¿Por qué el riesgo de contraer tuberculosis es mayor para quién migra?

Categoría: 
Autor: 

 

A pesar de ser curable, la tuberculosis es actualmente la enfermedad infecciosa que causa más muertes en el mundo, siendo responsable de alrededor de 1,5 millones de muertes al año. Si bien su incidencia en Centroamérica, Norteamérica y el Caribe no es alta, se presenta mayoritariamente en comunidades y poblaciones con altos niveles de pobreza y limitado acceso a servicios básicos.

A lo largo del ciclo migratorio, la etapa de tránsito es en la que se evidencian más amenazas para la salud directamente relacionadas con la movilidad, especialmente si se trata de personas que se encuentran en condición migratoria irregular. La falta de alojamiento adecuado, la ingesta de alimentos y bebidas contaminadas o insuficientes y el uso de medios de transporte hacinados e inseguros aumentan el riesgo de sufrir deterioros generales de salud y de contraer enfermedades infecciosas como la tuberculosis (TB). 

La TB se transmite fácilmente por medio de la tos, estornudos, hablar o escupir, por lo que el riesgo aumenta para las personas migrantes que se alojan en albergues o centros de detención hacinados y con poca ventilación. La falta de detección de la TB durante los procesos de repatriación implica también un riesgo aumentado para las personas que, en el trayecto deben pasar horas en un autobús con personas que podrían estar infectadas.

Así mismo, la movilidad y/o condición migratoria trae consigo barreras para acceder a tratamientos efectivos contra la TB, así como dificultades para que las personas migrantes puedan cumplir con las indicaciones correspondientes, lo que aumenta el riesgo de desarrollar tuberculosis resistente a los medicamentos y desarrollar consecuencias mucho más serias para la salud.

Adicionalmente, se ha observado que durante la etapa de tránsito las personas migrantes no cuentan con información pertinente y contextualizada sobre su salud, higiene y maneras de prevenir enfermedades, incluyendo la TB. Se suma el limitado acceso al agua potable y saneamiento, así como a servicios de salud de calidad, oportunos y con apropiación cultural y lingüística.

Entre las acciones prioritarias en la lucha contra la TB, se encuentran:

  1. Mejorar el acceso a servicios de salud oportunos, incluyendo el diagnóstico temprano y el tratamiento efectivo y continuo contra la TB;
  2. Enfocarse en las poblaciones migrantes más vulnerables a la TB y;
  3. Crear soluciones y herramientas innovadoras y sostenibles para incorporar la variable migratoria en las acciones globales contra la TB. 

Partiendo del derecho a la salud, la OIM promueve el acceso pleno e ininterrumpido a atención sanitaria de calidad, sin discriminación por motivos de sexo, edad, religión, nacionalidad, cultura o condición migratoria.

Con el fin de velar por la inclusión de las necesidades de las poblaciones migrantes y móviles en la lucha contra la TB, la OIM se ha unido a la estrategia global “Alto a la Tuberculosis”, en la que también participan la Organización Mundial de la Salud (OMS) y otros socios clave. Así mismo, con apoyo financiero de la STOP TB Partnership, la OIM lanzó el primer portal dedicado a la TB y migración: “The Knowledge Platform on Tuberculosis and Migration” ; cuyo objetivo es brindar a los socios la posibilidad de compartir y acceder a información, investigación y conocimiento sobre TB y su relación con la migración. Hoy, en el Día Mundial de la Tuberculosis (24 de marzo), los invitamos a unirse a los esfuerzos para aumentar la conciencia pública sobre una de las enfermedades más mortales del mundo.

 

 

   Sobre la autora:

Karen Carpio es Asistente Senior de Proyecto en la Unidad de Salud y Migración de OIM para las Américas. Es licenciada en psicología por la Universidad de Costa Rica y máster en Salud Pública por el École des Hautes Études en Santé Publique de Francia. Se especializa  en gestión de políticas y programas de salud mental con experiencia como consultora para la Organización Panamericana de Salud y como investigadora para el Programa en Salud Mental Global de ICAHN School of Medicine en New York y para la Universidad Estatal a Distancia   en Costa Rica. 

