Youtubers migrantes

 

Ellos han construido una nueva forma de expresarse, relacionarse, divertirse en internet y hasta de ganarse la vida. Algunos publican sus videos mensualmente, semanalmente o los más activos hasta casi a diario. La lista de los diversos temas sobre los que hablan es infinita, desde moda hasta reseñas de videojuegos, logrando cautivar a sus cientos, miles o incluso millones de seguidores. Estoy hablando de los “youtubers”, quienes han innovado en la forma en que muchas personas, especialmente jóvenes, se entretienen y se informan.

Muchos youtubers han alcanzado gran popularidad y reconocimiento en su ciudad, país o a nivel mundial, por lo que muchos expertos en comunicación y medios han cuestionado el concepto de “celebridad” durante los últimos años. La mayoría de ellos fueron personas comunes que un día decidieron ponerse en frente de una cámara y luego publicar sus videos sobre su vida cotidiana o sobre sus opiniones en diferentes temas, por lo que han logrado la misma o mayor influencia sobre sus audiencias que la de los artistas y famosos tradicionales.

¡La relación entre los youtubers y sus suscriptores es extraordinaria! Un estudio encargado por Google reveló que 4 de cada 10 millenials asegura que los youtubers los entienden mejor que sus propios amigos y un 70 % afirman que se sienten más relacionados con los youtubers que con las celebridades tradicionales. Esa relación tan estrecha permite que hoy los creadores de contenido en Youtube tengan la oportunidad de influenciar en la vida de muchas personas jóvenes. El mismo estudio establece que un 70 % de los millenials creen que los youtubers cambian y moldean la cultura.

Lo que los youtubers hacen por la migración:

El fenómeno de los youtubers tiene una particularidad muy interesante: ¡muchos de ellos son migrantes! Para muchos de ellos uno los temas recurrentes en sus videos tienen que ver con sus experiencias en los países a los que se han desplazado. Hablan de las diferencias y similitudes culturales, de las nuevas tradiciones que conocen, y en general de sus experiencias como personas migrantes. 

Ellos confirman que las personas migrantes no solo son fuertes, resilientes, compasivas y esforzadas, también son CREATIVAS. Cientos de youtubers migrantes cuentan sus historias de llegada a los países que los acogen mediante videos creativos. Esos videos muestran lo mejor de ellos, de su cultura y de los lazos que crean con las personas que los reciben. Sus videos inspiran indirectamente un discurso en contra de la xenofobia y la discriminación.

Alejandro Velasco es un ejemplo de estos youtubers migrantes. Alejandro llegó a Chile en el 2012 para estudiar una maestría en administración, pero a su llegada se sorprendió con el acento chileno y las diferencias interculturales con su país de origen, México.  A través de su proyecto "Un Wey Weón", ha generado una serie de videos sobre su experiencia como mexicano viviendo en Chile y cuyo material se ha hecho viral y ha sido comentado en los principales medios de comunicación chilenos. 

Su canal de Youtube cuenta con más de 15.000 seguidores y suma más de 80 mil en su página de Facebook. Alejandro resalta de una forma divertida las diferencias lingüísticas y culturales entre México y Chile. Sus videos han servido para acercar a los chilenos con la cultura mexicana y viceversa.

El Reto #SoyMigrante

Así como Alejandro, muchos otros youtubers migrantes están ejerciendo un rol muy importante en la lucha contra la xenofobia y la discriminación contra los migrantes. Su influencia sobre las personas jóvenes hace que sus videos sean muy valiosos en la formación de sociedades más inclusivas. Conscientes de esta oportunidad, la Oficina Regional de la OIM para Centroamérica, Norteamérica y el Caribe lanzó un reto a todos los youtubers migrantes.

El reto #SoyMigrante pretender combatir los discursos negativos en contra de los migrantes a través de la creatividad  de precisamente de los youtubers migrantes, quienes son embajadores digitales de sus países de origen. Para participar del reto los participantes debe realizar un video en el que cuenten cómo fue su experiencia migratoria mediante objetos que la presenten. De esa forma, se espera que sus seguidores logren sensibilizarse y generar empatía con las demás personas migrantes que residen en su país.

