¿Cuál es el impacto de la COVID-19 para las personas migrantes LGBTI?

¿Cuál es el impacto de COVID-19 para las personas migrantes LGBTI?

Durante la pandemia COVID-19, las personas migrantes lesbianas, gays, bisexuales, transgénero e intersexuales (LGBTI) pueden enfrentarse a discriminaciones entrecruzadas: tanto por ser migrantes, como por su identidad de género y / u orientación sexual. Es importante que se adopten medidas para garantizar que estas poblaciones tengan el mismo acceso a los servicios de salud pública y seguridad, y asistencia para superar los impactos socioeconómicos de la crisis. Estos son algunos de los desafíos específicos que las personas migrantes LGBTI pueden tener que superar.

Dificultades para acceder a los servicios de salud

En general, las personas LGBTI pueden enfrentan discriminación y estigma cuando acceden a los servicios de salud, empezando por la existencia de leyes en algunos países que penalizan las relaciones entre personas del mismo sexo o se enfocan en personas trans debido a su identidad de género, estas condiciones exacerban las situaciones de vulnerabilidad y acceso a servicios de salud de estas poblaciones.  También es conocido que algunas personas LGBTI evitan asistir  a los servicios de salud por temor a la violencia o a ser arrestadas, también están las personas LGBTI  con estatus irregular que  pueden estar menos dispuestas a acceder a la atención médica o proporcionar información sobre su estado de salud, ya que temen la deportación, la separación familiar o la detención.

Por último es relevanet señalar que para muchas personas migrantes LGBTI de Centroamérica y el Caribe, regresar a sus países de origen podría significar un alto riesgo de violencia o leyes discriminatorias.

Estigmatización, discriminación, discurso de odio y ataques contra las personas  LGBTI

Durante las crisis de salud, es probable que tanto las personas LGBTI como las poblaciones migrantes enfrenten estigma y discriminación como resultado de ser culpados erróneamente de la pandemia. Esto duplica las condiciones de vulnerabilidad y discriminación  para las personas migrantes LGBTI, por ejemplo en algunos  países, se introdujo una medida que solo permitía a hombres y mujeres salir de sus hogares en días alternos de la semana y le daba a la policía el poder de confirmar el género de una persona según su documentación oficial. Esto deja a las personas migrantes transgénero, intersexuales y no binarios en riesgo de discriminación, ya que es posible que no puedan cambiar su género en su identificación, dependiendo de las leyes de sus países de origen.

Acceso al trabajo y medios de vida

Debido a las diversas formas de discriminación social y económica que enfrentan las personas migrantes LGBTI, es más probable que  se vinculen en el sector informal y no tengan acceso a licencia por enfermedad remunerada ni a compensación por desempleo. Las personas migrantes LGBTI no serán elegibles para solicitar pagos para reducir la situación socioeconómica negativa de la pandemia de COVID-19 en países donde estas políticas solo se aplican a las personas nacionales.

Vulnerabilidad a la violencia y la explotación

Las personas migrantes transgénero y no binarios son particularmente vulnerables a la explotación debido a la discriminación laboral por su identidad de género y / o nacionalidad, esto abre una ventana para que los tratantes aprovechan esta vulnerabilidad y muchas veces buscan activamente víctimas trans y no binarias. También es probable que los tratantes exploten la incertidumbre, las restricciones de movilidad y el aumento del desplazamiento interno resultante de la pandemia de COVID-19.

¿Cuáles son algunas acciones clave que las partes interesadas pueden tomar?

Los estados y otros actores deben considerar las necesidades y vulnerabilidades específicas de las personas migrantes LGBTI y asegurarse de que se escuchen sus voces al crear respuestas al brote de COVID-19, algunas recomendaciones a continuación:

  1. Entender la salud como un derecho universal, por lo que se debe asegurar de que las personas migrantes LGBTI puedan acceder a los servicios de atención médica, independientemente de su orientación sexual, identidad de género o estatus migratorio, y que no estén sujetos a discriminación o teman consecuencias negativas por buscar atención médica.
  2. Garantizar que las personas migrantes LGBTI se incluyan en medidas para reducir el impacto socioeconómico de la pandemia y que se aborden sus vulnerabilidades específicas.
  3. Los líderes políticos y otras figuras públicas deben hablar en contra de la estigmatización y el discurso de odio dirigido tanto a las personas LGBTI como a las personas migrantes durante la pandemia.
  4. Los albergues, los servicios de apoyo y otras medidas para abordar la violencia de género y la trata de personas durante la pandemia COVID-19 deben adoptar un enfoque que incluya a las personas migrantes LGBTI.
  5. Los funcionarios fronterizos y de aplicación de la ley deben recibir capacitación e instrucciones para no discriminar contra las poblaciones LGBTI. Las medidas que implican restricciones de movilidad también deberían proporcionar protección a las personas trans y no binarias.

