La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) celebra a las mujeres y niñas migrantes — y valora la diversidad en la migración


Date Publish: 
03/08/2018

Lea el Mensaje del Director General William Lacy Swing con ocasión del Día Internacional de la Mujer 

Suiza – Las mujeres y niñas representan un porcentaje significativo de los migrantes en todo el mundo, y todas ellas viajan con el corazón cargado de esperanza, la mente llena de grandes ideas y la vivencia de experiencias migratorias distintas.

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM), el Organismo de las Naciones Unidas para la Migración, conmemora con cada una de ellas el Día Internacional de la Mujer de 2018 y se adhiere al tema oficial de las Naciones Unidas: Ahora es el momento: las activistas rurales y urbanas transforman la vida de las mujeres. Nos solidarizamos con ellas y hacemos oír nuestra voz en apoyo de todas las mujeres y niñas migrantes.

En este día, honramos a las mujeres que han trabajado incansablemente para ser escuchadas, mujeres que allanan el camino hacia los derechos y el empoderamiento de la mujer. Haciendo gala de gran fortaleza y resiliencia, estas mujeres arrojan luz sobre la injusticia que, como muchas otras, padecen simplemente por su género.

Las mujeres migrantes desempeñan un papel esencial en el mantenimiento y la reconstrucción de sus familias y comunidades. Ahora sabemos que, en comparación con los hombres, envían a casa la parte mayor de los ingresos que ganan en el extranjero. También sabemos que, dondequiera que estén, asumen más responsabilidades de cuidado de la familia y el hogar que los hombres.

Hoy, como nunca, hay más mujeres en la fuerza laboral, lo que significa que un mayor número de ellas busca oportunidades en el extranjero. De esta manera, contribuyen al desarrollo de sus países de origen, a través de su propio empoderamiento, y al de sus hogares y comunidades en general. En situaciones de crisis, las mujeres suelen ser las primeras en responder. Sin embargo, su inconfundible voz suele pasar desapercibida.

En todo momento, cabe tener presente las ventajas y desventajas que les son inherentes. Y es que su género condiciona cada etapa de la experiencia migratoria, desde su motivación para migrar y seguir adelante durante el viaje al destino final, hasta, para algunas, el regreso al hogar. Es más, muchas mujeres migran en busca de independencia financiera y empoderamiento, para escapar de la pobreza, ampliar sus conocimientos o reunirse con sus seres queridos. Por desgracia, en estos contextos, muchas migrantes afrontan situaciones difíciles debido a la falta de información y el desconocimiento de los puntos de acceso a la misma.

La violencia contra la mujer es un denominador común demasiado habitual, subyacente a los retos específicos que afrontan las mujeres migrantes a lo largo de las rutas migratorias. Tampoco se puede olvidar que la violencia contra la mujer es una manifestación de relaciones de poder profundamente arraigadas y desiguales entre hombres y mujeres que todos debemos condenar.

Como se ha dicho una y otra vez, muchas mujeres sufren violencia, acoso y explotación sexuales por parte de completos extraños, funcionarios gubernamentales, compañeros migrantes e incluso familiares. La OIM condena toda forma de violencia y discriminación contra las mujeres y niñas y exhorta a su erradicación.

El empoderamiento de la mujer conlleva emancipación y libertad para contribuir a la comunidad y a la sociedad en general. La OIM trabaja incesantemente y codo a codo con los migrantes para prevenir y combatir todas las formas de violencia y discriminación de que son objeto las mujeres y niñas, y para abordar los distintos problemas estructurales que las alimentan.

La OIM, organismo que me enorgullezco dirigir, valora la diversidad de las mujeres migrantes y reconoce la importancia de escuchar atentamente sus distintas reivindicaciones. En este empeño, nos esforzamos por lograr su empoderamiento y difundir sus reivindicaciones en pro de la formulación de políticas, prácticas y programas más eficaces de protección y asistencia para todas.

La OIM cuenta con cientos de mujeres de gran talento que trabajan en cada uno de los 169 Estados Miembros de la Organización, así como en decenas de otros lugares en todo el mundo donde la OIM lleva a cabo sus actividades. Muchas de estas mujeres luchan incansablemente para promover los derechos y el empoderamiento de la mujer con miras a hacer de la igualdad de género una realidad.

Permítanme mencionar a dos de ellas:

Lina es una abogada que huyó de la República Árabe Siria. Ahora trabaja en un centro comunitario en Turquía dirigido por Syrian Social Gathering (SSG), un asociado de la OIM. Lucha contra la injusticia, proporcionando asesoramiento jurídico a las mujeres desfavorecidas y defendiendo sus reivindicaciones a través de la representación legal. “Siempre he sentido el deseo de ayudar a quienes no conocen plenamente sus derechos. He visto a muchas mujeres en situaciones en las que se sienten desprovistas de recursos jurídicos".

