Agua y migración: implicaciones para los formuladores de políticas

Un niño obteniendo agua dulce en Papua Nueva Guinea. Foto: Muse Mohammed / OIM

 

La comunidad internacional, por una buena razón, ha tratado de enfatizar la importancia de la migración como un tema de política pública global.

Con una mayor conciencia de las múltiples implicaciones de la migración mal gestionada, y con la comunidad internacional centrada en desarrollar un nuevo pacto mundial para abordarla, se ha presentado la oportunidad de un enfoque más matizado y más sofisticado de la migración.

Con esto, ha surgido la oportunidad de comprender mejor la migración y sus vínculos con otras cuestiones de política que, a primera vista, podrían parecer ajenas.

Tomemos, por ejemplo, el tema del agua.

Debido a su importancia para el desarrollo sostenible y, de hecho, para la vida tal como la conocemos, el agua y su relación con la migración es un campo emergente de estudio que requiere atención y acción.

Aunque los enlaces no siempre son sencillos, los investigadores, sin embargo, han comenzado a profundizar en el tema a fin de trazar mejor las implicaciones de estos dos dominios de políticas y sus intersecciones.

Es una parte importante del análisis más amplio de los vínculos entre migración, medio ambiente y cambio climático.

Una niña en el asentamiento de Kutupalong en Cox's Bazar, Bangladesh, bebe agua de un pozo construido por la OIM. Foto: Muse Mohammed / OIM

Una niña en el asentamiento de Kutupalong en Cox's Bazar, Bangladesh, bebe agua de un pozo construido por la OIM. Foto: Muse Mohammed / OIM

 

Entonces, ¿cuáles son los vínculos entre la migración y el agua, y qué pueden hacer los responsables de las políticas para tenerlos en cuenta?

En general, la mayoría de análisis en temas de migración y agua se enfocan en dos factores separados. El primero de ellos es el impacto potencial de la escasez de agua en los patrones de migración.

En pocas palabras, la falta de agua — ya sea como resultado de la sequía, el resultado más grave de escasez de agua u otras causas — a veces se considera un factor que impulsa la migración, en particular dentro de países, o en algunos casos, dentro de regiones.

Sin embargo, a menudo es difícil señalar a la escasez de agua como un factor único, o incluso directo, que impulsa la migración. Una gama de diferentes cuestiones socioeconómicas, políticas y ambientales, que actúan acumulativamente, se identifican más fácilmente como decisivas que cualquier factor único que actúe solo.

No obstante, la falta de seguridad hídrica aumenta significativamente el potencial de migración, en gran parte debido a su impacto sobre el bienestar y los medios de subsistencia.

El Informe Mundial sobre el Desarrollo del Agua 2016 (WWDR, por sus siglas en inglés) ya informó que la escasez de agua resultante de la sequía y el agotamiento de las aguas subterráneas ha provocado un aumento de la migración rural a la urbana en partes de la región árabe, con posibilidades de movimientos similares en África. El estrés hídrico también se identificó como uno de los factores clave en Asia, con investigaciones disponibles de Irak, Bangladesh, Maldivas y Nepal.

Los datos cuantitativos de la Matriz de Seguimiento de Desplazados de la OIM (DTM) han comenzado a demostrar los impactos migratorios de la sequía en partes de África. Las últimas cifras de desplazamiento debido a la sequía, recopiladas por la DTM durante 2017, estimaron a más de 475,000 personas desplazadas internamente en Etiopía (diciembre de 2017), más de 1,2 millones de personas en Somalia (noviembre de 2016 - noviembre de 2017) y más de 14,000 en Madagascar (noviembre de 2017).

Además de los niveles actuales de migración relacionados al agua, las predicciones sobre el cambio climático sugieren que las personas también podrían verse obligadas a trasladarse debido a los cambios en el ciclo hidrológico y como resultado del aumento de las temperaturas globales.

El segundo problema que se aborda más comúnmente en las discusiones sobre la migración y el nexo con el agua es el impacto de la migración en los recursos de agua dulce. Esto implica considerar tanto los desafíos ambientales del crecimiento de la población atribuibles a la migración, especialmente en el contexto de la urbanización, como la huella ambiental de la migración forzada (desplazamiento).

