Reggae y migración

Categoría: 

 

“It’s getting harder to get across the border” (se hace más difícil cruzar la frontera) es la frase que se repite en el coro de una canción de reggae. La pieza musical no hace referencia solo al tema de la migración en general, sino que cuenta una historia real de la banda que la interpreta. Se trata de la experiencia del grupo costarricense Talawa al migrar de forma irregular hacia los Estados Unidos.

La banda desde el 2006 ha ganado reconocimiento en su género musical al punto de aparecer en importantes sitios web y medios de reggae a nivel internacional como ReggaeVille y PelaGatos. En el 2016 recibieron una tentadora oferta para llevar su música a los Estados Unidos por un año completo. La misma persona que les hizo esa propuesta se encargó de convencerlos de viajar de manera irregular, bajo la excusa de que las fechas de los conciertos pautados estaban muy cerca y aún no contaban con una visa.

Con prisa pero sin visa, así emprendieron un viaje en el que se vieron expuestos a muchos de los riesgos de viajar de forma irregular, tal y como lo hacen muchos otros centroamericanos en su ruta hacia el norte del continente. En el caso de Talawa, el camino estuvo acompañado por su música y talento que finalmente dieron como producto final su sencillo “It’s getting harder”. La melodía de la canción es sin duda contagiosa, pero aún más importante es su mensaje: es muy difícil y riesgoso cruzar fronteras de forma irregular. Además, no dejaron pasar la oportunidad para hablar sobre la perspectiva de derechos humanos de la migración al final de la letra de su canción.

Puede escuchar la canción en el sitio web de la banda.

Es a través de su reggae que ahora Talawa comparte un mensaje de reflexión sobre la migración irregular, ¿qué mejor para hacerlo que a través de la música? Afortunadamente, su historia también va a poder ser conocida gracias a un documental dirigido por el cineasta costarricense Miguel Gómez, director de Italia 90 y Maikol Jordan, y que se realizó con el apoyo del Programa Mesoamérica de la OIM.

El primer capítulo de “La fábula del león y el coyote: una banda con prisa pero sin visa” fue difundido a través de diferentes páginas de Facebook, incluida la cuenta de la OIM para Centroamérica y Norteamérica. El siguiente capítulo se publicó el martes 29 de agosto a las 8:00 p. m. (hora de Centroamérica) y así sucederá cada martes hasta difundir un total de cinco episodios. Después de la difusión de todo el documental también se publicará el video musical oficial de la canción.

¡No te pierdas ninguno de sus episodios! 

 

 

   Sobre el autor:

Jean Pierre Mora Casasola es comunicador de la Oficina Regional para Centro, Norte América y el Caribe de la OIM. Además, se ha desempeñado como asesor en comunicación en diferentes organizaciones sociales y como consultor de la División de Capacidad Institucional del Estado y el Laboratorio de Ideas del Banco Interamericano de Desarrollo –BID –. Es publicista y técnico en comunicación corporativa de la Universidad Latinoamericana de Ciencia y Tecnología –Ulacit-, cursa actualmente un Bachillerado en Relaciones Internacionales del mismo centro de estudios. Twitter: @jeanpierremora 

 


Entrevistando a Rubén Sánchez, Director de ‘Zanmi’

Entrevista a Rubén Sánchez, director de ‘Zanmi’
Categoria: Migración y Arte
Autor: Laura Manzi

‘Zamni’ (2018) es una de las películas que participaron en la edición del año 2020 del Festival Internacional de Cine sobre Migración.  El cortometraje, seleccionado para ser proyectado a nivel regional por la Oficina Regional para Centroamérica, Norteamérica y el Caribe, narra las experiencias y vidas diarias de cuatro migrantes haitianos en Chile y de su proceso de integración en el país suramericano.

En esta entrevista, el joven director Rubén Sánchez, cuenta cuáles fueron las motivaciones y objetivos que le guiaron hacia la creación del cortometraje.