 


Así se ven los nuevos desplazamientos por violencia y desastres en las Américas

Así se ven los nuevos desplazamientos por violencia y desastres en las Américas
Categoria: Migración y Medio Ambiente
Autor: Pablo Escribano

Según el informe 2020 del Centro de Monitoreo del Desplazamiento Interno (IDMC por sus siglas en inglés), en 2019 se registraron 33.4 millones de nuevos desplazamientos internos en el mundo, de los cuales 24.855.000 son debido a desastres y 8.553.800 a conflicto y violencia. Representa la cifra más alta registrada anualmente desde el 2012.

En las Américas, los desastres y la violencia provocaron 2.147.000 nuevos desplazamientos durante 2019. Los desastres originaron 72% del total (1.545.000) mientras que la violencia ocasionó el 28% (602.000). La proporción es similar a las cifras globales (74,5% y 25,5% respectivamente).

 

Nuevos desplazamientos por conflicto, violencia y desastres en las Américas (2009-2019).

 

Los países más afectados por el desplazamiento interno a nivel continental fueron Estados Unidos, El Salvador, Brasil, Colombia y Bolivia, aunque por diferentes causas:

  • Estados Unidos registró 916.000 nuevos desplazamientos, lo que representa el 42.5% del total global, y 59% del total continental de desplazamiento por desastres. El huracán Dorian supuso la evacuación de 450.000 personas en Carolina del Norte, Carolina del Sur, Florida, Georgia y Virginia. Los incendios provocaron 423.000 nuevos desplazamientos, en particular en California en octubre.
  • Los 455.900 nuevos desplazamientos registrados en El Salvador en 2019 se atribuyen exclusivamente a la violencia. El conteo fue extrapolado de cálculos de organizaciones de la sociedad civil en el país. La adopción de una nueva ley a principios de este año podría permitir mejorar la metodología de investigación.
  • Brasil fue en 2019 uno de los países afectados por un mayor número de desastres en el mundo, al registrarse más de 295.000 eventos que provocaron 250.000 nuevos desplazamientos, en particular inundaciones y deslizamientos. También existen datos iniciales de desplazamiento por fenómenos graduales en Brasil, como la sequía (6.100 nuevos desplazamientos) y la erosión costera (240), que revelan procesos significativos relacionados con el cambio climático que podrían existir en otros países pero no quedan representados por la falta de datos.
  • En Colombia, los desplazamientos por conflicto y violencia (139.000) en 2019 fueron más que los relacionados con desastres (35.000). Este último se debió a inundaciones en los departamentos de Putumayo, Antioquía, Magdalena, Nariño y Chocó. Colombia es un caso particular, pues con 5.576.000 personas desplazadas a finales de 2019, presenta dificultad para encontrar soluciones duraderas al desplazamiento.
  • El quinto país con un mayor número de nuevos desplazamientos en 2019 fue Bolivia, con 77.031 casos resultantes de desastres provocados por inundaciones en Chuquisaca, Cochabamba y la Paz.

 

El Huracán Dorian causó más de 464.000 nuevos desplazamientos entre septiembre y octubre de 2020, distribuidos entre los países del Caribe, Estados Unidos y Canadá. Bahamas sufrió el mayor impacto, con 3.4 billones de dólares en daños estimados y un quinto de la población del país afectada. La situación de la comunidad haitiana resultó particularmente preocupante debido a su contexto socioeconómico y su concentración en asentamientos informales que resultaron particularmente afectados.

Las prioridades para el futuro incluyen avanzar en la prevención del riesgo y reducir el desplazamiento prolongado. Para mejorar las capacidades en ambos ámbitos, se necesita de una asociación global que recopile, evalúe y compare prácticas y experiencias de manera sistemática, y facilite el aprendizaje y el apoyo entre pares.