10 iniciativas contra la xenofobia

10 iniciativas contra la xenofobia

Para combatir la xenofobia hay que ser innovadores y colaborativos. La OIM ha implementado una serie de iniciativas exitosas para combatir la xenofobia en la región, particularmente a través de campañas de divulgación y comunicación comunitaria. Los proyectos de extensión comunitaria implican la creación de eventos y actividades que fortalecen los lazos entre las personas migrantes y las comunidades de acogida. Nuestras campañas de comunicación tienen un alcance más amplio, pero también son interactivas, pues colaboramos con migrantes para compartir sus historias en nuestras plataformas. Enumeramos a continuación algunas de las iniciativas realizadas:

Trabajando con comunidades

Los proyectos de OIM de alcance comunitario tienen como objetivo involucrar a migrantes y nacionales en experiencias compartidas que promuevan la aceptación y resalten el valor de la diversidad.

1. Campeonato Escolar de Clubes de Debate

En Panamá, el equipo de la OIM creó un Campeonato Escolar de Clubes de Debate para crear conciencia sobre las consecuencias negativas de la xenofobia en 27 escuelas.

Antes de los debates, los estudiantes recibieron talleres sobre temas clave como xenofobia, trata de personas e igualdad de género. Luego, los equipos compitieron en un campeonato de debate al que asistieron miembros de la comunidad, así como representantes de alto nivel del Ministerio de Seguridad, el Ministerio de la Comunidad, la Secretaría de Niños, Adolescentes y Familia y la Facultad de Derechos y Ciencias Políticas de la Sociedad Universidad Interamericana de Panamá.

2. Talleres en las Escuelas

En República Dominicana, 500 estudiantes asistieron a una actuación llamada "Una heroína sin fronteras". La obra sigue la historia de una niña venezolana y tiene como objetivo generar empatía dentro de la población estudiantil, que está compuesta por estudiantes de orígenes nacionales y migrantes. Se centra en la importancia de la aceptación, la convivencia pacífica y los daños causados por el bullying.

3. Festival Internacional de Cine sobre Migración

El Festival Internacional de Cine sobre Migración (o GMFF por sus siglas en inglés) que la OIM produce desde el año 2016 abre un espacio de reflexión y discusión contra la xenofobia a partir de las historias de las personas migrantes que se muestran en las películas y documentales. En 2019, el GMFF llevó más de 30 películas a más de 100 países, incluidos ocho países de Centroamérica, Norteamérica y el Caribe.

En Guatemala, por ejemplo, una proyección de "El poder del pasaporte", provocó una discusión significativa sobre las barreras a la migración que enfrentan los pueblos indígenas en la región Maya-Ixil del oeste de Guatemala. Asistieron al evento representantes de la academia, la sociedad civil, los medios de comunicación, las Naciones Unidas y grupos de derechos humanos.

Este evento logró crear conciencia sobre cuántos servicios migratorios y consulares no cubren a los pueblos indígenas por la falta de información disponible en los idiomas indígenas y el acceso desigual a la documentación de inmigración. Crear espacios para la visibilidad y crear conciencia sobre los desafíos que enfrentan los diferentes grupos puede dar lugar a sociedades más equitativas y abiertas.

(Foto tomada en una proyección del Festival de Cine de Migración Global 2019 en las Bahamas)

4. Diálogos en la frontera

Las fronteras actúan en la primera línea de los flujos migratorios y son espacios en los que las instituciones gubernamentales, los organismos internacionales y la sociedad civil a menudo operan en colaboración. Tal espacio, por lo tanto, ofrece amplias oportunidades para compartir ideas, confrontar percepciones erróneas y generar soluciones creativas. La OIM está trabajando en todos los puntos fronterizos entre Haití y la República Dominicana para que esto suceda. Al establecer una mesa de diálogo transfronterizo entre las partes interesadas clave de ambos países, esta iniciativa tiene como objetivo facilitar la identificación de intereses comunes y generar soluciones que tengan beneficios para todos. Al hacerlo, sirve como una vía para disipar los estereotipos y los prejuicios de las personas migrantes, fomentando así una comprensión mutua.

El programa se lanzará oficialmente en los próximos meses. Si bien este proyecto aún se encuentra en sus primeras etapas, demuestra un ejemplo de cómo la innovación puede surgir en circunstancias complejas.

Aceptación a través de la comunicación

A nivel nacional, regional y global, nuestras campañas de comunicación han promovido el diálogo y la comprensión. Un aspecto central es el empoderamiento de las personas migrantes al proporcionarles una plataforma para compartir sus historias.

5. La campaña UN Together

La campaña UN Together, lanzada en 2016, tiene como objetivo contrarrestar el aumento de la xenofobia y la discriminación al compartir eventos e historias de migrantes y refugiados. Esta plataforma también dio lugar a la campaña "Soy un migrante".

