Comunidades y migrantes: ¿Cómo responder al coronavirus?

Comunidades y migrantes: ¿Cómo responder al coronavirus?
Categoría: 

¿Qué es el coronavirus?

Los coronavirus son una familia de virus, algunos de los cuales solo afectan a los animales, mientras que otros también pueden causar enfermedades en los humanos. El coronavirus descubierto más recientemente, COVID-19, causa la enfermedad por coronavirus, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

COVID-19 es una enfermedad infecciosa causada por el coronavirus descubierto más recientemente, que se conoció en Wuhan, China, en diciembre de 2019.

Los síntomas comunes incluyen: dolores y molestias, congestión nasal, secreción nasal, dolor de garganta o diarrea. El virus se transmite a través de pequeñas gotículas de la nariz o la boca que se propagan cuando una persona con COVID-19 tose o exhala.

¿Cuál es la mejor manera de responder al coronavirus?

Esté a salvo de la infección por coronavirus al reducir la propagación de la infección y su contacto con bacterias dañinas.

La Organización Mundial de la Salud sugiere estos 7 pasos:

  1. Lávase las manos con frecuencia
  2. Evite tocarse los ojos, la boca y la nariz.
  3. Cubra su tos con el interior de su codo o un pañuelo
  4. Evita los lugares llenos de gente
  5. Quédese en casa si no se siente bien, incluso si tiene fiebre leve y tos
  6. Si tiene fiebre, tos y dificultad para respirar, busque atención médica temprana, pero llame primero por teléfono
  7. Manténgase al tanto de la información más reciente.

Sea inteligente al mantenerse informado sobre las últimas actualizaciones utilizando fuentes confiables de información. La Organización Mundial de la Salud publica periódicamente actualizaciones e informes de situación, mientras que las autoridades nacionales y locales de salud pública también emiten consejos relevantes y útiles.

Sea amable y apoye a los demás. No estigmatice ni discrimine a ciertos grupos debido a su origen étnico. En muchos contextos, las personas que migran para trabajar, estudiar o unirse a sus familias gozan de buena salud y forman parte fundamental de las comunidades nacionales, incluidos los sistemas de atención de la salud. Por lo tanto, las personas migrantes, independientemente de su situación legal, no deben ser estigmatizadas ni asociadas con el riesgo de importar enfermedades. En la mayoría de los casos, no existe una conexión directa con la enfermedad solo porque las personas pueden ser migrantes.

Sea considerado o considerada con las necesidades de los demás y con lo que puede hacer para ayudar. Recuerde que, si bien es posible que no sea miembro de las poblaciones más vulnerables al virus, también puede contribuir a reducir su propagación siguiendo los pasos anteriores.

¿Cómo puede propagarse COVID19 entre las personas migrantes?

Las condiciones que rodean el proceso de migración, como las barreras a los servicios de salud, las malas condiciones de vida y de trabajo y la explotación, que pueden representar riesgos para la salud de las personas migrantes. Es importante que los gobiernos adopten un enfoque inclusivo para garantizar que todas las personas migrantes, independientemente de su estatus migratorio, y otros no nacionales, sean considerados en la planificación, respuesta y mensajes de salud pública. Esto significa: el uso de un lenguaje adecuado, recomendaciones culturalmente apropiadas y modalidades de tratamiento, y garantizar que todas las personas migrantes, ya sea en situación regular o irregular, puedan acceder a los servicios de salud, sin temor a estigma, arresto o deportación, entre otras cosas.

¿Cómo ha afectado la información errónea al brote?

“Nuestro mayor enemigo en este momento no es el coronavirus en sí. Es el miedo, los rumores y el estigma. Y nuestro mayor activo son los hechos, la razón y la solidaridad”, dijo Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la Organización Mundial de la Salud.

Desde una perspectiva de salud pública, el riesgo de exclusión y estigmatización puede hacer que las personas migrantes escondan sus síntomas en lugar de buscar tratamiento. Esto pone a todo el mundo en riesgo de enfermarse. Todas las personas podemos tomar el papel de identificar y desafiar la información errónea en línea, mientras compartimos información de fuentes confiables para reducir el pánico, la xenofobia y la propagación de información incorrecta.


La extorsión que expulsa a las personas migrantes del Triángulo Norte de Centroamérica

La extorsión que expulsa a las personas migrantes del Triángulo Norte de Centroamérica
Categoria: Protección y Asistencia a Migrantes
Autor: Autor Invitado

En muchos casos de desplazamiento forzado se habla de la extorsión como uno de los principales detonantes, sin embargo esta acción se suma a un ciclo de violencia donde es difícil marcar la razón última de salida de una país: violencia sexual, asesinatos, etc.

