La pandemia por COVID-19 pone en cuarentena los planes de hondureñas y hondureños​

Date Publish: 
06/25/2020

Honduras - Desde que, el pasado mes de marzo, se declarara emergencia sanitaria y toque de queda en Honduras por COVID-19, muchas hondureñas y hondureños han visto cómo su vida y sus planes se veían afectados.  

Las medidas impactan de manera inmediata y directa la movilidad humana y se generan nuevos patrones en la movilidad global, servicios de aerolíneas, manejo de fronteras, y cambios en las políticas migratorias. Además, se han producido cierres de negocios, provocando un aumento del desempleo e impactando directamente en la economía de las familias hondureñas.

Es el caso de José Alduví, quien trabajaba en una maquila de Choloma pero el pasado 3 de junio le llamaron para notificarle que, por el momento, no podían seguir contando con él. “Estuve esperando desde el inicio del toque de queda para ir a trabajar, pero cuando me llamaron fue para darme mi cheque de despedida”, cuenta. “Por ahora no estoy pensando en migrar, aunque estoy preocupado y nunca se sabe si tendré que tomar esa decisión en el futuro”, afirma.

Quien sí estaba pensando en migrar es Odalys Laínez, sampedrana y madre de una niña de 11 años, quien también se quedó sin empleo en junio. “Tenía pensado irme, pero el monto de la liquidación que me correspondía no me benefició lo suficiente, por lo que ahora no me puedo movilizar”, explica. “Mi idea es encontrar un empleo, pero siempre está en mis planes salir del país”, añade.

Algo similar le sucede a Ángel Ordoñez, técnico automotriz que se quedó sin empleo en enero, justo antes de que se desatara la pandemia. “Tenía otro trabajo amarrado pero debido a la COVID-19 no pude comenzar. Estoy pensando seriamente en migrar, la situación está muy difícil en Honduras”, señala.

Cambio de planes

Otras personas también han visto cómo sus planes de estudiar en el exterior se veían truncados debido a la pandemia. Pamela Retes debía viajar en agosto a Suecia para iniciar una maestría, pero a poco más de un mes, aún no sabe si será posible. “Todavía no se ha determinado si las clases serán online. El Gobierno de Suecia tomó la decisión de no aceptar en las aulas a más de 50 personas, por lo que no sabemos si será posible ya que normalmente el número de alumnos que asisten a clase es superior”.

Ante esta situación, manifiesta una sensación de incertidumbre, “ni siquiera hay vuelos comerciales en este momento”, señala. “Si finalmente la maestría inicia en modalidad virtual, me quedaré en Honduras”.

Mariela Kawas, hondureña radicada en El Salvador, también se ha visto afectada por la pandemia. En su caso, ella podría ingresar a Honduras, pero son varias razones las que le frenan a regresar a casa: “En primer lugar, me da miedo manejar por carretera sola durante tanto tiempo. Además, los nuevos casos positivos en Tegucigalpa están aumentando considerablemente. En tercer lugar, mis padres son mayores, mi papá tiene 83 años y mi mamá es hipertensa y diabética, temo poder contagiarles eventualmente”, explica.

A todo esto, hay que añadir que, en caso de regresar a El Salvador, tendría que hacer una cuarentena mínima de siete días en un Centro de Contención, una situación por la que no quiere pasar. “Eso sí, una cuarentena domiciliaria la respetaría a cabalidad”. Por el momento, el abrazo a sus padres deberá esperar.

Sondeo en línea

Todos estos casos son solo ejemplos de cómo la COVID-19 ha cambiado los planes de miles de hondureñas y hondureños, y también a personas migrantes de otras nacionalidades que residen en el país. En este sentido, la Organización Internacional para las migraciones (OIM) ha lanzado un sondeo con el fin de conocer los cambios en las dinámicas migratorias, las afectaciones en la movilidad laboral y las afectaciones a las personas migrantes.

El sondeo es en línea y anónimo, la OIM no recolectará información personal como nombres, números de identidad u otro dato sensible que ponga en riesgo la integridad de las personas migrantes que accedan a participar. Puede completar la encuesta en: https://bit.ly/2M1Mo5F

Para obtener más información contacte a Ismael Cruceta al correo electrónico icruceta@iom.int

Tags: 
covid19, covid, honduras

La OIM organiza un doble vuelo de retorno entre El Salvador y Belice

Date Publish: 
06 / 07 / 2020

Belice – Un vuelo chárter organizado por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) logró completar el último viernes un vuelo humanitario de ida y vuelta, con 32 ciudadanos de El Salvador a bordo, desde Belice a El Salvador y luego transportando de regreso a sus hogares a 13 ciudadanos de Belice.

