Derribando algunos de los mitos alrededor de la trata de personas

Derribando algunos de los mitos alrededor de la trata de personas

 

El 30 de julio se conmemora el Día Mundial Contra la Trata de Personas, un delito que se estima tiene más de 40 millones de personas en todo el mundo atrapadas en situaciones de explotación.

A pesar de ser un delito tan conocido a nivel mundial, son muchos los mitos que envuelven esta realidad. Para entender mejor qué es la trata de personas, compartimos algunas de las afirmaciones más comunes en torno este delito, y repasamos una a una si son verdaderas o no.

- Las víctimas de trata de personas siempre se encuentran físicamente atadas, encadenadas o encerradas.
FALSO: Es más habitual que las personas víctimas de trata están atrapadas por coacción psicológico y otras formas de control que por amarras físicas, y estas circunstancias son orquestadas por las personas que son tratantes. La confiscación de los documentos de identidad, la amenaza latente o explícita de que lastimen a sus seres queridos, y el desconocimiento de otro idioma y cultura, son algunas de las muchas situaciones que dificultan que una víctima de trata pueda escapar o solicitar ayuda.
 
- El fin más común de la trata de personas es la explotación sexual.
FALSO: Los especialistas estiman que más personas son tratadas por explotación laboral que por explotación sexual, y afecta de alguna forma a casi todas las industrias. Esto incluye manufactura, pesca, agricultura, construcción, entretenimiento y trabajo doméstico.
 
- Los niños y niñas más pequeños son quienes más a menudo son obligados a mendigar.
VERDADERO: Los niños y niñas obligados a mendigar son a menudo menores de 10 años. Los tratantes saben que los más jóvenes ganan más simpatía de los transeúntes y por esto les explotan. En ocasiones los bebés e infantes pequeños son alquilados por sus padres o tutores durante el día.
 
- Las personas en condición de pobreza son más vulnerables a la trata de personas.
VERDADERO: Aunque la trata de personas involucra víctimas con diferentes niveles de ingreso y educación, etnia, nacionalidad, sexo, etc., la pobreza puede hacer a las personas más vulnerables a la trata. Otras situaciones que colocan a las personas en situaciones de mayor vulnerabilidad son el cambio climático, los desastres naturales, la guerra, la discriminación, la corrupción, el ser menor de edad y las discapacidades.
 
- La trata de personas puede ocurrir tanto a nivel nacional como internacional.
VERDADERO: El delito de trata de personas puede darse tanto dentro de un país como fuera de él, y en muchos casos se conoce de redes de trata de personas que operan en los dos niveles (nacionales e internacionales). 
 
- Si le pagas a alguien para que te cruce en la frontera de forma ilegal, eso es trata de personas.
FALSO: Pagar a alguien para que facilite el cruce ilegal de la frontera, sin pasar por las rutas oficiales con un pasaporte y demás documentos que se consideren necesarios, o evitando controles, es tráfico ilícito de migrantes. Ya que el tráfico ilícito de migrantes implica el cruce de fronteras facilitado por un tercero, es un delito administrativo contra el Estado.
El tráfico puede convertirse en trata de personas si luego se fuerza a la persona migrante a la explotación, pero si la persona queda libre una vez que llega a su destino, ha sido tráfico y no trata.
 
- La trata de personas es uno de los negocios más lucrativos.
VERDADERO: Se estima que la trata de personas genera ganancias de más de US $150 mil millones anuales, convirtiéndole en una de las actividades delictivas más lucrativas.
 

La trata de personas puede parecer una situación lejana sobre la cual no tenemos mucha injerencia como individuos, pero hay varias acciones que podemos hacer para aumentar el conocimiento sobre este delito: hablar con familiares y amigos sobre el tema, denunciar a las autoridades locales si sospechas de un caso de trata, y apoyar empresas que aseguran condiciones laborales dignas para sus trabajadores, permiten incrementar la vigilancia ciudadana sobre la trata.

Para realizar denuncias sobre trata de personas en la región, contacta los siguientes números telefónicos:

  • Belice: 911
  • Costa Rica: 911
  • El Salvador: (+503) 2298 6804
  • Guatemala: 110
  • Honduras: 911
  • Jamaica: 967-1389 / 922-3771
  • México: (+01) 800 832 4745
  • Nicaragua: 133
  • Panamá: 311 / 104 / 507-3200
  • República Dominicana: 700
  • Trinidad y Tobago: 800-4288 (4CTU)

¿Por qué la COP25 sobre cambio climático también es una cumbre sobre movilidad humana?

Categoria: Migración y Medio Ambiente
Autor: Pablo Escribano

La Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP25) es el evento anual más importante sobre este tema, pues permite a sus partes avanzar en el diseño y la implementación de medidas para la mitigación y la adaptación ante el cambio climático. Esta será la última Convención antes de la entrada en vigor del Acuerdo de París en 2020, y debería permitir completar el reglamento del mismo y revisar el avance de los compromisos de las partes. Tras el cambio de sede anunciado a inicios de noviembre, la COP25 tendrá lugar en Madrid del 2 al 13 de diciembre de 2019, bajo presidencia chilena.

Sin embargo, la Convención es también una cumbre sobre movilidad humana por varios motivos. En primer lugar, es importante recordar que la movilidad humana ha entrado progresivamente en el ámbito de discusión de la COP a partir en particular del Marco de Adaptación de Cancún de 2010, que solicita medidas para abordar tres formas de movilidad climática: el desplazamiento inducido por el cambio climático, la migración y las reubicaciones planificadas. Y en segundo lugar, porque la aprobación del Acuerdo de París también representa un antes y un después en este proceso, pues se reconoce la situación de los migrantes climáticos y se establece un Equipo de Tareas para tratar específicamente del tema de la movilidad humana relacionada con el cambio climático.

El Equipo de Tareas ha contribuido a integrar la migración en las discusiones sobre cambio climático, señalando la importancia de abordar el impacto de la degradación ambiental y climatológica en los movimientos de población. La evidencia científica ha acompañado este proceso: los informes del panel intergubernamental de expertos sobre cambio climático han incorporado progresivamente la migración en sus análisis. Un estudio reciente publicado en Nature Communications triplica la estimación de vulnerabilidades frente la subida del nivel del mar; según este análisis, planteando un escenario conservador, 190 millones de personas vivirán en el año 2100 en áreas sumergidas por mareas altas. Esta situación hace necesaria la planificación de la movilidad humana desde áreas que no van a ser habitables en el futuro.

Cada COP en los últimos años ha integrado un número mayor de eventos y discusiones relativos a la movilidad humana en sus diferentes componentes. El Equipo de Tareas presentó sus recomendaciones durante la COP24 de Katowice en 2018. Estas recomendaciones fueron oficialmente aprobadas e identifican un conjunto de oportunidades para reducir, minimizar y abordar el desplazamiento relacionado con los impactos adversos del cambio climático. El Equipo de Tareas presentará sus actividades durante la COP25, así como el plan de trabajo para los años entrantes.

Integrar la movilidad humana en la COP y de manera más general en las discusiones sobre cambio climático es fundamental para prevenir la migración forzada y apoyar a las personas que se verán obligadas a dejar sus comunidades por fenómenos como la subida del nivel del mar, la desertificación, el deshielo de glaciares, la acidificación del océano, las sequías y las amenazas hidrometereológicas. Al reunir a todas las partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, las COP representan la plataforma ideal para avanzar en estas discusiones y lograr consensos internacionales para abordar la migración climática.