¿Cómo ayudar a los migrantes a integrarse mediante actividades de preparación y recuperación en casos de desastre?

Bettrice, al medio, preparándose para una capacitación de la Cruz Roja con voluntarios de Guyana y Montserrat.

 

*Esta entrada fue publicada originalmente en inglés aquí.

Con una serie de recursos diferentes a los que usan los locales, los migrantes se enfrentan a desafíos específicos antes y después de los desastres naturales. Por esto es fundamental tomarlos en cuenta en el proceso de reducción de riesgos y recuperación posteriores a los desastres. Aquí le damos la palabra a una migrante que se encuentra en un lugar muy afectado por una serie de erupciones volcánicas. Aunque se trate de una historia particular que refleja la experiencia personal y la percepción de una sola persona, esta también relata los numerosos problemas a los cuales se enfrentan los migrantes en contextos posteriores a desastres naturales. 

Casi 15 años de erupciones volcánicas llevaron a la destrucción total del sur de Montserrat, una de las Islas de Sotavento y de las Antillas Británicas, así como de su capital Plymouth. Este círculo vicioso desencadenó un cambio demográfico imprevisto en la isla.

Los primeros tres años después de 1995, cuando la crisis volcánica empezó, aproximadamente un 75 por ciento de la población fue forzada a abandonar el país, dejando únicamente 2,400 habitantes en comparación a los 10,500 que habían en 1995. Esto dejó enormes brechas laborales en todos los sectores de la sociedad. Progresivamente después de este éxodo masivo de personas, la población se comenzó a rejuvenecer a medida que migrantes de otras islas vecinas, atraídos por los trabajos que los locales dejaron y por las urgentes necesidades en el sector de la construcción, comenzaban a llegar. Desde el 2002, casi la mitad de la población de Montserrat está constituida por inmigrantes y sin ellos el país no podría funcionar.

Bettrice, una jamaiquina de 30 años, es una de esas personas migrantes en Montserrat. 

Betricce, a la derecha, junto a algunas voluntarias de la Cruz Roja de Montserrat.

 

Por casi 10 años, ella había sido una especialista en tuberculosis en su país de origen, pero en el 2010 ella se enteró que el hospital de Montserrat necesitaba un reemplazo para el puesto de técnico en atención médica. En este punto de su vida, Bettrice buscaba un cambio.

Recién llegada a Montserrat, Bettrice se enteró que solo podría obtener un contrato a corto plazo. A pesar de su gran formación académica y sus 6 años de experiencia, ella pronto sintió que no estaría en la capacidad de progresar en su carrera. Durante varios años, ella se quedaba en Montserrat cumpliendo con la duración de su contrato y entre la firma de otro contrato viajaba unos días a Jamaica – en otras palabras, su situación laboral dictaba el cuándo ella podía ver a su familia y a sus seres queridos en su país de origen.

En 2014, en su tercer viaje a Montserrat, Bettrice aplicó a un puesto de agente para la Reducción de Riesgos de Desastres con la Cruz Roja de Montserrat. Ella había sido una voluntaria para esta organización desde que llegó a la isla y siempre creyó en su misión.

Después de 15 años de constantes catástrofes naturales, el trabajo de Bettrice con la Cruz Roja es indispensable y contribuye al proceso de recuperación de la isla. La Cruz Roja ha jugado un papel importante en la actual revitalización de Montserrat, no solamente por su enfoque sobre la gestión de desastres, pero también por la asistencia que le proporciona a los migrantes, ayudándoles así a una mejor integración. Se desempeña a un nivel municipal a través de varios proyectos de revitalización comunitaria, incluyendo la mejora al acceso y a la gestión de residuos, la limpieza de casas abandonadas, etc. También, lleva a cabo programas de sensibilización de riesgos y evaluaciones de los niveles de vulnerabilidad de cada municipalidad frente a diversas catástrofes naturales con el fin de implementar proyectos específicos y promover el trabajo gubernamental. 

 

El volcán Soufrière Hills ubicado en las afueras de Plymouth, Montserrat.

Los migrantes representan una gran mayoría de los voluntarios de esta organización – a veces se calcula que en un 80 o 90 por ciento. Con un fuerte énfasis a la no discriminación y la inclusividad, ser voluntario de la Cruz Roja local brinda la oportunidad a los recién llegados de participar en sus comunidades, conocer gente y ser parte la isla de Montserrat.