6. Campaña "Soy migrante"

A través de una colección de historias recopiladas en un sitio, "Soy migrante" proporciona información de primera mano sobre los logros y los desafíos que enfrentan las personas migrantes de diferentes nacionalidades y en todas las fases de sus viajes migratorios. Esto permite dar un rostro humano a los 270 millones de migrantes internacionales que viven en todo el mundo y sensibilizar sobre sus experiencias.

7. Premios Plural+

Por otra parte, los jóvenes de todo el mundo tienen la oportunidad de expresar su creatividad a través de la producción multimedia como parte de los Premios Plural+. Esta iniciativa conjunta de la Alianza de Civilizaciones de las Naciones Unidas (UNAOC) y la OIM reúne a más de 50 organizaciones asociadas en todo el mundo. Plural+ invita a las personas entre 12 y 25 años a presentar cortometrajes originales y creativos centrados en los temas de migración, diversidad, inclusión social y prevención de la xenofobia.

8. Campaña #RetoSoyMigrante

Desde la OIM también desafiamos a los Youtubers de origen extranjero a compartir sus historias, a través de la Campaña #RetoSoyMigrante. Hasta la fecha, 21 Youtubers han estado involucrados, generando casi 700,000 visitas y más de 5000 comentarios colectivamente mientras alcanzan una audiencia más amplia y diversa. Al compartir sus experiencias personales de migración y sus lazos con dos países y culturas, los videos inspiran discursos de aceptación y diversidad.

9. Campaña Somos Lo Mismo

Para reunir a refugiados, migrantes, personas desplazadas y nacionales a través de un mensaje de solidaridad y respeto, en Panamá se realizó la campaña Somos Lo Mismo, que nació en respuesta al aumento de la xenofobia en dicho país. La campaña, iniciativa conjunta de del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y la OIM, comparte las historias de migrantes y nacionales. Su objetivo es humanizar a través de recordar que todos somos hechos de experiencias, sentimientos, aprendizajes, luchas y superación.

10. Podcast En Movimiento

Finalmente, para abordar de manera más amplia, así como las problemáticas y oportunidades de quienes migran, desde la oficina regional de la OIM en San José (Costa Rica) se genera mes a mes el Podcast En Movimiento, donde en una mixtura de opiniones de migrantes y especialistas se discuten las circunstancias económicas, sociales, y de género (entre muchas otras) que se cruzan en el contexto de la migración. Al hacerlo, su objetivo es disipar mitos comunes que a menudo alimentan actitudes xenófobas y discriminatorias, y promover una mayor comprensión del fenómeno de la migración basada en evidencia.

En toda la región y el mundo, los individuos, las comunidades y las organizaciones están tomando una posición contra la xenofobia. Esta no es una lista exhaustiva, pero sirve como un punto de partida para comprender las mejores prácticas existentes y como una inspiración para acciones futuras.

La lucha contra la xenofobia sigue siendo uno de los problemas más apremiantes de nuestro tiempo. A través de un esfuerzo concertado que aproveche la experiencia de los principales interesados ​​y que se comprometa significativamente con las comunidades, podemos fortalecer los lazos y abordar las causas profundas de la xenofobia.


¿Cómo ha afectado la pandemia a los niños y niñas migrantes?

¿Cómo ha afectado la pandemia a los niños y niñas migrantes?
Categoria: Protección y Asistencia a Migrantes
Autor: Laura Manzi

En el contexto de la pandemia de COVID-19, las estadísticas y los datos disponibles revelan que los niños y las niñas pertenecen al grupo poblacional que ha sufrido el menor impacto a nivel de salud, pues resultan menos propensos al riesgo de infección, sobre todo en comparación con los adultos mayores.

Sin embargo, estos datos hacen referencia meramente a los efectos sanitarios de la pandemia. Las consecuencias sociales críticas, como el cierre de las escuelas, las restricciones de movilidad y las mayores dificultades económicas, han contribuido al aumento de la inseguridad y vulnerabilidad de la población más joven, la cual tendrá que hacer frente a los impactos socioeconómicos a corto y largo plazo de la pandemia. 

La situación de doble precariedad de los niños y niñas migrantes y desplazados, que ya se encuentran entre las poblaciones más vulnerables en el mundo, se ha deteriorado durante la pandemia, a causa de la mayor exposición a situaciones de pobreza agravadas por la crisis económica, a  violaciones a los derechos humanos, como en los casos de explotaciones laborales de menores, fomentadas por las pérdidas en los ingresos del hogar, y del acceso temporaneamente suspendido a la educación, junto a un mayor riesgo de padecer de enfermedad mental en un contexto tan desalentador y crítico. 