Erika Sinning, una venezolana viviendo en Canadá, es una de las primeras youtubers en unirse al reto y ha contado sus vivencias como migrante a través de unos zapatos y su celular. En su video del reto, Erika nos dice que:

“Migrar es como una segunda oportunidad de vida, porque tú lo estás haciendo para mejorar, también para avanzar y evolucionar como persona”. -Erika Sinning. 

Un Wey Weón también se unió al reto y describió su experiencia usando un sombrero mexicano, una fotografía y paquetes de flor de jamaica. Su video ha alcanzado más de 23 mil visualizaciones hasta el momento.

Esperamos que muchos otros youtubers migrantes se unan al reto para que sigan transmitiendo un mensaje positivo acerca de las personas migrantes. Más información del Reto #SoyMigrante aquí.

 

 

   Sobre el autor:

Jean Pierre Mora Casasola es comunicador de la Oficina Regional para Centro, Norte América y el Caribe de la OIM. Además, se ha desempeñado como asesor en comunicación en diferentes organizaciones sociales y como consultor de la División de Capacidad Institucional del Estado y el Laboratorio de Ideas del Banco Interamericano de Desarrollo –BID –. Es publicista y técnico en comunicación corporativa de la Universidad Latinoamericana de Ciencia y Tecnología –Ulacit-, cursa actualmente un Bachillerado en Relaciones Internacionales del mismo centro de estudios. Twitter: @jeanpierremora 

 

 


Hablemos de migrantes ambientales, no de refugiados ambientales

Categoria: Migración y Medio Ambiente
Autor: Autor Invitado

**Este artículo fue escrito originalmente por Dina Ionesco, encargada de la División de Migración, Medio Ambiente y Cambio Climático (MECC) de la OIM, para la ONU: https://www.un.org/sustainabledevelopment/blog/2019/06/lets-talk-about-climate-migrants-not-climate-refugees/ 

“Al principio, nos despertamos con el sonido del viento y justo después, el agua llegó a nuestra casa. Solo logramos agarrar a nuestros hijos y huir a un área que se encuentra en un terreno más alto ”, explica Rafael Domingo, padre de cuatro hijos en Mozambique, donde el ciclón Idai dejó a más de 73,000 personas sin hogar en marzo de 2019.

Solo en 2018, se registraron 17,2 millones de nuevos desplazamientos asociados con desastres en 148 países y territorios (IDMC) y 764,000 personas en Somalia, Afganistán y varios otros países fueron desplazados después de la sequía (OIM).

“Muchas personas que fueron desplazadas no pueden regresar a sus hogares. La sequía en Somalia está sucediendo todo el tiempo. La gente no tiene forma de recuperarse ”, dijo Halima, una madre de 30 años con tres hijos quien fue desplazada en Somalia debido a la sequía.

Los migrantes ambientales han sido invisibles durante muchos años en los debates sobre migración y clima. Nuestro trabajo en la OIM se ha centrado durante más de 10 años en sacar a la luz los factores climáticos y ambientales y en la creación de un conjunto de pruebas que demuestren que el cambio climático afecta, directa e indirectamente, la movilidad humana.

Por lo tanto, puede parecer paradójico en este contexto no alentar el establecimiento de un estatus legal específico para el clima, paralelo al estado de las personas refugiadas existentes.

Sin embargo, aunque la evidencia disponible sobre cómo el cambio climático y la degradación ambiental afectan la movilidad humana está creciendo y es indiscutible, el enfoque actual del debate sobre el establecimiento de un estatus de refugiado climático puede conducir a un debate estrecho y sesgado, y proporcionaría solo soluciones parciales para abordar la complejidad de la movilidad humana y el cambio climático.

Los medios de comunicación están presionando una y otra vez para obtener características sobre los "refugiados ambientales" y solicitan proyecciones sobre cuántos refugiados ambientales habrá en veinte años. En contraste, algunos pequeños Estados Insulares, entre otros, dicen que no desean convertirse en refugiados ambientales; quieren poder quedarse en sus hogares, o moverse con dignidad y a través de canales regulares sin abandonar todo lo que hay detrás.

“Cuando la hierba no crece lo suficiente, aumenta el movimiento. En la primavera, muchos migrantes se mudaron del sur al norte. No hay otra forma de superar el cambio climático. Todas las personas desean sobrevivir con sus animales y llegar a un lugar donde puedan engordar su ganado ", dijo Chinbat, un pastor de Sergelen soum en Mongolia, donde los efectos adversos del cambio climático están afectando la migración de los pastores.