Bettrice explicó que a pesar de los esfuerzos continuos de integrarse y de descubrir la rica cultura del país, su nacionalidad pareció siempre mantenerla apartada. Ella incluso se unió a un coro con la esperanza de conocer más sobre la cultura de Montserrat. De hecho, algunos locales empezaron a creer que ella era de Montserrat – considerada como alguien que emigró durante la crisis de los volcanes y regresó una vez terminada. Por mucho tiempo ella pensó que era más fácil dejarles creer eso. Cuando se supo que ella era de Jamaica, perdió una gran parte de sus relaciones sociales y comenzó a acercarse a la comunidad jamaiquina. Para ella era más fácil expresarse y entenderse con ellos.

La discriminación constante en contra de las comunidades de migrantes en Montserrat es algo que le disgusta a Bettrice. Ella afirma que los migrantes necesitan fortaleza mental para lidiar con los constantes ataques y estigmas a los cuales se enfrentan. Ella explicó lo difícil que es mantener una buena relación con alguien que haya nacido y crecido en la isla, queriendo decir que juntarse con los de su propia nacionalidad le parecía más fácil. Sin embargo, a través de la Cruz Roja ella se dio cuenta de la necesidad de incluir a los demás y de no cerrarse a otros grupos. En su trabajo, Bettrice hace el intento de unir a las personas. Ella organiza reuniones en distintos barrios de la isla de Montserrat, donde se asegura de invitar a todas las comunidades.

 

Un vistazo a la destrucción causada por el volcán en las proximidades de Plymouth.

Una de sus mayores funciones es ayudar pro-activamente a reducir la vulnerabilidad de las personas frente a los desastres naturales tal como las erupciones volcánicas. Primero, para que ella pueda abogar de la forma más adecuada con el fin de que se incluyan las necesidades más básicas de cada comunidad en el plan de recuperación nacional y en las estrategias de prevención ante desastres, ella debe comprender las situaciones socio-económicas específicas de cada una de estas. Efectivamente, como muchas personas están llegando a Montserrat para encontrar mejores oportunidades económicas, los migrantes están obligados a aceptar los trabajos más inestables y menos remunerados, como la limpieza en casas o la construcción, y viven en condiciones muy precarias, muy a menudo en áreas cercanas que fueron devastadas en repetidas ocasiones por las erupciones.

Al sufrir un alto grado de estigmatización, los migrantes son marginalizados desde el punto de vista espacial, social y económico. A pesar de que constituyen más del 50 por ciento de la población total, no están representados en el nivel de toma de decisiones y no todas las nacionalidades están en la capacidad de votar. A través de la Cruz Roja, Bettrice identifica las necesidades de estos y trabaja para empoderar a los más vulnerables y reducir la pobreza. Ella le ayuda a los migrantes a estabilizar su situación y a meterse de lleno en la vida de Montserrat con el objetivo de hacer contribuciones a largo plazo para el país. 

Bettrice ayuda a que sus voces sean escuchadas. 

Ella ha afirmado que se deberían de realizar más trabajos como este, argumentando que los migrantes no están tomados suficientemente en cuenta en la planificación de emergencias. Ella ha abogado a favor de que la comunidad jamaiquina tenga un líder fuerte que sea capaz de representarlos y de ayudarles a hacerse un puesto en la sociedad. Su compromiso con la Cruz Roja va más allá del simple hecho de reducir los riesgos de desastres. Este abarca el concepto de que una sociedad dividida es una sociedad vulnerable, que hay que contribuir a la cohesión social y destacar la necesidad de una mejor representación de la población más marginalizada de Montserrat que son los migrantes.

Siete años después de haber llegado, Bettrice se siente aceptada en la isla y se enorgullece de ser reconocida públicamente como jamaiquina. Si bien ella todavía recibe críticas, no tiene miedo de expresarse y de ser la portavoz de los migrantes o, en general, de los grupos más vulnerables de la isla.

