La OIM responde a las secuelas de Eta en Centroamérica: 2.5 millones de personas afectadas

Date Publish: 
11/12/2020

San José, Costa Rica - La Organización Internacional para las Migraciones, OIM, se ha unido a los esfuerzos del Sistema de Naciones Unidas y otros actores humanitarios y gubernamentales para responder al Huracán Eta, una emergencia que está afectando a 2,5 millones de personas a lo largo de Centroamérica, mientras las autoridades monitorean una nueva tormenta que emerge en el Caribe.

Los equipos de la OIM en Honduras, Guatemala, El Salvador y Belize se desplazaron a las zonas más afectadas desde que Eta tocó tierra el 3 de noviembre, para distribuir miles de kits de emergencia, incluyendo juegos de cocina, colchones, sábanas y productos de higiene.

En Honduras, donde 1.8 millones de personas han sido afectadas por la tormenta de categoría 4, la OIM ya entregó más de 39,000 artículos de protección personal en un esfuerzo por mitigar el impacto de la COVID-19, así como kits de higiene, mantas, ropa y bolsas de agua.

En Nicaragua, la OIM, en coordinación con ONG locales y organizaciones de la sociedad civil presentes en las áreas afectadas, asistirá en la entrega de kits de alimentos y artículos de higiene. En México, la OIM distribuirá ayuda humanitaria a siete albergues en el sur del país, mientras evalúa en qué medida se han visto afectados los albergues en Chiapas.

También ha comenzado el despliegue de los equipos de la Matriz de Seguimiento del Desplazamiento (DTM por sus siglas en inglés). La DTM recopilará información crítica sobre los desplazamientos de población provocados por el huracán Eta, facilitando la toma de decisiones que pueden salvar vidas en las próximas semanas y ayudar a la recuperación de las zonas afectadas.

Como líder del grupo humanitario centrado en la gestión de refugios (Coordinación de Campamentos y Gestión de Campamentos), la OIM coordina los esfuerzos de la ONU con los gobiernos de Honduras, Guatemala, El Salvador y Nicaragua para garantizar la prestación de servicios y evitar la superposición de esfuerzos y reducir las brechas en la atención humanitaria. Según OCHA, en los tres países del norte de Centroamérica, al menos 358.000 personas están alojadas temporalmente en escuelas y otros edificios. “Las necesidades más inmediatas son la alimentación, protección y albergue de las personas afectadas, así como otros artículos básicos que ayudan a garantizar su dignidad”, dijo Jorge Peraza, Jefe de Misión de la OIM para Honduras, El Salvador y Guatemala.

"El huracán Eta ha agravado las condiciones sociales y económicas que ya estaban presentes en algunos sectores de los países del norte de Centroamérica, lo que se suma a las vulnerabilidades que ya enfrentan las personas allí". La Directora Regional de la OIM para Centroamérica, Norteamérica y el Caribe está particularmente preocupada por la destrucción de cultivos y el impacto en las economías locales en algunas partes de Nicaragua, Honduras y Guatemala.
"El daño allí puede agravar las condiciones de inestabilidad económica e inseguridad alimentaria que han obligado a miles de centroamericanos a migrar en busca de mejores condiciones de vida", dijo Michele Klein-Solomon. "Lo que ha dejado el huracán Eta no es solo una enorme calamidad humanitaria que requiere atención inmediata, sino también la semilla de futuras crisis migratorias que debemos tratar de prevenir", explicó Klein-Solomon.

El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos advierte que una onda tropical que se mueve lentamente hacia el oeste a través del Caribe tiene un 80 por ciento de posibilidades de convertirse en otra gran tormenta en las próximas 48 horas, posiblemente impactando las mismas áreas que el huracán Eta.

Para obtener más información, comuníquese con Jorge Gallo de la Oficina Regional de la OIM para Centroamérica, Norteamérica y el Caribe, correo electrónico: jgallo@iom.int, Tel: +506 72036536

 

Tags: 
Hurricane Eta; Honduras; Nicaragua; El Salvador; Guatemala; Central America; Climate

Gavi y lOIM aúnan esfuerzos para mejorar la cobertura de inmunización destinada a los migrantes

Date Publish: 
27 / 11 / 2020

Ginebra – Hoy, la Alianza para las Vacunas (Gavi) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) firmaron un memorando de entendimiento para fortalecer la colaboración en el ámbito de la vacunación y otros servicios sanitarios similares destinados a los migrantes y personas desplazadas forzosamente de todo el mundo, tanto en lo relacionado con las inmunizaciones de rutina como a las respuestas ante potenciales brotes. Se trata de un hecho que reviste particular importancia puesto que permitirá asegurar que los migrantes y otras personas en movimiento sean tenidas en cuenta e incluidas, al tiempo que en el mundo continúan los esfuerzos para encontrar una vacuna segura contra el virus COVID-19 y sus mecanismos de desarrollo como la Instalación COVAX, para asegurar de tal modo que la distribución sea equitativa y que se puedan salvar tantas vidas como sea posible.

