Japón y la OIM unen fuerzas para apoyar a los albergues para personas migrantes a enfrentar la COVID-19 en el sur de México

Foto: OIM México / 2020 – Alexis Moreno 

 

Ciudad de México – El Gobierno de Japón y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) concretaron la entrega de donativos destinados a trece albergues en once municipios mexicanos en los estados de Chiapas, Oaxaca, Tabasco y Veracruz, en el sur y sudeste de México, con lo que esperan ayudar a prevenir los posibles contagios por COVID-19.   

“Para la OIM y Japón es fundamental mejorar la seguridad humana de las personas migrantes a su paso por el sur de México y los albergues son actores clave para ello. Con esta donación de artículos de higiene se beneficiarán más de 2.000 personas, principalmente mujeres, niñas y niños que se encuentran en los albergues del sur de México en unos momentos difíciles por la pandemia”, explicó Dana Graber Ladek, Jefa de Misión de la OIM en México. 

La donación incluye artículos de higiene personal como jabón para baño y toallas sanitarias, entre otros, destinados a las personas migrantes alojadas en albergues; material de protección personal frente a la COVID-19 (cubrebocas, mascarillas N95, gorros, guantes, tapetes y gel antibacterial); e insumos de limpieza (cloro, desinfectantes de piso, alcohol, detergente líquido para ropa, botes y bolsas de basura). 

También hay paquetes con artículos de higiene básicos destinados al cuidado de unas 2.000 personas migrantes en tránsito. 

“Con la ayuda recibida sin lugar a duda pudimos fortalecer todas las medidas de prevención a la población migrante y así como proporcionarles de forma individual productos de higiene personal”, explicó Juan Carlos Cañaveral, administrador del Albergue Belén, de Tapachula, Chiapas. 

Para Lorena Hernández, al frente del albergue Hermanos en el Camino de Ixtepec, Oaxaca, los artículos recibidos son de gran ayuda para atender a la población, cumpliendo con las medidas mínimas de prevención ante esta contingencia, que deben incluir el uso adecuado de cubrebocas, usar gel antibacterial, mantener un lavado constante de manos, desinfectar espacios comunes, así como mejorar el aseo personal de la población y del personal que habita el albergue, pero también convencer de manera integral de los esfuerzos tienen sentido.   

“Otro desafío es concienciar a las personas en cuanto al momento o la contingencia en la que vivíamos, hacerles entender o entender nosotros mismos la importancia de la sana distancia, qué era y cómo se transmitía este virus”, apuntó Hernández.   

Para el embajador de Japón en México, Yasushi Takase, “en el momento actual, en que la movilidad global de las personas y las mercancías es una realidad cotidiana, la propagación mundial del nuevo coronavirus constituye una gran amenaza para las economías y sociedades de todos los países del mundo”.  

El Gobierno de Japón considera que la pandemia por COVID-19 se trata de un desafío que debe abordar la comunidad internacional entera, de manera conjunta, como una grave crisis directamente relacionada con la seguridad humana. 

Las entregas realizadas por OIM forman parte de un convenio de cooperación con Japón que canalizará 1,8 millones de dólares a albergues y demás instalaciones especializadas en la atención a personas migrantes. Esta iniciativa busca el fortalecimiento de las capacidades de los albergues y del gobierno en la frontera sur, y fue suscrita en febrero pasado. 

La Agencia de la ONU para la Migración tiene presencia constante en la frontera sur de México desde el 2005 y monitorea continuamente las condiciones de los flujos de personas migrantes. 

La OIM está comprometida con el principio de que la migración ordenada, segura y digna tiene el potencial de beneficiar a las personas migrantes y a las sociedades. Con el propósito de ayudar a encarar los desafíos que plantea la migración a nivel operativo, trabaja con las autoridades de los países y con sus socios en la comunidad internacional. 