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) proporcionan varios puntos de entrada para abordar los vínculos entre la migración y el agua, de acuerdo con la ambición general de la Agenda 2030 de no dejar a nadie atrás. En primer lugar, varios de los ODS brindan orientación para abordar la migración ambiental relacionada con la escasez de agua mediante la creación de resiliencia frente a los cambios ambientales y la garantía del derecho humano al agua que incluyen:

  • Poner fin a la pobreza mediante mejoras en la capacidad de recuperación de las poblaciones vulnerables a los eventos extremos en el Objetivo 1.
  • Alcanzar la seguridad alimentaria y promover la agricultura sostenible y fortalecer la capacidad de adaptación a los cambios ambientales en el Objetivo 2.
  • Reducir el número de personas que sufren de escasez de agua en el Objetivo 6.
  • Promover la implementación de políticas de migración planificadas y bien administradas en el Objetivo 10.
  • Reducir el número de muertes y personas afectadas por desastres a través de prácticas efectivas de Reducción Del Riesgo De Desastres (RRD) y fortalecer la planificación del desarrollo para ciudades y asentamientos resilientes según el Objetivo 11.
  • Desarrollar la capacidad de adaptación frente al cambio climático e integrar las medidas de cambio climático en las políticas bajo el Objetivo 13.

En segundo lugar, los Objetivos de Desarrollo Sostenible relacionados con el medio ambiente, y especialmente el sexto ODS sobre gestión sostenible del agua y el saneamiento, pueden ayudar a alinear la gestión y gobernanza de la migración con un enfoque ambientalmente sensible para garantizar que los recursos de agua dulce se gestionen de forma sostenible.

Esa política migratoria ambientalmente consciente y una política de agua consciente de la migración son clave en un mundo en el que las tasas de urbanización siguen aumentando, donde los niveles de desplazamiento están en su punto más alto en décadas y donde los impactos del cambio climático en el ciclo del agua apenas comienzan a manifestarse.

Los legisladores tienen el poder de actuar de forma proactiva para gestionar la migración en el contexto de la escasez de agua, así como de cuidar los recursos de agua dulce donde se produce la migración. Esto requiere trabajar en todos los ministerios y silos institucionales de la manera que lo exige la Agenda 2030.

 

*Esta entrada fue escrita por Eva Mach y Christopher Richter de la OIM, y se publicó originalmente en inglés en la Plataforma de Conocimiento sobre Desarrollo Sostenible.

 


¿Cómo ha afectado la pandemia a los niños y niñas migrantes?

¿Cómo ha afectado la pandemia a los niños y niñas migrantes?
Categoria: Protección y Asistencia a Migrantes
Autor: Autor Invitado

En el contexto de la pandemia de COVID-19, las estadísticas y los datos disponibles revelan que los niños y las niñas pertenecen al grupo poblacional que ha sufrido el menor impacto a nivel de salud, pues resultan menos propensos al riesgo de infección, sobre todo en comparación con los adultos mayores.

Sin embargo, estos datos hacen referencia meramente a los efectos sanitarios de la pandemia. Las consecuencias sociales críticas, como el cierre de las escuelas, las restricciones de movilidad y las mayores dificultades económicas, han contribuido al aumento de la inseguridad y vulnerabilidad de la población más joven, la cual tendrá que hacer frente a los impactos socioeconómicos a corto y largo plazo de la pandemia. 

La situación de doble precariedad de los niños y niñas migrantes y desplazados, que ya se encuentran entre las poblaciones más vulnerables en el mundo, se ha deteriorado durante la pandemia, a causa de la mayor exposición a situaciones de pobreza agravadas por la crisis económica, a  violaciones a los derechos humanos, como en los casos de explotaciones laborales de menores, fomentadas por las pérdidas en los ingresos del hogar, y del acceso temporaneamente suspendido a la educación, junto a un mayor riesgo de padecer de enfermedad mental en un contexto tan desalentador y crítico. 

De acuerdo con un artículo de la OIM sobre las implicaciones de la pandemia sobre los niños y niñas migrantes , entre las más relevantes se encuentran:

Aumento de las destituciones: En algunos países, la pandemia ha sido utilizada como justificación para incrementar la devolución de menores hacia sus países de origen y paralizar la distribución en albergues. En Estados Unidos, no obstante 24,000 niños y niñas migrantes han podido salir de centros de detención de inmigrantes  desde el comienzo de la pandemia, aún más numerosas han sido las repatriaciones forzadas de menores hacia países de Centroamérica, en particular México, El Salvador y Guatemala, a pesar de que las comunidades de origen de las personas migrantes puede que no presenten las condiciones necesarias para garantizar su salud y protección. Además, las destituciones han sido completadas sin pruebas de detección del virus y sin averiguar si las personas migrantes necesitaban protección por miedo a ser perseguidas en sus países de origen.

