25 organizaciones e instituciones impulsan una campaña para empoderar a las mujeres rurales, indígenas y afrodescendientes frente a la pandemia

Date Publish: 
07/29/2020

58 millones de mujeres viven en zonas rurales de América Latina y el Caribe; una parte importante de ellas juega un rol central en la producción y abastecimiento de alimentos.

29 de julio de 2020, Santiago, Chile. – 25 instituciones de gobierno, instancias de cooperación internacional, centros de investigación, organizaciones de la sociedad civil y entidades privadas de toda América Latina, además de agencias y programas de Naciones Unida, lanzaron hoy la quinta edición de la campaña #MujeresRurales, mujeres con derechos.

La campaña regional de comunicación, liderada por la FAO, busca reconocer las formas de organización, los conocimientos, capacidades y las necesidades urgentes de las mujeres rurales, indígenas y afrodescendientes de la región, acrecentadas por la pandemia de COVID-19.

Las 25 organizaciones e instituciones destacaron el rol central que juegan las mujeres rurales en la producción, abastecimiento y comercialización de alimentos, así como en la preservación de conocimientos y saberes tradicionales.

Las mujeres rurales continúan trabajando para responder a la demanda de alimentos en las ciudades, comunidades rurales y en sus propias familias.

No obstante, muchas de ellas enfrentan serias limitaciones para acceder a recursos productivos, como la tierra, el agua, insumos agrícolas, financiamiento, seguros y capacitación, además de diversas barreras para colocar sus productos en los mercados; esta situación puede llegar a ser aún más compleja para las mujeres indígenas y afrodescendientes.

Además, muchas de ellas trabajan de manera informal, por lo que no cuentan con mecanismos de protección social, que hoy se han vuelto una necesidad fundamental.

En América Latina y el Caribe, donde el hambre ha alcanzado a 47,7 millones de personas en 2019 –cifra que podría llegar a casi 67 millones para 2030, incluso sin considerar el impacto de la pandemia–, la quinta edición de la Campaña busca difundir información y propuestas de soluciones para la situación de las mujeres rurales, con énfasis en la seguridad alimentaria y nutricional, en la reducción de la pobreza, en la eliminación de la violencia de género, así como apoyar las políticas públicas que impulsan las instituciones de gobierno en los países para atender esta situación.

La sobrecarga de trabajo

Desde antes de la pandemia, las mujeres rurales enfrentaban una gigantesca sobrecarga de trabajo no remunerado, labores productivas, familiares y domésticas por las cuales no reciben pago alguno.

Los desafíos de la pandemia no han hecho más que complejizar esta situación, pues además de sus actividades productivas, las mujeres deben dedicar una mayor parte de su tiempo a cuidar de niñas y niños que dejaron de ir a la escuela, y a atender a personas enfermas y de la tercera edad.

A esta situación crítica, se suman los recientes reportes sobre posibles incrementos de la violencia de género, a raíz de las necesarias medidas sanitarias y de aislamiento social que se han implementado en los países de la región para hacer frente a la pandemia.

Una alianza de alto nivel para avanzar junto a las mujeres rurales

La Campaña busca visibilizar a las mujeres como guardianas e impulsoras del desarrollo sostenible, en línea con la Agenda 2030 para no dejar a nadie atrás.

Asimismo, busca sumar esfuerzos y continuar avanzando en la implementación de políticas y programas públicos y privados intersectoriales que reconozcan y actúen sobre los desafíos que enfrentan las mujeres rurales, indígenas y afrodescendientes, colocándolas al centro de las estrategias de desarrollo sostenible.