La imagen de los "refugiados ambientales" resuena metafóricamente para todos, ya que refleja las imágenes actuales que vemos de aquellas personas que escapan de guerras y conflictos. Con la amenaza del cambio climático, imaginamos que millones se convertirán en refugiados en el futuro.

Sin embargo, reducir el tema de la migración en el contexto del cambio climático a la condición de "refugiados ambientales" no reconoce una serie de aspectos clave que definen la movilidad humana en el contexto del cambio climático y la degradación ambiental. Aquí hay 10 de estos aspectos:

  1. La migración climática es principalmente interna: cuando la migración es interna, las personas que se mudan están bajo la responsabilidad de su propio estado, no cruzan fronteras y no buscan protección de un tercer país o a nivel internacional.
  2. La migración no es necesariamente forzada, especialmente para procesos de inicio muy lento, la migración sigue siendo una opción, incluso si está restringida, por lo que los países deben pensar primero en la gestión de la migración y los acuerdos en lugar de la protección de loas personas refugiadas.
  3. Aislar causas de migración del medio ambiente/clima es difícil, en particular de razones humanitarias, políticas, sociales, de conflicto o económicas. A veces puede ser una tarea imposible y puede llevar a procedimientos legales largos y poco realistas.
  4. Crear un estado especial de refugiado por razones relacionadas con el cambio climático podría tener los efectos opuestos de lo que se busca como solución: puede llevar a la exclusión de categorías de personas que necesitan protección, especialmente las personas migrantes más pobres que se mudan debido a un mezcla de factores y no podrían probar el vínculo con los factores climáticos y ambientales.
  5. La apertura de la Convención de Refugiados de 1951 podría debilitar el estatuto de refugiado, lo que sería trágico dado el estado de nuestro mundo donde tanta gente necesita protección debido a la persecución y los conflictos en curso.
  6. La creación de una nueva convención podría ser un proceso político terriblemente largo y complicado. Muchas respuestas pueden provenir de la gestión y la política de migración, como se destacó ya en el Diálogo Internacional sobre Migración 2011 y el Pacto Mundial recientemente adoptado para una migración segura, ordenada y regular. La Iniciativa Nansen, que se lanzó para analizar las brechas en la protección de las personas desplazadas a través de las fronteras por desastres, luego de realizar consultas temáticas y regionales, también concluyó con un documento que propone un "conjunto de herramientas" de políticas de migración en lugar de recomendar el establecimiento de un nuevo estatus para estas personas.
  7. Las discusiones sobre migración climática no deberían perder su enfoque en las medidas preventivas: el objetivo clave de nuestra generación es invertir en soluciones climáticas y ambientales para nuestro planeta para que las personas no tengan que abandonar sus hogares de manera forzada en el futuro. El Acuerdo de París ofrece un anclaje para la acción climática que considera la movilidad humana para evitar, minimizar y abordar el desplazamiento en el contexto del cambio climático.
  8. La OIM alienta el uso pleno de todos los cuerpos de leyes e instrumentos ya existentes, tanto el derecho estricto como el derecho humanitario, los derechos humanos y el derecho de refugiados, los instrumentos sobre desplazamiento interno, gestión de desastres, migración legal y otros.
  9. Los enfoques basados ​​en los derechos humanos son clave para abordar la migración climática: los estados de origen son los principales responsables de la protección de sus ciudadanos, incluso si sus países no han sido los principales contribuyentes al calentamiento global; por lo tanto, deberían aplicar enfoques basados ​​en los derechos humanos para que sus ciudadanos se muden debido a factores ambientales o climáticos.
  10. Las rutas migratorias regulares pueden proporcionar protección relevante para los migrantes climáticos y facilitar las estrategias de migración en respuesta a factores ambientales. Muchas soluciones de gestión de la migración están disponibles para responder a los desafíos planteados por el cambio climático, la degradación ambiental y los desastres en términos de movimientos migratorios internacionales y pueden proporcionar un estado para las personas que se mueven en el contexto de los impactos del cambio climático, como visas humanitarias, protección temporal, autorización de permanencia, acuerdos de libre circulación regionales y bilaterales, entre otros.