Nicaragua y Panamá realizan capacitación sobre el reclutamiento ético de las personas trabajadoras migrantes en el trabajo doméstico

En el marco de la iniciativa global del Sistema Internacional de Integridad en la Contratación (IRIS por sus siglas en inglés), las misiones de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) en Nicaragua y Panamá realizaron el 31 de agosto de 2021 una sesión semipresencial sobre el Reclutamiento Ético de las personas trabajadoras migrantes en el Trabajo doméstico. Participaron líderes de grupos de trabajadores organizados en sindicatos, como parte de la sociedad civil de Nicaragua y Panamá e integrantes del Comité Intersindical Regional por la Defensa de los Derechos de las Personas Trabajadoras Migrantes (C.I.-Regional, C.I. Nicaragua y C.I.Panamá), así como invitados especiales.

El objetivo de esta actividad era sensibilizar y capacitar a líderes sindicales, representantes de grupos de trabajadores organizados sobre los derechos humanos y derechos fundamentales de las personas trabajadoras, especialmente las personas trabajadoras migrantes en el trabajo doméstico.

Olimpia Chamorro, Vice-coordinadora del Comité Intersindical de Trabajadores Migrantes de Nicaragua, expresó que las personas trabajadoras migrantes, sus compañeros, “dan muchos aportes a cada país donde están, donde ellos trabajan levantan la economía de esos países.” “Es muy importante que nos unamos todos los países de la región sobre estos temas que estamos hablando con OIM, que son las herramientas que tenemos para seguir luchando por nuestros compañeros migrantes”, dijo Chamorro.

Estos intercambios son importantes “para poder colaborar con acciones que nos ayuden a realizar este trabajo que es muy difícil, muchas veces por las circunstancias de las compañeras y compañeros que se encuentran migrando en los países de la región”, manifestó María de los Ángeles Cortés, representante del Comité Intersindical de Panamá. Virtualmente pudieron participar en la sesión más de 30 personas migrantes que trabajan en el sector doméstico.

Marisabel Martin, Asistente Senior de Monitoreo de OIM en Panamá, hizo una presentación sobre los conceptos básicos de la protección, el análisis de los riesgos y evaluación de la condición de vulnerabilidad, y resaltar los principales obstáculos para el acceso real a la justicia laboral y protección de derechos laborales de las personas migrantes.

“Sí, consideramos sumamente importante tomar en cuenta la migración nicaragüense en el contexto del reclutamiento ético de las personas trabajadoras migrantes en el trabajo doméstico. Más cuando el 40% de los visados para trabajadores domésticos otorgados por el Servicio Nacional de Migración son, precisamente, para nacionales nicaragüenses”, explicó María Isabel Saravia, Sub-Directora del Servicio Nacional de Migración de la República de Panamá.

Rorix Nuñez, Especialista en Convenios y Normas Internacionales de Trabajo, habló sobre el compromiso de los países en cuanto al Convenio 189 y Adriana Paz, Coordinadora Regional para América Latina de la Federación Internacional de las Trabajadoras del Hogar, presentó la Guía de orientaciones de seguridad y salud en el trabajo frente a la COVID-19 para personas empleadoras y trabajadoras del hogar.

Por su parte, Marisol Linero, Consultora especialista en migración laboral de OIM Panamá, y Elizabeth Membreño, Punto focal de IRIS en OIM Nicaragua, organizaron esta sesión binacional para demostrar cómo estos espacios de diálogo participativo a nivel regional pueden impulsar acciones locales del sector trabajador que promuevan el Reclutamiento Ético, como medio para la protección de los derechos de las personas trabajadores migrantes, a partir de la canalización de la “voz del migrante”.

Michela Macchiavello, Especialista temática regional en migración laboral y desarrollo humano de la OIM, dio el panorama de la migración y el reclutamiento ético en América Central y explicó que IRIS es una “herramienta que busca transformar de manera radical el sistema de reclutamiento internacional para que se puedan respetar los derechos laborales y humanos de las personas trabajadoras migrantes y, sobre todo, para que se puedan eliminar completamente los abusos.” Adicionalmente, enfatizó en los costos de reclutamiento que no deben ser adjudicados a los trabajadores migrantes, desde el principio IRIS, “el empleador paga”.

José Brizuela, Coordinador del Comité Intersindical Regional por la Defensa de los Derechos de las Personas Trabajadoras Migrantes (CI-Regional), explicó que anteriormente, a excepción de una minoría de centrales sindicales del sector agroindustrial, la mayoría de las organizaciones sindicales de cada país de la región centroamericana, el Caribe y México no tenían en su agenda la defensa de los derechos de las personas trabajadoras migrantes. También destacó que las primeras coordinaciones regionales surgieron de acciones binacionales entre Costa Rica y Nicaragua; luego trinacionales incluyendo a Panamá y posteriormente la unificación de grupos y centrales sindicales de representatividad nacional en la región centroamericana y República Dominicana.

En próximos pasos, se espera explorar oportunidades de réplicas de esta actividad con otras Misiones y actores estratégicos vinculados a los grupos de trabajadores organizados, así como identificar acciones referentes a las dinámicas laborales donde se desempeñan os trabajadores migrantes en la región.

