La OIM aumenta su respuesta en Nicaragua, Guatemala, Honduras que enfrentan las consecuencias de dos huracanes consecutivos

San José, Costa Rica – Con el apoyo de sus socios y donantes, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) ha asignado la suma de 750.000 dólares para acciones humanitarias y de recuperación temprana en Honduras, Guatemala, y El Salvador. Estos fondos serán destinados a la provisión de alimentos, kits de higiene, insumos de limpieza, y equipo personal de protección para las personas afectadas por los huracanes. La OIM seguirá incrementando su apoyo en los próximos días.

"Hoy nuestra atención se dirige a Honduras, Guatemala, Nicaragua y a otros países afectados, y tal atención no puede desviarse. Puesto que la reconstrucción y la recuperación llevará años, la asistencia debe ser sostenible y duradera”, sostuvo Michele Klein-Solomon, Directora Regional de la OIM para Centroamérica, Norteamérica y el Caribe.

"Las tormentas Eta e Iota han transformado repentinamente las vidas de millones de personas en Centroamérica, México y el Caribe. Este desastre natural tendrá consecuencias a largo plazo, las cuales posiblemente se vean reflejadas en la situación migratoria en la región”, advirtió Klein-Solomon.

De acuerdo con un informe de la OIM Guatemala, más de 17.300 personas se encuentran alojadas en 132 albergues preparados para la emergencia en los departamentos de Alta Verapaz, Huehuetenango, Quiché, Jalapa, Petén, Izabal, Zacapa y Chiquimula.

"El escenario posterior al huracán en la región nos plantea la necesidad de articular respuestas integrales que permitan, antes que nada, salvar y proteger las vidas de las personas, y, en segundo lugar, ofrecer alternativas de desarrollo sostenible”, explicó Jorge Peraza, Jefe de Misión de la OIM para El Salvador, Honduras, and Guatemala.

"Sabemos que las condiciones climáticas y los efectos de situaciones tales como las que han ocurrido en el norte de Centroamérica y Nicaragua en estas últimas semanas son agentes impulsores que empeoran el desplazamiento forzoso. Es imperativo prestar especial atención a la recuperación de los medios de subsistencia de las personas y a la reducción de las vulnerabilidades existentes”, agregó Peraza.

De cara a la pandemia de COVID-19, las condiciones sanitarias de los albergues son preocupantes puesto que el hacinamiento podría llegar a comprometer la protección frente a la enfermedad. En Guatemala, la OIM ha coordinado la implementación del Sistema de Registro Integrado de Albergues (SIRA), junto a las autoridades de Puerto Barrios, que es el principal puerto caribeño de Guatemala, a fin de recopilar información sobre las personas afectadas que actualmente se encuentran en el departamento vecino de Izabal.

En Honduras, los informes de UNOCHA indican que la cifra total de personas que están albergadas en ese país superan las 75.000. Allí la OIM está desarrollando informes individuales sobre los resultados de las encuestas de la Matriz de Seguimiento de Desplazamiento (DTM) realizadas a lo largo de 31 sitios de albergue en San Pedro Sula. La OIM Honduras analiza datos que han sido recolectados mediante estas encuestas para definir cuáles son las prioridades y en base a ello brindar el apoyo necesario.

En Bilwi, Nicaragua, también en la costa del Mar Caribe, la OIM está coordinando con la organización Movimiento de Mujeres Nidia White a fin de llegar principalmente hasta las mujeres y los menores que han sido evacuados en albergues. Usando fondos de la Conferencia Regional sobre Migración, la OIM ha enviado kits de asistencia humanitaria a Bilwi. Estos kits incluyen alimentos, medicinas, y elementos de protección y prevención del COVID-19.

Por medio del  Equipo interagencial de Naciones Unidas, UNETE (United Nations Emergency Team), y en coordinación con el Gobierno de Nicaragua, la OIM está de igual modo coordinando acciones de asistencia con el foco en la protección de las poblaciones desplazadas en todo el país.

Al sur de México, en donde Protección Civil informó acerca de casi 297.000 personas afectadas y unas 30 muertes, la OIM ha brindado apoyo a dos albergues para migrantes en el Estado de Chiapas mediante la distribución de agua apta para el consumo y la reparación de techos. La OIM está también coordinando con representantes del sector privado, con OCHA, y con otras agencias de la ONU la determinación de las mejores formas de brindar apoyo adicional a las zonas afectadas por las copiosas lluvias.

