La OIM incrementa su nivel de respuesta en las Bahamas tras la devastación provocada por el Huracán Dorian

Date Publish: 
09/10/2019

Nassau – Mientras continúan las operaciones de búsqueda y rescate en Abaco y la Gran Bahama, las dos islas en las Bahamas que fueron devastadas la semana pasada por el Huracán Dorian, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) ha tomado las medidas necesarias para movilizar los recursos pertinentes a fin de asistir con los esfuerzos de rehabilitación. Ayer (09/09), la OIM comenzó con la distribución de 1.000 láminas impermeables en Marsh Harbour – el mayor centro urbano en Abaco.  Las láminas impermeables serán utilizadas como una solución temporal para los techos que fueron dañados por la violenta tormenta de Categoría 5.

En lugares como Marsh Harbour el estado de devastación es particularmente alarmante. Comunidades tales como The Mudd y Pigeon Pea, en donde había un 70% de las viviendas informales que existían en Abaco y en donde una mayoría abrumadora de migrantes haitianos residía, han sido diezmadas.

"The Mudd ha desaparecido”, dijo Brian Kelly de la OIM, quien ahora se encuentra liderando el Equipo de Evaluación y Coordinación de Desastres de la ONU en la zona. “Ellos (los migrantes haitianos) se encuentran en una situación muy complicada, al igual que muchos de los nativos de Bahamas. Mucha gente debe enfrentar circunstancias sumamente serias y vamos a intentar brindar tanta ayuda como podamos”.

El domingo (08/09) la OIM participó en una misión de evaluación en Abaco, junto a representantes de UNICEF, del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo y de la Misión Esperanza. El equipo visitó la mayor parte de los albergues de emergencia que hay en la isla.

"De acuerdo con informes oficiales, unas 76.000 personas fueron afectadas por el Huracán Dorian. Miles de ellas fueron evacuadas desde las zonas afectadas; cerca de 860 están siendo alojadas en albergues de emergencia en Nassau. El resto de las personas permanecen en las zonas afectadas”, dijo Vynliz Dailey, funcionario de la OIM en la misión de evaluación. “No hay electricidad ni agua corriente, y algunas partes de las comunidades afectadas, sobre todo en Abaco, fueron destruidas y no son habitables.

Jan-Willem Wegdam, a cargo de coordinar la respuesta de emergencia de la OIM, se ha reunido con la oficina del Primer Ministro y con otros funcionarios del Gobierno responsables de la evacuación masiva y de los albergues de emergencia, a fin de coordinar la respuesta a las poblaciones afectadas.

"Estamos comprometidos con la tarea de usar todos los recursos con los que contamos para apoyar al Gobierno y al pueblo de Bahamas en estos momentos difíciles”, declaró Wegdam. "Tenemos especialistas y expertos en terreno y nuestra intención es brindar el mejor servicio posible a quienes más lo necesitan en el plazo más rápido posible. Incluso durante la fase de emergencia, estamos poniendo el foco en estrategias a mediano y largo plazo que sirvan para el desarrollo de las islas”.

Wegdam declaró que la OIM está preparada para utilizar su Matriz de Seguimiento de Desplazamiento (DTM por su sigla en inglés) y para apoyar la coordinación de albergues de emergencia y de soluciones de reparación de viviendas entres otras respuestas claves previstas. A este fin, los expertos en Coordinación y Gestión de Campamentos (CCCM por su sigla en inglés), Migrantes en Países en Crisis (MICIC) y la DTM será desplegados esta semana a fin de fortalecer al equipo en terreno y comenzar con la implementación del proyecto.

Para mayor información por favor contactar a Jorge Gallo en la Oficina Regional de la OIM para Centroamérica, Norteamérica y el Caribe, Tel: +506 7203 6536, Email: jgallo@iom.int 

 

Tags: 
hurricane dorian, dorian, bahamas, emergency, disaster

Panameños y migrantes, más cerca de servicios de salud y de una mejor convivencia

Date Publish: 
03 / 07 / 2020

Ciudad de Panamá – El proyecto se llamó "Fortaleciendo comunidades para la atención primaria en salud ", implementado por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) en estrecha coordinación con el Ministerio de Salud (MINSA) de Panamá. Terminó hace unas semanas, después de ser financiado por el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos.

