La pandemia por COVID-19 pone en cuarentena los planes de hondureñas y hondureños​

Honduras - Desde que, el pasado mes de marzo, se declarara emergencia sanitaria y toque de queda en Honduras por COVID-19, muchas hondureñas y hondureños han visto cómo su vida y sus planes se veían afectados.  

Las medidas impactan de manera inmediata y directa la movilidad humana y se generan nuevos patrones en la movilidad global, servicios de aerolíneas, manejo de fronteras, y cambios en las políticas migratorias. Además, se han producido cierres de negocios, provocando un aumento del desempleo e impactando directamente en la economía de las familias hondureñas.

Es el caso de José Alduví, quien trabajaba en una maquila de Choloma pero el pasado 3 de junio le llamaron para notificarle que, por el momento, no podían seguir contando con él. “Estuve esperando desde el inicio del toque de queda para ir a trabajar, pero cuando me llamaron fue para darme mi cheque de despedida”, cuenta. “Por ahora no estoy pensando en migrar, aunque estoy preocupado y nunca se sabe si tendré que tomar esa decisión en el futuro”, afirma.

Quien sí estaba pensando en migrar es Odalys Laínez, sampedrana y madre de una niña de 11 años, quien también se quedó sin empleo en junio. “Tenía pensado irme, pero el monto de la liquidación que me correspondía no me benefició lo suficiente, por lo que ahora no me puedo movilizar”, explica. “Mi idea es encontrar un empleo, pero siempre está en mis planes salir del país”, añade.

Algo similar le sucede a Ángel Ordoñez, técnico automotriz que se quedó sin empleo en enero, justo antes de que se desatara la pandemia. “Tenía otro trabajo amarrado pero debido a la COVID-19 no pude comenzar. Estoy pensando seriamente en migrar, la situación está muy difícil en Honduras”, señala.

Cambio de planes

Otras personas también han visto cómo sus planes de estudiar en el exterior se veían truncados debido a la pandemia. Pamela Retes debía viajar en agosto a Suecia para iniciar una maestría, pero a poco más de un mes, aún no sabe si será posible. “Todavía no se ha determinado si las clases serán online. El Gobierno de Suecia tomó la decisión de no aceptar en las aulas a más de 50 personas, por lo que no sabemos si será posible ya que normalmente el número de alumnos que asisten a clase es superior”.

Ante esta situación, manifiesta una sensación de incertidumbre, “ni siquiera hay vuelos comerciales en este momento”, señala. “Si finalmente la maestría inicia en modalidad virtual, me quedaré en Honduras”.

Mariela Kawas, hondureña radicada en El Salvador, también se ha visto afectada por la pandemia. En su caso, ella podría ingresar a Honduras, pero son varias razones las que le frenan a regresar a casa: “En primer lugar, me da miedo manejar por carretera sola durante tanto tiempo. Además, los nuevos casos positivos en Tegucigalpa están aumentando considerablemente. En tercer lugar, mis padres son mayores, mi papá tiene 83 años y mi mamá es hipertensa y diabética, temo poder contagiarles eventualmente”, explica.

A todo esto, hay que añadir que, en caso de regresar a El Salvador, tendría que hacer una cuarentena mínima de siete días en un Centro de Contención, una situación por la que no quiere pasar. “Eso sí, una cuarentena domiciliaria la respetaría a cabalidad”. Por el momento, el abrazo a sus padres deberá esperar.

Sondeo en línea

Todos estos casos son solo ejemplos de cómo la COVID-19 ha cambiado los planes de miles de hondureñas y hondureños, y también a personas migrantes de otras nacionalidades que residen en el país. En este sentido, la Organización Internacional para las migraciones (OIM) ha lanzado un sondeo con el fin de conocer los cambios en las dinámicas migratorias, las afectaciones en la movilidad laboral y las afectaciones a las personas migrantes.

El sondeo es en línea y anónimo, la OIM no recolectará información personal como nombres, números de identidad u otro dato sensible que ponga en riesgo la integridad de las personas migrantes que accedan a participar. Puede completar la encuesta en: https://bit.ly/2M1Mo5F

Para obtener más información contacte a Ismael Cruceta al correo electrónico icruceta@iom.int

Date Publish: 
06/25/2020
Tags: 
covid19, covid, honduras

Países de la región avanzan en materia de atención y protección de mujeres en contextos migratorios

Date Publish: 
30 / 04 / 2021

*Los avances fueron presentados durante la Webinar de seguimiento al Congreso Regional sobre Mujeres en Contextos Migratorios: “Género, Derechos Humanos y Empoderamiento”

30 de abril 2021 – Países miembros de la Conferencia Regional sobre Migración (CRM), se dieron cita mediante la webinar de seguimiento al Congreso Regional sobre Mujeres en Contextos Migratorios: “Género, Derechos Humanos y Empoderamiento”
bajo el liderazgo de la Presidencia Pro tempore de Mexico, con el objetivo de generar un diálogo para encontrar sinergias e identificar los retos vinculados al seguimiento de los Lineamientos para la Atención y Protección de Mujeres en Contexto de Migración en el contexto actual.

