La OIM respalda a otros organismos en la lucha contra la contaminación por plásticos y la degradación ambiental

Date Publish: 
06/05/2018

Ginebra – En este Día Mundial del Medio Ambiente (05/06), la OIM en su calidad de Organismo de las Naciones Unidas para la Migración, agrega su voz al coro de actores en todo el mundo que luchan contra la contaminación por plásticos y la degradación ambiental en todo el mundo.

El lema del Día Mundial del Medio Ambiente de este año (WED por su sigla en inglés) es “Un planeta #Sin Contaminación por plásticos” — una simple frase que tiene grandes implicancias para nuestro planeta. El plástico de un solo uso o desechable se ha convertido en uno de los mayores desafíos para nuestro medio ambiente natural: hasta 13 millones de toneladas de plástico terminan en nuestros océanos cada año, amenazando la vida marina, los ecosistemas y nuestra salud ya que el mismo se filtra en nuestra ingesta de agua.

La OIM reconoce que un medio ambiente saludable está intrínsecamente vinculado al bienestar y a la resiliencia de los migrantes y de sus comunidades de acogida. “Si hoy invertimos en la protección de nuestro medio ambiente, podremos reducir los riesgos de desplazamiento para las generaciones futuras que podrían originarse por el cambio climático y la degradación del medio ambiente,” sostuvo Dina Ionesco, a cargo de la División de Migración, Medio Ambiente y Cambio Climático de la OIM (MECC por su sigla en inglés). “Implicará la reducción de pérdidas y daños que se originan cuando la migración ya se ha convertido en una tragedia y en un último recurso”.

Con la comprensión de que una rápida acción es necesaria para proteger nuestro medio ambiente, la OIM se unió al Grupo de Gestión Ambiental de Naciones Unidas y estableció su programa institucional de sostenibilidad medioambiental en concordancia con los patrones de sostenibilidad de Naciones Unidas en 2017.

El compromiso en materia de reducción de desechos también se extiende a las oficinas de la Organización: la OIM Egipto estableció recientemente un grupo interno de trabajo en cuestiones ambientales denominado Egipto Verde, el cual aspira a poner el foco sobre la sostenibilidad medioambiental en las adquisiciones y programas. Egipto Verde está compuesto por empleados de cada unidad que actúan como puntos focales dentro de sus respectivos equipos mientras trabajan con miras al logro de los objetivos de manejo de residuos para el año 2018.

En Madagascar, un país que enfrenta múltiples desafíos en relación a su medio ambiente incluyendo los de deforestación y erosión del suelo, la OIM se asoció a una compañía privada para el tratamiento de los residuos de papel de oficina – separándolos del resto de modo tal que pudieran ser reciclados y usados en nuevos productos comerciales.

Tales iniciativas locales siguen los lineamientos del lema “Un planeta #Sin Contaminación por plásticos”, elegido por India en su calidad de país anfitrión del Día Mundial del Medio Ambiente 2018, como una forma de“[invitarnos] a todos a reflexionar acerca de los caminos por los cuales podemos introducir cambios en nuestras vidas cotidianas para reducir la pesada carga de la contaminación por plásticos en nuestros entornos naturales, en nuestra vida silvestre – y en relación a nuestra propia salud”. Pero más allá de sus propias instalaciones, la OIM ha estado contribuyendo con discusiones a nivel de políticas para destacar la significancia que tienen las prácticas medioambientales sostenibles en relación con las cuestiones de encauzar la migración y su gobernanza.

“Debemos tener una visión innovadora respecto de las políticas y prácticas en materia migratoria, para poder vislumbrar la manera en la que una migración segura y ordenada podría llegar a brindar soluciones y oportunidades para aquellas personas que se ven afectadas por el cambio climático y por la degradación ambiental de manera tal que las mismas puedan moverse en condiciones dignas,” agregó Ionesco.

Lea más acerca de las iniciativas de la OIM en materia de medio ambiente y cambio climático aquí.

Para mayor información por favor contactar a la Sede de la OIM:
División de Migración, Medio Ambiente y Cambio Climático, Email: mecchq@iom.int
Vanessa Okoth-Obbo, Tel: +41227179366, Email: vokoth@iom.int

 


Día Mundial contra la Trata de Personas 2020

Date Publish: 
30 / 07 / 2020

António Vitorino

Director General de la Organización Internacional para las Migraciones

 

Día Mundial contra la Trata de Personas

 30 de julio de 2020

 

Este año conmemoramos el vigésimo aniversario de la adopción de la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional y su histórico Protocolo para Prevenir, Reprimir y Sancionar la Trata de Personas, Especialmente Mujeres y Niños.

Al mismo tiempo, nos encontramos a mitad de un año muy difícil, dado que los retos planteados por la actual pandemia tienen graves repercusiones para los migrantes, y aumentan la vulnerabilidad de un conjunto más amplio de poblaciones a la trata y a la explotación.

La OIM estaba implementando intervenciones contra la trata de personas en observancia de los principios de derechos humanos, mucho antes de que el Protocolo nos proporcionara los parametros claros y definidos que hoy conocemos.

Asimismo, nuestras intervenciones han evolucionado con el tiempo a medida que nuevas formas de trata han emergido.

Hemos aprendido, al igual que los gobiernos, que es imperativo colaborar con el sector privado, organizaciones sindicales, auditores de las cadenas de suministro y agencias de reclutamiento para establecer prácticas que reduzcan los riesgos de trata y explotación.

A medida que nos embarcamos en una nueva década, el mundo es confrontado quizás con su más grande desafío en la lucha contra la trata- el de una pandemia, que además ha traído severas restricciones a la movilidad, afectado medios de subsistencia, y limitado el acceso a personas vulnerables.

COVID-19 ha traído consigo un impacto devastador a la seguridad del hogar y la salud  de billones de personas en todo el mundo, lo que inevitablemente incrementa la vulnerabilidad y el riesgo de explotación, así sea buscadores de empleo aceptando viajes peligrosos, familias dependiendo de trabajo infantil para sobrevivir, o del casamiento de sus hijas menores en un intento desesperado de aliviar la presión económica.

Ahora, como siempre hemos hecho, la comunidad anti-trata debe evolucionar y adaptarse a esta nueva crisis, encontrando formas innovativas de identificar tendencias, de examinar vulnerbailidades, para apoyar a los Estados y a la vez promover los derechos humanos y la prevención del abuso, y para buscar opciones seguras y viables para quienes permanezcan en movimiento. Avancemos en esta dirección juntos, ya que unidos somos más fuertes!

Leer en inglés I Leer en francés