Hablemos de migrantes ambientales, no de refugiados ambientales

**Este artículo fue escrito originalmente por Dina Ionesco, encargada de la División de Migración, Medio Ambiente y Cambio Climático (MECC) de la OIM, para la ONU: https://www.un.org/sustainabledevelopment/blog/2019/06/lets-talk-about-climate-migrants-not-climate-refugees/ 

“Al principio, nos despertamos con el sonido del viento y justo después, el agua llegó a nuestra casa. Solo logramos agarrar a nuestros hijos y huir a un área que se encuentra en un terreno más alto ”, explica Rafael Domingo, padre de cuatro hijos en Mozambique, donde el ciclón Idai dejó a más de 73,000 personas sin hogar en marzo de 2019.

Solo en 2018, se registraron 17,2 millones de nuevos desplazamientos asociados con desastres en 148 países y territorios (IDMC) y 764,000 personas en Somalia, Afganistán y varios otros países fueron desplazados después de la sequía (OIM).

“Muchas personas que fueron desplazadas no pueden regresar a sus hogares. La sequía en Somalia está sucediendo todo el tiempo. La gente no tiene forma de recuperarse ”, dijo Halima, una madre de 30 años con tres hijos quien fue desplazada en Somalia debido a la sequía.

Los migrantes ambientales han sido invisibles durante muchos años en los debates sobre migración y clima. Nuestro trabajo en la OIM se ha centrado durante más de 10 años en sacar a la luz los factores climáticos y ambientales y en la creación de un conjunto de pruebas que demuestren que el cambio climático afecta, directa e indirectamente, la movilidad humana.

Por lo tanto, puede parecer paradójico en este contexto no alentar el establecimiento de un estatus legal específico para el clima, paralelo al estado de las personas refugiadas existentes.

Sin embargo, aunque la evidencia disponible sobre cómo el cambio climático y la degradación ambiental afectan la movilidad humana está creciendo y es indiscutible, el enfoque actual del debate sobre el establecimiento de un estatus de refugiado climático puede conducir a un debate estrecho y sesgado, y proporcionaría solo soluciones parciales para abordar la complejidad de la movilidad humana y el cambio climático.

Los medios de comunicación están presionando una y otra vez para obtener características sobre los "refugiados ambientales" y solicitan proyecciones sobre cuántos refugiados ambientales habrá en veinte años. En contraste, algunos pequeños Estados Insulares, entre otros, dicen que no desean convertirse en refugiados ambientales; quieren poder quedarse en sus hogares, o moverse con dignidad y a través de canales regulares sin abandonar todo lo que hay detrás.

“Cuando la hierba no crece lo suficiente, aumenta el movimiento. En la primavera, muchos migrantes se mudaron del sur al norte. No hay otra forma de superar el cambio climático. Todas las personas desean sobrevivir con sus animales y llegar a un lugar donde puedan engordar su ganado ", dijo Chinbat, un pastor de Sergelen soum en Mongolia, donde los efectos adversos del cambio climático están afectando la migración de los pastores.

La imagen de los "refugiados ambientales" resuena metafóricamente para todos, ya que refleja las imágenes actuales que vemos de aquellas personas que escapan de guerras y conflictos. Con la amenaza del cambio climático, imaginamos que millones se convertirán en refugiados en el futuro.

Sin embargo, reducir el tema de la migración en el contexto del cambio climático a la condición de "refugiados ambientales" no reconoce una serie de aspectos clave que definen la movilidad humana en el contexto del cambio climático y la degradación ambiental. Aquí hay 10 de estos aspectos:

