5 acciones para facilitar la inclusión social de desplazados de pueblos indígenas

5 actions to facilitate the social inclusion of indigenous displaced people

 

Los pueblos indígenas ocupan solo un 15% del territorio mundial, pero protegen el 80% de la biodiversidad restante en el planeta, según datos del Banco Mundial. Al igual que ocurre con otras poblaciones, las acciones de las comunidades indígenas son de las que menos afectan la naturaleza, pero son de los grupos que sufren más fuertemente las consecuencias del cambio climático.

En las poblaciones indígenas, los efectos de estos cambios se ven reflejados en la vulnerabilidad de sus ecosistemas, expuestos a riesgos de aparición lenta y de aparición repentina; en su identidad, estrechamente relacionada con la tierra, su ancestralidad y sus espacios sagrados; y en la pérdida de territorios, ya que según indica Oxfam, las poblaciones vulnerables en los países en desarrollo tienen cinco veces más probabilidades de verse desplazadas por desastres resultantes de fenómenos meteorológicos extremos repentinos.

Además del cambio climático, y a pesar de su organización y resistencia, los pueblos indígenas también se han visto históricamente desplazados por la colonización de otras culturas. El avance de megacorporaciones, y el asentamiento de otras poblaciones en sus territorios constituye otra razón de desplazamiento.

Con un bagaje cultural, alimentario e idiomático diferente, cuando familias y grupos reducidos de personas indígenas se trasladan a comunidades de culturas ajenas, la inclusión social puede ser complicada. Para facilitar la inclusión de las poblaciones indígenas desplazadas, las comunidades de acogida pueden llevar acabo múltiples acciones:

- Reconocer sus competencias tradicionales. La indiferencia hacia su cultura y medios de vida tiene repercusiones tanto emocionales como económicas. Un estudio de UNICEF indicó que la marginalización y el sentimiento de aislamiento social que sienten particularmente los jóvenes indígenas, (tanto en sus propias comunidades como en las comunidades de acogida), contribuyen a que el mayor índice de suicidios en América Latina se manifieste entre adolescentes indígenas. Valorar el conocimiento de quienes llegan disminuye el sentimiento de desarraigo y favorece la inclusión.

- Priorizar la compra local y familiar: La Organización Internacional de la Propiedad Intelectual indica que los pueblos indígenas en general son conscientes del valor comercial de su conocimiento, pero desde la ropa hasta ítems farmacéuticos, muchos de sus productos aparecen reproducidos por terceros en el mercado. Comprar a pobladores indígenas que se asientan en nuevas comunidades, apoya la estabilidad económica de los mismos.

- Respetar la dimensión colectiva de su cultura. Sus derechos colectivos sobre las tierras, los territorios y los recursos están definidos en la Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas (Artículos 3 y 26). La posesión colectiva de tierras ancestrales es una de las formas de autodeterminación más importante de los pueblos indígenas y se ve directamente afectada al momento de desplazarse. Sin embargo, otros aspectos de su identidad también cumplen con esta característica comunitaria, como la toma de decisiones y la crianza colectiva.

-  Sensibilizarse ante la falta documentos de identificación: De acuerdo con ACNUR, la población indígena desplazada es de las más propensas a no tener de documentación como carné de identidad, partidas de nacimiento o de matrimonio. Si bien es responsabilidad de las instituciones del Estado otorgar este tipo de papeles, lo que sí pueden hacer las comunidades de acogida es comprender y empatizar cuando bajo algunas circunstancias, una minoría desplazada carece de documentos y requiere acceder a trámite o servicio.

- Procurar medios de comunicación alternos y apertura hacia otras lenguas: En Guatemala, la CIDH se ha manifestado acerca de falta de adecuación cultural en los servicios sociales, como la salud, servicio correspondienteal Estado. Sin embargo, para existir en comunidad, la comunicación será necesaria de manera recurrente, por lo que aprender y enseñar conceptos básicos de las diferentes lenguas involucradas y de forma intercultural, facilitará la interacción y la creación de lazos.

Apoyar a las poblaciones desplazadas internas es necesario para la convivencia sana e incluso productiva, pero es importante recordar que además de la i inclusión de estas personas por los efectos del cambio climático, las sociedades y las contrapartes estatales  deben trabajar sobre la prevención del desplazamiento climático con estrategias como la preparación para desastres, la planificación del uso de la tierra, la conservación del medio ambiente y los planes nacionales para el desarrollo sostenible, prácticas que ya están instauradas en la cosmovisión de los pueblos indígenas pero que deben retomarse en conjunto para una mayor resiliencia y mitigación intercultural

 

 


Volver a casa puede ser más difícil que irse: los desafíos psicosociales de ser una persona retornada

Categoria: Migración y Salud
Autor: Autor Invitado

Según la definición de la OIM, la reintegración es la reinclusión o reincorporación de una persona a un grupo o a un proceso, por ejemplo de un migrante en la sociedad de su país de origen. La reintegración es, por lo tanto, un proceso que permite al retornado participar nuevamente en la vida social, cultural, económica y política de su país de origen.