Thant es una médica que trabaja para la OIM en Myanmar, donde se ocupa de promover la salud materno-infantil mediante la sensibilización sobre cuestiones de la salud y el fortalecimiento de la capacidad de las comadronas en las comunidades rurales. "La igualdad de derechos para todas las personas propiciará el desarrollo de mi país". Thant trabaja en el terreno para empoderar a las mujeres a través de la atención de la salud. La pericia que aporta, al igual que muchas otras mujeres, es fundamental para evaluar las diferentes consecuencias que las políticas e iniciativas sanitarias programadas acarrean para mujeres y hombres. Tales acciones relativas a la legislación, los programas gubernamentales, y las prácticas y comportamientos pueden repercutir favorablemente en las mujeres y niñas.

Con motivo del Día Internacional de la Mujer, la OIM se une a todas las mujeres para rendir un homenaje especial a quienes luchan para garantizar los derechos de las mujeres y niñas de todas las edades. La OIM no cejará en su empeño por apoyar las múltiples reivindicaciones de las mujeres migrantes y valorar la diversidad en la migración, esforzándose por satisfacer cada una de las distintas necesidades de las migrantes y garantizar la igualdad de oportunidades para el beneficio de todos.


OIM: “Los flujos de remesas pueden ser el sustento económico y social de las familias de los migrantes”

Date Publish: 
16 / 06 / 2018

Ginebra – Este sábado (16/06) se celebrará el Día Internacional de las Remesas Familiares. Para conmemorar tal ocasión la OIM en su calidad de Organismo de las Naciones Unidas para la Migración desea destacar el potencial de desarrollo de los vínculos sociales y financieros que unen a los migrantes con los seres queridos que han quedado en sus países de origen.

Una remesa financiera es una transferencia privada de fondos por parte de un extranjero a un individuo en su país de origen. Las remesas financieras han sido reconocidas en su rol crucial de reducir la pobreza y mejorar la vida tanto de los migrantes como de sus familias. En términos numéricos, hay muchos más migrantes internacionales en el mundo hoy que en cualquier otro período histórico, y la mayor parte de ellos son trabajadores migrantes.

Estimaciones del Banco Mundial indican que en el año 2017, 466.000 millones de dólares estadounidenses han sido transferidos en remesas financieras a países que tienen ingresos medios y bajos, y esta tendencia continúa aumentando. El Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola (IFAD por su sigla en inglés) estima que una de cada siete personas es apoyada de forma directa por las remesas. Por ello es que el Día Internacional de las Remesas Familiares es celebrado año tras año.

William Lacy Swing, Director General de la OIM ha reconocido que los flujos de remesas son “el sustento de muchas vidas” en las familias de los migrantes, destacando su eficacia en cuanto a reducir la pobreza, proveer mejores cuidados de salud y acceso a alimentos, para aumentar las oportunidades de que los niños accedan a educación, para mejorar las viviendas y condiciones sanitarias, promover el emprendimiento y la inclusión financiera, y reducir la inequidad. Si bien el Día Internacional de las Remesas Familiares se ha enfocado tradicionalmente en los flujos financieros, los migrantes también generan “remesas sociales” – que es el flujo de las cualificaciones, conocimientos, ideas, y valores que transmiten a quienes quedaron en los países de origen. A diferencia de las remesas financieras, las sociales se extienden a toda la comunidad y tienen un mayor impacto en el desarrollo.

Consideradas en conjunto, las remesas financieras y sociales cumplen un rol esencial para el logro de los objetivos familiares de las personas, y yendo más lejos, para el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Sin embargo, hay mucho por hacer aún antes de que el potencial de desarrollo de las remesas se extraiga en su totalidad. Los migrantes, los gobiernos y el sector privado son actores esenciales en tal proceso.

“Los Gobiernos pueden aprovechar las cualificaciones y las habilidades y creatividad de sus diásporas, e incentivarlos a que inviertan de vuelta en sus países de origen por medio de políticas coordinadas,” dijo Marina Manke, a cargo de la División de Movilidad Laboral y Desarrollo Humano de la OIM. “Los esfuerzos deben dirigirse hacia el mejoramiento de los conocimientos financieros de la población del país de origen y de los migrantes, de manera tal que ambos puedan tomar decisiones informadas acerca de cómo enviar el dinero a sus lugares de origen y cómo invertir tales remesas. Finalmente, hay una necesidad de reconocer cabalmente y apreciar a los migrantes como agentes de cambio – tanto en lo atinente a su capital financiero como en lo relativo a su capital social,” agregó ella.

En años recientes, la OIM ha estado aumentando el apoyo a los gobiernos y a los migrantes para asistirlos en cuanto a recoger los beneficios que la migración genera en materia de desarrollo. Más de 150 mapeos de diásporas se han realizado, arrojando luz sobre las características de las comunidades de la diáspora, su ubicación y el potencial para involucrarse con sus comunidades de origen. Actualmente la OIM está involucrada en varios proyectos relativos a remesas en varios lugares del mundo, especialmente por medio de una iniciativa destinada a reducir los costos de las remesas en Burundi y el desarrollo de una MigApp, la cual es una aplicación móvil que permite que los migrantes puedan comparar las opciones de transferencia de dinero que sean más efectivas en cuanto a costos ofrecidas por los proveedores de servicios.

Para mayor información por favor contactar a Vanessa Okoth-Obbo en la Sede de la OIM, Tel: +41 22 717 9366, Email: vokoth@iom.int