¿Cómo ayudar a los migrantes a integrarse mediante actividades de preparación y recuperación en casos de desastre?

Bettrice, al medio, preparándose para una capacitación de la Cruz Roja con voluntarios de Guyana y Montserrat.

 

*Esta entrada fue publicada originalmente en inglés aquí.

Con una serie de recursos diferentes a los que usan los locales, los migrantes se enfrentan a desafíos específicos antes y después de los desastres naturales. Por esto es fundamental tomarlos en cuenta en el proceso de reducción de riesgos y recuperación posteriores a los desastres. Aquí le damos la palabra a una migrante que se encuentra en un lugar muy afectado por una serie de erupciones volcánicas. Aunque se trate de una historia particular que refleja la experiencia personal y la percepción de una sola persona, esta también relata los numerosos problemas a los cuales se enfrentan los migrantes en contextos posteriores a desastres naturales. 

Casi 15 años de erupciones volcánicas llevaron a la destrucción total del sur de Montserrat, una de las Islas de Sotavento y de las Antillas Británicas, así como de su capital Plymouth. Este círculo vicioso desencadenó un cambio demográfico imprevisto en la isla.

Los primeros tres años después de 1995, cuando la crisis volcánica empezó, aproximadamente un 75 por ciento de la población fue forzada a abandonar el país, dejando únicamente 2,400 habitantes en comparación a los 10,500 que habían en 1995. Esto dejó enormes brechas laborales en todos los sectores de la sociedad. Progresivamente después de este éxodo masivo de personas, la población se comenzó a rejuvenecer a medida que migrantes de otras islas vecinas, atraídos por los trabajos que los locales dejaron y por las urgentes necesidades en el sector de la construcción, comenzaban a llegar. Desde el 2002, casi la mitad de la población de Montserrat está constituida por inmigrantes y sin ellos el país no podría funcionar.

Bettrice, una jamaiquina de 30 años, es una de esas personas migrantes en Montserrat. 

Betricce, a la derecha, junto a algunas voluntarias de la Cruz Roja de Montserrat.

 

Por casi 10 años, ella había sido una especialista en tuberculosis en su país de origen, pero en el 2010 ella se enteró que el hospital de Montserrat necesitaba un reemplazo para el puesto de técnico en atención médica. En este punto de su vida, Bettrice buscaba un cambio.

Recién llegada a Montserrat, Bettrice se enteró que solo podría obtener un contrato a corto plazo. A pesar de su gran formación académica y sus 6 años de experiencia, ella pronto sintió que no estaría en la capacidad de progresar en su carrera. Durante varios años, ella se quedaba en Montserrat cumpliendo con la duración de su contrato y entre la firma de otro contrato viajaba unos días a Jamaica – en otras palabras, su situación laboral dictaba el cuándo ella podía ver a su familia y a sus seres queridos en su país de origen.

En 2014, en su tercer viaje a Montserrat, Bettrice aplicó a un puesto de agente para la Reducción de Riesgos de Desastres con la Cruz Roja de Montserrat. Ella había sido una voluntaria para esta organización desde que llegó a la isla y siempre creyó en su misión.

Después de 15 años de constantes catástrofes naturales, el trabajo de Bettrice con la Cruz Roja es indispensable y contribuye al proceso de recuperación de la isla. La Cruz Roja ha jugado un papel importante en la actual revitalización de Montserrat, no solamente por su enfoque sobre la gestión de desastres, pero también por la asistencia que le proporciona a los migrantes, ayudándoles así a una mejor integración. Se desempeña a un nivel municipal a través de varios proyectos de revitalización comunitaria, incluyendo la mejora al acceso y a la gestión de residuos, la limpieza de casas abandonadas, etc. También, lleva a cabo programas de sensibilización de riesgos y evaluaciones de los niveles de vulnerabilidad de cada municipalidad frente a diversas catástrofes naturales con el fin de implementar proyectos específicos y promover el trabajo gubernamental. 

 

El volcán Soufrière Hills ubicado en las afueras de Plymouth, Montserrat.

Los migrantes representan una gran mayoría de los voluntarios de esta organización – a veces se calcula que en un 80 o 90 por ciento. Con un fuerte énfasis a la no discriminación y la inclusividad, ser voluntario de la Cruz Roja local brinda la oportunidad a los recién llegados de participar en sus comunidades, conocer gente y ser parte la isla de Montserrat.

Bettrice explicó que a pesar de los esfuerzos continuos de integrarse y de descubrir la rica cultura del país, su nacionalidad pareció siempre mantenerla apartada. Ella incluso se unió a un coro con la esperanza de conocer más sobre la cultura de Montserrat. De hecho, algunos locales empezaron a creer que ella era de Montserrat – considerada como alguien que emigró durante la crisis de los volcanes y regresó una vez terminada. Por mucho tiempo ella pensó que era más fácil dejarles creer eso. Cuando se supo que ella era de Jamaica, perdió una gran parte de sus relaciones sociales y comenzó a acercarse a la comunidad jamaiquina. Para ella era más fácil expresarse y entenderse con ellos.