Deterioro de la situación en los albergues y centros de detención: El número reducido de trabajadores humanitarios en los albergues, la escasez de recursos básicos y suministros y la disminución de los servicios brindados a las personas migrantes han endurecido las condiciones de vida de los niños y niñas en los centros de acogida, intensificando su vulnerabilidad. Durante la emergencia de COVID-19, la capacidad de los sistemas de protección infantil en el norte de Centroamérica y México ha sido debilitada también por falta de equipos de protección personal, lo que ha implicado menores servicios de protección, prueba de virus y tratamiento

Cierre de las escuelas y exclusión: Las medidas de aislamiento han obligado a las escuelas a paralizar sus actividades. Los niños y niñas migrantes pueden carecer de recursos para poder cursar las materias en línea, como ordenadores y otros tipos de dispositivos tecnológicos digitales. Esta falta puede afectar las posibilidades futuras para salir de la pobreza a través de su capital humano y capacidades, junto al aumento de abandono escolar. Asimismo, los niños y niñas migrantes pueden encontrar más dificultades en cuanto al aprendizaje de idioma, lo que conlleva una menor capacidad de integración. También hay que considerar que, al estar en casa y no en la escuela, los niños necesitan de mayor atención. Esto podría obligar a sus madres y padres a dejar sus trabajos para cuidar de ellos, perjudicando la situación económica de la familia, que a su vez en el futuro puede provocar episodios de trabajo infantil. 

Cierre de las fronteras y mayor xenofobia: El trayecto de los niños y niñas migrantes acompañados y no acompañados hacia el país de destino ha sido interrumpido abruptamente, a causa de las medidas de restricción de movilidad y cierre de fronteras. Los jóvenes migrantes, varados temporaneamente en áreas cercanas a las fronteras, han sido expuestos a mayores formas de xenofobia por parte de la comunidad en el país de tránsito, siendo acusados, en muchos casos erróneamente, de traer la enfermedad o facilitar el contagio. Como indica el informe de la OIM, el cierre de fronteras, junto con las deportaciones de menores, ha provocado una caída de casos de custodia protectoras de niños y niñas.

Discriminación en la comunidad de origen: Los jóvenes migrantes que escapan de situaciones de conflicto, persecución, calamidad ambiental, abusos, violencia y falta de oportunidades, son expuestos a violaciones a los derechos humanos y a condiciones difíciles no solo a lo largo del trayecto hacia el país de destino, sino que también al volver a supaís de origen, al ser en ocasiones percibidos como posibles focos de contagios. Henrietta Foe, directora ejecutiva de la UNICEF, señaló que “muchos niños que regresan afrontan un riesgo doble y están más en peligro que cuando abandonaron sus comunidades”, al deber enfrentar nuevamente la situación de inseguridad en su comunidad de origen y al ser víctimas de mayor discriminación.  

Efectos en la salud mental: Los niveles más altos de tensión y estrés de la población migrante afectan también a los niños y niñas, sobre todo en los casos en que la enfermedad de COVID-19 causa el fallecimiento de sus padres o madres y quedan huérfanos, lo que puede generar un aumento de en la exposición a abusos. Muchos niños y niñas migrantes y desplazados pueden sufrir traumas psicológicos, marginalización o estigma, además de no poder recibir apoyo psicológico durante la pandemia.       

No obstante  los reportajes en los medios de comunicación se centren en compartir principalmente las estadísticas y datos acerca del número de personas que han contraído la enfermedad de la COVID-19, debemos enfocar nuestra atención también en generar debates y políticas para el estrato poblacional que experimentará el impacto más duradero de la pandemia: los niños y las niñas.

Los niños y niñas migrantes precisan de protección y asistencia social y sanitaria inmediata, para poder aprender, crecer y lograr mejores condiciones de vida. Ellos y ellas tiene que ser una prioridad para contrarrestar y dismunuir los efectos a corto y largo plazo de la pandemia.