Cohesión social: La migración nos beneficia a todos

Date Publish: 
12/18/2019

 

Día Internacional del Migrante - Artículo de opinión 
António Vitorino, Director General de la OIM 

Con demasiada frecuencia, cuando se habla de los migrantes, se tiende a asociar este fenómeno a momentos de extrema dificultad, y queda uno atrapado en una dialéctica de crisis. Así pues, ello trae a la mente imágenes de migrantes detenidos en Libia o de víctimas de la trata transportadas en la parte trasera de algún camión, en busca de una vida mejor lejos de Estados fallidos, conflictos y desastres.  

La conmemoración del Día Internacional del Migrante brinda la oportunidad de pensar en esas personas y de reiterar cuán importante es el respeto de los derechos y la dignidad de todos. Este día se celebra bajo la égida las Naciones Unidas en reconocimiento de esos 272 millones de migrantes en el mundo que forman parte integral de todas nuestras sociedades.  

Esta conmemoración también brinda la oportunidad de reconocer la generosidad y la calidez de las comunidades que acogen a migrantes que llegan prácticamente con las manos vacías. Abundan los ejemplos en Colombia, en Alemania y en otras partes del mundo de comunidades que han compartido sus hogares y sus vidas con los más desfavorecidos.  Y ello a pesar de que muchas de las comunidades a las que llegan los migrantes son frágiles de por sí, disponen de pocos recursos y apenas logran salir adelante.  

Este año, la OIM ha optado por dedicar el Día Internacional del Migrante a la temática de la cohesión social, no solo en reconocimiento de los migrantes, sino también de las comunidades en las que pueden prosperar y, de hecho, prosperan. Nuestras sociedades no son estáticas. Constantemente, las redes comunitarias se disuelven y reconstruyen ante el cambio, ya sea a raíz de una recesión económica, el envejecimiento demográfico o las tensiones derivadas de la contraposición de diferentes visiones políticas del mundo.  

Por lo general, cuando hablamos de la migración, el debate gira en torno a si esta es positiva o negativa, si los frutos que rinde justifican los elevados costos que conlleva, o si hay contribuciones concretas que los migrantes aportan a nuestras vidas. Pero al abordar la migración desde un punto de vista estrictamente cuantitativo, estamos soslayando una realidad mucho más global y compleja. La migración es una parte integral de nuestras sociedades que está en constante evolución y que, pese a los desafíos que plantea, las enriquece de múltiples maneras incuantificables.   

Por otra parte, solemos olvidar que los migrantes ya se han integrado discretamente en nuestras vidas, y que sus contribuciones se entretejen en nuestras interacciones diarias. Algunos son estudiantes que se esfuerzan para adquirir nuevas competencias. Otros son trabajadores que desean aprovechar su experiencia para conseguir un trabajo mejor remunerado o tener una gama más amplia de oportunidades. También están los familiares que se han reunido con sus seres queridos para cuidar de ellos y abrir un nuevo capítulo en sus vidas.  

Muchos migrantes cruzan fronteras cercanas en busca de oportunidades en países que no son muy diferentes de los suyos. De hecho, son cada vez más numerosos los trabajadores que cruzan las fronteras rutinariamente, viviendo en un país y trabajando en otro. Otros se aventuran y atraviesan continentes o incluso océanos, con los riesgos gigantescos que ello puede conllevar, para integrarse en sociedades con idiomas, prácticas religiosas, hábitos alimenticios y normas culturales diferentes. Estos migrantes lo arriesgan todo para tener éxito en el país de destino.  

Más aún, los migrantes tienen que cambiar para poder adaptarse a un nuevo entorno social y cultural, y respetar los valores de las comunidades en las que se han incorporado, como la igualdad de género. El respeto mutuo de las diversas creencias es la piedra angular de una cohesión social que redunda en el bien de todos. 

Las comunidades que prosperan son aquellas que aceptan el cambio y se ajustan a él. Los migrantes son un elemento integral y deseable de ese cambio. En efecto, los migrantes también pueden convertirse en sorprendentes paladines de la resiliencia ante los embates de situaciones de crisis inesperadas con que se enfrentan las comunidades, como el cambio ambiental, los desastres, el desempleo y los conflictos políticos. 

Dicho esto, las comunidades no pueden adaptarse por sí solas. Necesitan el apoyo de gobiernos y organizaciones como la OIM para garantizar la prestación adecuada de servicios públicos, orientación y apoyo lingüístico, la inversión en el capital humano y el fortalecimiento amplio de la infraestructura comunitaria.  

El clima político actual constituye, sin lugar a duda, un verdadero reto que expone a los migrantes a convertirse en el chivo expiatorio al que se achacan gratuitamente todos los males de la sociedad, cuando en realidad cabría considerarlos como parte de la solución. Por lo tanto, en este día, nos incumbe recordar a la comunidad internacional la realidad —tanto histórica como contemporánea— de que la buena gestión de la migración contribuye a la apertura de las sociedades y a la disipación de toda tensión política. 

