¿Cómo desarrollar una campaña de comunicación efectiva sobre migración?

El mundo está lleno de campañas de comunicación cada una compitiendo por la atención de un público en particular y con la esperanza de aumentar la comprensión y la sensibilización de las personas sobre un tema.  Sin embargo, la creación de esas campañas usualmente sigue líneas de comunicación institucional y unidireccional que pocas veces presentan mecanismos reales de medición de impacto.

La Organización Internacional de las Migraciones ha implementado procesos bajo la metodología de Comunicación para el Desarrollo (C4D) en México, Guatemala, Honduras y El Salvador para impulsar cambios de comportamiento en torno a temas migratorios. Con base en esta experiencia identificamos cinco elementos clave para lograr campañas efectivas:

1. Hágalo basado en evidencia

El corazón de las estrategias de comunicación con enfoque social no debería estar en los objetivos de la organización o las percepciones de quienes la ejecutan, sino en el corazón del público meta. Base todas las decisiones en la evidencia de las necesidades y características de la población y el contexto. La investigación es el núcleo de las estrategias de comunicación efectivas.

En el caso de las campañas de C4D se realizan análisis de necesidades y encuestas individuales para conocer los conocimientos, actitudes y prácticas del público meta. En el 2019 realizamos más de 2000 encuestas de línea base y más de 1970 encuestas de evaluación.

2. Adopte un enfoque participativo

Identifique las partes interesadas: tanto personas del público meta, líderes y organizaciones comunitarias, como instituciones y empresas que puedan tener relación con las problemáticas asociadas a la campaña y encuentre formas de interactuar con ellas para que participen en diferentes partes del proceso.

Las campañas que desarrollamos en la OIM contaron con la participación de más de 100 socios locales de diferentes sectores quienes participaron en todos los pasos del proceso y facilitaron que el alcance se multiplicara.

3. Interactúe y valide con el público meta

Incorpore actividades que le permitan interactuar con el público meta previo al lanzamiento y la distribución de la campaña. Esto puede lograrse en el proceso de investigación y planificación, pero especialmente se recomienda incorporar un proceso de validación de los mensajes y materiales.

Por ejemplo, nuestras campañas se enfocaron en promover que las personas jóvenes consideren alternativas a la migración irregular, como lo son las opciones de desarrollo local y vías de migración regular.  Todas las campañas fueron validadas con el público meta y se realizaron ajustes para asegurar que el mensaje era bien recibido y lograba impulsar el cambio de comportamiento previsto.

4. Aproveche los medios digitales

Las personas se comunican cada vez más a través de redes sociales digitales, y buscan información en sitios web, especialmente las personas jóvenes. Por eso es fundamental que tome en cuenta los medios digitales en todo el proceso de C4D. Incluso desde el levantamiento de información, pues es muy importante conocer las prácticas digitales de su público meta para poder desarrollar estrategias acordes.

En el marco de las campañas de C4D implementadas en el 2019, construimos y lanzamos el sitio web migrantinfo.iom.int/es , el cual fue visitado por más de 28 mil personas en busca de información para migrar de forma regular y segura, así como opciones de desarrollo en sus comunidades.  Las campañas también estuvieron en nuestra comunidad virtual “Somos Colmena”, la cual se está posicionando como una comunidad regional para acceder a información segur sobre migración regular.

5. No deje de lado las actividades persona a persona

Si bien los medios digitales son muy importantes y tienen un gran alcance, la evaluación demostró que las actividades cara a cara son las que tiene un mayor impacto cuando se trata de cambio de comportamiento, pues el enfoque persona a persona genera mucha más confianza.

Por eso es indispensable que la estrategia de divulgación combine medios digitales con medios tradicionales y actividades persona a persona. Gracias a nuestras actividades presenciales durante el 2019, pudimos llegar a más de 8 mil personas y se construyó una red de más de 50 puntos informativos donde las personas pueden recibir asesoría personalizada y gratuita.

Puede encontrar más información sobre las campañas C4D en Centroamérica y México aquí. Para aprender a diseñar su propia campaña C4D, consulte IOMX.


Entrevistando a Rubén Sánchez, Director de ‘Zanmi’

Entrevista a Rubén Sánchez, director de ‘Zanmi’
Categoria: Migración y Arte
Autor: Laura Manzi

‘Zamni’ (2018) es una de las películas que participaron en la edición del año 2020 del Festival Internacional de Cine sobre Migración.  El cortometraje, seleccionado para ser proyectado a nivel regional por la Oficina Regional para Centroamérica, Norteamérica y el Caribe, narra las experiencias y vidas diarias de cuatro migrantes haitianos en Chile y de su proceso de integración en el país suramericano.

