¿Cómo influye el medio ambiente y el cambio climático en las migraciones en América Central y del Norte?

 

Según un estudio del Banco Mundial, si las previsiones más pesimistas se cumplen, México y América Central podrían contar con 3.9 millones de migrantes internos debido a procesos ligados al cambio climático (escasez de agua, baja productividad de los cultivos y aumento del nivel del mar) en 2050. Sin embargo, la relación entre migración, medio ambiente y cambio climático no es sencilla ni linear, ya que muchos factores entran en cuenta para explicar el impacto del medio ambiente en los flujos migratorios. La OIM ha publicado un documento para analizar la migración y los desplazamientos en contextos de desastres y cambio climático en América Central y del Norte.

En primer lugar, es importante señalar que el medio ambiente raramente actúa como un factor único de explicación de los flujos migratorios. Al contrario, la migración es multicausal y depende de varias motivaciones, incluyendo elementos sociales, culturales y políticos, tanto a nivel del individuo como de la comunidad. De este modo, en una comunidad afectada por cambios en el medio ambiente habrá individuos que decidan migrar y otros que prefieran quedarse, o bien no tengan opciones de moverse.

Al hablar de medio ambiente y migraciones, separamos habitualmente dos procesos distintos: por un lado los procesos progresivos de larga duración, como la desertificación y el aumento del nivel del mar; y por el otro los eventos repentinos, como huracanes, erupciones volcánicas, inundaciones, sequía, sismos, tornados, incendios forestales, deslizamientos de terreno y tormentas.

América Central y del Norte es una región expuesta a ambos tipos de fenómenos. Según datos del Centro de Seguimiento del Desplazamiento Interno, se estima que 4.476.000 personas fueron desplazadas internamente por desastres naturales en el continente americano en 2017. La temporada de huracanes de 2017 fue el primer factor de desplazamiento por causas ambientales, seguido por las consecuencias de incendios forestales en América del Norte, el sismo sufrido en México y las inundaciones en varios países en la región. Pese a que los movimientos ligados al medio ambiente se desarrollan principalmente dentro de los países afectados, algunos eventos han provocado flujos internacionales, como el terremoto registrado en Haití en 2010 que supuso la admisión de 200.000 desplazados haitianos en República Dominicana según la Iniciativa Nansen. Las poblaciones desplazadas por desastres se encuentran a menudo en situación de vulnerabilidad y necesitan mecanismos de protección.

Fenómenos de larga duración ligados al cambio climático tienen tendencia a degradar la capacidad de resiliencia de las poblaciones de la región, especialmente en zonas rurales y costeras. Así, el aumento del nivel del mar, la variabilidad de las lluvias y los episodios de sequía, la desertificación y la degradación del suelo afectan los medios de subsistencia de las comunidades. Combinados a factores sociales, económicos y culturales, los cambios en el clima y el medio ambiente fomentan las migraciones.

La zona del Corredor Seco de América Central se ve afectada por procesos de sequía y desertificación que afectan a la producción alimentaria, y favorecen procesos migratorios, como lo mostró un estudio realizado por el BID, el FIDA, la OIM, la OEA y el PMA. La sequía actual declarada en El Salvador afecta a regiones que han recientemente sufrido episodios similares. La inseguridad alimentaria creada por la sequía podría manifestarse en movimientos de población, tanto dentro de las fronteras del país como hacia el extranjero.

Los países de la región han tomado la iniciativa y han desarrollado acciones para proteger a los y las migrantes por motivos ambientales. Por ejemplo, visas con carácter humanitario fueron otorgados a ciudadanos haitianos después del sismo de 2010 en varios países mientras que en otros se regularizó la situación de migrantes haitianos ya residentes. Sigue, sin embargo, siendo prioritario reforzar la resiliencia de las comunidades vulnerables a los desastres, así como proteger a las poblaciones que recurren a la migración para evitar las consecuencias del cambio climático. La incorporación de medidas relativas a las migraciones por motivos ambientales en el borrador final del Pacto Mundial sobre Migraciones permiten esperar grandes avances en esta temática durante los próximos años.

 

 

   Sobre el autor:

Pablo Escribano es el Especialista Temático Regional en Migración, Medio Ambiente y Cambio Climático en la Oficina Regional para Centroamérica, Norteamérica y el Caribe de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM). Se ha desempeñado en varios puestos dentro de la OIM tanto en la Sede de Ginebra como en las Oficinas Regionales basadas en Bruselas y Dakar. Cuenta con una Maestría en Ciencias Políticas y una Maestría en Historia del Instituto de Estudios Políticos de París.

 


"No dejar a nadie atrás": Cómo los Estados pueden ayudar a los migrantes a acceder a servicios de salud

Categoria: Migración y Salud
Autor: Karen Carpio

La salud de los migrantes no sólo está determinada por aspectos biológicos individuales, sino también por factores socioeconómicos más amplios, como las redes sociales y comunitarias, las condiciones de vida, la educación, el empleo y los ingresos.

Cuando las personas migran de manera segura, ordenada y regular, la migración puede ayudar a los migrantes y sus familias al mejorar su condición socioeconómica, ofrecer mejores oportunidades de educación y mejorar su acceso a servicios de salud.