La discriminación constante en contra de las comunidades de migrantes en Montserrat es algo que le disgusta a Bettrice. Ella afirma que los migrantes necesitan fortaleza mental para lidiar con los constantes ataques y estigmas a los cuales se enfrentan. Ella explicó lo difícil que es mantener una buena relación con alguien que haya nacido y crecido en la isla, queriendo decir que juntarse con los de su propia nacionalidad le parecía más fácil. Sin embargo, a través de la Cruz Roja ella se dio cuenta de la necesidad de incluir a los demás y de no cerrarse a otros grupos. En su trabajo, Bettrice hace el intento de unir a las personas. Ella organiza reuniones en distintos barrios de la isla de Montserrat, donde se asegura de invitar a todas las comunidades.

 

Un vistazo a la destrucción causada por el volcán en las proximidades de Plymouth.

Una de sus mayores funciones es ayudar pro-activamente a reducir la vulnerabilidad de las personas frente a los desastres naturales tal como las erupciones volcánicas. Primero, para que ella pueda abogar de la forma más adecuada con el fin de que se incluyan las necesidades más básicas de cada comunidad en el plan de recuperación nacional y en las estrategias de prevención ante desastres, ella debe comprender las situaciones socio-económicas específicas de cada una de estas. Efectivamente, como muchas personas están llegando a Montserrat para encontrar mejores oportunidades económicas, los migrantes están obligados a aceptar los trabajos más inestables y menos remunerados, como la limpieza en casas o la construcción, y viven en condiciones muy precarias, muy a menudo en áreas cercanas que fueron devastadas en repetidas ocasiones por las erupciones.

Al sufrir un alto grado de estigmatización, los migrantes son marginalizados desde el punto de vista espacial, social y económico. A pesar de que constituyen más del 50 por ciento de la población total, no están representados en el nivel de toma de decisiones y no todas las nacionalidades están en la capacidad de votar. A través de la Cruz Roja, Bettrice identifica las necesidades de estos y trabaja para empoderar a los más vulnerables y reducir la pobreza. Ella le ayuda a los migrantes a estabilizar su situación y a meterse de lleno en la vida de Montserrat con el objetivo de hacer contribuciones a largo plazo para el país. 

Bettrice ayuda a que sus voces sean escuchadas. 

Ella ha afirmado que se deberían de realizar más trabajos como este, argumentando que los migrantes no están tomados suficientemente en cuenta en la planificación de emergencias. Ella ha abogado a favor de que la comunidad jamaiquina tenga un líder fuerte que sea capaz de representarlos y de ayudarles a hacerse un puesto en la sociedad. Su compromiso con la Cruz Roja va más allá del simple hecho de reducir los riesgos de desastres. Este abarca el concepto de que una sociedad dividida es una sociedad vulnerable, que hay que contribuir a la cohesión social y destacar la necesidad de una mejor representación de la población más marginalizada de Montserrat que son los migrantes.

Siete años después de haber llegado, Bettrice se siente aceptada en la isla y se enorgullece de ser reconocida públicamente como jamaiquina. Si bien ella todavía recibe críticas, no tiene miedo de expresarse y de ser la portavoz de los migrantes o, en general, de los grupos más vulnerables de la isla.

 

 

Sobre la autora:

Esta historia fue escrita por Charlotte Monteil, geógrafa y estudiante en 4º año de doctorado en la Universidad de East Anglia (Reino Unido). Actualmente, ella trabaja en los procesos de recuperación tras los desastres naturales. Estuvo 10 meses en la isla de Montserrat analizando las experiencias del país después de 15 años de constantes erupciones volcánicas. Charlotte se interesa particularmente en las vulnerabilidades sociales; la relación entre los desastres, la migración y la participación de los ciudadanos en la toma de decisiones, las medidas de reducción de riesgos de desastres y la producción de nuevos conocimientos. Colaboró en la redacción del libro “Migrants in Disaster Risk Reduction. Practices for Inclusion” publicado en 2017 por la Iniciativa Migrantes en Países en Crisis (MICIC por sus siglas en inglés) de la OIM.

Esta historia fue publicada con motivo del Día Internacional para la Reducción de Riesgos (13 de octubre).

 


¿Cómo afectará la COVID-19 el logro de las metas de la Agenda 2030?

¿Cómo afectara la COVID-19 el logro de las metas de la Agenda 2030?
Categoria: Gobernanza Migratoria
Autor: Laura Thompson

 

No hay duda alguna que la actual pandemia tiene un impacto humanitario, social y económico amplio a corto, mediano y largo plazo, que a su vez puede afectar o retrasar la consecución de muchos de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) a diferentes niveles y de diversas maneras. 