"Este es el primer gran movimiento grupal de su clase para migrantes varados en Belice por medio del Programa de Retorno Voluntario Asistido de la OIM”, dijo Diana Locke, a cargo de la Oficina de la OIM en Belice. “Esto representa un gran paso en la dirección correcta para el retorno digno de migrantes en la región”.

Antes del retorno, el personal de la OIM en ambos países brindó asistencia humanitaria a los migrantes, incluyendo asistencia médica y psicosocial, alojamiento, alimento, kits de higiene y elementos de protección (tapabocas, máscaras para el rostro y desinfectante de manos). Se llevaron a cabo entrevistas no presenciales y se implementaron las correspondientes operaciones tras los protocolos de seguridad establecidos por los Gobiernos de El Salvador y Belice. La OIM también realizó controles médicos previos a la partida para verificar que los beneficiarios se encontraran en buenas condiciones para viajar y para descartar cualquier síntoma relacionado con la COVID-19. A su llegada, las autoridades implementaron los protocolos sanitarios en los aeropuertos y con el apoyo de la OIM facilitaron una cuarentena de 14 días en centros coordinados por el gobierno.

Ambos grupos habían estado esperando en Belice y en El Salvador durante cuatro meses debido a los cierres de fronteras y de aeropuertos a causa de la COVID-19. En el grupo de El Salvador había 20 hombres, 11 mujeres, y una joven. En el grupo de Belice había ocho mujeres y cinco hombres.

"Hay actualmente pocas rutas habilitadas para que los migrantes puedan retornar a sus hogares. Por medio de una coordinación estrecha con las autoridades gubernamentales, asociados y equipos de la OIM, hemos podido garantizar el retorno de ciudadanos de El Salvador y de Belice a sus países de origen, de manera segura y ordenada”, sostuvo Malina Gaianu, Especialista de Proyecto en la OIM Belice.

La OIM brindó su apoyo a los Gobiernos de Belice y El Salvador en sus esfuerzos en pos de retornar a estos migrantes varados. Estos esfuerzos fueron cuidadosamente coordinados con los Ministerios de Asuntos Exteriores de ambos países y sus embajadas, además de los Ministerios de Seguridad Social y de Salud.

Entre las mujeres que retornan a Belice se encontraba Marta, que estaba esperando ansiosamente poder reunirse con su anciana madre. Marta tuvo que someterse a un control sanitario.

"Mis hermanos viven aquí en el El Salvador”, explicó. “Y dado que son personas mayores, tienen problemas de salud. Por eso es que cada tanto vengo a visitarlos.

Pero debido a que hay restricciones para viajar en ambos países, esos viajes se volvieron casi imposibles. Marta se enteró de que su madre de 96 años había sufrido un accidente que la dejó gravemente herida. Necesitó acudir a la OIM para que le prestara asistencia para retornar a su casa.

"En coordinación con las autoridades de El Salvador y de Belice, hemos logrado brindar asistencia integral a estas personas que realmente necesitaban volver a sus países de residencia”, agregó Jorge Peraza, Jefe de Misión de la OIM para El Salvador, Guatemala, y Honduras. "Estamos especialmente satisfechos porque el proceso en su totalidad se ajustó a las más estrictas recomendaciones sanitarias vigentes”.

La asistencia para el retorno de migrantes varados forma parte de los Programas de Retorno Voluntario Asistido, una iniciativa humanitaria de la OIM que persigue brindar un retorno seguro y digno a los migrantes que desean retornar voluntariamente a sus países de origen pero que no cuentan con los medios para hacerlo. Este Programa, en particular, es financiado por la Oficina de Población, Refugiados y Migración (PRM) del Departamento de Estado de los Estados Unidos.

Para más información por favor contactar a Jorge Gallo, Oficina Regional de la OIM en Costa Rica. Tel.: + 506 2212-5300; M. +506 7203-6536.  Correo electrónico: jgallo@iom.int