La OIM encomia las medidas ejecutivas en el ámbito de la migración del Presidente Joe Biden

Date Publish: 
02/04/2021

Washington – La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) aplaude los planes del Presidente Joe Biden en cuanto al abordaje de los agentes impulsores de la migración y a los avances para lograr que la migración en la región sea segura, ordenada y regular. Estas medidas brindan el marco adecuado para la expansión de los mecanismos de reasentamiento, asilo y protección de los refugiados en Norte y Centroamérica. La Administración también ha compartido un perfil de su compromiso respecto del abordaje de las causas de origen de la migración irregular y del desplazamiento, la exploración de opciones humanas para las poblaciones vulnerables y el mejoramiento de los caminos regulares para la migración hacia los Estados Unidos.

“Quienes viven en condición de desplazamiento prolongados y en otras situaciones de vulnerabilidad tienen necesidad imperiosa de recibir protección y no deben ser olvidados,” sostuvo Luca Dall’Oglio, Jefe de Misión de la OIM en Washington DC. 

“Es una satisfacción para la OIM ver que las soluciones dignas y humanas para las personas que están en movimiento son una prioridad clave para la Administración Biden”. 

Como Estado Miembro fundador de la OIM, los Estados Unidos han apoyado la Misión de la Organización a lo largo de toda su historia y sigue siendo un asociado firme en el abordaje de las oportunidades y desafíos migratorios y humanitarios en todo el mundo.

Trasladar a las personas hacia condiciones de seguridad de modo tal que puedan recomenzar con sus vidas ha ocupado siempre un lugar central en las tareas de la OIM desde que la Organización fue establecida tras la finalización de la Segunda Guerra Mundial. Por décadas la OIM ha trabajado muy de cerca con los gobierno, con organizaciones no gubernamentales y otros asociados para cubrir las necesidades de migrantes y refugiados.

La OIM también da la bienvenida a la revisión destinada a restablecer y mejorar el Programa de Libertad Condicional Bajo Palabra para Menores Centroamericanos. La Organización ha asistido a los Estados Unidos con el procesamiento de casos, con evaluaciones de la salud previas a la partida, orientación cultural y transporte.

La COVID-19 ha restringido de manera significativa la movilidad humana con consecuencias devastadoras para las personas que escapan de la violencia, los desastres y la inseguridad, buscando un mejor futuro en otro lugar. Para poder combatir los problemas sin igual que deben enfrentar en la actualidad es necesaria una sólida cooperación y liderazgo para asegurar que los derechos humanos de todas las personas en movimiento sean defendidos.

“La migración debe ser una elección y no un acto desesperado para escapar a situaciones de precariedad en la región”, dijo Michele Klein Solomon, Directora Regional de la OIM para Norteamérica, Centroamérica y el Caribe.

“Una solución regional integral que facilite la migración humana y estimule los esfuerzos para el desarrollo requerirá de una acción y una coordinación escalonadas entre los gobiernos y las entidades intergubernamentales,  los asociados del sistema de Naciones Unidas, y organizaciones no gubernamentales y de la sociedad civil, el sector privado y otros actores esenciales”. 

La OIM expresa su deseo de trabajar junto a la administración Biden para proteger, asistir e identificar soluciones para las poblaciones móviles, reducir las presiones a la migración involuntaria e irregular, y promover las oportunidades positivas e impactos de la migración regular sobre las familias y las comunidades y sociedades con las cuales están asociados.

Para más información por favor contactar a Jorge Gallo en la Oficina Regional de la OIM para Centroamérica, Norteamérica y el Caribe, Tel: +506 72036536, Correo electrónico: jgallo@iom.int, o Liz Lizama en la OIM Washington, Tel: +1 202 716 8820, Correo electrónico: elizama@iom.int

Tags: 
biden, ESTADOS UNIDOS

El tráfico ilícito de migrantes en México y Centroamérica nunca entró “en cuarentena” durante 2020, señala nuevo estudio de la OIM

Date Publish: 
24 / 02 / 2021

San José- Un estudio reciente de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) en América Central y México analizó el impacto de la pandemia por COVID-19 en los flujos migratorios relacionados con este delito. Los principales hallazgos apuntan a que el tráfico ilícito ha continuado desarrollándose, aunque los flujos han disminuido desde inicios de 2020.

El tráfico ilícito de migrantes, es decir, el traslado irregular de personas a través de una frontera internacional constituye una de las actividades criminales más lucrativas del mundo. La movilidad global se vio completamente afectada durante la pandemia por COVID-19, como evidente efecto de las medidas adoptadas por los Estados en cuanto a las restricciones y cierres de fronteras. Sin embargo, el “contrabando de personas” a través de México y Centroamérica nunca se puso “en cuarentena”.

El estudio no halló evidencia de que el crimen organizado haya tomado control del tráfico ilícito de migrantes, enfocándose en su lugar en el traslado ilícito de drogas, medicamentos y otros artículos. Por el contrario, se halló que prevalece el tráfico de subsistencia, practicado por habitantes de áreas fronterizas que se han visto empobrecidas debido a la reducción de oportunidades de empleo y a la pérdida de ingresos causada por las restricciones impuestas a la movilidad y al comercio.

El tráfico ilícito de migrantes, explica el estudio, es practicado por hombres y mujeres que dependen en economías informales locales como fuente de ingreso. Se advierte un incremento de la participación de niñas, niños y adolescentes que, al residir a lo largo de franjas fronterizas, utilizan sus conocimientos de rutas escondidas para facilitar la migración irregular.

Los hallazgos incluyen información sobre cambios en demanda, precios y organización de los servicios ofrecidos por traficantes. La carencia de recursos para cubrir las cuotas impuestas por los grupos de traficantes obliga a las familias migrantes a hipotecar sus tierras o vender sus propiedades, siendo presa no sólo de traficantes sino también de prestamistas.

El estudio también explora los retos a los que se han enfrentado las instituciones para dar respuesta al tema en un contexto en el que sus recursos y operaciones se vieron directamente afectados.

“Una de las recomendaciones de este estudio es integrar a las comunidades involucradas en el tráfico ilícito de migrantes en las estrategias de recuperación socioeconómica, para diversificar sus fuentes de ingreso y las alternativas de subsistencia”, dijo Alexandra Bonnie, coordinadora del Programa Regional sobre Migración de la OIM. “Los Estados deberían reconocer que un acceso disminuido, dificultoso o inadecuado a alternativas legales y seguras a la migración irregular impulsa la demanda de servicios de migración irregular, lo cual a su vez pone a las

personas migrantes sistemáticamente en riesgo. Bajo un enfoque integral, la lucha contra este crimen debería verse como un aspecto más de la gobernanza de la migración”.

El estudio se desarrolló entre julio y agosto de 2020, con una metodología cualitativa, descriptiva y exploratoria. Los métodos incluyeron revisión documental, observación de campo y entrevistas con personal clave de gobiernos y organizaciones internacionales.

El estudio se presentó el miércoles 17 de febrero, ante representantes de los Estados miembros de la Conferencia Regional sobre Migración (CRM), de la Comisión Centroamericana de Directores de Migración (OCAM) y de la Coalición Regional contra la Trata de Personas y el Tráfico Ilícito de Migrantes (CORETT).

Este estudio se desarrolló en el marco del Programa Regional sobre Migración de la OIM, con financiamiento de la Oficina de Población, Refugiados y Migración del Departamento de Estado de la OIM. Puede consultarlo aquí.