La OIM monitorea las caravanas de migrantes centroamericanos y brinda apoyo a los retornos voluntarios

Date Publish: 
11/02/2018

San Jose – Los migrantes que se unen a las caravanas que se dirigen a Norteamérica y han optado por pedir asilo en México o por retornar a sus países de origen siguen recibiendo el apoyo y la asistencia de la OIM, el Organismo de las Naciones Unidas para la Migración.

En la Estación Migratoria Siglo XXI de Tapachula, cuya gestión está a cargo del Instituto Nacional para la Migración (INM) de México, la OIM y el Secretario de Relaciones Exteriores (SRE) de dicho país han estado proveyendo alimentos y kits básicos de higiene a más de los 1.500 migrantes que integran las caravanas que procuran asilo en México.

“La OIM mantiene su posición en relación a que los derechos humanos y las necesidades básicas de todos los migrantes deben ser respetados con independencia de su condición migratoria”, sostiene Christopher Gascón, Jefe de Misión de la OIM México. “En coordinación con el ACNUR, seguiremos monitoreando la situación de la caravana y para ello contamos con la colaboración del equipo que se encuentra en campo, la Oficina de Asistencia a Migrantes y Refugiados de México (DAPMyR), y otras ONG asociadas, a través de información relacionada con alternativas para lograr que la migración sea regular y segura, como así también otras opciones para los retornos voluntarios”.

Una segunda caravana de aproximadamente 1.800 migrantes centroamericanos que fueron admitidos el lunes 29/10 por las autoridades migratorias de México llegaron el pasado miércoles 31/10 a Huixtla, en el Estado de Chiapas, y la misma planea seguir desplazándose en el día de hoy, de acuerdo con lo dicho por las autoridades locales. Este grupo inicialmente comenzó el proceso de regularización en México pero más tarde optó por continuar su travesía hacia el norte sin pedir asilo.

Una tercera caravana de cerca de 500 migrantes partió desde El Salvador el pasado domingo y cruzó el martes (30/10) hacia México, en donde la mayor parte solicitó asilo. Un cuarto grupo de migrantes, compuesto por aproximadamente 1.700 personas (según el equipo de la OIM a cargo del monitoreo), partió el miércoles (31/10) de El Salvador. El grupo final pasó la última noche en la ciudad guatemalteca de Tecún Umán, ubicada en la frontera con México.

Mientras tanto, la mayor parte de la primera caravana llegó a la ciudad de Matías Romero en el Estado de Oaxaca ayer (01/11).  Un comunicado de prensa del SRE estima que unas 4.000 personas han pasado la noche allí.

Tras caminar cerca de 850 kilómetros desde San Pedro Sula en Honduras, la fatiga se hizo evidente en muchos de los migrantes que pasaron la noche en Matías Romero.

Debido al agotamiento y a los desafíos que los estaban esperando, muchos migrantes optaron por el retorno voluntario, el cual fue ofrecido por las autoridades mexicanas y por los funcionarios consulares hondureños. Sobre la base de su Programa Mesoamérica, que es financiado por la Oficina de Población, Refugiados y Migración (PRM por su sigla en inglés) del Departamento de Estado de EE.UU. la OIM puede ahora proveer asistencia para el retorno voluntario a los migrantes.

En la frontera con Honduras, en los puntos de control fronterizo de Agua Caliente y Santa Rosa de Copan, del 19 al 24 de octubre la OIM procedió a entregar a los retornados 2.141 kits de higiene y provisiones básicas de alimentos. Los migrantes están regresando a Honduras en autobuses que llegan en un promedio de cuatro a seis por día en tanto que otros lo han hecho por vía aérea, a través de aeronaves provistas por el gobierno mexicano.

“El fenómeno de las caravanas en Centroamérica es otra expresión de un proceso migratorio que la región ha estado enfrentando por un tiempo”, explica Marcelo Pisani, Director Regional de la OIM para Centroamérica, Norteamérica y el Caribe. “El mismo constituye un flujo migratorio mixto, impulsado por factores económicos, la reunificación familiar, la violencia y la búsqueda de protección internacional, entre otros”.

“Sin embargo,” agrega Pisani, “nos preocupa el nivel de estrés de los migrantes y las demandas que las caravanas plantean a la comunidad humanitaria y a los sistemas de asilo de los países de acogida, que en última instancia cuentan con recursos muy limitados para hacer frente a este desafío y para poder cuidar y proteger adecuadamente a los migrantes.

“La protección efectiva de los derechos humanos para todos tiene su base en el respeto a los procesos acordados en tratados internacionales y leyes nacionales, los cuales deben ser el marco de referencia de cualquier acción que se implemente en esta situación,” concluyó el Director Regional de la OIM.

Puede ver el video aquí

Para más información por favor contactar a Jorge Gallo en la Oficina Regional de la OIM para Centroamérica, Norteamérica y el Caribe, Tel: +506 2212 5352, Email: jgallo@iom.int 

Tags: 
reintegración, asistencia humanitaria, retorno voluntario

Día Mundial contra la Trata de Personas 2020

Date Publish: 
30 / 07 / 2020

António Vitorino

Director General de la Organización Internacional para las Migraciones

 

Día Mundial contra la Trata de Personas

 30 de julio de 2020

 

Este año conmemoramos el vigésimo aniversario de la adopción de la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional y su histórico Protocolo para Prevenir, Reprimir y Sancionar la Trata de Personas, Especialmente Mujeres y Niños.

Al mismo tiempo, nos encontramos a mitad de un año muy difícil, dado que los retos planteados por la actual pandemia tienen graves repercusiones para los migrantes, y aumentan la vulnerabilidad de un conjunto más amplio de poblaciones a la trata y a la explotación.

La OIM estaba implementando intervenciones contra la trata de personas en observancia de los principios de derechos humanos, mucho antes de que el Protocolo nos proporcionara los parametros claros y definidos que hoy conocemos.

Asimismo, nuestras intervenciones han evolucionado con el tiempo a medida que nuevas formas de trata han emergido.

Hemos aprendido, al igual que los gobiernos, que es imperativo colaborar con el sector privado, organizaciones sindicales, auditores de las cadenas de suministro y agencias de reclutamiento para establecer prácticas que reduzcan los riesgos de trata y explotación.

A medida que nos embarcamos en una nueva década, el mundo es confrontado quizás con su más grande desafío en la lucha contra la trata- el de una pandemia, que además ha traído severas restricciones a la movilidad, afectado medios de subsistencia, y limitado el acceso a personas vulnerables.

COVID-19 ha traído consigo un impacto devastador a la seguridad del hogar y la salud  de billones de personas en todo el mundo, lo que inevitablemente incrementa la vulnerabilidad y el riesgo de explotación, así sea buscadores de empleo aceptando viajes peligrosos, familias dependiendo de trabajo infantil para sobrevivir, o del casamiento de sus hijas menores en un intento desesperado de aliviar la presión económica.

Ahora, como siempre hemos hecho, la comunidad anti-trata debe evolucionar y adaptarse a esta nueva crisis, encontrando formas innovativas de identificar tendencias, de examinar vulnerbailidades, para apoyar a los Estados y a la vez promover los derechos humanos y la prevención del abuso, y para buscar opciones seguras y viables para quienes permanezcan en movimiento. Avancemos en esta dirección juntos, ya que unidos somos más fuertes!

Leer en inglés I Leer en francés