Blog
By: Laura Manzi

Los episodios de xenofobia contra las personas migrantes representan un reto primordial, que trasciende límites temporales y geográficos. La xenofobia es un problema atávico que deriva, según la definición de la CEPAL, del sentimiento de miedo hacia el extranjero, grupos étnicos diferentes o personas cuya identidad se desconoce.  

La xenofobia y la discriminación son desafíos constantes, lo que implica que la respuesta y denuncia sea reiterada también. Los numerosos incidentes racistas y xenófobos (como ataques verbales y físicos y exclusión social) que se han visto incrementados por las consecuencias sanitarias, sociales y económicas del brote de la COVID-19, han evidenciado que a mayor inestabilidad económica, más expresiones y acciones xenofóbicas se ven también.

La alarmante discriminación y estigmatización de las personas migrantes durante una situación de crisis no es un fenómeno nuevo. Aun así, a la habitual narrativa hostil ofrecida por muchos medios de comunicación y a la instrumentalización política del asunto migratorio, se la han sumado el impacto financiero de la COVID-19, lo que ha provocado un agravamiento de fenómenos xenófobos.  

 

¿Por qué las crisis económicas agravan los episodios de xenofobia contra las personas migrantes? 

El informe de investigación sobre xenofobia en contextos migratorios publicado por el Centro de Innovación de Gobernanza Internacional indaga sobre los factores que recrudecen la discriminación en tiempos de crisis socioeconómica, mencionando los siguientes: 

  • El miedo fomentado por una situación económica inestable interna y externa de un país, que se traslada hacia el prejuicio contra las personas migrantes como forma de salida emocional; 
  • La ansiedad generada por la sensación (errónea) de no poder acceder a recursos que se perciben  como limitados; en este caso, la xenofobia es alimentada por la inquietud de deber competir para poder acceder a tales recursos;
  • Las dificultades económicas, políticas y sociales, la sensación de marginalización y exclusión que viven algunos segmentos poblacionales también contribuyen a que los individuos generen sentimientos xenófobos hacia las personas migrantes.

En el contexto actual de la crisis de COVID-19 podemos detectar los tres factores antes mencionados. Los niveles más altos de pobreza, desigualdad y hambre en América Latina, así como globalmente, indican un aumento del malestar y descontento de la población. La preocupación, la incertidumbre y el temor frente al avance de la crisis ha contribuido a la canalización de estos sentimientos hacia manifestaciones de xenofobia contra las personas migrantes. 

Analizar y comprender los aspectos que conllevan a un aumento de los fenómenos de xenofobia durante las crisis económicas no significa justificar estos últimos. Por el contrario, es importante entender esas motivaciones y causas subyacentes para revelar la presencia de problemas estructurales y no relacionados a la migración, y que sin embargo encuentran en la figura del migrante un chivo expiatorio.     

 

¿Cómo  pueden los medio de comunicación contribuir a contrarrestar las actitudes xenófobas en tiempos de COVID-19? 

El informe sobre los Migrantes y la pandemia de COVID-19: Un análisis inicial, publicado por la OIM, revela algunas iniciativas y consejos a seguir, dirigidos en particular a los medios de comunicación,  para contrarrestar episodios xenófobos durante el brote de COVID-19. Entre esas recomendaciones, el informe sugiere:   

  • Difundir información verificada, puesto que las reacciones xenófobas y estigmatizaciones resultan ser más frecuentes cuando se carece de información clara y ampliamente difundida acerca de la transmisión de la pandemia o de sus medidas de prevención, y acerca de la disponibilidad y distribución de los recursos y medidas de ayuda (por parte del Estado o de otras instituciones nacionales e internacionales). 
  • Retratar a diferentes grupos étnicos en los materiales mediáticos, para mostrar ampliamente las diferentes comunidades que están siendo afectadas por la pandemia y presentarlas mientras trabajan juntas para prevenir la propagación de COVID-19, invitando por tanto a cooperar contra un desafío común a todos y todas. 
  • Redactar informes mediáticos equilibrados y contextualizados, difundiendo información basada en evidencia y ayudando a combatir la información errónea que podría conducir a episodios de xenofobia.
  • Solicitar la participación de personas socialmente influyentes para incitar a la reflexión sobre la condición de las personas migrantes que sufren de manifestaciones xenófobas y sobre cómo apoyarlas, y de celebridades respetadas para amplificar los mensajes dirigidos hacia la reducción del estigma. 

La vulnerabilidad de las personas migrantes no debe ser utilizada como inmediato chivo expiatorio, a través de manifestaciones xenófobas, para hacer frente a situaciones de crisis socioeconómica. Invertir la narrativa discriminatoria y diseminar información y datos confiables acerca de las contribuciones económicas de las personas migrantes es, hoy más que nunca, un acto fundamental para combatir la xenofobia.  

SDG 10 - REDUCCIÓN DE LAS DESIGUALDADES