De acuerdo con un artículo de la OIM sobre las implicaciones de la pandemia sobre los niños y niñas migrantes , entre las más relevantes se encuentran:

Aumento de las destituciones: En algunos países, la pandemia ha sido utilizada como justificación para incrementar la devolución de menores hacia sus países de origen y paralizar la distribución en albergues. En Estados Unidos, no obstante 24,000 niños y niñas migrantes han podido salir de centros de detención de inmigrantes  desde el comienzo de la pandemia, aún más numerosas han sido las repatriaciones forzadas de menores hacia países de Centroamérica, en particular México, El Salvador y Guatemala, a pesar de que las comunidades de origen de las personas migrantes puede que no presenten las condiciones necesarias para garantizar su salud y protección. Además, las destituciones han sido completadas sin pruebas de detección del virus y sin averiguar si las personas migrantes necesitaban protección por miedo a ser perseguidas en sus países de origen.

Deterioro de la situación en los albergues y centros de detención: El número reducido de trabajadores humanitarios en los albergues, la escasez de recursos básicos y suministros y la disminución de los servicios brindados a las personas migrantes han endurecido las condiciones de vida de los niños y niñas en los centros de acogida, intensificando su vulnerabilidad. Durante la emergencia de COVID-19, la capacidad de los sistemas de protección infantil en el norte de Centroamérica y México ha sido debilitada también por falta de equipos de protección personal, lo que ha implicado menores servicios de protección, prueba de virus y tratamiento

Cierre de las escuelas y exclusión: Las medidas de aislamiento han obligado a las escuelas a paralizar sus actividades. Los niños y niñas migrantes pueden carecer de recursos para poder cursar las materias en línea, como ordenadores y otros tipos de dispositivos tecnológicos digitales. Esta falta puede afectar las posibilidades futuras para salir de la pobreza a través de su capital humano y capacidades, junto al aumento de abandono escolar. Asimismo, los niños y niñas migrantes pueden encontrar más dificultades en cuanto al aprendizaje de idioma, lo que conlleva una menor capacidad de integración. También hay que considerar que, al estar en casa y no en la escuela, los niños necesitan de mayor atención. Esto podría obligar a sus madres y padres a dejar sus trabajos para cuidar de ellos, perjudicando la situación económica de la familia, que a su vez en el futuro puede provocar episodios de trabajo infantil. 

Cierre de las fronteras y mayor xenofobia: El trayecto de los niños y niñas migrantes acompañados y no acompañados hacia el país de destino ha sido interrumpido abruptamente, a causa de las medidas de restricción de movilidad y cierre de fronteras. Los jóvenes migrantes, varados temporaneamente en áreas cercanas a las fronteras, han sido expuestos a mayores formas de xenofobia por parte de la comunidad en el país de tránsito, siendo acusados, en muchos casos erróneamente, de traer la enfermedad o facilitar el contagio. Como indica el informe de la OIM, el cierre de fronteras, junto con las deportaciones de menores, ha provocado una caída de casos de custodia protectoras de niños y niñas.

Discriminación en la comunidad de origen: Los jóvenes migrantes que escapan de situaciones de conflicto, persecución, calamidad ambiental, abusos, violencia y falta de oportunidades, son expuestos a violaciones a los derechos humanos y a condiciones difíciles no solo a lo largo del trayecto hacia el país de destino, sino que también al volver a supaís de origen, al ser en ocasiones percibidos como posibles focos de contagios. Henrietta Foe, directora ejecutiva de la UNICEF, señaló que “muchos niños que regresan afrontan un riesgo doble y están más en peligro que cuando abandonaron sus comunidades”, al deber enfrentar nuevamente la situación de inseguridad en su comunidad de origen y al ser víctimas de mayor discriminación.  

Efectos en la salud mental: Los niveles más altos de tensión y estrés de la población migrante afectan también a los niños y niñas, sobre todo en los casos en que la enfermedad de COVID-19 causa el fallecimiento de sus padres o madres y quedan huérfanos, lo que puede generar un aumento de en la exposición a abusos. Muchos niños y niñas migrantes y desplazados pueden sufrir traumas psicológicos, marginalización o estigma, además de no poder recibir apoyo psicológico durante la pandemia.       

No obstante  los reportajes en los medios de comunicación se centren en compartir principalmente las estadísticas y datos acerca del número de personas que han contraído la enfermedad de la COVID-19, debemos enfocar nuestra atención también en generar debates y políticas para el estrato poblacional que experimentará el impacto más duradero de la pandemia: los niños y las niñas.

Los niños y niñas migrantes precisan de protección y asistencia social y sanitaria inmediata, para poder aprender, crecer y lograr mejores condiciones de vida. Ellos y ellas tiene que ser una prioridad para contrarrestar y dismunuir los efectos a corto y largo plazo de la pandemia.