Derribando algunos de los mitos alrededor de la trata de personas

Derribando algunos de los mitos alrededor de la trata de personas

 

El 30 de julio se conmemora el Día Mundial Contra la Trata de Personas, un delito que se estima tiene más de 40 millones de personas en todo el mundo atrapadas en situaciones de explotación.

A pesar de ser un delito tan conocido a nivel mundial, son muchos los mitos que envuelven esta realidad. Para entender mejor qué es la trata de personas, compartimos algunas de las afirmaciones más comunes en torno este delito, y repasamos una a una si son verdaderas o no.

- Las víctimas de trata de personas siempre se encuentran físicamente atadas, encadenadas o encerradas.
FALSO: Es más habitual que las personas víctimas de trata están atrapadas por coacción psicológico y otras formas de control que por amarras físicas, y estas circunstancias son orquestadas por las personas que son tratantes. La confiscación de los documentos de identidad, la amenaza latente o explícita de que lastimen a sus seres queridos, y el desconocimiento de otro idioma y cultura, son algunas de las muchas situaciones que dificultan que una víctima de trata pueda escapar o solicitar ayuda.
 
- El fin más común de la trata de personas es la explotación sexual.
FALSO: Los especialistas estiman que más personas son tratadas por explotación laboral que por explotación sexual, y afecta de alguna forma a casi todas las industrias. Esto incluye manufactura, pesca, agricultura, construcción, entretenimiento y trabajo doméstico.
 
- Los niños y niñas más pequeños son quienes más a menudo son obligados a mendigar.
VERDADERO: Los niños y niñas obligados a mendigar son a menudo menores de 10 años. Los tratantes saben que los más jóvenes ganan más simpatía de los transeúntes y por esto les explotan. En ocasiones los bebés e infantes pequeños son alquilados por sus padres o tutores durante el día.
 
- Las personas en condición de pobreza son más vulnerables a la trata de personas.
VERDADERO: Aunque la trata de personas involucra víctimas con diferentes niveles de ingreso y educación, etnia, nacionalidad, sexo, etc., la pobreza puede hacer a las personas más vulnerables a la trata. Otras situaciones que colocan a las personas en situaciones de mayor vulnerabilidad son el cambio climático, los desastres naturales, la guerra, la discriminación, la corrupción, el ser menor de edad y las discapacidades.
 
- La trata de personas puede ocurrir tanto a nivel nacional como internacional.
VERDADERO: El delito de trata de personas puede darse tanto dentro de un país como fuera de él, y en muchos casos se conoce de redes de trata de personas que operan en los dos niveles (nacionales e internacionales). 
 
- Si le pagas a alguien para que te cruce en la frontera de forma ilegal, eso es trata de personas.
FALSO: Pagar a alguien para que facilite el cruce ilegal de la frontera, sin pasar por las rutas oficiales con un pasaporte y demás documentos que se consideren necesarios, o evitando controles, es tráfico ilícito de migrantes. Ya que el tráfico ilícito de migrantes implica el cruce de fronteras facilitado por un tercero, es un delito administrativo contra el Estado.
El tráfico puede convertirse en trata de personas si luego se fuerza a la persona migrante a la explotación, pero si la persona queda libre una vez que llega a su destino, ha sido tráfico y no trata.
 
- La trata de personas es uno de los negocios más lucrativos.
VERDADERO: Se estima que la trata de personas genera ganancias de más de US $150 mil millones anuales, convirtiéndole en una de las actividades delictivas más lucrativas.
 

La trata de personas puede parecer una situación lejana sobre la cual no tenemos mucha injerencia como individuos, pero hay varias acciones que podemos hacer para aumentar el conocimiento sobre este delito: hablar con familiares y amigos sobre el tema, denunciar a las autoridades locales si sospechas de un caso de trata, y apoyar empresas que aseguran condiciones laborales dignas para sus trabajadores, permiten incrementar la vigilancia ciudadana sobre la trata.

