La OIM lanza una campaña en colaboración con la Secretaría del Trabajo mexicana para promover la inclusión laboral de las personas migrantes

Date Publish: 
08/19/2020

Ciudad de México - La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) han lanzado una campaña a través de redes sociales para informar al empresariado mexicano de los beneficios de la inclusión laboral de las personas migrantes y las condiciones para su contratación en México, así como para facilitar la vinculación entre oferentes y demandantes de puestos de trabajo a través del Servicio Nacional del Empleo (SNE). 

“En este momento de contingencia sanitaria es importante dinamizar el mercado laboral y generar acciones hacia la reactivación y recuperación económica, a través de iniciativas sostenibles, duraderas y con compromiso social, que atiendan las prioridades y las diferentes necesidades de las comunidades y de las personas migrantes”, aseguró Dana Graber, jefa de Misión de la OIM México durante el lanzamiento de la campaña a través de un Facebook Live.  

Entre estas iniciativas para incentivar la integración laboral de las personas migrantes en el mercado laboral, Graber mencionó el Mecanismo de Canalización Laboral (MECAL), un modelo de colaboración interinstitucional apoyado por la OIM que propicia la integración de las personas migrantes en el mercado laboral junto con instituciones de gobierno, sociedad civil y el sector privado. 

Por su parte Monserrat García, directora de Estrategia Institucional de la STPS, comentó que la campaña Empleadores del mundo, líderes del futuro “tiene un alto sentido social” y era importante para la STPS porque le permite “coadyuvar en este proceso de reactivación de las economías locales en todo el país”. 

“La población migrante, realmente contribuye al desarrollo de las comunidades, de los municipios y del país. Estamos convencidos de que las personas migrantes deben ser contratadas por sus talentos y competencias. Por esta razón, el Servicio Nacional del Empleo está comprometido a acercar oportunidades de trabajo a través de la Bolsa de Trabajo que cuenta con 168 oficinas en todo el país y a través del portal del empleo, sin discriminar a nadie por su condición migratoria”, aseguró, Donaciano Domínguez, subcoordinador general del SNE. 

De la misma forma, Enrique Evangelista, director de Movilidad Laboral en la STPS, explicó que “un empleador del mundo está consciente de que la pluralidad en sus equipos le permite crecer, esperamos cambiar la percepción que tiene la sociedad sobre las personas migrantes, porque también son personas que desean superarse y sumarse al desarrollo del país”. 

Durante 2019, se ofertaron cerca de 40.000 vacantes de empleos en la frontera norte del país, principalmente en el sector manufacturero, que fueron aprovechadas por personas migrantes para integrarse al sector formal gracias al Plan de Atención Migratoria para garantizar una migración ordenada, segura y regular, que emprendió el Gobierno de México a través de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE). 

En el lanzamiento de la campaña Marco Antonio Fraire, director para la Migración Internacional en la SRE, comentó que existe “un cambio en el paradigma” de la política migratoria en México: ahora tiene como centro a las personas migrantes y su desarrollo social y económico, en un respeto irrestricto de sus derechos humanos”, apuntó. 

La campaña Empleadores del mundo, líderes del futuro, será compartida durante un mes a través de las cuentas de redes sociales de la OIM México y de los Centros Integradores para el Migrante.

La campaña se implementa en el marco del Programa Regional sobre Migración de la OIM, una iniciativa financiada por el Departamento de Estado de los Estados Unidos.  

 

Para más información favor de contactar a Alberto Cabezas, Oficial Nacional de Comunicación de OIM México, email: acabezas@iom.int, tel.+52 55 4525 8361   

Tags: 
mexico

El tráfico ilícito de migrantes en México y Centroamérica nunca entró “en cuarentena” durante 2020, señala nuevo estudio de la OIM

Date Publish: 
24 / 02 / 2021

San José- Un estudio reciente de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) en América Central y México analizó el impacto de la pandemia por COVID-19 en los flujos migratorios relacionados con este delito. Los principales hallazgos apuntan a que el tráfico ilícito ha continuado desarrollándose, aunque los flujos han disminuido desde inicios de 2020.

El tráfico ilícito de migrantes, es decir, el traslado irregular de personas a través de una frontera internacional constituye una de las actividades criminales más lucrativas del mundo. La movilidad global se vio completamente afectada durante la pandemia por COVID-19, como evidente efecto de las medidas adoptadas por los Estados en cuanto a las restricciones y cierres de fronteras. Sin embargo, el “contrabando de personas” a través de México y Centroamérica nunca se puso “en cuarentena”.

El estudio no halló evidencia de que el crimen organizado haya tomado control del tráfico ilícito de migrantes, enfocándose en su lugar en el traslado ilícito de drogas, medicamentos y otros artículos. Por el contrario, se halló que prevalece el tráfico de subsistencia, practicado por habitantes de áreas fronterizas que se han visto empobrecidas debido a la reducción de oportunidades de empleo y a la pérdida de ingresos causada por las restricciones impuestas a la movilidad y al comercio.

El tráfico ilícito de migrantes, explica el estudio, es practicado por hombres y mujeres que dependen en economías informales locales como fuente de ingreso. Se advierte un incremento de la participación de niñas, niños y adolescentes que, al residir a lo largo de franjas fronterizas, utilizan sus conocimientos de rutas escondidas para facilitar la migración irregular.

Los hallazgos incluyen información sobre cambios en demanda, precios y organización de los servicios ofrecidos por traficantes. La carencia de recursos para cubrir las cuotas impuestas por los grupos de traficantes obliga a las familias migrantes a hipotecar sus tierras o vender sus propiedades, siendo presa no sólo de traficantes sino también de prestamistas.

El estudio también explora los retos a los que se han enfrentado las instituciones para dar respuesta al tema en un contexto en el que sus recursos y operaciones se vieron directamente afectados.

“Una de las recomendaciones de este estudio es integrar a las comunidades involucradas en el tráfico ilícito de migrantes en las estrategias de recuperación socioeconómica, para diversificar sus fuentes de ingreso y las alternativas de subsistencia”, dijo Alexandra Bonnie, coordinadora del Programa Regional sobre Migración de la OIM. “Los Estados deberían reconocer que un acceso disminuido, dificultoso o inadecuado a alternativas legales y seguras a la migración irregular impulsa la demanda de servicios de migración irregular, lo cual a su vez pone a las

personas migrantes sistemáticamente en riesgo. Bajo un enfoque integral, la lucha contra este crimen debería verse como un aspecto más de la gobernanza de la migración”.

El estudio se desarrolló entre julio y agosto de 2020, con una metodología cualitativa, descriptiva y exploratoria. Los métodos incluyeron revisión documental, observación de campo y entrevistas con personal clave de gobiernos y organizaciones internacionales.

El estudio se presentó el miércoles 17 de febrero, ante representantes de los Estados miembros de la Conferencia Regional sobre Migración (CRM), de la Comisión Centroamericana de Directores de Migración (OCAM) y de la Coalición Regional contra la Trata de Personas y el Tráfico Ilícito de Migrantes (CORETT).

Este estudio se desarrolló en el marco del Programa Regional sobre Migración de la OIM, con financiamiento de la Oficina de Población, Refugiados y Migración del Departamento de Estado de la OIM. Puede consultarlo aquí.