Aunque su definición varía dependiendo de la legislación, la extorsión se entiende como las amenazas, intimidación y otros actos violentos para conseguir acciones o bienes de otra persona contra su voluntad, indicó la Red de Fondos Ambientales de Latinoamérica y el Caribe REDLAC en un boletín dedicado a explorar este tema y que servirá de insumo para este blog.

En el contexto de la migración, el secuestro y la extorsión pueden ir de la mano, pues los traficantes extorsionan a las personas migrantes exigiéndoles dinero bajo la amenaza de secuestrar a sus familiares. De igual manera ocurre en la vía contraria: los parientes de personas migrantes que ya se encuentran en otro país son extorsionadas por traficantes, reclamándoles dinero para no hacer daño al familiar que migró. Esto deriva muchas veces en motivo de persecución.

En Guatemala, Honduras y El Salvador, las graves condiciones de inseguridad ciudadana alimentadas por el narcotráfico y la corrupción han posicionado a la región como una de las más violentas del planeta según Amnistía Internacional. En este contexto, la extorsión exigiendo pagos a mercados y comercios pequeños se vuelve habitual en territorios controlados por pandillas, aunque dependiendo del país puede haber un alto porcentaje de extorsión a residencias, como en Guatemala, donde este rubro acapara el 55% de las denuncias por extorsión.

También existe un impacto diferenciado entre el tipo de extorsiones que perciben hombres, mujeres, niños y población LGBTIQ+. En ese sentido las extorsiones para el pago de dinero por parte de mujeres son muchas veces aunadas con la amenaza de violencia sexual, y los cuerpos de las mismas, así como de adolescentes y niñas, son utilizados como territorios de venganza y control, indica el mismo boletín de REDLAC. En el caso de los niños, el reclutamiento de estos para convertirles en cobradores de renta y otras funciones va en aumento.

Las personas migrantes se ven a menudo extorsionadas también por personas que no forman parte de grupos criminales, pero que aprovechan su situación de vulnerabilidad para obtener beneficios: extorsión para cruzar por terrenos privados en vez de por rutas con bandas delictivas, o transportistas que piden dinero para no entregarles a las autoridades sin son migrantes irregulares. Esta misma situación se ha reportado con empleadores que, al momento de llegar la fecha de pago, amenazan a los trabajadores migrantes con denunciarlos.

No existen actualmente números sobre la cantidad de personas desplazadas u obligadas a migrar debido a las extorsiones en el norte de Centroamérica, pues se enmarca en un clima generalizado de violencia; sin embargo, algunas organizaciones ubican este delito como una de las principales razones de expulsión de zonas o incluso del país.

 

Extorsión durante la pandemia

En el boletín de la Red de Fondos Ambientales de Latinoamérica y el Caribe REDLAC sobre la extorsión como un detonante del desplazamiento interno y la migración forzada en le norte de Centroamérica y México se indicaron también algunos puntos relevantes sobre cómo operan las extorsiones en el contexto de la COVID-19:

  • En El Salvador, la COVID-19 ha afectado los ingresos de las pandillas, sin embargo no han perdido el control de los territorios donde se encuentran. Algunas pandillas han establecido controles para que personas de cada familia realicen las compras de comida; esto por temor a que algún miembro de la pandilla se enferme y no pueda acceder a atención médica.
  • En Honduras, la paralización de los sectores de transporte y comercio informal (víctimas comunes de las extorsiones) debido a la pandemia ha implicado una disminución en las extorsiones. Sin embargo se han reportado amenazas de cobros retroactivos una vez se retome el comercio; cobros casa por casa; “peajes” por parte de las pandillas en carreteras y estafas. Los repartidores de comida son víctimas frecuentes de extorsión al ingresar a las comunidades.
  • En Guatemala las extorsiones tampoco se han detenido, aunque al inicio de la pandemia algunas maras concedieron “indultos”. Sin embargo, organismos nacionales creen que habrá un aumento en otros delitos y que las extorsiones volverán con más fuerza cuando se levanten las medidas restrictivas.
  • Las restricciones de movilidad aumentan el riesgo de que las personas se queden atrapadas en contextos de violencia, dificultando la posibilidad de buscar apoyo en otros territorios y países. A pesar de esto, muchas personas buscan y seguirán buscando opciones de migración irregular, a pesar de los peligros de la pandemia, para alejarse de los contextos de alta violencia y bajos ingresos en los que viven.