Los ganadores de la competencia organizada por la OIM, la UNCTAD y la WIPO llegan a Ginebra para la Semana Mundial de los Emprendedores

Date Publish: 
11/13/2018

Ginebra – La Semana Mundial de los Emprendedores (GEW por su sigla en inglés) constituye una iniciativa internacional que presenta la actividad de los emprendimientos a jóvenes de todo el mundo; la edición 2018 comenzó ayer 12/11.

Este año la OIM, el Organismo de las Naciones Unidas para la Migración, unió fuerzas con la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), con la Organización Internacional de la Propiedad Intelectual (WIPO) y con otros socios a fin de organizar un evento sobre emprendimientos juveniles para la GEW denominado Comenzar con los ODS y aumentarlos.

En agosto de 2018, las organizaciones invitaron a jóvenes emprendedores de todo el mundo a presentar ideas sobre emprendimientos que contribuyan con al menos uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas (SDGs por su sigla en inglés). La OIM estimuló la presentación de solicitudes por parte de jóvenes emprendedores que tuvieran antecedentes migratorios o relacionados a la diáspora, incluyendo a migrantes que retornan, como así también negocios o ideas comerciales que se asocien con los migrantes.

Sobre un total de 10 jóvenes emprendedores que fueron seleccionados para visitar Ginebra durante la GEW, dos candidatos – Khaled Karri y Astride Adjinacou – presentaron modelos de negocios vinculados a una experiencia migratoria o con la diáspora.

Khaled Karri fundó la Cooperativa Hummustown. La misma fue establecida en Roma en 2017 para poner a disposición de la comunidad local el auténtico arte culinario de Siria. El negocio ha ayudado a que los empleados migrantes, que son todos refugiados sirios, se independizaran financieramente y se integraran a la sociedad italiana. También la cooperativa ha desarrollado sociedades con comercios de Italia y con organizaciones sociales.

Astride Adjinacou es una emprendedora migrante que vive en Argelia y que planea iniciar su negocio en el sector agrícola de Benín. Su plan de negocios pone el foco en el desarrollo de una cooperativa denominada Los Vegetales de la Esperanza, la cual se dedicará a los cultivos orgánicos usando técnicas sostenibles e irrigación monitoreada. Astrid planea vender su producción a almacenes, mercados de vegetales y restaurantes. Su emprendimiento proveerá oportunidades laborales a jóvenes, mujeres, migrantes que retornan, contribuyendo de tal modo al desarrollo de la economía local.

“Los emprendedores son generadores de cambios”, dijo Adjinacou, al hacer uso de la palabra en ocasión del evento. “Necesitamos trabajar duro y perseverar. En la GEW 2018, ¡es momento de estar inspirados y motivados!”.

Desde ayer, los candidatos han estado participando en una serie de actividades que han sido diseñadas para mejorar la mentalidad y la resiliencia en materia de emprendimientos, evaluar su predisposición para las inversiones, y prepararse para explicar sus ideas y planes comerciales frente a un panel de expertos.

Durante el evento Comenzar con los ODS y aumentarlos, el cual tendrá lugar este jueves (15/11), los candidatos seleccionados mostrarán sus ideas comerciales para intentar impactar a inversores y a  socios financieros sostenibles. A posteriori los expertos harán una devolución integral sobre las presentaciones, y el modo en el que los negocios pueden promover un desarrollo sostenible e inclusivo a través de los emprendimientos, en línea con la Agenda de la ONU sobre Desarrollo Sostenible.

La Semana de Mundial de los Emprendedores de Ginebra se extenderá hasta el 16 de noviembre.

Para mayor información por favor contactar a la Sede de la OIM:

Deepali Fernandes, Tel: +41 22 717 9547, Email: dfernandes@iom.int

Sarah McGregor, Tel: +41 22 717 9147, Email: smcgregor@iom.int


Según un análisis de la OIM, numerosos venezolanos en Centroamérica y el Caribe están en riesgo de trata, explotación y discriminación

Date Publish: 
16 / 07 / 2019

San José – Uno de cada cinco venezolanos que han llegado recientemente a Centroamérica y el Caribe se ha enfrentado al alto riesgo de explotación laboral o a la trata por trabajo forzado, según una encuesta reciente de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), realizada a 4.600 personas en cinco países.

El 20% respondió positivamente a los indicadores de explotación laboral incluidos en la encuesta. Los hombres encuestados mostraron la mayor vulnerabilidad.

Ellos informaron ser víctimas de prácticas explotadoras como trabajar sin recibir una remuneración, ser forzados a trabajar, trabajar para pagar una deuda e incluso ser detenidos contra su voluntad.

Entre julio y diciembre de 2018, la OIM realizó una serie de encuestas, usando su metodología de Matriz de Seguimiento de Desplazados (DTM por su sigla en inglés) en Panamá, Trinidad y Tobago, República Dominicana, Costa Rica y Guyana a fin de aumentar la calidad de la información sobre la población y sus necesidades.

El análisis de la información muestra que hay una asociación entre el riesgo de explotación laboral y aquellos que trabajan en el sector informal: más de la mitad de los encuestados dijo que trabajaban en la economía informal, lo que aumenta el riesgo de convertirse en víctimas de abuso, explotación y trata de personas.

El análisis también muestra un alto riesgo de discriminación basado en la nacionalidad. Aproximadamente, un tercio de los encuestados expresaron haber tenido alguna experiencia de discriminación desde su partida.

“Muchos venezolanos que vienen a América Central y el Caribe se respaldan entre ellos al trabajar en la economía informal, lo que los expone a posible explotación”, dijo Rosilyne Borland, Especialista Regional Principal en Asistencia al Migrante en la Oficina Regional para Centroamérica, Norteamérica y el Caribe de la OIM.

“Nuestros resultados muestran la presencia de riesgo de trata de personas para la explotación laboral y deja en claro que debemos continuar trabajando a fin de aumentar la capacidad de respuesta de gobiernos, agencias de Naciones Unidas y ONG. La explotación sexual de venezolanos en la región también es un serio problema y debería ser parte de nuestros esfuerzos, pero no debemos olvidar otras formas de explotación”, enfatizó.

Desde mediados de la década de 1990, la OIM y sus socios han brindado protección y asistencia a cerca de 100.000 hombres, mujeres y niños quienes fueron víctimas de trata para explotación sexual o laboral, esclavitud o prácticas similares, servidumbre o comercio de órganos.  

La OIM continuará brindando su apoyo al esfuerzo de los Estados y la sociedad civil a fin de abordar las necesidades más urgentes de los refugiados y migrantes de Venezuela a la región. Las estrategias de la OIM para contrarrestar la trata y explotación de personas incluyen acciones para reducir el riesgo, por ejemplo: regularizar a los migrantes, mejorar tanto sus condiciones de vida como laborales y realizar un apoyo orientado a proteger y asistir a las víctimas.

La recopilación de datos y el análisis de este estudio se llevaron a cabo gracias a la contribución de la Oficina del Departamento de Estado de los Estados Unidos para el Monitoreo y Combate de la Trata de Personas (J / TIP). Otras actividades relacionadas con el plan de respuesta para refugiados y migrantes de Venezuela fueron financiadas por la Oficina de Población, Refugiados y Migración (PRM) de los Estados Unidos.

Acceda al informe completo aquí.

Para mayor información por favor contactar a Rosilyne Borland en la Oficina Regional para Centroamérica, Norteamérica y el Caribe de la OIM, Tel:+506 22125300. Email rborland@iom.int, o a Eliza Galos, en la sede de la OIM: egalos@iom.int