Abordar los impactos negativos de COVID-19 en las personas migrantes LGBTI requiere un enfoque interseccional y un fuerte compromiso de las partes interesadas clave para considerar cómo las nuevas medidas podrían tener consecuencias no deseadas en esta población. Para obtener más información sobre la pandemia de COVID-19 y los derechos humanos de las personas LGBTI, consulte este documento en la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

 


Así se ven los nuevos desplazamientos por violencia y desastres en las Américas

Así se ven los nuevos desplazamientos por violencia y desastres en las Américas
Categoria: Migración y Medio Ambiente
Autor: Pablo Escribano

Según el informe 2020 del Centro de Monitoreo del Desplazamiento Interno (IDMC por sus siglas en inglés), en 2019 se registraron 33.4 millones de nuevos desplazamientos internos en el mundo, de los cuales 24.855.000 son debido a desastres y 8.553.800 a conflicto y violencia. Representa la cifra más alta registrada anualmente desde el 2012.

En las Américas, los desastres y la violencia provocaron 2.147.000 nuevos desplazamientos durante 2019. Los desastres originaron 72% del total (1.545.000) mientras que la violencia ocasionó el 28% (602.000). La proporción es similar a las cifras globales (74,5% y 25,5% respectivamente).

 

Nuevos desplazamientos por conflicto, violencia y desastres en las Américas (2009-2019).

 

Los países más afectados por el desplazamiento interno a nivel continental fueron Estados Unidos, El Salvador, Brasil, Colombia y Bolivia, aunque por diferentes causas:

  • Estados Unidos registró 916.000 nuevos desplazamientos, lo que representa el 42.5% del total global, y 59% del total continental de desplazamiento por desastres. El huracán Dorian supuso la evacuación de 450.000 personas en Carolina del Norte, Carolina del Sur, Florida, Georgia y Virginia. Los incendios provocaron 423.000 nuevos desplazamientos, en particular en California en octubre.
  • Los 455.900 nuevos desplazamientos registrados en El Salvador en 2019 se atribuyen exclusivamente a la violencia. El conteo fue extrapolado de cálculos de organizaciones de la sociedad civil en el país. La adopción de una nueva ley a principios de este año podría permitir mejorar la metodología de investigación.
  • Brasil fue en 2019 uno de los países afectados por un mayor número de desastres en el mundo, al registrarse más de 295.000 eventos que provocaron 250.000 nuevos desplazamientos, en particular inundaciones y deslizamientos. También existen datos iniciales de desplazamiento por fenómenos graduales en Brasil, como la sequía (6.100 nuevos desplazamientos) y la erosión costera (240), que revelan procesos significativos relacionados con el cambio climático que podrían existir en otros países pero no quedan representados por la falta de datos.
  • En Colombia, los desplazamientos por conflicto y violencia (139.000) en 2019 fueron más que los relacionados con desastres (35.000). Este último se debió a inundaciones en los departamentos de Putumayo, Antioquía, Magdalena, Nariño y Chocó. Colombia es un caso particular, pues con 5.576.000 personas desplazadas a finales de 2019, presenta dificultad para encontrar soluciones duraderas al desplazamiento.
  • El quinto país con un mayor número de nuevos desplazamientos en 2019 fue Bolivia, con 77.031 casos resultantes de desastres provocados por inundaciones en Chuquisaca, Cochabamba y la Paz.

 

El Huracán Dorian causó más de 464.000 nuevos desplazamientos entre septiembre y octubre de 2020, distribuidos entre los países del Caribe, Estados Unidos y Canadá. Bahamas sufrió el mayor impacto, con 3.4 billones de dólares en daños estimados y un quinto de la población del país afectada. La situación de la comunidad haitiana resultó particularmente preocupante debido a su contexto socioeconómico y su concentración en asentamientos informales que resultaron particularmente afectados.

Las prioridades para el futuro incluyen avanzar en la prevención del riesgo y reducir el desplazamiento prolongado. Para mejorar las capacidades en ambos ámbitos, se necesita de una asociación global que recopile, evalúe y compare prácticas y experiencias de manera sistemática, y facilite el aprendizaje y el apoyo entre pares.