Para realizar denuncias sobre trata de personas en la región, contacta los siguientes números telefónicos:

  • Belice: 911
  • Costa Rica: 911
  • El Salvador: (+503) 2298 6804
  • Guatemala: 110
  • Honduras: 911
  • Jamaica: 967-1389 / 922-3771
  • México: (+01) 800 832 4745
  • Nicaragua: 133
  • Panamá: 311 / 104 / 507-3200
  • República Dominicana: 700
  • Trinidad y Tobago: 800-4288 (4CTU)

Claves para enfrentar la explotación laboral de la población migrante en Centroamérica

Claves para enfrentar la explotación laboral de la población migrante en Centroamérica
Categoria: Migración Laboral
Autor: Autor Invitado

Las personas migrantes se enfrentan con diversos retos cuando se establecen en su país destino, entre ellas, su inserción laboral. Estudios como el de CEPAL indican que quienes se encuentran irregularmente en otro país son quienes suelen tener las peores condiciones laborales y en trabajos de baja calificación, e incluso si se encuentran en condición regular, en algunos países perciben salarios por debajo del promedio de las personas nacionales.

Para entender mejor las condiciones laborales de las personas migrantes de Centroamérica, el Sistema de Integración Centroamericana (SICA), en conjunto con la OIM y ACNUR, desarrolló un Estudio de línea base sobre migración y desplazamiento en la región del SICA, donde se abordan, entre otros temas, la discriminación laboral. En el estudio se indica como un hallazgo relevante que la explotación laboral muchas veces no es conceptualizada como una violación a los derechos humanos, sino apenas como una falta administrativa, lo que evita la penalización correspondiente y facilita que se perpetúe el problema.

De acuerdo con el estudio, otra de las consecuencias de la precarización del trabajo para la mayoría de las personas migrantes en la región es la falta de acceso a la seguridad social. Esto se debe por un lado a la dificultad de cubrir su costo económico, pues primero necesitan regularizar su estatus migratorio, lo cual implica gastos. Y por otro, porque mientras “más informal” sea un trabajo, menos probabilidades hay de afiliación al seguro social.

La legislación y condiciones de trabajo de las personas varía de país en país, por lo que para atender los desafíos de la migración laboral, el estudio de SICA, OIM y ACNUR propone varias líneas de acción para que los Estados puedan abordar de manera conjunta y comprehensiva la integración de este tipo de flujo migratorio en términos de personas en condición irregular, discriminación laboral, seguridad social  e integración regional. Algunas de las acciones recomendadas en el estudio son:

Para desestimular la migración laboral irregular

• Apoyar a los países en la ratificación del Convenio sobre los Trabajadores Migrantes de la OIT (núm. 97) y del Convenio sobre el trabajo nocturno de los menores (núm. 143), así como adoptar las Recomendaciones sobre las Estadísticas de Migración de la OIT (núm. 19).

• Analizar los mercados laborales nacionales para identificar áreas con déficit o superávit de personal capacitado.

• Fortalecer la recopilación e intercambio de información sobre las necesidades de los mercados laborales, con variables regionales homologadas.

 

Para abordar la discriminación laboral

• Implementar políticas contra la discriminación y la xenofobia.

• Fortalecer los instrumentos para asegurar la protección de los derechos de las personas trabajadoras migrantes.

• Promover mecanismos de integración social, laboral, cultural de las personas migrantes en los países de destino.

 

Para facilitar el acceso a la seguridad social y a la protección de las personas migrantes

• Apoyar a los países en la ratificación del Convenio Multilateral de Seguridad Social.

• Promover legislaciones internas que protejan el derecho a la seguridad social de las personas migrantes.

• Diseñar esquemas de seguridad social que respondan a las necesidades particulares de las personas migrantes y sus familiares.

 

Para facilitar la integración regional de la migración laboral

• Facilitar el intercambio de información migratoria laboral entre países de la región.

• Impulsar mecanismos (o incluir espacios en los acuerdos de movilidad ya existentes) que permitan la movilidad laboral intrarregional.

 

Además de estos puntos de acción, el estudio incluye aportes para abordar la discriminación laboral específicamente con migrantes indígenas y población LGBTI+, quienes pueden sufrir una precarización mayor de sus condiciones laborales. Esta información se puede acceder en este link.