¿Por qué ha elegido jóvenes migrantes de nacionalidad haitiana como protagonistas de su obra? ¿Hay algo en su perfil que hace que difieran de otras comunidades de migrantes en Chile?

Lo que nos pareció llamativo es que la población haitiana aquí en Chile es la que más dificultades encuentra a la hora de integrarse en la sociedad. Una de la razones principales es que hablan otro idioma, la lengua Creole, y eso es una barrera aún más grande considerando que el español chileno tiene muchos modismos y se tiende a hablar muy rápido. Otro obstáculo a la integración es el racismo y el rechazo de algunos sectores de la sociedad hacia la población haitiana: sea por la etnia, la nacionalidad, el idioma y otros prejuicios. Esto hace que haya más segregación que integración.

En el cortometraje, hay muchas escenas que retratan paisajes diferentes: el mar, el bosque, la ciudad. ¿Cuál es el rol de la naturaleza en el proceso de integración de las personas migrantes?

Las condiciones climáticas y el entorno paisajístico  pueden ser un desafío para la integración. Por ejemplo, Haití es muy plana, no hay cordillera y el clima es tropical. Aquí en Chile, la naturaleza y los microclimas son bastante diversos (en el norte hay más calor, el sur es más húmedo y lluvioso, mientras que la zona central es una mezcla de esto).
La naturaleza, sin embargo, tiene carácter también simbólico en el documental. La cordillera, que caracteriza el paisaje chileno, es la gran frontera que enfrenta cualquier persona para llegar a Chile. Esto justifica la escena que abre y cierra la película y representa a uno de los protagonistas en el Embalse del Yeso, que es un lugar que queda en Santiago, en plena cordillera. Quisimos situarlo allí como una forma más onírica de representar esta enorme muralla que es como una frontera que cruzar para llegar a Chile, y al mismo tiempo simboliza la gran muralla que hay en el choque cultural que la población haitiana enfrenta.

‘La vida es un círculo. Un círculo perfecto del que no formamos parte’: los protagonistas de su obra tienen trabajo, van a la escuela, aprenden español. Entonces, ¿cuáles son los elementos que siguen impidiendo su integración en la comunidad de acogida, este ‘círculo’ del cual están excluidos? 

El choque cultural es grande. Si la sociedad de acogida vive ese ‘miedo a lo desconocido’, la población migrante haitiana también, a su vez, reacciona y eso le genera un miedo hacia la comunidad en donde residen. La falta de integración es dificultada por el prejuicio y porque tampoco se vela por unas iniciativas que valoren la riqueza cultural. Creo que esto es lo que nos falta como sociedad: educarse más. Si no hay una buena educación, no va a haber personas que no se puedan integrar; falta todavía educarnos y ‘humanizarnos’. Siento que en alguna forma estamos también ‘deshumanizados’. Esto es lo que el documental quiere plasmar: mostrar la humanidad que nos hace falta, que necesitamos para poder integrar,  para mostrar que todos somos en realidad lo mismo, todos somos seres humanos y tenemos sueños.

¿Cuánto es visible el director en su obra? ¿De que surge su interés por el tema migratorio?

El tema de la migración haitiana era, para mi, una inquietud personal, porque vivo en una de las ciudades donde más población haitiana hay. Yo veía a diario este rechazo hacia las población haitiana en las miradas de la gente, en comentarios que se intercambiaban murmurando en la locomoción colectiva cuando iba a la universidad. Me inquietaba eso.
Asimismo, anteriormente a que yo estudiara comunicación audiovisual, estudié trabajo social, y tuve muchos cursos sobre la cuestión migratoria y las políticas sociales relacionadas. Hice muchos trabajos acerca de la migración haitiana, el tema me permitió poder plasmar la idea central del cortometraje. Durante el proceso de rodaje, tuve la oportunidad de conocer a estos chicos (migrantes haitianos), de vivir su cultura, de probar su comida. Me llené de una cultura que no conocía, me llené de conocimientos, de una experiencia nueva. Me gustaría que este documental pudiera llegar a más gente, cambiar lo que somos y cultivar nuestra humanidad.