Las instituciones que organizan la quinta edición de la Campaña son:

  1. Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura – FAO
  2. Alianza de Cónyuges de Jefes de Estado y Representantes – ALMA
  3. Banco Mundial
  4. Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural – RIMISP
  5. Comisión Económica para América Latina y el Caribe – CEPAL
  6. Consejo Indígena de Centro América – CICA
  7. Enlace Continental de Mujeres Indígenas de las Américas – ECMIA
  8. Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola – FIDA
  9. Fundación Microfinanzas BBVA
  10. Fundación Promoción y Desarrollo de la Mujer de Chile – PRODEMU
  11. Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura – IICA
  12. Instituto Internacional de Investigación sobre Políticas Alimentarias – IFPRI
  13. Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas de México
  14. Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria de Argentina
  15. Ministerio de Ganadería, Pesca y Agricultura de Uruguay
  16. Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos – ACNUDH
  17. ONU Mujeres
  18. Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial – ONUDI
  19. Organización Internacional para las Migraciones – OIM
  20. Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo – PNUD
  21. Programa Mundial de Alimentos – PMA
  22. Reunión Especializada de Agricultura Familiar del Mercosur – REAF Mercosur
  23. Secretaria de Agricultura Familiar y Cooperativismo de Brasil
  24. Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura de Chile
  25. Sistema de la Integración Centroamericana – SICA

Formas de adherir a la campaña

Las instituciones que trabajan en el empoderamiento de mujeres rurales en América Latina y el Caribe pueden sumarse a la campaña mediante el siguiente registro. Así también, pueden seguir y difundir las historias y contenidos  en Twitter, Facebook e Instagram.

Lista de reproducción: #MujeresRurales hacen frente a la pandemia de COVID-19

https://bit.ly/MujeresRuralesyCOVID19

Tags: 
mujeres rurales

Día Mundial contra la Trata de Personas 2020

Date Publish: 
30 / 07 / 2020

António Vitorino

Director General de la Organización Internacional para las Migraciones

 

Día Mundial contra la Trata de Personas

 30 de julio de 2020

 

Este año conmemoramos el vigésimo aniversario de la adopción de la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional y su histórico Protocolo para Prevenir, Reprimir y Sancionar la Trata de Personas, Especialmente Mujeres y Niños.

Al mismo tiempo, nos encontramos a mitad de un año muy difícil, dado que los retos planteados por la actual pandemia tienen graves repercusiones para los migrantes, y aumentan la vulnerabilidad de un conjunto más amplio de poblaciones a la trata y a la explotación.

La OIM estaba implementando intervenciones contra la trata de personas en observancia de los principios de derechos humanos, mucho antes de que el Protocolo nos proporcionara los parametros claros y definidos que hoy conocemos.

Asimismo, nuestras intervenciones han evolucionado con el tiempo a medida que nuevas formas de trata han emergido.

Hemos aprendido, al igual que los gobiernos, que es imperativo colaborar con el sector privado, organizaciones sindicales, auditores de las cadenas de suministro y agencias de reclutamiento para establecer prácticas que reduzcan los riesgos de trata y explotación.

A medida que nos embarcamos en una nueva década, el mundo es confrontado quizás con su más grande desafío en la lucha contra la trata- el de una pandemia, que además ha traído severas restricciones a la movilidad, afectado medios de subsistencia, y limitado el acceso a personas vulnerables.

COVID-19 ha traído consigo un impacto devastador a la seguridad del hogar y la salud  de billones de personas en todo el mundo, lo que inevitablemente incrementa la vulnerabilidad y el riesgo de explotación, así sea buscadores de empleo aceptando viajes peligrosos, familias dependiendo de trabajo infantil para sobrevivir, o del casamiento de sus hijas menores en un intento desesperado de aliviar la presión económica.

Ahora, como siempre hemos hecho, la comunidad anti-trata debe evolucionar y adaptarse a esta nueva crisis, encontrando formas innovativas de identificar tendencias, de examinar vulnerbailidades, para apoyar a los Estados y a la vez promover los derechos humanos y la prevención del abuso, y para buscar opciones seguras y viables para quienes permanezcan en movimiento. Avancemos en esta dirección juntos, ya que unidos somos más fuertes!

Leer en inglés I Leer en francés