Según el Informe sobre las migraciones en el mundo 2018 de la OIM, de los 250 millones de migrantes internacionales, 50 millones son irregulares; así, mientras que la mayoría de los flujos migratorios son seguros, una gran cantidad de personas se encuentran en condiciones económicas, políticas, sociales y / o ambientales desfavorables en su país, lo que las hace vulnerables a riesgos para la salud.

Para los migrantes en tránsito, los riesgos para la salud aumentan debido a las limitaciones para acceder a medios de transporte y alojamiento seguros, alimentos suficientes y seguros, y acceso a medicamentos o servicios de salud cuando sea necesario. A su llegada, pueden enfrentar condiciones de vivienda inadecuadas, como hacinamiento, falta de ventilación e inseguridad, junto con un acceso limitado a agua potable y sistemas de saneamiento básico.

Una vez en el país de destino, muchos migrantes enfrentan dificultades para integrarse en la comunidad de acogida y es posible que no se les otorgue acceso equitativo a una atención médica asequible. Alternativamente, los sistemas de salud locales pueden tener capacidades limitadas para satisfacer las necesidades de salud de los migrantes.

El informe de la Organización Mundial de la Salud detalla otras barreras que enfrentan los migrantes para acceder a los servicios de salud, incluida la discriminación y la estigmatización, las barreras del idioma, los obstáculos administrativos y las normas restrictivas que generan temor a la deportación o la pérdida de empleo. Los servicios de salud disponibles para los migrantes pueden no ser sensibles a sus necesidades, lo que puede llevar a condiciones retrasadas o no diagnosticadas o tratamientos ineficaces.

Algunos de los principales factores que dificultan el acceso de los migrantes a la atención médica son:

  • La falta de mecanismos suficientes para garantizar el acceso de los migrantes a los planes de seguro de salud
  • Falta de servicios de interpretación formal de idiomas en los centros de salud que atienden a migrantes internacionales
  • Requisitos administrativos para acceder a los servicios de salud, como documentos de identificación.
  • Costos de pagos obligatorios de bolsillo por servicios de salud
  • Estigmatización y temor a las consecuencias negativas de buscar atención médica, debido al estado irregular de los migrantes.
  • Disponibilidad limitada de servicios de salud en algunos lugares, como las comunidades fronterizas

La Agenda 2030 de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible está orientada hacia el compromiso de "no dejar a nadie atrás", incluidas las poblaciones de migrantes. Sin embargo, lograr su inclusión es todo un desafío para la mayoría de los países.

La OIM describe algunas consideraciones para promover la inclusión de los migrantes en los sistemas de salud pública, incluida una mayor inclusión de los problemas de los migrantes en los planes y estrategias de salud a nivel nacional y regional. En lugar de desarrollar planes de acción separados para las poblaciones migrantes, la salud pública debe enfocarse de manera integral a los migrantes y otras poblaciones vulnerables. Otra consideración importante es la recopilación continua de datos sobre tendencias migratorias y el acceso de los migrantes a los servicios de salud para desarrollar políticas y acciones de salud informadas. El acceso a datos sólidos, como conocer los costos reales y los recursos disponibles, junto con una mejor coordinación entre los interesados, es clave para planificar respuestas efectivas.

El informe de la OIM sobre gobernanza migratoria en el Caribe también recomienda las siguientes acciones para ofrecer servicios de salud sensibles a los migrantes, tales como:

  • Fortalecimiento de los esquemas de financiamiento de los sistemas de salud pública.
  • Hacer que los servicios de interpretación estén disponibles en los establecimientos de salud (un ejemplo es el empleo de personal multilingüe, intérpretes profesionales o mediadores culturales)
  • Establecer mecanismos que permitan la recopilación sistemática de datos sobre el acceso y uso de servicios de salud de migrantes.
  • Adherencia constante a los estándares internacionales con respecto al acceso de los migrantes a la atención médica
  • Iniciativas de divulgación para poblaciones vulnerables como las personas mayores o los menores no acompañados.
  • Campañas de sensibilización para el público en general y proveedores de atención médica sobre migrantes

Un proceso de migración seguro significa que la integridad física y emocional de las personas no está en peligro, y que los migrantes pueden ejercer plenamente sus derechos, incluido el derecho a la salud. La migración es un motor para el desarrollo económico y humano en las comunidades de origen y destino. La OIM promueve la migración regular, segura y ordenada para impulsar la integración de los migrantes en las comunidades de acogida.


 

   Sobre la autora:

Karen Carpio es Asistente Senior de Proyecto en la Unidad de Salud y Migración de OIM para las Américas. Es licenciada en psicología por la Universidad de Costa Rica y máster en Salud Pública por el École des Hautes Études en Santé Publique de Francia. Se especializa  en gestión de políticas y programas de salud mental con experiencia como consultora para la Organización Panamericana de Salud y como investigadora para el Programa en Salud Mental Global de ICAHN School of Medicine en New York y para la Universidad Estatal a Distancia   en Costa Rica.