Para más información por favor contactar a Jorge Gallo en la Oficina Regional de la OIM para Centroamérica, Norteamérica y el Caribe. Correo electrónico: jgallo@iom.int, Tel: +506 72036536.

Date Publish: 
11/24/2020
Tags: 
Nicaragua, Guatemala, honduras, covid, huracanes, eta, iota

Agencias ONU lamentan pérdida de vidas de personas en movilidad en Latinoamérica y ofrecen acompañar respuesta regional coordinada

Date Publish: 
15 / 10 / 2021

15 de octubre de 2021 – Las agencias de la ONU lamentan profundamente el naufragio de una embarcación el pasado 11 de octubre en Acandí, Colombia, que transportaba a unas 30 personas hacia Panamá.  En esta tragedia perdieron la vida tres personas y otras seis, incluyendo tres menores de edad, se encuentran desaparecidas, según informaron las autoridades colombianas.

Este incidente pone en evidencia una vez más la desesperación de las familias con niños y niñas y los riesgos extremos a los que están expuestas las personas en movilidad a lo largo de su travesía, cruzando fronteras, a menudo por vías irregulares ante la falta de vías de migración regular, en busca de seguridad, la protección de sus derechos humanos o una vida mejor.

Si bien no son nuevos, los movimientos de población a través de la región del Darién han aumentado en magnitud, nivel de riesgo y precariedad en los últimos meses. También ha aumentado la diversidad de nacionalidades, incluyendo flujos mayoritariamente del Caribe, América del Sur y de personas de otros continentes, así como el perfil de las personas que utilizan esta ruta.

Entre enero y septiembre de este año, 91,300 personas han cruzado el Darién, según el Servicio Nacional de Migración de Panamá. De ellas, según UNICEF, 19,000 fueron niñas o niños. La mitad de ellos menores de 5 años. Hasta el mes de septiembre, más de 50 personas en tránsito por la zona han sido encontradas sin vida del lado panameño de la ruta del Darién. Esta situación requiere la cooperación entre los países implicados y actores de la sociedad civil para que se puedan adoptar acciones que permitan la búsqueda e identificación de personas desaparecidas en estas travesías.

Muchas personas, particularmente mujeres, niños y niñas, están expuestas a riesgos y violaciones de derechos a lo largo de la ruta, incluyendo violencia sexual y de género, robo, trata de personas, discriminación, secuestro y extorsión, entre otros, algunos cometidos por el crimen organizado. La situación afecta particularmente a las niñas y las mujeres, por lo que una respuesta con enfoque de género es necesaria.

Las agencias del sistema de Naciones Unidas resaltan la necesidad de reforzar las vías de migración seguras, regulares y ordenadas para reducir el riesgo de perder vidas e instan a fortalecer la investigación contra las redes nacionales y transnacionales organizadas involucradas en el tráfico, el contrabando y las actividades ilícitas relacionadas. También exhortan a los Estados a proteger los derechos, incluyendo el derecho de buscar y recibir asilo, de todas las personas en movilidad, particularmente familias, mujeres, niñas, niños y otras personas con necesidades particulares de protección, y exhortan a los Estados a garantizar un acceso efectivo a los servicios básicos, independientemente de las razones por las que estas personas dejaron su país de origen, su situación migratoria, su nivel de ingresos y las circunstancias o condiciones de viaje.

Las economías y sociedades saludables dependen de la movilidad humana bien gestionada para impulsar el crecimiento económico, reducir las desigualdades, conectar sociedades diversas y estimular la recuperación post COVID-19.

La colaboración entre las autoridades de los países de tránsito de estos movimientos mixtos de población es esencial para diseñar e implementar una respuesta regional integral y efectiva que asegure una movilidad digna y segura. Las agencias de la ONU reiteran su disponibilidad para acompañar este proceso.

 

Declaración conjunta de las oficinas regionales, de la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH), la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), la Organización Internacional del Trabajo (OIT), ONU Mujeres, el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA (ONUSIDA), el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres (UNDRR), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS).

Para más información contactar:

William Spindler, ACNUR, +507 6382 7815 spindler@unhcr.org

Aikaterini Kitidi, ACNUR +41 79 580 83 34 kitidi@unhcr.org

Juliana Quintero, OIM, +54 11 32488134 juquintero@iom.int

Jorge Gallo, OIM, +506 7203 6536 jgallo@iom.int

Laurent Duvillier, UNICEF, +507 6169 9886, lduvillier@unicef.org

Alfonso F. Reca, UNICEF +507 6941 2277, afernandezreca@unicef.org