Desplazamiento interno, transnacionales extractivistas y protección de los derechos de las comunidades afectadas

Desplazamiento interno, transnacionales extractivistas y protección de los derechos de las comunidades afectadas

 

En el modelo económico de Latinoamérica ocupa un lugar destacado la exportación de materia prima, hidrocarburos y minerales. Sin embargo, debido a las características de extracción de algunos de estos recursos, los conflictos ambientales  aparecen en varios lugares del continente (ver detalles aquí). De acuerdo con el PNUD,  la migración y el desplazamiento aparecen como uno de los resultados de los conflictos debidos a la actividad de industrias extractivas. En palabras de dicha organización:

“Para muchos países en desarrollo, la extracción de minerales continúa siendo un importante motor económico con el potencial de mejorar los resultados del desarrollo humano, en línea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Cuando se administra adecuadamente, la minería puede crear empleos, fomentar la innovación y llevar la inversión y la infraestructura a una escala que cambia el juego a largo plazo. Sin embargo, si se maneja mal, la minería también puede conducir a la degradación ambiental, a poblaciones desplazadas y a un aumento de la desigualdad.” * (ver más aquí)

En el año 1998, la Naciones Unidas establecieron los principios rectores de los desplazamientos internos para abordar las necesidades de protección de personas desplazadas en el interior de un país. Estos principios incluyen, entre otros, la prohibición de los desplazamientos arbitrarios “en casos de proyectos de desarrollo en gran escala, que no estén justificados por un interés público superior o primordial”. Si bien la CIDH ha recabado información sobre la relación entre intereses extractivos y el desplazamiento de personas, al año 2016, en América Latina, solo México, Colombia y Perú habían adoptado leyes sobre desplazamiento interno, y únicamente Guatemala había adoptado políticas sobre el desplazamiento interno (ver mapa).

En octubre de 2018 sin embargo, aparece una nueva herramienta relevante para la discusión, al liberarse el primer borrador del instrumento internacional jurídicamente vinculante sobre las empresas transnacionales y otras empresas con respecto a los DDHH, desarrollado por un grupo de trabajo del Alto Comisionado de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (OHCHR por sus siglas en inglés), y descrito en la resolución 26/9.

Esta herramienta es importante, entre otras cosas, porque se refiere puntualmente a los desplazados internos y migrantes -sin excluir su implicación en otras partes del texto- como grupos a los que hay que prestar especial atención en las consultas (artículo 9, punto g.) y en el impacto de los proyectos (artículo 15, punto 5 de la implementación). Esto es significativo en tanto una de las grandes consecuencias de las transnacionales extractivistas es el desplazamiento de personas por la afectación de sus derechos económicos, sociales y culturales (DESC), establecidos en la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Por sus características políticas, sociales y ambientales, México y Centroamérica han representado históricamente un valor geoestratégico para la extracción de múltiples recursos naturales. La minería para la obtención de diferentes materiales, la producción hidroeléctrica y los cultivos agrícolas extensivos (de piña y palma, por ejemplo, esta última representando un importante agrocombustible) son algunas de las principales industrias relacionadas con conflictos medio ambientales provocando fenómenos de desplazamiento potencial en la región.

En este marco, conviene preguntarse qué pueden hacer las personas desplazadas de estos territorios para defender sus derechos. A partir del borrador de OHCHR se pueden sustraer cuatro elementos relevantes para la protección de los derechos de las personas en situación de desplazamiento debido a la afectación de las empresas transnacionales en su medio ambiente:

· Abordar el proceso legal sin costo económico, pues existe cierto consenso en la necesidad de abordar la falta de recursos de las comunidades afectadas para solicitar la protección de sus derechos. Campañas de la sociedad civil recomiendan que una vez haya suficientes indicios de que una persona es víctima de una violación a los derechos humanos, se exenten los costos del proceso a dicha persona y no se le obligue a indemnizar a la contraparte corporativa en caso de absolución. El apoyo económico por parte de los Estados hacia las víctimas al llevar a cabo procesos legales de esta índole está contemplado en el borrador de la OHCHR (punto 6 del artículo 8).

· Crear procesos grupales es necesario, pues por las características del impacto de las industrias extractivas en las comunidades, los procesos legales de amparo y protección de los derechos se benefician de un enfoque colectivo al tratar el tema del desplazamiento. De este modo, es posible evitar que se abran varios casos que pueden llegar a ser discordantes, reducir los costos para el Estado y agrupar los recursos de las víctimas. El borrador acepta e incluye los derechos de las víctimas tanto de manera individual como en grupo (artículo 6, punto 1; artículo 8, puntos 1 y 2; artículo 12).

· Procurar la diligencia en los procesos, pues esto permite que durante el proceso, las víctimas desplazadas tendrán acceso a la documentación necesaria con la cooperación de todas las partes. Al cierre de un proceso, si una persona desplazada víctima de transnacionales gana la causa, es importante que la reparación (tanto económica como moral o de otro tipo) se dé en un plazo razonable. El impacto tanto del despojo de tierras como del proceso legal afecta varios aspectos de la vida cotidiana de la víctima (alimentación, relaciones familiares y comunales, actividad económica, salud física y mental) por lo que restaurar sus condiciones originales debe ser prioridad para que la justicia sea efectiva. En el caso del borrador de la OHCHR, el mismo hace referencia a la cooperación como una función de los mecanismos de implementación nacional del instrumento vinculante; por ejemplo, al responder consultas de víctimas, compañías y público en general, o al enviar recomendaciones para mejorar la implementación del instrumento vinculante (artículo 3, punto 2, detalle a. y b.)