  1. La migración climática es principalmente interna: cuando la migración es interna, las personas que se mudan están bajo la responsabilidad de su propio estado, no cruzan fronteras y no buscan protección de un tercer país o a nivel internacional.
  2. La migración no es necesariamente forzada, especialmente para procesos de inicio muy lento, la migración sigue siendo una opción, incluso si está restringida, por lo que los países deben pensar primero en la gestión de la migración y los acuerdos en lugar de la protección de loas personas refugiadas.
  3. Aislar causas de migración del medio ambiente/clima es difícil, en particular de razones humanitarias, políticas, sociales, de conflicto o económicas. A veces puede ser una tarea imposible y puede llevar a procedimientos legales largos y poco realistas.
  4. Crear un estado especial de refugiado por razones relacionadas con el cambio climático podría tener los efectos opuestos de lo que se busca como solución: puede llevar a la exclusión de categorías de personas que necesitan protección, especialmente las personas migrantes más pobres que se mudan debido a un mezcla de factores y no podrían probar el vínculo con los factores climáticos y ambientales.
  5. La apertura de la Convención de Refugiados de 1951 podría debilitar el estatuto de refugiado, lo que sería trágico dado el estado de nuestro mundo donde tanta gente necesita protección debido a la persecución y los conflictos en curso.
  6. La creación de una nueva convención podría ser un proceso político terriblemente largo y complicado. Muchas respuestas pueden provenir de la gestión y la política de migración, como se destacó ya en el Diálogo Internacional sobre Migración 2011 y el Pacto Mundial recientemente adoptado para una migración segura, ordenada y regular. La Iniciativa Nansen, que se lanzó para analizar las brechas en la protección de las personas desplazadas a través de las fronteras por desastres, luego de realizar consultas temáticas y regionales, también concluyó con un documento que propone un "conjunto de herramientas" de políticas de migración en lugar de recomendar el establecimiento de un nuevo estatus para estas personas.
  7. Las discusiones sobre migración climática no deberían perder su enfoque en las medidas preventivas: el objetivo clave de nuestra generación es invertir en soluciones climáticas y ambientales para nuestro planeta para que las personas no tengan que abandonar sus hogares de manera forzada en el futuro. El Acuerdo de París ofrece un anclaje para la acción climática que considera la movilidad humana para evitar, minimizar y abordar el desplazamiento en el contexto del cambio climático.
  8. La OIM alienta el uso pleno de todos los cuerpos de leyes e instrumentos ya existentes, tanto el derecho estricto como el derecho humanitario, los derechos humanos y el derecho de refugiados, los instrumentos sobre desplazamiento interno, gestión de desastres, migración legal y otros.
  9. Los enfoques basados ​​en los derechos humanos son clave para abordar la migración climática: los estados de origen son los principales responsables de la protección de sus ciudadanos, incluso si sus países no han sido los principales contribuyentes al calentamiento global; por lo tanto, deberían aplicar enfoques basados ​​en los derechos humanos para que sus ciudadanos se muden debido a factores ambientales o climáticos.
  10. Las rutas migratorias regulares pueden proporcionar protección relevante para los migrantes climáticos y facilitar las estrategias de migración en respuesta a factores ambientales. Muchas soluciones de gestión de la migración están disponibles para responder a los desafíos planteados por el cambio climático, la degradación ambiental y los desastres en términos de movimientos migratorios internacionales y pueden proporcionar un estado para las personas que se mueven en el contexto de los impactos del cambio climático, como visas humanitarias, protección temporal, autorización de permanencia, acuerdos de libre circulación regionales y bilaterales, entre otros.

 


7 recomendaciones para promover la inclusión de las personas migrantes en las comunidades receptoras a través de actividades sociales y culturales.

Categoria: Pacto Mundial sobre Migración
Autor: Carlos Escobar

La promoción de actividades sociales y culturales como mecanismo para fomentar la interacción entre personas migrantes y comunidades receptoras con el objetivo de avanzar en la construcción de sociedades más justas y pacíficas, es en la actualidad una temática de especial interés dentro de los estudios, políticas y programas sobre inclusión[i] migrante y cohesión social[ii].

Tomando como referencia la Teoría de Contacto Intergrupal (IGCT por sus siglas en inglés), diferentes investigaciones sostienen que la interacción de personas de lugares y contextos diferentes, bajo las circunstancias correctas, favorece la confianza y el cambio de percepciones xenófobas o discriminatorias. De esta manera, acuerdos intergubernamentales[iii] como el Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular, han integrado esta perspectiva dentro de su cuerpo teórico y conceptual. En particular, el objetivo 16 “Empoderar a los migrantes y las sociedades para lograr la plena inclusión y la cohesión social”, plantea la necesidad de crear centros o programas comunitarios a nivel local para facilitar la participación de las personas migrantes en la sociedad receptora procurando que migrantes, miembros de la comunidad, organizaciones de la diáspora,  asociaciones de migrantes y autoridades locales, participen en el diálogo intercultural, el intercambio de experiencias, los programas de mentoría y la creación de vínculos empresariales que mejoren los resultados de la integración y fomenten el respeto mutuo.

A partir del análisis y revisión de distintas investigaciones, la OIM, en su publicación
The Power of Contact: Designing, Facilitating and Evaluating Social Mixing Activities to Strengthen Migrant Integration and Social Cohesion Between Migrants and Local Communities - A Review of Lessons Learned, propone una serie de recomendaciones, basadas en evidencia empírica, para incentivar la participación de las personas migrantes y las comunidades receptoras en actividades sociales y culturales.