El impacto más evidente, obviamente, es sobre el Objetivo 3, el cual busca garantizar una vida saludable y promover el bienestar. La pandemia ha puesto presiones enormes en los sistemas de salud no sólo con relación al tratamiento y la gestión del virus, sino que además afecta la capacidad de atender a pacientes que tengan otras enfermedades y aumenta el riesgo de complicaciones en poblaciones con estados de salud comprometidos. La pandemia ha puesto mayor visibilidad en la importancia del acceso universal a los sistemas de salud independientemente de la condición migratoria de las personas. Sin embargo, la pandemia también tendrá implicaciones en otros aspectos de la Agenda 2030.

 

Impactos más allá de la salud

La COVID-19 también está impactando negativamente la situación laboral, económica y social de muchos hogares del mundo entero, y sobre su capacidad para enfrentar sus necesidades, inclusive las más básicas.  La crisis económica que los países de la región están enfrentando y el creciente desempleo será determinante en este sentido, puesto que más allá de la pandemia, América Latina y el Caribe cerraron el año 2019 con un 8,1% de desempleo, de acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo. Y según proyecciones de la CEPAL, la desocupación laboral subirá a  un 11,5% en la misma región, producto de la contracción de la actividad económica por la COVID-19.

El desempleo y la pérdida de poder adquisitivo afecta de manera más acentuada a las poblaciones migrantes, ya que ellas están, con mucha frecuencia, empleadas en el sector informal de la economía y tienen condiciones laborales contractuales más precarias, particularmente las mujeres trabajadoras migrantes.  En el caso de Latinoamérica y el Caribe el trabajo informa ronda el 50% del total de personas empleadas. El aumento del desempleo impactará el alcance del Objetivo 8 (sobre el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos), pero también del Objetivo 1 (la lucha contra la pobreza), el Objetivo 2 (la erradicación del hambre, la seguridad alimentaria y una mejor nutrición), el Objetivo 5 (la igualdad de género y empoderamiento de las mujeres y niñas), y las metas 5.2, 8.7 y 16.2, sobre la trata y la explotación de personas. La CEPAL recalca además que América Latina y el Caribe sufre ya una caída del -5.3% del PIB, la peor de toda su historia.

Asimismo, esta pandemia podría acentuar las desigualdades existentes en las sociedades, así como las vulnerabilidades de ciertos grupos poblacionales, y por consiguiente retrasar el alcance del Objetivo 10, que busca reducir las desigualdades entre países y dentro de ellos. En ese contexto, las personas migrantes son uno de esos grupos vulnerables que se han visto afectados de manera particular por la pandemia y que a menudo son dejados de lado u olvidados en los planes de protección social y de relanzamiento económico, o tienen acceso limitado a ellos, ya sea por barreras de idioma o por su estatus migratorio. Todo ello a pesar de la enorme contribución que los trabajadores migrantes hacen al funcionamiento de los servicios básicos esenciales en muchos países, como se ha puesto en evidencia durante esta crisis.

Adicionalmente se proyecta una disminución en el monto de las remesas internacionales que, según el Banco Mundial, se reducirían entre un 10% y un 19.3% para el 2020. Las remesas son un componente fundamental en la economía de algunos países de la región, donde pueden a llegar a significar entre el 5% y el 20% del Producto Interno Bruto nacional. Una reducción importante en las remesas pondría en peligro la capacidad de muchos hogares en esos países de llenar sus necesidades más básicas y su capacidad de invertir en el mejoramiento de la nutrición, la educación y la reducción del trabajo infantil, entre otros, acentuando aún más las desigualdades existentes.

Finalmente, a nivel estatal, debido la desaceleración económica que estamos viviendo y las necesidades urgentes en materia de salud, es muy posible que haya una disminución del gasto social o una reorientación de los recursos disponibles potencialmente en detrimento de la visión más integral contenida en los Objetivos de Desarrollo Sostenible, afectando de nuevo el alcance de objetivos transversales de la Agenda 2030.

 

Recuperación y ODS: el mismo camino

Pero esto no nos debe llevar al pesimismo y a pensar que hemos perdido la lucha para alcanzar los ODS. Al contrario, en este momento es esencial trabajar juntos y con fuerza para identificar las dificultades adicionales que la actual pandemia presenta para la consecución de la Agenda 2030. Debemos redoblar nuestro compromiso y nuestros esfuerzos para asegurar que el impacto de la pandemia sea incorporado en los planes nacionales y en la asistencia internacional, así como que las diferentes realidades y vulnerabilidades de algunos grupos específicos sean incorporadas.

Para esto debemos trabajar desde ahora en asegurar la atención universal de los sistemas de salud y educación; en la reducción de los costos de transferencia de las remesas (tema incluido en el Objetivo 10), como está haciendo ya El Salvador, crear ciudades más resilientes e inclusivas en línea con el Objetivo 11 o fortalecer formas de migración regular para los trabajadores migrantes y condiciones de trabajo decente (Objetivo 8).

El momento es ahora: todas las organizaciones, gobiernos y personas tenemos un papel importante en asegurar que los esfuerzos para que nuestra región latinoamericana y el mundo se recuperen de los graves efectos de la pandemia de COVID-19 se alineen con la Agenda 2030 y nos aseguremos de no dejar a nadie atrás.