· Buscar la solución integral al problema expuesto, pues aun cuando los procesos se realicen colaborativamente (punto anterior), estos suelen ser largos, lo que puede provocar que la víctima considere acuerdos que no sean soluciones integrales a su problema, en aras de resolverlo en menor tiempo. Este tipo de desenlace puede además ser visto por la empresa como una forma más sencilla para acceder a tierras al tiempo que mejora su reputación pública, lo que se constituye en un grave antecedente al evaluar el impacto de las empresas extractivas, que parece minimizado. De acuerdo con el borrador de la OHCHR, las víctimas tienen derecho a “a) Restitución, indemnización, rehabilitación, satisfacción y garantías de no repetición para víctimas; b) Remediación ambiental y restauración ecológica cuando corresponda, incluida la cobertura de gastos por reubicación de víctimas, y reemplazo de instalaciones comunitarias.” *

 

*Traducciones propias.


¡Abran los micrófonos! Cinco claves para dar voz a la juventud en temas migratorios

¡Abran los micrófonos! Cinco claves para dar voz a la juventud en temas migratorios
Categoria: Comunicación & Migración
Autor: Autor Invitado

La radio, sigue siendo un medio que, especialmente en zonas rurales donde el acceso a Internet es difícil, sigue teniendo mucha vigencia y se muestra como una alternativa accesible para la población. Ya sea en el auto, en una aplicación desde el teléfono o en un aparato que funciona con baterías en las zonas más recónditas, la radio está ahí a pocos pasos y casi sin esfuerzo, entreteniéndonos, informándonos y acompañando nuestras actividades diarias. Desde las grandes urbes hasta los municipios con menor población, la radio es una industria que genera empleos y es vital para la difusión de mensajes masivos para una gran variedad de públicos.

¿Cómo se puede aprovechar la radio como una vía para empoderar a las personas jóvenes sobre migración?

Luego de ver el alto impacto que este medio de comunicación tiene en la cultura de nuestras comunidades, estas son algunas acciones a realizar que permitirán llevar el mensaje de la migración regular, ordenada y segura a una juventud que puede ser víctima de delitos asociados con la migración irregular:

  • Infórmate sobre cuáles son las radios comunitarias o emisoras de tu ciudad: Esto te ayudará a conocer todos los espacios que existen dentro de la comunidad y a identificar a qué públicos están dirigidos para escoger ese canal adecuado que conecte con los jóvenes.
  • Identifica jóvenes líderes en sus comunidades con aptitudes comunicativas: No hay mejor forma de comunicarse con la juventud que por medio de voces con las que puedan tener mayor empatía y sentirse más identificados.
  • Crea contenidos que conecten: Para hablar sobre migración no se requiere usar un tono serio o monótono. Procura crear mensajes cortos pero efectivos con un lenguaje fácil de comprender y dando prioridad al uso del storytelling en lugar de comunicar conceptos.
  • Crea tu propia emisora en línea: La radio ha sufrido una evolución significativa en los últimos años y prueba de ello es que el número de emisoras a través de Internet ha ido en aumento, lo que ha ocasionado la democratización de la radio. Ya no se necesitan grandes presupuestos para tener tu propia emisora y transmitir en ella diferentes contenidos las 24 horas del día, esto es una buena alternativa si no existen o no se tiene acceso a tener espacio en las emisoras de radio tradicionales.
  • Desarrolla iniciativas que empoderen: Las personas jóvenes poseen muchos talentos: dinamismo, rápido aprendizaje y, por supuesto, mucha creatividad. Por lo tanto generar espacios de capacitación en temas de producción radial ayudará a descubrir talentos ocultos y formar nuevos líderes de opinión, sin dejar atrás la importancia de también empoderarles en la temática migratoria, esto les permitirá transmitir mejores mensajes que promuevan una movilidad humana segura, ordenada y regular y les ayudará a ellos mismos a tomar mejores decisiones en cuanto a la migración.

Un caso de éxito de este tipo de actividades es ‘Juventud en las Ondas’, un taller sobre radio y migración que aprovecha justamente esa energía de las personas jóvenes que son líderes en sus comunidades y les muestra el potencial de la industria radiofónica como un método para generar medios de vida y hacer escuchar su voz.

Como producto de esta iniciativa, los jóvenes crearon sus propias cuñas radiales para promover una migración mejor informada, desde la ideación del concepto creativo, elaboración de guiones, prácticas de locución, grabación y terminando por la edición, en todos estos procesos se recibía el acompañamiento tanto del personal de OIM como de un equipo de expertos en producción de radio.

Hace unos años, el exsecretario de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, destacó que “la radio es muy importante para hacer escuchar la voz de la juventud, estimula la imaginación y acorta las distancias entre las personas”. Un motivo más para acercar los medios de comunicación y generar espacios a la juventud con el fin de difundir mensajes orientados a que la población tenga información suficiente y verificada que le permita tomar mejores decisiones antes de emprender una ruta migratoria.