Desde el 2020, la OIM realiza acciones con diferentes actores sociales como las agencias privadas de colocación, instituciones del Estado y grupos organizados de personas trabajadoras para promover un reclutamiento ético, en el marco del proyecto Promoviendo el Reclutamiento Ético en la Industria Hotelera y del Turismo, implementado por OIM y financiado por la Oficina de Población, Refugiados y Migración del Departamento de Estado de los Estados Unidos.

Para más información comuníquese con Mayteé Zachrisson, Asistente de Comunicaciones y Medios de OIM en Panamá, al correo mzachrisson@iom.int, y Cynthia Cordero, Asistente de Comunicaciones de OIM en Nicaragua, al correo cycordero@iom.int

Date Publish: 
09/06/2021
Tags: 
trabajo

Agencias ONU lamentan pérdida de vidas de personas en movilidad en Latinoamérica y ofrecen acompañar respuesta regional coordinada

Date Publish: 
15 / 10 / 2021

15 de octubre de 2021 – Las agencias de la ONU lamentan profundamente el naufragio de una embarcación el pasado 11 de octubre en Acandí, Colombia, que transportaba a unas 30 personas hacia Panamá.  En esta tragedia perdieron la vida tres personas y otras seis, incluyendo tres menores de edad, se encuentran desaparecidas, según informaron las autoridades colombianas.

Este incidente pone en evidencia una vez más la desesperación de las familias con niños y niñas y los riesgos extremos a los que están expuestas las personas en movilidad a lo largo de su travesía, cruzando fronteras, a menudo por vías irregulares ante la falta de vías de migración regular, en busca de seguridad, la protección de sus derechos humanos o una vida mejor.

Si bien no son nuevos, los movimientos de población a través de la región del Darién han aumentado en magnitud, nivel de riesgo y precariedad en los últimos meses. También ha aumentado la diversidad de nacionalidades, incluyendo flujos mayoritariamente del Caribe, América del Sur y de personas de otros continentes, así como el perfil de las personas que utilizan esta ruta.

Entre enero y septiembre de este año, 91,300 personas han cruzado el Darién, según el Servicio Nacional de Migración de Panamá. De ellas, según UNICEF, 19,000 fueron niñas o niños. La mitad de ellos menores de 5 años. Hasta el mes de septiembre, más de 50 personas en tránsito por la zona han sido encontradas sin vida del lado panameño de la ruta del Darién. Esta situación requiere la cooperación entre los países implicados y actores de la sociedad civil para que se puedan adoptar acciones que permitan la búsqueda e identificación de personas desaparecidas en estas travesías.

Muchas personas, particularmente mujeres, niños y niñas, están expuestas a riesgos y violaciones de derechos a lo largo de la ruta, incluyendo violencia sexual y de género, robo, trata de personas, discriminación, secuestro y extorsión, entre otros, algunos cometidos por el crimen organizado. La situación afecta particularmente a las niñas y las mujeres, por lo que una respuesta con enfoque de género es necesaria.

Las agencias del sistema de Naciones Unidas resaltan la necesidad de reforzar las vías de migración seguras, regulares y ordenadas para reducir el riesgo de perder vidas e instan a fortalecer la investigación contra las redes nacionales y transnacionales organizadas involucradas en el tráfico, el contrabando y las actividades ilícitas relacionadas. También exhortan a los Estados a proteger los derechos, incluyendo el derecho de buscar y recibir asilo, de todas las personas en movilidad, particularmente familias, mujeres, niñas, niños y otras personas con necesidades particulares de protección, y exhortan a los Estados a garantizar un acceso efectivo a los servicios básicos, independientemente de las razones por las que estas personas dejaron su país de origen, su situación migratoria, su nivel de ingresos y las circunstancias o condiciones de viaje.

Las economías y sociedades saludables dependen de la movilidad humana bien gestionada para impulsar el crecimiento económico, reducir las desigualdades, conectar sociedades diversas y estimular la recuperación post COVID-19.

La colaboración entre las autoridades de los países de tránsito de estos movimientos mixtos de población es esencial para diseñar e implementar una respuesta regional integral y efectiva que asegure una movilidad digna y segura. Las agencias de la ONU reiteran su disponibilidad para acompañar este proceso.

 

Declaración conjunta de las oficinas regionales, de la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH), la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), la Organización Internacional del Trabajo (OIT), ONU Mujeres, el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA (ONUSIDA), el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres (UNDRR), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS).

Para más información contactar:

William Spindler, ACNUR, +507 6382 7815 spindler@unhcr.org

Aikaterini Kitidi, ACNUR +41 79 580 83 34 kitidi@unhcr.org

Juliana Quintero, OIM, +54 11 32488134 juquintero@iom.int

Jorge Gallo, OIM, +506 7203 6536 jgallo@iom.int

Laurent Duvillier, UNICEF, +507 6169 9886, lduvillier@unicef.org

Alfonso F. Reca, UNICEF +507 6941 2277, afernandezreca@unicef.org