ministro Adriano Pucci, director del Departamento de Naciones Unidas de Brasil; el embajador Vitaliano Gallardo, Director de Comunidades Peruanas en el Exterior y Asuntos Consulares del Ministerio de Relaciones Exteriores del Perú; y Eduardo Stein, Representante Especial Conjunto de OIM y ACNUR para los refugiados y migrantes venezolanos en la región.

“El Proceso de Quito se ha convertido en el espacio técnico fundamental de la región para trazar respuestas regionales a la situación de refugiados y migrantes de Venezuela. El liderazgo de Brasil llega en un momento en el que resulta crucial avanzar hacia la implementación de las propuestas y en el que la situación requiere una cada vez mayor visibilidad internacional”, destacó Eduardo Stein, Representante Especial Conjunto de ACNUR y OIM.

La ceremonia de traspaso también contó con la participación de Filippo Grandi, Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados, y de Diego Beltrand, Enviado Especial del Director General de la OIM para la respuesta regional a la situación de Venezuela.

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi, agradeció a Perú por el trabajo adelantado y los logros obtenidos, y recordó que, “en medio de la pandemia, la prioridad es la inclusión de refugiados y migrantes en las políticas y programas nacionales, así como permitir su acceso a la protección internacional”. También resaltó el apoyo de la comunidad internacional, demostrado en la pasada Conferencia Internacional de Donantes y felicitó a Brasil no sin antes recordar “la disposición y el compromiso de ACNUR para seguir apoyando el Proceso de Quito”.

Diego Beltrand, en nombre del Director General de la OIM, António Vitorino, manifestó por su parte el compromiso decidido de la OIM con el Proceso de Quito, el apoyo a Brasil al asumir la Presidencia y la manera en que “el Capítulo Lima marcó un punto importante en esta iniciativa intergubernamental, que demuestra cómo los países miembros pueden trabajar en colaboración para dar una respuesta articulada a una situación que requiere el apoyo de la comunidad internacional”.

Brasil se comprometió a trabajar de manera coordinada con los Estados miembros que suscribieron la VII Declaración Conjunta del Capítulo Lima, y reafirmó su compromiso a seguir apoyando la búsqueda de soluciones técnicas para aliviar la situación de las 4,6 millones de personas refugiadas y migrantes de Venezuela en América Latina y el Caribe.

Durante su aceptación como nueva Presidencia Pro Tempore del Proceso de Quito, Brasil confirmó que continuara dando seguimiento a las temáticas de los grupos de trabajo actuales y enfatizará durante su Presidencia el apoyo a las comunidades receptoras, la juventud y la relación con la cooperación internacional, así como la implementación de las estrategias y mecanismos adelantados dentro del Proceso.

Qué es el Proceso de Quito

El Proceso de Quito es un espacio de trabajo técnico regional que nació en 2018 por iniciativa de Ecuador, con el apoyo de ACNUR y OIM. Hoy cuenta con la participación de trece países de la región, que desarrollan respuestas coordinadas a los retos institucionales generados en América Latina y el Caribe por los flujos de refugiados y migrantes provenientes de Venezuela. Al Proceso de Quito se le suman once países y entidades financieras, que forman parte del Grupo de Amigos.

Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Guyana, México, Panamá, Perú, República Dominicana, Perú y Uruguay conforman los países miembros. A su vez, el Grupo de Amigos está constituido por Alemania, Canadá, España, Estados Unidos, Francia, Holanda, Italia, Reino Unido, Suiza, la Unión Europea y el BID.