Para más información favor de contactar a Alberto Cabezas Oficial Nacional de Comunicación de OIM México, email: acabezas@iom.int, tel.: +52 55 4525 8361 

Date Publish: 
12/03/2020
Tags: 
mexico, Japón, albergues, covid, covid19, pandemia

Agencias ONU lamentan pérdida de vidas de personas en movilidad en Latinoamérica y ofrecen acompañar respuesta regional coordinada

Date Publish: 
15 / 10 / 2021

15 de octubre de 2021 – Las agencias de la ONU lamentan profundamente el naufragio de una embarcación el pasado 11 de octubre en Acandí, Colombia, que transportaba a unas 30 personas hacia Panamá.  En esta tragedia perdieron la vida tres personas y otras seis, incluyendo tres menores de edad, se encuentran desaparecidas, según informaron las autoridades colombianas.

Este incidente pone en evidencia una vez más la desesperación de las familias con niños y niñas y los riesgos extremos a los que están expuestas las personas en movilidad a lo largo de su travesía, cruzando fronteras, a menudo por vías irregulares ante la falta de vías de migración regular, en busca de seguridad, la protección de sus derechos humanos o una vida mejor.

Si bien no son nuevos, los movimientos de población a través de la región del Darién han aumentado en magnitud, nivel de riesgo y precariedad en los últimos meses. También ha aumentado la diversidad de nacionalidades, incluyendo flujos mayoritariamente del Caribe, América del Sur y de personas de otros continentes, así como el perfil de las personas que utilizan esta ruta.

Entre enero y septiembre de este año, 91,300 personas han cruzado el Darién, según el Servicio Nacional de Migración de Panamá. De ellas, según UNICEF, 19,000 fueron niñas o niños. La mitad de ellos menores de 5 años. Hasta el mes de septiembre, más de 50 personas en tránsito por la zona han sido encontradas sin vida del lado panameño de la ruta del Darién. Esta situación requiere la cooperación entre los países implicados y actores de la sociedad civil para que se puedan adoptar acciones que permitan la búsqueda e identificación de personas desaparecidas en estas travesías.

Muchas personas, particularmente mujeres, niños y niñas, están expuestas a riesgos y violaciones de derechos a lo largo de la ruta, incluyendo violencia sexual y de género, robo, trata de personas, discriminación, secuestro y extorsión, entre otros, algunos cometidos por el crimen organizado. La situación afecta particularmente a las niñas y las mujeres, por lo que una respuesta con enfoque de género es necesaria.

Las agencias del sistema de Naciones Unidas resaltan la necesidad de reforzar las vías de migración seguras, regulares y ordenadas para reducir el riesgo de perder vidas e instan a fortalecer la investigación contra las redes nacionales y transnacionales organizadas involucradas en el tráfico, el contrabando y las actividades ilícitas relacionadas. También exhortan a los Estados a proteger los derechos, incluyendo el derecho de buscar y recibir asilo, de todas las personas en movilidad, particularmente familias, mujeres, niñas, niños y otras personas con necesidades particulares de protección, y exhortan a los Estados a garantizar un acceso efectivo a los servicios básicos, independientemente de las razones por las que estas personas dejaron su país de origen, su situación migratoria, su nivel de ingresos y las circunstancias o condiciones de viaje.

Las economías y sociedades saludables dependen de la movilidad humana bien gestionada para impulsar el crecimiento económico, reducir las desigualdades, conectar sociedades diversas y estimular la recuperación post COVID-19.

La colaboración entre las autoridades de los países de tránsito de estos movimientos mixtos de población es esencial para diseñar e implementar una respuesta regional integral y efectiva que asegure una movilidad digna y segura. Las agencias de la ONU reiteran su disponibilidad para acompañar este proceso.

 

Declaración conjunta de las oficinas regionales, de la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH), la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), la Organización Internacional del Trabajo (OIT), ONU Mujeres, el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA (ONUSIDA), el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), la Oficina de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres (UNDRR), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS).

Para más información contactar:

William Spindler, ACNUR, +507 6382 7815 spindler@unhcr.org

Aikaterini Kitidi, ACNUR +41 79 580 83 34 kitidi@unhcr.org

Juliana Quintero, OIM, +54 11 32488134 juquintero@iom.int

Jorge Gallo, OIM, +506 7203 6536 jgallo@iom.int

Laurent Duvillier, UNICEF, +507 6169 9886, lduvillier@unicef.org

Alfonso F. Reca, UNICEF +507 6941 2277, afernandezreca@unicef.org