Migrantes atrapados en países en crisis: ¿qué hacer?

 

Acontecimientos como el terremoto y el tsunami en Tohoku (Japón, 2011), las inundaciones en Tailandia (2011), el huracán Sandy en los Estados Unidos de América (2012), los conflictos en la República Centroafricana y Yemen son algunos ejemplos de situaciones de crisis en las que los migrantes se encuentran entre las poblaciones más afectadas. Las barreras lingüísticas, las restricciones para movilizarse, el estatus inmigratorio irregular, la pérdida de documentos de identidad o de viaje, las limitadas redes de contactos y la discriminación son factores que podrían afectar a personas migrantes en tiempos de crisis. Además, cabe la lamentable posibilidad de que los migrantes queden excluidos de los mecanismos de protección oficiales.

Es en este panorama es que se presenta la Iniciativa Migrantes en Países en Situaciones de Crisis (o MICIC, por sus siglas en inglés) en el 2014, dirigida por los gobiernos de Estados Unidos y Filipinas. La iniciativa adelantó un proceso de recopilación de datos y la realización de una serie de consultas que dieron origen a una serie de principios, directrices y prácticas que pretenden ayudar a los Estados con su responsabilidad de proteger a los migrantes en situaciones de crisis.

La Iniciativa MICIC propone 10 principios sobre los cuales se debe basar la acción de los gobiernos  para proteger a los migrantes durante situaciones de crisis:

  1. Ante todo, salvar vidas. Se deben hacer todos los posibles esfuerzos para a salvar vidas sin importar el estatus migratorio de una persona.
  2. Todos los migrantes son titulares de derechos humanos. En todas las circunstancias, los derechos humanos de los migrantes deben respetarse.
  3. Los Estados tienen la responsabilidad primordial de proteger a los migrantes en sus territorios, así como a sus propios ciudadanos cuando estos se encuentren en el extranjero. Esto quiere decir que los países de origen tienen responsabilidad por sus ciudadanos cuando se encuentren en otros países.
  4. Tomar en cuenta que el sector privado, las organizaciones internacionales y la sociedad civil desempeñan una función significativa en la protección de los migrantes.
  5. La acción humanitaria para la protección de los migrantes debe atenerse a los principios de humanidad, neutralidad, imparcialidad e independencia.
  6. Los migrantes son titulares de derechos e interlocutores competentes, resilientes y creativos ante las adversidades. No son solamente víctimas o receptores pasivos de la asistencia. Aunque las crisis afectan a cada migrante de manera diferente, estos tienen la capacidad de asumir la propia seguridad y bienestar y deben ser responsables de ello, siempre que reciban la información y el apoyo necesarios.
  7. Los migrantes revitalizan tanto a los países de acogida como a los países de origen de múltiples maneras. Los migrantes mantienen y contribuyen a sus familias, comunidades y sociedades. La comunicación de mensajes positivos sobre los migrantes fomenta la tolerancia y puede ayudar a promover la no discriminación en tiempos de crisis.
  8. Las operaciones a escala local, nacional, regional e internacional son necesarias para adecuar las respuestas. Las autoridades locales y líderes comunitarios están en mejores condiciones para entender y satisfacer las necesidades  de los migrantes durante las crisis.
  9. Las alianzas, la cooperación y la coordinación entre los Estados, los interlocutores del sector privado, las organizaciones internacionales, la sociedad civil, las comunidades locales y los migrantes son esenciales.
  10. La investigación, el aprendizaje y la innovación constantes mejoran las respuestas colectivas. Las evaluaciones y valoraciones periódicas de experiencias pasadas relativas a la protección de los migrantes en países afectados por conflictos o desastres naturales pueden orientar la planificación, la preparación y las respuestas.

