La OIM apoya respuesta inmediata al terremoto en Haití

Mientras Haití intenta hacer frente a las consecuencias del mortífero terremoto del fin de semana, los esfuerzos de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) se centran también en apoyar a las autoridades nacionales en la búsqueda de instalaciones seguras donde miles de habitantes puedan resguardarse ante el riesgo de inundaciones y deslizamientos de tierra por la tormenta que se aproxima.
 
"El doble impacto del terremoto y de la inminente tormenta podría aumentar el número de personas gravemente afectadas y dificultará aún más la entrega de ayuda humanitaria por parte del gobierno y de los diferentes actores humanitarios", dijo Federica Cecchet, Jefa Adjunta de la Misión de la OIM en Haití. 

Según el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos, se espera que la depresión tropical Grace provoque lluvias torrenciales cuando llegue a Haití a última hora del lunes o a primera hora del martes.

Tras el terremoto de 7,2 grados que se produjo el sábado y que dejó cerca de 1.300 muertos, unos 3.200 heridos y miles de viviendas y edificios públicos destruidos, entre ellos escuelas y hospitales, la OIM y otros equipos humanitarios de las Naciones Unidas están apoyando los esfuerzos de recuperación del gobierno.

La Dirección de Protección Civil de Haití (DPC) activó el Centro Nacional de Operaciones de Emergencia (COUN) en Puerto Príncipe, y los centros departamentales de Sud, Grand'Anse y Nippes, los tres departamentos más afectados por el terremoto. Los equipos de la OIM están apoyando la recopilación de datos oficiales, ayudando a evaluar las pérdidas y proporcionando asistencia para salvar vidas.

Según los recuentos preliminares, más de 13.600 casas fueron destruidas o gravemente dañadas, desplazando a miles de residentes, 470 de los cuales han buscado protección en refugios de emergencia a menudo improvisados o en familias de acogida.

"Estas cifras aumentarán a medida que avance la recopilación de datos, y una de las principales prioridades en las próximas semanas será la gestión adecuada de los refugios de emergencia y el apoyo humanitario a los miles de desplazados", dijo Cecchet.

El sábado por la tarde, Cecchet acompañó al Primer Ministro de Haití, Ariel Henry, al Ministro de Justicia, Rockefeller Vincent, al Director de Protección Civil, Dr. Gerard Jerry Chandler, a representantes de organismos de la ONU y a donantes en un vuelo de reconocimiento a las zonas afectadas.

La vista aérea revela un panorama desolador, dijo Cecchet. "Aunque la percepción de la destrucción no es generalizada, el impacto devastador en las viviendas, los edificios públicos y la infraestructura vial es evidente".

El transporte de la ayuda a las zonas afectadas se verá complicado por la destrucción y los daños en las carreteras y los puentes. Algunas rutas han sido cortadas por desprendimientos de tierra. En el tercer día después del terremoto, los equipos humanitarios aún no han llegado a muchas zonas, especialmente en el departamento de Nippes.

La OIM en Haití, en colaboración con el Gobierno, está codirigiendo la respuesta en los sectores de refugio, artículos no alimentarios (NFI) y gestión de campamentos (CCCM). Gracias al apoyo de la Oficina de Asistencia Humanitaria de los Estados Unidos (BHA) y de las Operaciones de Protección Civil y Ayuda Humanitaria de la Unión Europea (ECHO), ya han comenzado las distribuciones para proporcionar una asistencia rápida y vital a los más vulnerables, incluyendo mantas, kits de higiene, bidones, material de reparación y lonas.

Para reducir los riesgos asociados al COVID-19, la OIM distribuirá máscaras lavables y difundirá mensajes esenciales de concienciación y prevención del COVID-19 a través de la distribución de folletos, camiones con sonido, alcance comunitario y medios sociales.

Los psicólogos de la OIM ofrecerán apoyo psicosocial especializado, incluyendo la Prevención de Abuso y Explotación Sexual (PSEA) y la gestión de quejas.  Además, la línea telefónica gratuita 840 de la OIM sigue abierta para presentar una denuncia o dar su opinión, así como para recibir información o apoyo psicosocial.