Mientras ayudaba a las personas migrantes, el proyecto también ayudó a los locales a conocer a los recién llegados, incluidos muchos venezolanos.

Albis es panameño. "Aunque mi relación con los migrantes siempre fue buena, nunca los examiné más profundamente", confesó. Eso cambió cuando se unió al proyecto de la OIM como promotora de salud.

"Descubrí muchas historias", explicó Albis. "Pero hay uno que me marcó: Fiorella, una mujer venezolana, embarazada, con amenaza de aborto, y con miedo de ir a los centros de salud. La ayudamos a que la trataran primero en un centro de salud y luego en el hospital".

Lamentablemente, Fiorella perdió a su bebé, pero el equipo le salvó la vida a ella, le dio seguimiento y apoyo emocional. Se ha recuperado y ha decidido formar parte de una red comunitaria que orienta a otras personas migrantes sobre las instalaciones de salud a las que pueden acceder.

Más de 7,000 migrantes de diferentes países y panameños vulnerables de los distritos de San Miguelito y La Chorrera, dos de las áreas con la mayor proporción de migrantes en Panamá, se beneficiaron del apoyo de promotores de salud como Albis. Estos trabajadores comunitarios proporcionaron orientación e información sobre temas de promoción de la salud y prevención de enfermedades y casos referidos para atención médica, al tiempo que ofrecieron apoyo y seguimiento.

A través de este proyecto, la OIM fortaleció los esfuerzos del Ministerio de Salud para mejorar el acceso a la atención médica entre las personas migrantes en situaciones vulnerables y sus comunidades de acogida. La campaña de divulgación y comunicación comunitaria incluyó a ocho promotores de salud capacitados en salud sexual, reproductiva y mental, vacunación, atención prenatal, enfermedades propensas a epidemias, programas del Ministerio de Salud para niños y adolescentes, y otros temas relacionados con la migración, como la trata de personas, explotación, xenofobia, entre otros. Además, 14 líderes comunitarios voluntarios fueron identificados y entrenados para apoyar en la derivación de casos.

Desde cinco centros de salud, equipos de acción visitaron estaciones de metro y supermercados, y llevaron a cabo sesiones de vacunación, intervenciones en las comunidades y sesiones de capacitación virtual. Entre las personas alcanzadas por este proyecto, 351 fueron derivadas para vacunación y atención médica, incluidos 15 casos sospechosos de COVID-19, todos los casos que resultaron ser negativos.

"Este proyecto es importante porque los extranjeros en nuestro país a menudo desconocen el alcance del Ministerio de Salud y encuentran dificultades para acceder a nuestros servicios", dijo Thays Noriega, Jefe de Asuntos Internacionales y Cooperación Técnica del Ministerio de Salud.

"Uno de los próximos pasos será dar seguimiento a la población alcanzada, en conjunto con los distritos de salud", agregó Gonzalo Medina, Oficial Nacional de Programas de la OIM en Panamá.

Un mejor acceso a los servicios de salud no fue el único impacto de este proyecto. "Ahora veo más que un venezolano. Veo un ser humano que, debido a la situación en su país, fue empujado a dejar atrás a su familia, amigos y costumbres", dice Albis, la promotora de salud panameña. "Pasaron de ser profesionales calificados con vasta experiencia a ser vendedores ambulantes, reinventarse, convertirse en empresarios y vivir con miedos en un lugar diferente de su tierra".

"Esta es una excelente iniciativa para nosotros. Con este proyecto, he aprendido un poco más sobre los costos en los centros de salud, la atención de algunos especialistas, los medicamentos, las vacunas que ofrece Panamá", dijo Josnelly, un voluntario venezolano en el proyecto.

Para obtener más información, comuníquese con Mayteé Zachrisson en IOM Panamá, correo electrónico: mzachrisson@iom.int, teléfono: +507 6312 5700.