Martín Borrego Llorente, Director General para América Latina y El Caribe de la Secretaría de Relaciones Exteriores de México, dio inicio al encuentro manifestando la necesidad de estos espacios para “seguir consolidando esfuerzos contundentes y decisivos desde la acción gubernamental, en coordinación con los principales aliados para coadyuvar en la transformación de la realidad de mujeres migrantes y que desde la intersectorialidad, se materialicen estrategias sostenibles en la atención y protección de mujeres en movilidad humana”.

Para Nadine Gasman Zylbermann, Presidenta del Instituto Nacional de las Mujeres de México, este espacio también parte desde el reconocimiento del valor y la dignidad del trabajo de las mujeres migrantes en todos los sectores, “queremos propiciar el diálogo para reconocer los aportes de las trabajadoras migrantes, sus actitudes y su educación, a fin de promover su empoderamiento y facilitar empleo productivo, trabajo decente e integración a la fuerza de trabajo en particular en las esferas de la educación la ciencia y la tecnología”.  

“Las mujeres, incluyendo las mujeres migrantes, deben ser consideradas como participantes claves en los procesos de recuperación económica después de la pandemia del COVID-19. Los proyectos migratorios de mujeres migrantes se vieron afectados por el contexto de la pandemia,

por lo que se requiere una atención particular para responder a estas necesidades y atender a las mujeres migrantes y retornadas en países de tránsito y destino”, expresó Michelle Klein-Solomon, Directora Regional de OIM para Centroamérica, Norteamérica y El Caribe.

Asimismo reiteró el acompañamiento de la OIM a las acciones de seguimiento realizadas por los países miembros de la CRM para la implementación de los Lineamientos para Atender y Proteger a las Mujeres en contexto de Migración, mediante el Proyecto Regional “Fomento de inclusión social de las mujeres migrantes en las políticas públicas en Centroamérica y República Dominicana: Prevención de violencia basada en género”, financiado por el Gran Ducado de Luxemburgo e implementado por la OIM.

Los Lineamientos para la Atención y Protección de Mujeres en Contexto de Migración, fueron elaborados y aprobados en el año 2017 y tienen como objetivo general brindar líneas de acción para atender, desde una perspectiva integral y con un enfoque de derechos humanos, a las mujeres migrantes durante todo el proceso migratorio a través de medidas efectivas que permitan superar la brecha de género en la migración.

 En diciembre de 2019 se realizó el segundo congreso sobre mujeres en contextos migratorios, un espacio liderado por la Presidencia Pro tempore de la CRM, delegados de los países miembros, organizaciones de sociedad civil y otras entidades, para identificar los principales retos y oportunidades que enfrenta la región en dicha materia, así como también compartir sobre los avances en la implementación de los lineamientos.

Según Paola Zepeda, coordinadora de proyectos regionales de OIM, algunos de los resultados derivados del II Congreso, estaban relacionados al tema de fortalecimiento de la capacidad operativa de las entidades gubernamentales y demás actores claves, la generación de sinergias sociales que permitan a las mujeres tomar decisiones de forma autónoma; lanzar campañas de prevención contra el racismo y la xenofobia, enfatizando los procesos de participación de las mujeres y la creación de espacios de atención psicosocial y redes de mujeres.                                        

En cuanto a las acciones reportadas por la mayoría de países de origen tránsito destino y retorno, coinciden en el posicionamiento del tema de género y derechos de las mujeres en las agendas nacionales, promover la cooperación entre actores claves, tales como organismos internacionales, sociedad civil, entre otros; y  el fortalecimiento de capacidades al personal de las instituciones que intervienen en la atención a población migrante en temas de perspectiva de género, derechos humanos, discriminación o situaciones de vulnerabilidad, para una debida atención integral de las mujeres migrantes.

Raquel Vargas, Directora General de Migración de Costa Rica, señaló la importancia de estos espacios para la articulación de mecanismos que brinden respuestas efectivas de manera que la migración de las mujeres sea segura, ordenada, integral y saludable, ante los desafíos de la covid19.

“Tenemos que incluir dentro de la discusión cómo vamos a proteger a las mujeres migrantes del COVID-19 y a la vez brindar herramientas para que se desarrollen en el ambiente económico cultural y social al que se van a enfrentar”, expresó Vargas.         

Por su parte Joe Geisbusch, Encargado de negocios a.i. Gran Ducado de Luxemburgo, reiteró el compromiso por la creación de espacios de diálogo, en pro de la igualdad de género, “seguiremos apoyando las iniciativas que contribuyen al fortalecimiento de capacidades para promover la integración de las mujeres migrantes en las políticas públicas orientadas hacia la inclusión social y la prevención de la violencia basada en el género en Centroamérica y República Dominicana”, afirmó.

El III Congreso está planificado a realizarse en el mes de septiembre de este año, para darle continuidad a los ejes temáticos mencionados, haciendo énfasis en la protección de las mujeres ante el COVID-19, el desplazamiento forzado por violencia, las agresiones sexuales que sufren las mujeres durante la ruta migratoria, pero sobre todo brindando un rol protagónico a las voces de las mujeres migrantes.