Migración en el Caribe: una oportunidad para impulsar el desarrollo

Migración en el Caribe: una oportunidad para impulsar el desarrollo

 

Alrededor de 3,7 millones de venezolanos han abandonado sus hogares en los últimos años en medio de un complejo panorama político y económico, lo que ha generado el mayor número de refugiados y migrantes en la región durante la última década. Cerca de 2.7 millones venezolanos residen actualmente en América Latina y el Caribe.

Aunque la atención internacional se ha centrado en gran medida en los países fronterizos, las islas del Caribe están recibiendo un número significativo de migrantes y refugiados. Muchos llegan después de enfrentar rutas altamente peligrosas tanto por tierra como por mar. Esta dinámica migratoria aumenta el grado de vulnerabilidad a la explotación, la trata de personas y el abuso.

Dado que la salida sigue siendo alta, el Caribe tiene la oportunidad de beneficiarse significativamente de la integración de esta población de manera adecuada y regulada mediante la adopción de políticas en todos los niveles que promueven el acceso a servicios sociales, educación, mercados laborales e integración cultural.

“Los migrantes son miembros productivos de la sociedad, en general. Hay muchas historias de éxito de migrantes. Los migrantes contribuyen a la sociedad. Por lo tanto, intentaremos fortalecer la capacidad de las comunidades de acogida e integrar a los migrantes y apoyar al gobierno ", dijo Robert Natiello, Oficial de Coordinación Regional de la OIM para el Caribe.

Según la Superintendencia Nacional de Migraciones de Perú, el 90% de los migrantes venezolanos tienen estudios técnicos o profesionales, lo que contribuye positivamente a los sectores.

La integración de esta población puede aportar solidez económica, así como aumentar las contribuciones a los pagos de la seguridad social y otros servicios públicos al país anfitrión. Pueden reactivar las economías de varias maneras: aportando innovación, ideas e inversión, así como aportando nuevas y diversas habilidades y experiencia.

Socios y gobiernos anfitriones ya han emprendido varias iniciativas en el Caribe para mejorar la integración:

  1. Facilitar el acceso a los servicios médicos, incluidos los servicios especializados para apoyar los casos de violencia de género (VGG) y las víctimas de la trata, y brindar apoyo psicosocial y servicios de asesoramiento.
  2. Abogar por permisos de trabajo accesibles a los venezolanos para promover la autosuficiencia económica y reducir la explotación.
  3. Realizar consultas con las autoridades pertinentes sobre la inclusión de los venezolanos en los programas de medios de vida públicos existentes y permitir el acceso a los servicios públicos.
  4. Ofrecer espacios de aprendizaje a niños migrantes y refugiados de primaria y secundaria.
  5. Actividades de sensibilización sobre protección internacional de refugiados para trabajadores del sector público.

A medida que los eventos continúan desarrollándose, es clave recordar que los refugiados y los migrantes son titulares de derechos, y su integración económica y social representa un impulso potencial a nivel nacional y regional por igual. Si bien el cambio puede ser desalentador, la historia ha demostrado que las personas y los países pueden encontrar fuerza en la diversidad.


Fortaleza en la diversidad: cómo la inclusión contribuye a la reducción del riesgo de desastres

Fortaleza en la diversidad: cómo la inclusión contribuye a la reducción del riesgo de desastres
Categoria: Emergencias y Acción Humanitaria
Autor: Autor Invitado

Los desastres debidos a peligros naturales tienen un alto costo para el bienestar y la seguridad de las personas, comunidades y países. Estos desastres tienden a verse exacerbados por el cambio climático y están aumentando en frecuencia e intensidad, lo que impide significativamente el progreso hacia el desarrollo sostenible, especialmente para los países más expuestos.

Es fundamental anticipar, planificar y reducir el riesgo de desastres para proteger de manera más efectiva a las personas, comunidades y países, sus medios de vida, salud, patrimonio cultural, activos socioeconómicos y ecosistemas, y así fortalecer su resiliencia.

Según un estudio reciente de la OIM sobre movilidad humana y la agenda climática en las Américas, los países de la región han avanzado en la integración de la movilidad humana en las políticas y planes nacionales y regionales para la reducción del riesgo de desastres, así como en otras áreas relacionadas, como cambio climático, planificación del desarrollo, política agrícola y vivienda.

