Karen Carpio

Karen Carpio

 Sobre la autora:

Karen Carpio es Asistente Senior de Proyecto en la Unidad de Salud y Migración de OIM para las Américas. Es licenciada en psicología por la Universidad de Costa Rica y máster en Salud Pública por el École des Hautes Études en Santé Publique de Francia. Se especializa  en gestión de políticas y programas de salud mental con experiencia como consultora para la Organización Panamericana de Salud y como investigadora para el Programa en Salud Mental Global de ICAHN School of Medicine en New York y para la Universidad Estatal a Distancia en Costa Rica. 

 

La salud de los migrantes no sólo está determinada por aspectos biológicos individuales, sino también por factores socioeconómicos más amplios, como las redes sociales y comunitarias, las condiciones de vida, la educación, el empleo y los ingresos.

Cuando las personas migran de manera segura, ordenada y regular, la migración puede ayudar a los migrantes y sus familias al mejorar su condición socioeconómica, ofrecer mejores oportunidades de educación y mejorar su acceso a servicios de salud.

Al hablar sobre depresión lo primero que se debe tener claro es que es una enfermedad, un trastorno mental muy común que afecta a 322 millones de personas en el mundo. Solamente en la región de las Américas se estima que la cifra alcanza los 48 millones de personas, afectando principalmente a mujeres.

A pesar de ser curable, la tuberculosis es actualmente la enfermedad infecciosa que causa más muertes en el mundo, siendo responsable de alrededor de 1,5 millones de muertes al año. Si bien su incidencia en Centroamérica, Norteamérica y el Caribe no es alta, se presenta mayoritariamente en comunidades y poblaciones con altos niveles de pobreza y limitado acceso a servicios básicos.