 

 

Sobre la autora:

Esta historia fue escrita por Charlotte Monteil, geógrafa y estudiante en 4º año de doctorado en la Universidad de East Anglia (Reino Unido). Actualmente, ella trabaja en los procesos de recuperación tras los desastres naturales. Estuvo 10 meses en la isla de Montserrat analizando las experiencias del país después de 15 años de constantes erupciones volcánicas. Charlotte se interesa particularmente en las vulnerabilidades sociales; la relación entre los desastres, la migración y la participación de los ciudadanos en la toma de decisiones, las medidas de reducción de riesgos de desastres y la producción de nuevos conocimientos. Colaboró en la redacción del libro “Migrants in Disaster Risk Reduction. Practices for Inclusion” publicado en 2017 por la Iniciativa Migrantes en Países en Crisis (MICIC por sus siglas en inglés) de la OIM.

Esta historia fue publicada con motivo del Día Internacional para la Reducción de Riesgos (13 de octubre).

 


10 iniciativas contra la xenofobia

10 iniciativas contra la xenofobia
Categoria: Comunicación & Migración
Autor: Jacinta Astles

Para combatir la xenofobia hay que ser innovadores y colaborativos. La OIM ha implementado una serie de iniciativas exitosas para combatir la xenofobia en la región, particularmente a través de campañas de divulgación y comunicación comunitaria. Los proyectos de extensión comunitaria implican la creación de eventos y actividades que fortalecen los lazos entre las personas migrantes y las comunidades de acogida. Nuestras campañas de comunicación tienen un alcance más amplio, pero también son interactivas, pues colaboramos con migrantes para compartir sus historias en nuestras plataformas. Enumeramos a continuación algunas de las iniciativas realizadas:

Trabajando con comunidades

Los proyectos de OIM de alcance comunitario tienen como objetivo involucrar a migrantes y nacionales en experiencias compartidas que promuevan la aceptación y resalten el valor de la diversidad.

1. Campeonato Escolar de Clubes de Debate

En Panamá, el equipo de la OIM creó un Campeonato Escolar de Clubes de Debate para crear conciencia sobre las consecuencias negativas de la xenofobia en 27 escuelas.

Antes de los debates, los estudiantes recibieron talleres sobre temas clave como xenofobia, trata de personas e igualdad de género. Luego, los equipos compitieron en un campeonato de debate al que asistieron miembros de la comunidad, así como representantes de alto nivel del Ministerio de Seguridad, el Ministerio de la Comunidad, la Secretaría de Niños, Adolescentes y Familia y la Facultad de Derechos y Ciencias Políticas de la Sociedad Universidad Interamericana de Panamá.

2. Talleres en las Escuelas

En República Dominicana, 500 estudiantes asistieron a una actuación llamada "Una heroína sin fronteras". La obra sigue la historia de una niña venezolana y tiene como objetivo generar empatía dentro de la población estudiantil, que está compuesta por estudiantes de orígenes nacionales y migrantes. Se centra en la importancia de la aceptación, la convivencia pacífica y los daños causados por el bullying.

3. Festival Internacional de Cine sobre Migración

El Festival Internacional de Cine sobre Migración (o GMFF por sus siglas en inglés) que la OIM produce desde el año 2016 abre un espacio de reflexión y discusión contra la xenofobia a partir de las historias de las personas migrantes que se muestran en las películas y documentales. En 2019, el GMFF llevó más de 30 películas a más de 100 países, incluidos ocho países de Centroamérica, Norteamérica y el Caribe.

En Guatemala, por ejemplo, una proyección de "El poder del pasaporte", provocó una discusión significativa sobre las barreras a la migración que enfrentan los pueblos indígenas en la región Maya-Ixil del oeste de Guatemala. Asistieron al evento representantes de la academia, la sociedad civil, los medios de comunicación, las Naciones Unidas y grupos de derechos humanos.

Este evento logró crear conciencia sobre cuántos servicios migratorios y consulares no cubren a los pueblos indígenas por la falta de información disponible en los idiomas indígenas y el acceso desigual a la documentación de inmigración. Crear espacios para la visibilidad y crear conciencia sobre los desafíos que enfrentan los diferentes grupos puede dar lugar a sociedades más equitativas y abiertas.

(Foto tomada en una proyección del Festival de Cine de Migración Global 2019 en las Bahamas)

4. Diálogos en la frontera

Las fronteras actúan en la primera línea de los flujos migratorios y son espacios en los que las instituciones gubernamentales, los organismos internacionales y la sociedad civil a menudo operan en colaboración. Tal espacio, por lo tanto, ofrece amplias oportunidades para compartir ideas, confrontar percepciones erróneas y generar soluciones creativas. La OIM está trabajando en todos los puntos fronterizos entre Haití y la República Dominicana para que esto suceda. Al establecer una mesa de diálogo transfronterizo entre las partes interesadas clave de ambos países, esta iniciativa tiene como objetivo facilitar la identificación de intereses comunes y generar soluciones que tengan beneficios para todos. Al hacerlo, sirve como una vía para disipar los estereotipos y los prejuicios de las personas migrantes, fomentando así una comprensión mutua.