Sin embargo, en muchos casos, las poblaciones más vulnerables son excluidas de contribuir a las políticas y planes de gestión del riesgo de desastres, sufriendo así de manera más desproporcionada cuando éstos ocurren.

El Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres 2015-2030, que establece una serie de principios rectores para los Estados y otras partes interesadas en la reducción del riesgo de desastres, subraya la importancia de la gestión inclusiva en la reducción del riesgo de desastres: "Tiene que haber un enfoque preventivo del riesgo de desastres más amplio y más centrado en las personas. Las prácticas de reducción del riesgo de desastres deben contemplar amenazas múltiples y ser multisectoriales, inclusivas y accesibles para que sean eficientes y eficaces.”

Si bien los gobiernos tienen un papel principal y reglamentario que desempeñar, deben involucrarse con diferentes grupos, incluidos mujeres, niños, niñas y adolescentes, personas con discapacidad, personas migrantes, pueblos indígenas y otras comunidades a la hora de diseñar e implementar políticas, planes y estándares.

El marco señala las siguientes oportunidades:

  • Las personas migrantes contribuyen a la resiliencia de las comunidades y sociedades y sus conocimientos, aptitudes y capacidades pueden ser de utilidad en el diseño y la aplicación de las medidas de reducción del riesgo de desastres;
  • Las personas con discapacidad y sus organizaciones son fundamentales para evaluar el riesgo de desastres y para diseñar y poner en práctica planes adaptados a requisitos específicos, teniendo en consideración, entre otras cosas, los principios del diseño universal;
  • Los niños, niñas y adolescentes son agentes de cambio y se les debe facilitar el espacio y las modalidades para contribuir a la reducción del riesgo de desastres
  • La participación de las mujeres es fundamental para gestionar eficazmente el riesgo de desastres, así como para diseñar, dotar de recursos y poner en práctica políticas, planes y programas de reducción del riesgo de desastres con perspectiva de género; es necesario que se adopten medidas de creación de capacidad con el fin de empoderar a las mujeres para la preparación ante los desastres y de desarrollar su capacidad para asegurar medidos alternativos de vida en situaciones posteriores a los desastres;
  • Los pueblos indígenas, por su experiencia y sus conocimientos tradicionales, proporcionan una contribución importante al desarrollo y ejecución de planes y mecanismos, incluidos los de alerta temprana;
  • Las personas de edad tienen años de conocimientos, aptitudes y sabiduría, que son bienes inestimables para reducir el riesgo de desastres, y deben ser incluidas en el diseño de las políticas, planes y mecanismos, incluidos los de alerta temprana;

La inclusión de personas migrantes y otras comunidades también puede contribuir al fortalecimiento de las capacidades locales, avanzar una agenda integrada, fortalecer las redes locales y expandir la base de gobernanza de la migración y el cambio climático.

Para convertir estas palabras en acciones, la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres (UNDRR por sus siglas en inglés) desarrolló una guía para implementar el Marco de Sendai, ofreciendo orientación práctica para ayudar a las autoridades gubernamentales a integrar el desplazamiento por desastres y otras formas relacionadas de movilidad humana en las estrategias de reducción de riesgo de desastres a nivel local y regional.

De manera similar, la Iniciativa Migrantes en Países en Crisis (MICIC por sus siglas en inglés) desarrolló una serie de Principios, Directrices y Prácticas para fortalecer la acción local, nacional, regional e internacional para proteger mejor a los migrantes en países que experimentan conflictos o desastres naturales. Las Directrices brindan recomendaciones sobre cómo la migración puede contribuir a la resiliencia, la recuperación y el bienestar de las comunidades y sociedades afectadas. Estos incluyen prácticas para la implementación, como el aprendizaje de migrante a migrante, planes de contingencia regionales y transfronterizos y sistemas de alerta de crisis.

Si bien los sectores público y privado, las organizaciones de la sociedad civil, la academia y las instituciones científicas y de investigación, las comunidades y las empresas pueden trabajar más estrechamente para crear oportunidades de colaboración, los derechos de los grupos vulnerables siempre deben contemplarse como parte de estrategias integrales para la gestión del riesgo de desastres y adaptación al cambio climático.