La OIM y sus socios humanitarios asisten a migrantes vulnerables de Haití


Date Publish: 
03/09/2018

Ouanaminthe – La OIM en su calidad de Organismo de las Naciones Unidas para la Migración ha abierto cuatro Centros de Recursos Fronterizos (BRC por su sigla en inglés), en los cruces fronterizos oficiales en Haití, a fin de ayudar a migrantes vulnerables que regresan desde la República Dominicana. El último de tales centros fue inaugurado en Ouanaminthe el 1° de marzo.

Los Centros de Recursos Fronterizos representan las únicas estructuras estaduales que aseguran la atención de migrantes vulnerables en los cuatro puntos fronterizos oficiales. Los tres centros inaugurados en 2017 ya han dado la bienvenida, registrado y asistido a 287 migrantes en estado de necesidad en el año 2018 (135 mujeres y 152 hombres).[1]

Juntamente con el Instituto de Bienestar y de Investigación (IBESR por su sigla original) y con la Oficina Nacional de Migración (ONM) estos centros permitirán una mejor identificación, guía y asistencia a los migrantes vulnerables. Ellos proveen espacio adiciona destinado a promover las sinergias entre el estado local, la sociedad civil y los actores multilaterales involucrados en la protección. Cada BRC depende del apoyo de funcionarios de registro debidamente capacitados que se encargan de manejar a los migrantes vulnerables. Estos migrantes son a menudo niños no acompañados o separados o víctimas de trata de personas.

"Ya que las mujeres, los niños y los individuos vulnerables son las víctimas primarias de las ineficiencias de los mecanismos de gestión fronteriza, esta iniciativa responde a las necesidades urgentes y claramente identificadas y llega a los más vulnerables que están expuestos a todo tipo de tráfico incluida la trata de personas,” sostuvo Elie Thélot, Presidente del Comité Nacional de Lucha contra la Trata de Personas. “El Comité Nacional de Lucha contra la Trata de Personas hará lo que esté a su alcance para brindar apoyo y fortalecer a los Centros  de Recursos Fronterizos.”

Desde junio de 2015 cuando el período de registro del Plan Nacional de Regularización para Extranjeros (NRPF por su sigla en inglés) de la República Dominicana llegó a su fin, la OIM y sus socios de la sociedad civil han registrado a más de 230.000[2] migrantes haitianos que han regresado a Haití a través de actividades de monitoreo de fronteras. De esos migrantes retornados, 4.167 se cree que son niños no acompañados o separados y 5.807 son personas en riesgo de ser apátridas.

Los migrantes con frecuencia llegan en condiciones precarias. Están traumatizadas y no tienen recursos financieros, y a menudo están heridos. Muchos de estos migrantes no tienen conexión o vínculo directo con Haití.

La OIM con la ayuda del gobierno canadiense ha implementado un proyecto para asistir a niños y mujeres vulnerables en las zonas fronterizas entre Haití y la República Dominicana. El Jefe de la Cooperación Canadiense en Haití Carlos Rojas-Arbulú, dijo que este proyecto “persigue mejorar la capacidad de los actores locales para combatir la migración irregular, la trata de personas y para establecer mecanismos de derivación destinados a para facilitar el acceso a servicios básicos y promover la reintegración sostenible de migrantes vulnerables en particular mujeres y jóvenes.”

Los beneficiarios primarios a los cuales se apunta con el proyecto implementado por la OIM en la frontera entre Haití y la República Dominicana son las mujeres y los menores vulnerables. Estos beneficiarios están en el foco de los BRC de acuerdo con nueve tipos de vulnerabilidades, incluyendo niños no acompañados, madres solteras, víctimas de trata de personas y personas en riesgo de volverse apátridas.

Chandlè tiene 14 años de edad y ha vivido en Mao, en la República Dominicana desde los 11. Estaba con su primo cuando soldados dominicanos lo detuvieron en la calle y le pidieron papeles que no tenía. “Me pusieron en un autobús que me condujo hasta la frontera,” recuerda. Luego de pasar tres días en un centro de detención en Dajabon en el lado de la frontera correspondiente a República Dominicana, fue pre identificado como migrante vulnerable por la OIM y derivado al Centro de Recursos Fronterizos en Ouanaminthe, Haití.