1). Diversión y orientación hacia objetivos

Diseñar e incorporar actividades divertidas y emocionantes conduce a un ambiente más ligero y acogedor para que la gente se conozca, interactúe y cree vínculos sociales. Al mismo tiempo, establecer objetivos comunes, que ninguno de los grupos pueda alcanzar sin la participación del otro (interdependencia cooperativa), hace que las actividades sean más atractivas y participativas.

2). Apreciación mutua

Las personas participantes deben comprender, reconocer y apreciar la cultura, tradiciones e historia, como parte del proceso para salvar las diferencias, maximizando los puntos fuertes de cada uno e identificando aquellos que tienen en común. Es importante que todos los individuos estén en la capacidad de identificar cómo sus contribuciones pueden llegar a tener un impacto positivo en la consecución de los objetivos comunes.

3). Propiedad compartida

La participación de las personas migrantes y de las comunidades locales en todas las fases de las actividades aumentará su participación. Esta apropiación les empodera, eleva su autoestima y abre nuevas oportunidades de responsabilidad y compromiso.

4). Reflexión guiada

Los diálogos y actividades que permiten un cierto grado de reflexión ayudan a crear un ambiente que se percibe como de confianza, amistoso y cálido. Procesar la información y compartir historias personales y sensibles, que pueden evocar recuerdos, son de suma importancia en la medida que estén guiadas y acompañadas cuidadosamente por los (as) facilitadores o los miembros del proyecto.

5). Supervisión y facilitación de confianza

Aquellas personas responsables de las interacciones del grupo, como líderes de equipo, facilitadores, personal de proyectos o planificadores de eventos, deben desempeñar un papel activo en pro de la igualdad dentro las relaciones intergrupales y crear un ambiente inclusivo para todos y todas. Este esfuerzo deliberado es crucial para superar la tendencia natural de las personas participantes a agruparse en función de sus características y estatus más destacados.

6). Intervención sostenida y regular

No hace falta decir que cuanto más frecuente, prolongada e intensiva la participación, mejor será la actitud de cada individuo hacia los demás. Esto significa adoptar un enfoque que replantee el papel de las personas participantes, que a su vez definirán las necesidades de sus comunidades y, finalmente, tomarán parte en el diseño y organización de las intervenciones adecuadas.

7). Apoyo institucional y asociación

El apoyo de instituciones como gobiernos locales, medios de comunicación, agencias gubernamentales y organizaciones intermediarias, es fundamental para promover y facilitar los esfuerzos constructivos para fortalecer las relaciones intergrupales. La coordinación de estas instituciones crea un sistema que puede proporcionar recursos e incentivos para promover y fortalecer y fortalecer las relaciones intergrupales.

Las actividades sociales y culturales, entendidas como una estrategia de intervención programática para facilitar la inclusión de las personas migrantes en las comunidades receptoras, resultan importantes en la medida que ofrecen espacios de interacción no institucionales, en donde a través del contacto humano espontáneo, se construyen vínculos sociales basados en experiencias, historias, emociones y trayectorias de vida de las personas participantes. Esto facilita la generación de confianza entre los individuos, mayores grados de cohesión social y por supuesto, una convivencia pacífica en las comunidades, entendida esta no sólo como la ausencia de conflictos, sino también, como un proceso positivo, dinámico y participativo en el que se promueve el diálogo y se solucionan los conflictos en un espíritu de entendimiento y cooperación mutuos, a través de la aceptación de las diferencias, la capacidad de escuchar, reconocer, respetar y apreciar a los demás. (ONU, 2021).


[i] La inclusión entraña un proceso de adaptación mutua de los migrantes y las comunidades de acogida. El grado de inclusión de los migrantes depende de cada persona en particular y del contexto en que tiene lugar la adaptación. Entre los factores que influyen en el proceso de inclusión de los migrantes figuran sus características demográficas y personales (como la edad, el género, el nivel de instrucción y el conocimiento del idioma), las redes sociales, y la agencia o capacidad de actuación de cada uno (Informe sobre las Migraciones en el Mundo 2020, pág., 204).

[ii] En términos generales, la cohesión social puede definirse a través de las nociones de "solidaridad", "unión", "tolerancia" y "coexistencia armoniosa ". No está necesariamente relacionada con la migración y los inmigrantes, sino que se trata más bien de los lazos que unen a una comunidad a través de la confianza y las normas sociales comunes (Informe sobre las Migraciones en el Mundo 2020, pág., 202).

[iii] La Agenda 2030 también habla de la necesidad de trabajar en la inclusión de las personas migrantes, pero desde una perspectiva jurídica y de participación política, más específicamente en su Objetivo 16: Promover sociedades justas, pacíficas e inclusivas, en sus metas 16.9 y 16.7.