La iniciativa MICIC también propone directrices y prácticas que serán abordas en próximas entradas de este blog. Si le interesa profundizar en este tema, puede descargar el documento: Directrices para la protección de los migrantes en países afectados por conflictos o desastres naturales

 

 

   Sobre el autor:

Jean Pierre Mora Casasola es comunicador de la Oficina Regional para Centroamérica, Norteamérica y el Caribe de la OIM. Además, se ha desempeñado como asesor en comunicación en diferentes organizaciones sociales y como consultor del Banco Interamericano de Desarrollo –BID –. Es publicista de la Universidad Latinoamericana de Ciencia y Tecnología –Ulacit-, cursa actualmente un Bachillerato en Relaciones Internacionales del mismo centro de estudios. Twitter: @jeanpierremora 

 


Cómo fortalecer la protección de trabajadores migrantes

Cómo fortalecer la protección de trabajadores migrantes
Categoria: Migración Laboral
Autor: Sofía Cortés

*Publicado originalmente en Consultas Migratorias del Caribe (https://caribbeanmigration.org/blog/how-strengthen-protection-migrant-workers)

Las nuevas dinámicas de la migración están estrechamente vinculadas a la búsqueda de nuevas oportunidades en el empleo y la generación de ingresos.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) estima que alrededor del 27 por ciento de todos los trabajadores migrantes en el mundo se encuentran en las Américas, y 4,3 millones en América Latina y el Caribe, una cifra que aumenta continuamente. Solo entre 2010 y 2015, el número de trabajadores migrantes en la región aumentó en un 34 por ciento.

Esta movilidad está motivada por la búsqueda de mejores oportunidades de empleo y el deseo de mejorar la calidad de vida de las personas migrantes, lo cual interactúa con otros factores estructurales como la pobreza y la falta de seguridad, que también son motores de la migración.

El aumento en el flujo de trabajadores migrantes presenta desafíos significativos en un mercado laboral marcado por el desempleo y la informalidad. Según datos de la OIT, el desempleo afecta a 26 millones de personas en América Latina y el Caribe y al menos 133 millones de personas se ven afectadas por la informalidad, en particular las mujeres, los jóvenes y los trabajadores con bajo nivel educativo.

En este contexto, la 19ª Reunión Regional Americana de la OIT y su informe "Preparando el futuro del trabajo que queremos en las Américas a través del diálogo social", ofrece 10 recomendaciones para mejorar la protección del trabajo en la población migrante y promover la participación de los migrantes en la discusión y consideración para lograr el objetivo general de trabajo digno para todos:​​

  1. Abordar la migración laboral desde una perspectiva de derechos humanos, alineada con los principios de justicia social y trabajo digno.
  2. Abordar las brechas y la fragmentación de la gobernanza de la migración en los acuerdos de integración regional.
  3. Fortalecer el enfoque de derechos laborales en las instituciones de gobernanza migratoria.
  4. Promover la participación de los actores clave en cuestiones laborales en los procesos de consulta regional sobre migración.
  5. Integrar el diálogo social sobre migración en los diferentes procesos de integración regional.
  6. Incluir a los Ministerios de Trabajo en el trabajo de la comisión intergubernamental sobre migración.
  7. Promover medidas para alinear las políticas de migración y empleo.
  8. Mejorar las capacidades de las instituciones vinculadas al mercado laboral para abordar los problemas de la migración laboral.
  9. Aumentar la participación de los trabajadores migrantes en sindicatos y asociaciones para garantizar que su voz se incluya en los procesos de diálogo social.
  10. Mejorar el conocimiento y la información sobre la migración laboral mediante la creación de sistemas de información y registros estadísticos.

Con respecto a estas recomendaciones, Michela Macchiavello, Especialista Regional Temática en Migración Laboral de la OIM, subrayó la creciente importancia de la articulación con los procesos de consulta regional sobre migración y el establecimiento de asociaciones. En las Américas, la Conferencia Regional sobre Migración (CRM), para los países de América del Norte y América Central, y la Conferencia de América del Sur sobre Migración, para los países de América del Sur; y más recientemente, las Consultas Migratorias del Caribe (CMC) son particularmente relevantes para la discusión, ya que se centran más en temas de migración laboral.

"La OIM considera que un enfoque gubernamental integral y la creación de asociaciones con agencias relacionadas a la migración, la sociedad civil, el sector privado, los trabajadores y los representantes de los migrantes son una prioridad para el avance efectivo y humano de las políticas nacionales y regionales, incluyendo las políticas laborales y programas que promuevan una migración regular, ordenada y segura mientras brindan protección a los migrantes y trabajadores más vulnerables."

Sin lugar a dudas, la migración y la movilidad laboral serán de mayor importancia para el mundo del trabajo y, por lo tanto, requerirán la atención y la acción de colaboración de los gobiernos y otros actores relevantes.


Sofía Cortés es la Asociada de Contenido Digital de las Consultas Migratorias del Caribe.