Así pues, vivamos, trabajemos, amemos y forjemos el futuro en compás de unión.  

Por más información sobre el Día Internacional del Migrante visite nuestra página Internet 

 

Tags: 
día internacional del migrante, día migrante, WMD, DIM

La OIM organiza un doble vuelo de retorno entre El Salvador y Belice

Date Publish: 
06 / 07 / 2020

Belice – Un vuelo chárter organizado por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) logró completar el último viernes un vuelo humanitario de ida y vuelta, con 32 ciudadanos de El Salvador a bordo, desde Belice a El Salvador y luego transportando de regreso a sus hogares a 13 ciudadanos de Belice.

"Este es el primer gran movimiento grupal de su clase para migrantes varados en Belice por medio del Programa de Retorno Voluntario Asistido de la OIM”, dijo Diana Locke, a cargo de la Oficina de la OIM en Belice. “Esto representa un gran paso en la dirección correcta para el retorno digno de migrantes en la región”.

Antes del retorno, el personal de la OIM en ambos países brindó asistencia humanitaria a los migrantes, incluyendo asistencia médica y psicosocial, alojamiento, alimento, kits de higiene y elementos de protección (tapabocas, máscaras para el rostro y desinfectante de manos). Se llevaron a cabo entrevistas no presenciales y se implementaron las correspondientes operaciones tras los protocolos de seguridad establecidos por los Gobiernos de El Salvador y Belice. La OIM también realizó controles médicos previos a la partida para verificar que los beneficiarios se encontraran en buenas condiciones para viajar y para descartar cualquier síntoma relacionado con la COVID-19. A su llegada, las autoridades implementaron los protocolos sanitarios en los aeropuertos y con el apoyo de la OIM facilitaron una cuarentena de 14 días en centros coordinados por el gobierno.

Ambos grupos habían estado esperando en Belice y en El Salvador durante cuatro meses debido a los cierres de fronteras y de aeropuertos a causa de la COVID-19. En el grupo de El Salvador había 20 hombres, 11 mujeres, y una joven. En el grupo de Belice había ocho mujeres y cinco hombres.

"Hay actualmente pocas rutas habilitadas para que los migrantes puedan retornar a sus hogares. Por medio de una coordinación estrecha con las autoridades gubernamentales, asociados y equipos de la OIM, hemos podido garantizar el retorno de ciudadanos de El Salvador y de Belice a sus países de origen, de manera segura y ordenada”, sostuvo Malina Gaianu, Especialista de Proyecto en la OIM Belice.

La OIM brindó su apoyo a los Gobiernos de Belice y El Salvador en sus esfuerzos en pos de retornar a estos migrantes varados. Estos esfuerzos fueron cuidadosamente coordinados con los Ministerios de Asuntos Exteriores de ambos países y sus embajadas, además de los Ministerios de Seguridad Social y de Salud.

Entre las mujeres que retornan a Belice se encontraba Marta, que estaba esperando ansiosamente poder reunirse con su anciana madre. Marta tuvo que someterse a un control sanitario.

"Mis hermanos viven aquí en el El Salvador”, explicó. “Y dado que son personas mayores, tienen problemas de salud. Por eso es que cada tanto vengo a visitarlos.

Pero debido a que hay restricciones para viajar en ambos países, esos viajes se volvieron casi imposibles. Marta se enteró de que su madre de 96 años había sufrido un accidente que la dejó gravemente herida. Necesitó acudir a la OIM para que le prestara asistencia para retornar a su casa.

"En coordinación con las autoridades de El Salvador y de Belice, hemos logrado brindar asistencia integral a estas personas que realmente necesitaban volver a sus países de residencia”, agregó Jorge Peraza, Jefe de Misión de la OIM para El Salvador, Guatemala, y Honduras. "Estamos especialmente satisfechos porque el proceso en su totalidad se ajustó a las más estrictas recomendaciones sanitarias vigentes”.

La asistencia para el retorno de migrantes varados forma parte de los Programas de Retorno Voluntario Asistido, una iniciativa humanitaria de la OIM que persigue brindar un retorno seguro y digno a los migrantes que desean retornar voluntariamente a sus países de origen pero que no cuentan con los medios para hacerlo. Este Programa, en particular, es financiado por la Oficina de Población, Refugiados y Migración (PRM) del Departamento de Estado de los Estados Unidos.

Para más información por favor contactar a Jorge Gallo, Oficina Regional de la OIM en Costa Rica. Tel.: + 506 2212-5300; M. +506 7203-6536.  Correo electrónico: jgallo@iom.int