Para más información, póngase en contacto con Anton Galan en la Oficina de la OIM en Haití, Tel: +509 46 12 04 36, Email: agtorrego@iom.int

Date Publish: 
08/17/2021

Más de 91.000 migrantes han cruzado el Tapón del Darién rumbo a Norteamérica este año

Date Publish: 
08 / 10 / 2021

Este año, más de 91.300 migrantes (sobre todo de Haití) han hecho un largo viaje a través de la selva del peligroso Tapón del Darién rumbo a Panamá desde Colombia, con la esperanza de poder llegar a los Estados Unidos, Canadá o México, de acuerdo con datos del Servicio Nacional de Migraciones (SNM) de Panamá.  La cifra de los primeros nueve meses triplica el récord anterior de 30.000 en la misma ruta durante la totalidad del año 2016.

"Los cierres de fronteras y las dificultades económicas producto de la pandemia de COVID-19, han llevado a un aumento de la migración irregular', dijo Santiago Paz, Jefe de Misión de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) en Panamá. «Los migrantes caribeños y extrarregionales hacen el cruce en condiciones de alta vulnerabilidad y quedan expuestos a riesgos a lo largo de la ruta migratoria, en particular en el cruce del Tapón del Darién en la frontera entre Panamá y Colombia". 

Entre enero y septiembre de 2021, muchos de los 56.600 migrantes haitianos estuvieron acompañados por menores que habían nacido durante la travesía migratoria. Los migrantes también llegan desde Cuba (12.800), Venezuela (1.500) y desde numerosos países en Asia y África, entre ellos Bangladesh, Senegal, Ghana, Uzbekistán, India y Nepal. 

Estos movimientos migratorios se desaceleran durante la temporada de lluvias (entre mayo y julio) pero las cifras de este año muestran un incremento a pesar del clima, lo cual plantea riesgos adicionales para los viajeros debido al aumento en el caudal de los ríos.

Los migrantes con frecuencia pasan por los países de Suramérica en los que trabajan por meses e incluso años. En una encuesta realizada por la OIM entre 732 migrantes que llegaron a Estaciones de Recepción de Migrantes (ERM) en la frontera con Colombia, un 43 por ciento dijo que su país de residencia habitual era chile, y un 20 por ciento dijo que era Brasil. Solamente el 14 por ciento dijo que usualmente residía en Haití.

Las cifras revelan asimismo un aumento en la cantidad de migrantes de nacionalidad venezolana que han llegado a través de la ruta del Darién. En 2017 se registraron 66 venezolanos, pero entre enero y septiembre de 2017 la cifra fue de 1.529.

Hay asimismo evidencia de un aumento en la cantidad de menores que llegan a Panamá a través de la ruta del Darién. Mientras que en 2017 los menores representaron un 2 por ciento de los movimientos migratorios a través de la frontera entre Colombia y Panamá, entre enero y septiembre de este año representan ya un 20 por ciento.

"Poder responder a las necesidades de los migrantes que transitan de manera irregular a través de Panamá plantea desafíos muy significativos sobre todo en relación a la existencia de fondos para hacerlo”, dijo Paz. “En tal sentido, hay una necesidad urgente de redoblar la coordinación entre los gobiernos y la cooperación internacional para poder responder a las necesidades humanitarias de la población en tránsito”.

En años recientes el gobierno panameño ha creado una infraestructura física e institucional para albergar temporalmente a la población en tránsito y atender las necesidades humanitarias de esta población migrante en aumento. Con apoyo técnico de la OIM y de otras organizaciones internacionales, Panamá ha instalado dos ERM, en donde los migrantes acceden a alojamiento y alimento y en donde se monitorean potenciales casos de COVID-19.

A través de su actividad de suministro de apoyo técnico al Gobierno de Panamá y a su presencia diaria en terreno, la OIM ha podido identificar las necesidades en la asistencia humanitaria brindada en los ERM de Darién, incluyendo la protección de los grupos vulnerables, albergues, agua y saneamiento, y acceso a servicios de salud. La OIM, junto a otras agencias y ONG internacionales está haciendo esfuerzos para complementar y mejorar la asistencia humanitaria brindada por el gobierno panameño a los migrantes.

"La situación que los migrantes irregulares en tránsito deben enfrentar en la región de América Latina y el Caribe debe abordarse a través de un enfoque regional y no puede ser la responsabilidad de un solo país”, dijo Paz. "El Pacto Mundial para una Migración Ordenada, Segura y Regular recomienda la cooperación entre los Estados para poder responder de forma inmediata y coherente a las necesidades de los migrantes en condición de vulnerabilidad y esta necesidad se hace especialmente evidente en el Tapón del Darién”.

Para más información por favor contactar con Jorge Gallo en la Oficina Regional de la OIM para Centroamérica, Norteamérica y el Caribe. Correo electrónico:  jgallo@iom.int, Tel: +506 7203 6536.