Todos los migrantes se enfrentan a los desafíos de adaptarse a las nuevas sociedades de acogida, y la identidad está en el centro de este proceso de adaptación. La experiencia de migración afecta tres aspectos de la identidad de una persona: 1) cómo es percibida por los demás; 2) factores sociales interiorizados, tales como roles y expectativas sociales relacionadas con el género, la cultura y las tradiciones; y 3) cómo la persona finalmente se ve a sí misma en términos de individualidad. Las personas retornados experimentan estos desafíos a su identidad, no solo durante el tránsito y al llegar a su destino, sino también durante el proceso de retorno y adaptación a sus comunidades de origen.

Cuando un migrante regresa a su país de origen, el proceso de reintegración estará determinado por factores tales como el tiempo que pasó en el extranjero, la cantidad de tiempo que la persona migrante había pensado que iba a ausentarse, la medida en que retuvo sus conexiones con la familia y las redes sociales en el país de origen, la medida en que se había integrado en el país anfitrión, y otros factores más estructurales como la vivienda adecuada y el empleo seguro. Muchos otros factores como estos afectan el proceso de reintegración al regresar al país de origen.

Sin embargo, la adaptación no solo trae consigo consecuencias negativas. Durante el proceso de migración, las personas aprenden y adoptan nuevas habilidades, experiencias y normas que moldean y enriquecen sus vidas. Esto también significa que su identidad cambia, muchas veces haciendo malabarismos con las identidades transnacionales que combinan partes de lo que solían ser y lo que son ahora, después de su experiencia migratoria. Todos estos factores dificultan que los migrantes retornados se adapten a su comunidad de origen, ya que existe una ruptura entre quiénes son ahora y quiénes se espera que sean según las personas que los conocieron antes de emigrar. En este sentido, la exclusión social es un gran riesgo para el bienestar emocional de los migrantes que regresan, ya que se asocia con consecuencias psicológicas negativas, como la depresión y la ansiedad, y puede afectar negativamente sus medios de vida y la sostenibilidad de su retorno.

Los retornados también deben hacer frente a una estructura de apoyo modificada en su comunidad de retorno. Las redes familiares y sociales de un retornado a menudo cambian mientras la persona migrante está en el extranjero, especialmente después de largos períodos. También es común que las personas pierdan su sentido de pertenencia, lo cual dificulta su adaptación. Por lo tanto, los retornados a menudo necesitan reconstruir sus redes, que son esenciales para el capital social, la información, las redes de seguridad y el acceso al mercado laboral.

Los niños y adolescentes migrantes también enfrentan desafíos específicos para regresar a países en los que nunca han vivido o no recuerdan después de años de vivir en el extranjero, por ejemplo, no estar familiarizados con el idioma y la cultura, y no tener redes de apoyo.

Otro factor importante es la forma en que los retornados a menudo son percibidos cuando regresan. Muchos retornados, independientemente de si regresaron voluntariamente o no a sus países de origen, experimentan discriminación a su regreso, o son estigmatizados erróneamente como delincuentes deportados, lo que dificulta su reintegración. El retorno también puede verse como un fracaso, especialmente al no volver con el dinero o ganancias que se esperaban.

Estos desafíos pueden llevar a sentimientos de frustración, inquietud, vergüenza y miedo, causando ansiedad y estrés en los migrantes que regresan. Estas consecuencias psicológicas comunes afectan negativamente su capacidad para enfrentar otros desafíos importantes del proceso de reintegración, como encontrar un trabajo. Los retornados que tienen acceso a soporte psicosocial probablemente tengan un tiempo más fácil para sobrellevar los impactos del retorno, tanto antes como después del retorno real. Esto es especialmente importante para los migrantes que forman parte de grupos vulnerables o que han sido víctimas de violencia.

Una parte esencial del enfoque de Retorno voluntario asistido y reintegración (AVRR por sus siglas en inglés) de la OIM es la sostenibilidad. La reintegración puede considerarse sostenible cuando los retornados alcanzan niveles de autosuficiencia económica, estabilidad social dentro de sus comunidades y bienestar psicosocial, lo que les permite hacer frente a los impulsores de la (re) migración. Una vez lograda la reintegración sostenible, los retornados pueden tomar decisiones de migración adicionales basadas en elección en vez de necesidad.

De acuerdo con el Marco AVRR, la reintegración sostenible se puede facilitar cuando las necesidades se abordan en 3 niveles diferentes: individual, comunitario y estructural. Esto significa que, en el caso de apoyo psicosocial, se deben implementar diferentes actividades en diferentes niveles. Algunos ejemplos incluyen la provisión de información acerca de los servicios disponibles para ellos, la mediación familiar y el apoyo grupal, sesiones de asesoramiento cuando el sufrimiento emocional es evidente y referencias a atención especializada de salud mental cuando sea necesario; el fortalecimiento de la capacidad técnica de socios gubernamentales, no gubernamentales y de la sociedad civil identificados a nivel estructural también es relevante para garantizar que los migrantes que regresan tengan fácil acceso a servicios sociales y de salud que facilitarán su reintegración.

Los gobiernos, las organizaciones y otrros actores deben centrarse en desarrollar programas de reintegración que respondan a las necesidades de estas poblaciones, mientras apoyan a los retornados para que puedan vivir sus vidas en su máximo potencial y tengan vínculos sanos y duraderos con sus comunidades, contribuyendo así al bienestar y crecimiento individual y colectivo.