"No dejar a nadie atrás": Cómo los Estados pueden ayudar a los migrantes a acceder a servicios de salud

Categoría: 
Autor: 

La salud de los migrantes no sólo está determinada por aspectos biológicos individuales, sino también por factores socioeconómicos más amplios, como las redes sociales y comunitarias, las condiciones de vida, la educación, el empleo y los ingresos.

Cuando las personas migran de manera segura, ordenada y regular, la migración puede ayudar a los migrantes y sus familias al mejorar su condición socioeconómica, ofrecer mejores oportunidades de educación y mejorar su acceso a servicios de salud.

Según el Informe sobre las migraciones en el mundo 2018 de la OIM, de los 250 millones de migrantes internacionales, 50 millones son irregulares; así, mientras que la mayoría de los flujos migratorios son seguros, una gran cantidad de personas se encuentran en condiciones económicas, políticas, sociales y / o ambientales desfavorables en su país, lo que las hace vulnerables a riesgos para la salud.

Para los migrantes en tránsito, los riesgos para la salud aumentan debido a las limitaciones para acceder a medios de transporte y alojamiento seguros, alimentos suficientes y seguros, y acceso a medicamentos o servicios de salud cuando sea necesario. A su llegada, pueden enfrentar condiciones de vivienda inadecuadas, como hacinamiento, falta de ventilación e inseguridad, junto con un acceso limitado a agua potable y sistemas de saneamiento básico.

Una vez en el país de destino, muchos migrantes enfrentan dificultades para integrarse en la comunidad de acogida y es posible que no se les otorgue acceso equitativo a una atención médica asequible. Alternativamente, los sistemas de salud locales pueden tener capacidades limitadas para satisfacer las necesidades de salud de los migrantes.

El informe de la Organización Mundial de la Salud detalla otras barreras que enfrentan los migrantes para acceder a los servicios de salud, incluida la discriminación y la estigmatización, las barreras del idioma, los obstáculos administrativos y las normas restrictivas que generan temor a la deportación o la pérdida de empleo. Los servicios de salud disponibles para los migrantes pueden no ser sensibles a sus necesidades, lo que puede llevar a condiciones retrasadas o no diagnosticadas o tratamientos ineficaces.

Algunos de los principales factores que dificultan el acceso de los migrantes a la atención médica son:

  • La falta de mecanismos suficientes para garantizar el acceso de los migrantes a los planes de seguro de salud
  • Falta de servicios de interpretación formal de idiomas en los centros de salud que atienden a migrantes internacionales
  • Requisitos administrativos para acceder a los servicios de salud, como documentos de identificación.
  • Costos de pagos obligatorios de bolsillo por servicios de salud
  • Estigmatización y temor a las consecuencias negativas de buscar atención médica, debido al estado irregular de los migrantes.
  • Disponibilidad limitada de servicios de salud en algunos lugares, como las comunidades fronterizas

La Agenda 2030 de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible está orientada hacia el compromiso de "no dejar a nadie atrás", incluidas las poblaciones de migrantes. Sin embargo, lograr su inclusión es todo un desafío para la mayoría de los países.

La OIM describe algunas consideraciones para promover la inclusión de los migrantes en los sistemas de salud pública, incluida una mayor inclusión de los problemas de los migrantes en los planes y estrategias de salud a nivel nacional y regional. En lugar de desarrollar planes de acción separados para las poblaciones migrantes, la salud pública debe enfocarse de manera integral a los migrantes y otras poblaciones vulnerables. Otra consideración importante es la recopilación continua de datos sobre tendencias migratorias y el acceso de los migrantes a los servicios de salud para desarrollar políticas y acciones de salud informadas. El acceso a datos sólidos, como conocer los costos reales y los recursos disponibles, junto con una mejor coordinación entre los interesados, es clave para planificar respuestas efectivas.