“A pesar de los enormes esfuerzos en las últimas dos décadas para asegurar que, en todas partes del mundo, los menores tengan acceso a vacunas vitales, 14 millones de niños y niñas, año tras año, siguen sin contar con ello”, dijo el CEO de Gavi, el Dr. Seth Berkley. “Sabemos que una cantidad desproporcionada de estos menores desprotegidos provienen de poblaciones migrantes, refugiados y personas desplazadas, que a menudo son pasadas por alto en cuanto a los cuidados básicos de la salud. Esto obviamente se torna aún más importante al momento de planificar la metodología de distribución de las vacunas contra el COVID-19 en todo el mundo; no podemos permitir que estas poblaciones queden fuera de lo que debería ser una de nuestras mejores acciones tomadas en el contexto de esta pandemia. Por eso es que estamos complacidos de asociarnos con la OIM para ayudar a brindar un futuro más saludable a algunas de las personas de mayor vulnerabilidad en todo el mundo”.

“Las vacunas son una de las herramientas más poderosas con la que contamos para mantener a las personas que están desplazándose, a las comunidades que dejan atrás y a las comunidades a las que vienen a unirse lo más seguras y saludables como sea posible”, destacó el Director General de la OIM António Vitorino. “Esta alianza fortalecida será crucial para ayudar a la OIM a lograr exactamente eso y a contribuir de manera tangible a la realización de una verdadera cobertura universal de salud”.

El acuerdo firmado por las dos organizaciones pone el foco en llegar hasta las comunidades en entornos humanitarios y de emergencia mediante vacunación e inmunización rutinaria de apoyo, incluyéndolas en los sistemas de cuidados de la salud primaria. La alianza también busca defender la idea de que debe darse prioridad a las poblaciones vulnerables, brindar apoyo a la asistencia operativa y en materia de políticas, y facilitar la cooperación técnica. Específicamente, el memorando de entendimiento procura facilitar la cooperación para poder garantizar la inclusión de migrantes, personas desplazadas internamente (IDPs) y refugiados en las respuestas de los gobiernos ante la COVID-19, en particular los esfuerzos en materia de vacunación.

Gavi, la Alianza para las Vacunas, es una sociedad público-privada que ayuda a vacunar a la mitad de los niños y niñas del mundo contra alguna de las más letales enfermedades de todo el planeta. Desde su fundación en el año 2000, Gavi ha ayudado a inmunizar a toda una generación – más de 822 millones de niños y niñas – y ha de tal modo evitado más de 14 millones de muertes, colaborando para disminuir a la mitad la mortalidad infantil en 73 países en vías de desarrollo. Gavi también juega un rol fundamental en el mejoramiento de la seguridad sanitaria mundial brindando apoyo a los sistemas sanitarios y financiando las existencias mundiales de vacunas contra el Ebola, el cólera, la meningitis y la fiebre amarilla. Gavi ya ha estado trabajando con OIM en Sudán del Sur desde 2019 para asegurar que las campañas de vacunación llegaran hasta poblaciones de difícil acceso en todo el país.

Durante décadas, trabajando junto a sus asociados, la OIM ha sido un actor clave en los esfuerzos mundiales para asegurar que los migrantes y otras personas en movimiento cuenten con acceso adecuado a las vacunas en 80 países. En 2019, más de 380.000 menores de cinco años fueron vacunados contra la polio y/o sarampión en entornos de emergencia y, como parte de los servicios sanitarios de la OIM previos a la migración, más de 445.800 dosis de vacunas han sido administradas a aproximadamente 181.350 migrantes y refugiados que están en el proceso de migrar. En todos los centros de evaluación de la salud migratoria, la Organización se encarga del manejo de un muy sólido sistema de almacenamiento y distribución de vacunas, con personal que es capacitado y actualizado constantemente de acuerdo con los estándares internacionales.

“Para que la distribución de cualquier potencial vacuna contra la COVID-19 sea lo más imparcial y justa como sea posible, la OIM aportará su gran experiencia sanitaria, los datos con los que cuenta y otras capacidades técnicas basadas en su vasta experiencia en el trabajo con migrantes y con personas desplazadas forzosamente”, dijo el Director General Vitorino. “Es crucial, para el bienestar de todos, no dejar atrás a los que corren el mayor riesgo”.

Para más información por favor contactar a James Fulker en Gavi, jfulker@gavi.org o Yasmina Guerda en la OIM, yguerda@iom.int