En esta entrevista, el joven director Rubén Sánchez, cuenta cuáles fueron las motivaciones y objetivos que le guiaron hacia la creación del cortometraje.

¿Por qué ha elegido jóvenes migrantes de nacionalidad haitiana como protagonistas de su obra? ¿Hay algo en su perfil que hace que difieran de otras comunidades de migrantes en Chile?

Lo que nos pareció llamativo es que la población haitiana aquí en Chile es la que más dificultades encuentra a la hora de integrarse en la sociedad. Una de la razones principales es que hablan otro idioma, la lengua Creole, y eso es una barrera aún más grande considerando que el español chileno tiene muchos modismos y se tiende a hablar muy rápido. Otro obstáculo a la integración es el racismo y el rechazo de algunos sectores de la sociedad hacia la población haitiana: sea por la etnia, la nacionalidad, el idioma y otros prejuicios. Esto hace que haya más segregación que integración.

En el cortometraje, hay muchas escenas que retratan paisajes diferentes: el mar, el bosque, la ciudad. ¿Cuál es el rol de la naturaleza en el proceso de integración de las personas migrantes?

Las condiciones climáticas y el entorno paisajístico  pueden ser un desafío para la integración. Por ejemplo, Haití es muy plana, no hay cordillera y el clima es tropical. Aquí en Chile, la naturaleza y los microclimas son bastante diversos (en el norte hay más calor, el sur es más húmedo y lluvioso, mientras que la zona central es una mezcla de esto).
La naturaleza, sin embargo, tiene carácter también simbólico en el documental. La cordillera, que caracteriza el paisaje chileno, es la gran frontera que enfrenta cualquier persona para llegar a Chile. Esto justifica la escena que abre y cierra la película y representa a uno de los protagonistas en el Embalse del Yeso, que es un lugar que queda en Santiago, en plena cordillera. Quisimos situarlo allí como una forma más onírica de representar esta enorme muralla que es como una frontera que cruzar para llegar a Chile, y al mismo tiempo simboliza la gran muralla que hay en el choque cultural que la población haitiana enfrenta.

‘La vida es un círculo. Un círculo perfecto del que no formamos parte’: los protagonistas de su obra tienen trabajo, van a la escuela, aprenden español. Entonces, ¿cuáles son los elementos que siguen impidiendo su integración en la comunidad de acogida, este ‘círculo’ del cual están excluidos? 

El choque cultural es grande. Si la sociedad de acogida vive ese ‘miedo a lo desconocido’, la población migrante haitiana también, a su vez, reacciona y eso le genera un miedo hacia la comunidad en donde residen. La falta de integración es dificultada por el prejuicio y porque tampoco se vela por unas iniciativas que valoren la riqueza cultural. Creo que esto es lo que nos falta como sociedad: educarse más. Si no hay una buena educación, no va a haber personas que no se puedan integrar; falta todavía educarnos y ‘humanizarnos’. Siento que en alguna forma estamos también ‘deshumanizados’. Esto es lo que el documental quiere plasmar: mostrar la humanidad que nos hace falta, que necesitamos para poder integrar,  para mostrar que todos somos en realidad lo mismo, todos somos seres humanos y tenemos sueños.

¿Cuánto es visible el director en su obra? ¿De que surge su interés por el tema migratorio?

El tema de la migración haitiana era, para mi, una inquietud personal, porque vivo en una de las ciudades donde más población haitiana hay. Yo veía a diario este rechazo hacia las población haitiana en las miradas de la gente, en comentarios que se intercambiaban murmurando en la locomoción colectiva cuando iba a la universidad. Me inquietaba eso.
Asimismo, anteriormente a que yo estudiara comunicación audiovisual, estudié trabajo social, y tuve muchos cursos sobre la cuestión migratoria y las políticas sociales relacionadas. Hice muchos trabajos acerca de la migración haitiana, el tema me permitió poder plasmar la idea central del cortometraje. Durante el proceso de rodaje, tuve la oportunidad de conocer a estos chicos (migrantes haitianos), de vivir su cultura, de probar su comida. Me llené de una cultura que no conocía, me llené de conocimientos, de una experiencia nueva. Me gustaría que este documental pudiera llegar a más gente, cambiar lo que somos y cultivar nuestra humanidad.