El informe de la OIM sobre gobernanza migratoria en el Caribe también recomienda las siguientes acciones para ofrecer servicios de salud sensibles a los migrantes, tales como:

  • Fortalecimiento de los esquemas de financiamiento de los sistemas de salud pública.
  • Hacer que los servicios de interpretación estén disponibles en los establecimientos de salud (un ejemplo es el empleo de personal multilingüe, intérpretes profesionales o mediadores culturales)
  • Establecer mecanismos que permitan la recopilación sistemática de datos sobre el acceso y uso de servicios de salud de migrantes.
  • Adherencia constante a los estándares internacionales con respecto al acceso de los migrantes a la atención médica
  • Iniciativas de divulgación para poblaciones vulnerables como las personas mayores o los menores no acompañados.
  • Campañas de sensibilización para el público en general y proveedores de atención médica sobre migrantes

Un proceso de migración seguro significa que la integridad física y emocional de las personas no está en peligro, y que los migrantes pueden ejercer plenamente sus derechos, incluido el derecho a la salud. La migración es un motor para el desarrollo económico y humano en las comunidades de origen y destino. La OIM promueve la migración regular, segura y ordenada para impulsar la integración de los migrantes en las comunidades de acogida.

 

   Sobre la autora:

Karen Carpio es Asistente Senior de Proyecto en la Unidad de Salud y Migración de OIM para las Américas. Es licenciada en psicología por la Universidad de Costa Rica y máster en Salud Pública por el École des Hautes Études en Santé Publique de Francia. Se especializa  en gestión de políticas y programas de salud mental con experiencia como consultora para la Organización Panamericana de Salud y como investigadora para el Programa en Salud Mental Global de ICAHN School of Medicine en New York y para la Universidad Estatal a Distancia   en Costa Rica. 

 

El arte y la creatividad como elementos de apoyo psicosocial y salud mental para personas migrantes

El arte y la creatividad como elementos de apoyo psicosocial y salud mental para personas migrantes
Categoria: Migración y Salud
Autor: Karen Carpio

Los programas de asistencia a personas en situaciones de crisis han ido cambiando su enfoque de uno basado en la atención y prevención de síntomas psicológicos, a otro que involucra las tres esferas del modelo de abordaje psicosocial. Este modelo contempla la interrelación entre la mente y el cuerpo, las relaciones sociales y económicas y la cultura.  En el caso de las personas migrantes, se ha identificado que su bienestar psicosocial está estrechamente vinculado con los conceptos de identidad yel concepto de comunidad, incluyendo el sentido de pertenencia, los roles sociales interiorizados, la adaptación al contexto cultural, y las diferencias entre los modelos de apoyo social, entre otros. En ese sentido, los profesionales de salud mental y apoyo psicosocial (SMAPS) sugieren actividades donde las comunidades afectadas dejen de ser solo receptoras de servicios diseñados por actores externos a la comunidad, y pasen a ser agentes activos de sus propias soluciones, con el apoyo de actores externos.

El Manual sobre Salud Mental Basada en la Comunidad y Apoyo Psicosocial en Emergencias Y Desplazamiento, lanzado por la OIM a mediados de 2019, introduce los principios del SMAPS y describe actividades específicas para ponerlo en práctica en ejes temáticos como los rituales y celebraciones, deportes y juegos, educación no formal e informal, entre otras. En esta entrada rescatamos las actividades creativas y basadas en arte como mecanismo de apoyo psicosocial a las personas migrantes.

Varios son los beneficios que se han identificado de ejecutar intervenciones artísticas como parte del modelo de abordaje psicosocial para apoyo en emergencias y desplazamiento. Entre ellas, destaca que este tipo de actividades tienen la capacidad de transformar el sufrimiento, las experiencias negativas y las heridas colectivas en producciones artísticas y culturales que dan nuevos significados a lo vivido, fortalecen las relaciones sociales a diferentes niveles (por ejemplo, familiar y comunitario) y potencian la capacidad de resiliencia de los individuos. El uso del arte (canciones, videos, esculturas, pinturas, poemas) permite además nombrar de manera metafóricas temas que de otra manera serían innombrables, lo que permite introducir nuevas narrativas en segmentos más grandes de la sociedad.  

