Blog
12 Mayo 2022
By: Carlos Escobar

Es lógico que permitir a las personas migrantes entrar a un país de manera regular es beneficioso para ellas, al protegerles de riesgos como la trata, el tráfico de personas o diferentes tipos de violencia, que pueden experimentar durante los movimientos migratorios irregulares. Pero también, al permitirles acceder a un amplio abanico de derechos por medio de visados por razones humanitarias, por motivos laborales, educativos o inclusive de salud.

De hecho, acuerdos intergubernamentales como el Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular (PMM), más concretamente en su objetivo 5, “Aumentar la disponibilidad y flexibilidad de las vías de migración regular”, enfatizan el potencial de las vías regulares para garantizar la protección de las personas migrantes y de sus derechos, incluidos los migrantes en situación de vulnerabilidad. 

Sin embargo, los mayores beneficiarios de más y mejores vías de entrada y permanencia regular, definidas por la Red de Naciones Unidas sobre la Migración como “los mecanismos jurídicos, políticos y administrativos que propician el viaje, la admisión y la estancia en el territorio de un Estado de manera regular”, pueden llegar a ser los países y las comunidades que acogen a los migrantes. Si bien de entrada esto no parezca evidente, a continuación, damos cinco ejemplos de cómo puede ser esto posible.

1). Mejores condiciones económicas y fiscales para los países. Cuando las personas optan por migrar a un país de manera irregular suelen emplearse en la economía informal o en negocios ilegítimos. Con la apertura de vías regulares de migración y estadía, los Estados el acceso al mercado laboral formal, mejoran así sus capacidades de recaudar ingresos fiscales, impactando positivamente en los sistemas de seguridad y protección social para el país.

2). Mejores estrategias para mitigar los efectos de una crisis o emergencias. Por ejemplo, durante el periodo de cierre de fronteras decretado por muchos países en el contexto de la pandemia de COVID-19, algunos sectores de la economía se vieron afectados por la escasez de mano de obra migrante, especialmente en el caso de actividades económicas, como la agricultura, que dependen en gran medida de la contratación de trabajadores migrantes. En estos casos, adaptar o crear vías regulares de admisión y estancia, puede ayudar a cubrir los vacíos entre la oferta y la demanda del mercado laboral causados por la participación limitada de los nacionales en dichas actividades económicas. 

3ro). Combatir prácticas y condiciones de explotación laboral. Las vías regulares de migración dotan a los gobiernos y los países de mejores herramientas para identificar, combatir y reducir situaciones de explotación laboral, ayudando así a cumplir las normas internacionales aplicables. Las personas en situación regular pueden acceder al sistema de justicia más fácilmente para informar o denunciar abusos laborales que las personas que residen en el país de forma irregular, debido al miedo de estas últimas a ser detectadas y deportadas.  

4to). Mejores condiciones socioeconómicas y de inclusión social. Migrar de manera regular sienta las bases para la inclusión social y económica de los migrantes en las sociedades de acogida, ya que los migrantes con estatus regular disfrutan de un mejor acceso a los servicios comunitarios, así como de un empleo seguro y mejor remunerado. Al mejorar el bienestar de los migrantes, las vías regulares de admisión y estancia facilitan el empoderamiento de los migrantes, así como su contribución a las economías y sociedades. 

5to) Mejora la eficacia de las estrategias de salud pública. En momentos de emergencia sanitaria, como la que se ha vivido durante los últimos años con la pandemia de COVID-19, las vías regulares de admisión y estancia pueden favorecer a las autoridades para acceder a comunidades y grupos como los inmigrantes y concientizarles sobre medidas de salud pública y proporcionarles información precisa. Cuando las personas se encuentran en un país de manera irregular su desconfianza frente a las instituciones suele ser mayor, por lo cual intentaran evitar entrar en contacto con las autoridades por su temor a ser deportadas.

Los anteriores son ejemplos puntuales de cómo las vías regulares pueden beneficiar en diferentes aspectos a los países y comunidades que acogen a las personas migrantes. No obstante, para que estos beneficios sean tangibles, se hace necesaria no solo la voluntad, sino también el compromiso real de los gobiernos, organismos internacionales y sociedad civil, para la creación y examen de más y mejores vías regulares de admisión y estancia.

El Foro de Examen de la Migración Internacional (FEMI), el cual tendrá lugar el próximo mes de mayo de 2022 en la Asamblea de las Naciones Unidas en Nueva York, se presenta como el espacio indicado para que las principales partes interesadas en los procesos de movilidad humana, evalúen los desafíos y avances alcanzados en cuanto a vías regulares de admisión y estancia se refiere, teniendo siempre como marco orientativo la protección y defensa de las personas migrantes, pero también, la búsqueda de beneficios sociales, políticos y económicos para nuestras sociedades. 

SDG 3 - SALUD Y BIENESTAR
SDG 4 - EDUCACIÓN DE CALIDAD
SDG 10 - REDUCCIÓN DE LAS DESIGUALDADES
SDG 17 - ALIANZA PARA LOGRAR LOS OBJETIVOS