Apoyo para los venezolanos que se encuentran en la República Dominicana mientras la pandemia de COVID-19 se intensifica

Date Publish: 
07/17/2020

Santo Domingo – En la República Dominicana, los esfuerzos para asistir a migrantes y refugiados de Venezuela, en especial las madres, se han intensificado por medio de la distribución de 1.900 bolsas con provisiones de alimentos de emergencia y apoyo para alojamiento – todo esto en medio del avance de la COVID-19 en la isla.

Además, la implementación de medidas de mitigación y restricciones a la movilidad han provocado una reducción considerable en los ingreso de los migrantes y refugiados. A raíz de esto, muchos han estado a punto de perder sus hogares.

Cerca de 104.000 migrantes y refugiados de Venezuela se encuentran aquí, de acuerdo con datos compartidos por las autoridades de migración. Para los más vulnerables hay paquetes de emergencia con arroz, pasta, frijoles, avena y un cereal fortificado en proteínas donado por el Programa Mundial de Alimentos (WFP).

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) junto a 20 organizaciones de la sociedad civil comenzaron con la distribución que procurará llegar hasta otras comunidades en la capital a finales de julio, y también en los distritos de Santiago, San Cristóbal y Bávaro en Higuey.

Con el apoyo de la Fundación Duendes y Ángeles Vinotinto, 200 casos vulnerables fueron identificados, habiéndosele brindado atención primaria a madres e hijos.  Más tarde este mes, la OIM realizará transferencias bancarias de dinero a otras 260 madres venezolanas para ayudarlas con el pago de la renta.

"En este momento es muy importante poder ayudar y ser solidario sin distinción alguna; esto sirve para que los venezolanos se sientan como en casa, en un contexto tan complejo”, dijo Alejandra Saconne, integrante de la Fundación Duendes y Ángeles Vinotinto.

Rina Hernández es contadora y administradora de oficina y ha trabajado como secretaria en Santo Domingo, en donde ha vivido por poco más de tres años. Sin embargo, tras la declaración de la emergencia con motivo de la COVID-19, las oficinas donde ella trabajaba fueron cerradas.

Rina es de Maracaibo, Venezuela, y tiene dos hijas, de siete meses y de nueve años. Ella, su marido e hijas viven cerca de la Avenida Independencia en Santo Domingo.  Incluso por más que el marido trabaje doble turno en un negocio de herramientas, raras veces alcanzan a juntar el dinero necesario para el pago de la renta.

"Gracias a este apoyo pudimos quedarnos en el lugar; estábamos a punto de ser desalojados, y esto obviamente nos preocupaba mucho. Para nosotros, el contexto de la pandemia ha complicado nuestra situación laboral; no es fácil para nada”, Rina le comentó al personal de la OIM esta semana.

Mientras la pandemia sigue, la OIM trabajará conjuntamente con el Gobierno y con otras instituciones, para llegar hasta los más vulnerables entre los migrantes y refugiados de Venezuela.

Estas acciones son parte del Plan Regional de Respuesta a Migrantes y Refugiados (RMRP) para Migrantes y Refugiados de Venezuela, con el apoyo financiero del Gobierno de Canadá.

Para más información por favor contactar a Zinnia Martínez en la OIM de la República Dominicana, Correo electrónico: zmartinez@iom.int

Tags: 
covid19, covid, República Dominicana, venezolanos, Venezuela

Día Mundial contra la Trata de Personas 2020

Date Publish: 
30 / 07 / 2020

António Vitorino

Director General de la Organización Internacional para las Migraciones

 

Día Mundial contra la Trata de Personas

 30 de julio de 2020

 

Este año conmemoramos el vigésimo aniversario de la adopción de la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional y su histórico Protocolo para Prevenir, Reprimir y Sancionar la Trata de Personas, Especialmente Mujeres y Niños.

Al mismo tiempo, nos encontramos a mitad de un año muy difícil, dado que los retos planteados por la actual pandemia tienen graves repercusiones para los migrantes, y aumentan la vulnerabilidad de un conjunto más amplio de poblaciones a la trata y a la explotación.

La OIM estaba implementando intervenciones contra la trata de personas en observancia de los principios de derechos humanos, mucho antes de que el Protocolo nos proporcionara los parametros claros y definidos que hoy conocemos.

Asimismo, nuestras intervenciones han evolucionado con el tiempo a medida que nuevas formas de trata han emergido.

Hemos aprendido, al igual que los gobiernos, que es imperativo colaborar con el sector privado, organizaciones sindicales, auditores de las cadenas de suministro y agencias de reclutamiento para establecer prácticas que reduzcan los riesgos de trata y explotación.

A medida que nos embarcamos en una nueva década, el mundo es confrontado quizás con su más grande desafío en la lucha contra la trata- el de una pandemia, que además ha traído severas restricciones a la movilidad, afectado medios de subsistencia, y limitado el acceso a personas vulnerables.

COVID-19 ha traído consigo un impacto devastador a la seguridad del hogar y la salud  de billones de personas en todo el mundo, lo que inevitablemente incrementa la vulnerabilidad y el riesgo de explotación, así sea buscadores de empleo aceptando viajes peligrosos, familias dependiendo de trabajo infantil para sobrevivir, o del casamiento de sus hijas menores en un intento desesperado de aliviar la presión económica.

Ahora, como siempre hemos hecho, la comunidad anti-trata debe evolucionar y adaptarse a esta nueva crisis, encontrando formas innovativas de identificar tendencias, de examinar vulnerbailidades, para apoyar a los Estados y a la vez promover los derechos humanos y la prevención del abuso, y para buscar opciones seguras y viables para quienes permanezcan en movimiento. Avancemos en esta dirección juntos, ya que unidos somos más fuertes!

Leer en inglés I Leer en francés