 

Actividades que pueden ayudar a sanar

Son muchas las actividades creativas y basadas en arte que se pueden realizar para abordar las situaciones psicosociales complejas que atraviesan grupos de personas migrantes y desplazadas, pero se deben seleccionar aquellas que sean adecuadas para el grupo de población específico (teniendo en cuenta edad, género, historia migratoria vivida, necesidades psicosociales identificadas), el contexto y los recursos con los que se cuente. Con respecto al personal, se promueve el uso de profesionales de diversos ámbitos, que trasciende a aquellos en salud mental, incluyendo profesionales en artes plásticas, música y teatro. Con el fin de asegurar la calidad de las intervenciones, en el momento de diseñar las actividades se debe tener claro el lugar que ocupa la actividad en la pirámide de intervención (IASC) y contemplar las tres esferas del modelo psicosocial.

El Manual ofrece varios ejemplos de actividades que pueden ser implementadas. Algunas de las actividades creativas y basadas en arte para el apoyo psicosocial posibles son:

  • Teatro del oprimido: Se caracteriza por la participación activa de la audiencia con la obra o actuación. En la dinámica, se presenta una situación no resuelta que oprime a un individuo. La escena se repite una segunda vez con la intervención de un moderador con experiencia para guiar las interacciones. Durante la repetición, miembros de la audiencia pueden detener la obra, tomar el lugar del personaje oprimido, y sugerir otro posible desenlace de cómo se podría solucionar el problema. En el caso de las personas migrantes retornadas, el teatro del oprimido puede ser una oportunidad para sensibilizar a las comunidades sobre las problemáticas que estos viven, para solidarizarse, y para crear lazos.
  • Artes circenses: Este tipo de actividad se ha utilizado sobre todo en atención a niños, niñas y familias. Las artes circenses pueden fortalecer las capacidades de resiliencia, el desarrollo personal y la autoconfianza. Las artes circenses permiten un acercamiento lúdico, mediante el uso de payasos por ejemplo, a temas psicosociales diversos.  
  • Narraciones colectivas: En algunas culturas, hablar en primera persona puede no ser tan bien recibido como hablar de manera colectiva. Esta dinámica permite elevar las voces de líderes y lideresas comunitarios que gocen de buena reputación en una comunidad.
  • Artes visuales: Las artes visuales son un recurso recurrente para trabajar con niños, niñas y adolescentes, pero también es útil con adultos. Estas incluyen desde dibujo, pintura y escultura, hasta fotografía y video, lo que la hace una herramienta valiosa para expresar realidades e ideas sin utilizar palabras. En Nigeria por ejemplo, una combinación de realización de autorretratos y contar historias permitió trabajar el fortalecimiento del autoestima y capacidad de transformación de comunidades migrantes afectadas.
  • Storytelling o contar historias: Las historias permiten acercar a las personas de un grupo a través de la identificación con la situación relatada. Es un valioso recurso emocional, pues no solo aprenden quienes escuchan la historia, sino que permite a quien cuenta la historia identificar el valor de la misma para sus pares, quienes serán capaces de reconocer experiencias comunes.  
  • Archivos de la memoria: En muchas partes del mundo los archivos de la memoria son creados como una manera de dar cierre a experiencias pasadas, aceptar cambios y al mismo tiempo honrar a sus víctimas y no olvidar las vivencias que afectaron a un grupo, comunidad o incluso país. Hacen uso de documentación variada, fotografías, relatos, objetos personales y cultura oral, entre otras formas de expresión.

 

Las actividades para dar asistencia psicosocial deben ser siempre pensadas para el contexto específico en que se realizarán y las necesidades de las personas afectadas. Es necesario contar con profesionales que sepan direccionar las actividades y reconocer las diferencias culturales, identificando si, por ejemplo, en una cultura los hombres no participarán comprometidamente en actividades lúdicas, pero sí en otro tipo de dinámicas artísticas, o si las mujeres tendrán dificultades para sentirse cómodas en actividades que mayoritariamente corporales pero no de otro tipo, de manera que las actividades puedan diseñarse adecuadamente..

Para ahondar en las recomendaciones de OIM para hacer uso de actividades creativas y artísticas como medio para abordar la salud mental y bienestar psicosocial de personas migrantes y desplazadas, así como conocer de otros ejes de intervención en SMAPS, te invitamos a descargar este manual.