Blog
By: Jacinta Astles

La primera caravana de migrantes de 2020, que fue noticia en artículos y videos de enfrentamientos entre sus integrantes y la Guardia Nacional Mexicana, llamó la atención de la región y del mundo. La caravana partió de San Pedro Sula, Honduras, el 14 de enero. Mientras se movilizaba a través de Guatemala y hacia México, se informó que habría llegado a movilizar a más de 4,000 miembros.

En la frontera entre Guatemala y México, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) brindó asistencia humanitaria, incluidos alimentos, atención médica y hospedaje a las personas migrantes, así como transporte para aquellos que eligieron voluntariamente regresar a sus países de origen. La OIM también habló con las personas migrantes sobre sus experiencias:

 “Uno mira la televisión que dicen que en tal fecha sale una caravana entonces uno dice ‘ah bueno entonces me voy yo’” dijo Laura*. “Como supuestamente el año pasado logró llegar una [caravana] entonces decidimos bueno entre más somos, más posibilidad hay de que nos permitan a pasar”.

Laura describió la violencia de género y la discriminación que experimentó: “Trabajaba en una oficina, pero los salarios para las mujeres son muy bajos allá y el acoso sexual en los trabajos a veces es lo que la hace pensar a una en mejor salir del país”.

"Entrevista Laura completa"

Muchas de las personas migrantes hablaron sobre la falta de oportunidades de empleo como una razón clave para tomar la decisión de migrar. Otras hablaron sobre la búsqueda de mejores condiciones de vida y la capacidad de ayudar a sus familias. “Cuando uno consigue algo de trabajo [en Honduras] es solo por un día y es poco el ingreso de dinero entonces no es suficiente para mantener a la familia”, explicó Pablo*, “nosotros venimos con la esperanza de poder superarnos.”

"Entrevista Pablo completa"

El 20 de enero, la caravana de migrantes llegó a la frontera entre Guatemala y México, donde sus integrantes fueron detenidos por las autoridades de migración mexicanas. Junto con la OIM, las organizaciones no gubernamentales y el gobierno guatemalteco brindaron asistencia humanitaria a las personas migrantes. “Guatemala nos han atendido muy bien, y hay que agradecer porque no en cualquier lugar te van a dar comida, agua y dormida,” explicó Diego*.

Las tensiones aumentaron después de que el gobierno mexicano rechazó la solicitud de la caravana de tránsito libre a través del país para llegar a su destino, los Estados Unidos. “Los guardias de México dijeron que no nos iban a dejar a pasar y nos atacaban con gas pimienta, luego se cubrían con escudo cuando nosotros atacábamos,” describió Diego. “El gobierno nos dijo que no, y que el que pasaba iba a tener una consecuencia, que van a aplicar la ley y que habrá muchos castigos.”

"Entrevista Diego completa"

La caravana decidió no acceder a las rutas regulares ofrecidas por el Gobierno de México, por lo que las personas migrantes comenzaron a cruzar la frontera natural a través del río Suchiate.

“En el río se estuvieron agarrando a pedradas, tuvimos miedo de que le pasara algo a la niña,” expresó Lucía*. “Es la primera vez que intento a migrar a los Estados Unidos y nunca voy a volver a hacerlo.”

"Entrevista Lucia completa"

Así, por su propia seguridad y la de sus hijos, muchas personas migrantes decidieron regresar a Guatemala. La OIM facilitó el retorno de más de 140 miembros de la caravana a través del programa de retorno voluntario asistido (AVR). Otros fueron trasladados al albergues en México o Guatemala mientras se procesan sus casos.

* Se han cambiado los nombres para la protección de las personas migrantes.

SDG 10 - REDUCCIÓN DE LAS DESIGUALDADES