Historia
09 Oct 2022
By: Anabell Cruz

Alicia forma parte de un grupo de mujeres migrantes retornadas originarias de El Salvador, quienes han participado en un proceso de formación en donde se les brinda talleres de ofimática y habilidades para la vida, así como acompañamiento psicosocial, entre otros conocimientos que les permitan fortalecer sus competencias laborales.

Alicia recientemente terminó el curso sobre Educación Financiera, completando así el proceso de formación del proyecto. Foto: IOM/Ana Javier

“Yo le tenía un pánico horrible a las computadoras, pero ya con el tiempo, que ya aprendí computación yo digo que sí, que ya puedo ir a trabajar. En lo personal me ha ayudado con mis hijos, porque el más grandecito ya puede usar la computadora y es porque yo le he enseñado”.

Esa fue la respuesta de Alicia, al preguntarle cómo le fue en su primer taller de ofimática como parte del proyecto Formación para la empleabilidad de mujeres migrantes en Centroamérica. 

Durante este taller de Educación Financiera, las participantes crearon sus modelos de negocios. Foto: IOM/Ana Javier

Si bien es cierto estos procesos de formación y acompañamiento están dirigidos hacia al fortalecimiento de conocimientos y capacidades de las mujeres, son las mismas participantes quienes nos hacen ver que más allá de eso, estos talleres les permiten acompañar a sus hijos e hijas en sus procesos de aprendizaje escolar. 

“Aparte de seguir acá, mi idea es seguir creciendo como persona y poder llegar a la universidad, porque yo le digo a mis hijos que a pesar de que mi madre no pudo darme lo que me quiso dar, yo estoy dándomelo y le digo yo a ellos, o sea que sean el ejemplo mío. De que nunca es tarde para empezar de cero”.

Así como Alicia, otras mujeres participantes coinciden en que los conocimientos adquiridos en estos talleres, también les facilita compartirlos con sus hijos e hijas, ya sea a través de las asignaciones escolares o bien como parte de las enseñanzas y prácticas familiares. 

Cecilia Foto: IOM/Ana Javier

“El año pasado hicimos computación y a mí me pareció muy bien porque yo he sentido que me ayudó bastante, porque le ayudo a mis niñas con sus tareas, con sus cosas. A ellas el gobierno me les entregó computadoras, entonces yo me siento muy agradecida con ellos y con ustedes aquí también, que nos apoyaron con estas clases”.

Nos comenta Doña Cecy -como la llaman sus compañeras de grupo- una mujer de 41 años, quien también participó en el taller de ofimática y recién culminó el curso sobre educación financiera. 

Actualmente doña Cecy tiene un emprendimiento de venta de repostería tradicional salvadoreña, su especialidad son las quesadillas. Para ella las capacitaciones sobre educación financiera fueron de mucha ayuda, ya que le aportaron conocimientos sobre el ahorro, inversiones y modelos de negocio.

En el curso sobre Educación Financiera se les brindó herramientas para armar sus presupuestos, así como también información sobre acceso a crédito y financiamiento. Foto: IOM/Ana Javier

“Aprendí por ejemplo sobre el ahorro, cómo saber ahorrar, cómo saber hacer una inversión buena, una inversión que no es necesaria. Entonces estos talleres me están sirviendo de mucho y sé que lo voy a poner en práctica con mi familia, con mis hijas, inculcarle eso que ellas lo aprendan, porque eso es muy importante en la vida”.

Esta iniciativa forma parte del proyecto regional “Fomento de inclusión social de las mujeres migrantes en las políticas públicas en Centroamérica y República Dominicana: prevención de violencia basada en género”, financiado por el Gran Ducado de Luxemburgo. 

La metodología participativa y colaborativa de estos cursos son de mucha importancia, ya que se incluyen las experiencias reales de las participantes. Foto: IOM/Ana Javier

El proyecto también toma en cuenta el trabajo de cuidado de estas mujeres, por lo cual se les brinda un apoyo destinado al cuidado de sus hijos e hijas, mientras ellas están tomando los cursos de formación. 

“Como me dan ese apoyo, pues yo le pago a una muchacha para que me cuide a mis niñas y yo lo que hago es poner el tiempo, porque yo siempre quiero seguir capacitándome, entonces no me importa madrugar, a mí lo que me importa es seguir adelante y conocer más a fondo”.

Además de brindar las herramientas necesarias para su desarrollo integral en el mercado laboral, el proyecto contempla alianza con empresas que puedan brindarles oportunidades de pasantías, así como la entrega de capital semilla para quienes deseen emprender, como es el caso de Alicia y doña Cecy. 

SDG 5 - IGUALDAD DE GÉNERO
SDG 17 - ALIANZA PARA LOGRAR LOS OBJETIVOS
SDG 10 - REDUCCIÓN DE LAS DESIGUALDADES