El programa se lanzará oficialmente en los próximos meses. Si bien este proyecto aún se encuentra en sus primeras etapas, demuestra un ejemplo de cómo la innovación puede surgir en circunstancias complejas.

Aceptación a través de la comunicación

A nivel nacional, regional y global, nuestras campañas de comunicación han promovido el diálogo y la comprensión. Un aspecto central es el empoderamiento de las personas migrantes al proporcionarles una plataforma para compartir sus historias.

5. La campaña UN Together

La campaña UN Together, lanzada en 2016, tiene como objetivo contrarrestar el aumento de la xenofobia y la discriminación al compartir eventos e historias de migrantes y refugiados. Esta plataforma también dio lugar a la campaña "Soy un migrante".

6. Campaña "Soy migrante"

A través de una colección de historias recopiladas en un sitio, "Soy migrante" proporciona información de primera mano sobre los logros y los desafíos que enfrentan las personas migrantes de diferentes nacionalidades y en todas las fases de sus viajes migratorios. Esto permite dar un rostro humano a los 270 millones de migrantes internacionales que viven en todo el mundo y sensibilizar sobre sus experiencias.

7. Premios Plural+

Por otra parte, los jóvenes de todo el mundo tienen la oportunidad de expresar su creatividad a través de la producción multimedia como parte de los Premios Plural+. Esta iniciativa conjunta de la Alianza de Civilizaciones de las Naciones Unidas (UNAOC) y la OIM reúne a más de 50 organizaciones asociadas en todo el mundo. Plural+ invita a las personas entre 12 y 25 años a presentar cortometrajes originales y creativos centrados en los temas de migración, diversidad, inclusión social y prevención de la xenofobia.

8. Campaña #RetoSoyMigrante

Desde la OIM también desafiamos a los Youtubers de origen extranjero a compartir sus historias, a través de la Campaña #RetoSoyMigrante. Hasta la fecha, 21 Youtubers han estado involucrados, generando casi 700,000 visitas y más de 5000 comentarios colectivamente mientras alcanzan una audiencia más amplia y diversa. Al compartir sus experiencias personales de migración y sus lazos con dos países y culturas, los videos inspiran discursos de aceptación y diversidad.

9. Campaña Somos Lo Mismo

Para reunir a refugiados, migrantes, personas desplazadas y nacionales a través de un mensaje de solidaridad y respeto, en Panamá se realizó la campaña Somos Lo Mismo, que nació en respuesta al aumento de la xenofobia en dicho país. La campaña, iniciativa conjunta de del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y la OIM, comparte las historias de migrantes y nacionales. Su objetivo es humanizar a través de recordar que todos somos hechos de experiencias, sentimientos, aprendizajes, luchas y superación.

10. Podcast En Movimiento

Finalmente, para abordar de manera más amplia, así como las problemáticas y oportunidades de quienes migran, desde la oficina regional de la OIM en San José (Costa Rica) se genera mes a mes el Podcast En Movimiento, donde en una mixtura de opiniones de migrantes y especialistas se discuten las circunstancias económicas, sociales, y de género (entre muchas otras) que se cruzan en el contexto de la migración. Al hacerlo, su objetivo es disipar mitos comunes que a menudo alimentan actitudes xenófobas y discriminatorias, y promover una mayor comprensión del fenómeno de la migración basada en evidencia.

En toda la región y el mundo, los individuos, las comunidades y las organizaciones están tomando una posición contra la xenofobia. Esta no es una lista exhaustiva, pero sirve como un punto de partida para comprender las mejores prácticas existentes y como una inspiración para acciones futuras.

La lucha contra la xenofobia sigue siendo uno de los problemas más apremiantes de nuestro tiempo. A través de un esfuerzo concertado que aproveche la experiencia de los principales interesados ​​y que se comprometa significativamente con las comunidades, podemos fortalecer los lazos y abordar las causas profundas de la xenofobia.