Cuando la Funcionaria de Protección de la OIM Haití Michelot Difficile dio la bienvenida a Chandlè al BRC, el muchacho estaba exhausto. “Como cualquier otro migrante vulnerable que llega a un BRC, Chandlè recibió un plato de comida caliente de parte de la Cruz Roja de Haití y luego un funcionario de protección local del IBESR (el Instituto de Bienestar e Investigación de Haití) procedió a registrarlo para poder detectar sus vulnerabilidades y para poder contactar a su familia,” explicó Difficile.

Mientras los actores en materia de protección local se encuentran contactando a su madre en la República Dominicana y a sus parientes lejanos en Haití, Chandlè permanece en el centro de alojamiento de las Hermanas de San Juan en Ouanaminthe. Allí, junto a otros niños, tiene una cama para descansar, comida para comer, y amigos con los cuales jugar. “Estoy contento de haber encontrado un lugar seguro para descansar,” dijo Chandlè en perfecto español. “Estoy seguro que mi familia sabe donde estoy. Tenía tanto miedo. Tan solo quiero volver a casa a ver a mi madre e ir a la escuela.”

La inauguración del BRC en Ouanaminthe garantiza la presencia de asociados sociales y de otros actores no estatales de protección encargados de la asistencia a Chandlè y a otros migrantes vulnerables. También facilitará una respuesta integral con POLIFRONT, que es la policía fronteriza de Haití.

Esa unidad especial creada por la Policía Nacional de Haití en 2014 comenzó con sus operaciones en enero de 2018, con el despliegue de 91 oficiales de policía especialmente entrenados en materia de seguridad en las fronteras que separan las ciudades de Ouanaminthe y Dajabòn en el Departamento Noreste.

La OIM brinda su apoyo a la Policía Nacional de Haití en el despliegue de su unidad fronteriza especial a través de asistencia logística (uniformes, vehículos, dormitorios y arreglos en las estaciones de policía), y también por medio de capacitación continua de los funcionarios de la Policía Fronteriza en la lucha contra la trata; derechos de los migrantes; los procedimientos para derivar a los migrantes vulnerables; primeros auxilios; la situación de los menores en la frontera entre Haití y la República Dominicana; cuidados psicológicos; desafíos relativos a la corrupción; y clases de español.

El 1° de marzo la OIM organizó adicionalmente una ceremonia de donación en las oficinas de la Policía Fronteriza en la zona noreste, en Morne Casse (Fort-Liberté), en donde se procedió a la entrega de dos vehículos Land Cruiser a POLIFRONT. Marc Justin, Director de la Policía Fronteriza, y representantes de la Embajada de Canadá, concurrieron al evento.

"La OIM aboga por una migración digna y segura y también por un sistema de gestión de fronteras que sea integrado y eficiente,” sostuvo el Jefe de Misión de la OIM Haití Fabien Sambussy. “Este enfoque se está materializando ahora en Ouanaminthe a través de la asistencia ofrecida a los migrantes vulnerables en los BRC, y gracias al fortalecimiento de la seguridad fronteriza por parte de la  POLIFRONT. La POLIFRONT, desplegada desde el 10 de enero de 2018, ya ha arrestado a 12 presuntos traficantes y ha recuperado 25 millones de gurdos en concepto de derechos de aduana. La OIM espera que estos dos componentes que son esenciales para la gestión de una frontera internacional pronto se completarán mediante la implementación de una tarjeta de identidad fronteriza.”

Para mayor información por favor contactar a Julie Harlet en la OIM Haiti, Tel: +509 4638 8051, Email: jharlet@iom.int


OIM fortalece el dialogo migratorio con la sociedad civil en las Américas

Date Publish: 
21 / 09 / 2018

Ciudad de Guatemala – Las organizaciones miembros de la Red Regional de Organizaciones para las Migraciones (RROCM) se reunieron los días 19, 20 y 21 de septiembre en un taller de planificación interna sobre el apoyo que la sociedad civil puede prestar a la próxima presidencia de la Conferencia Regional sobre Migración (CRM), la cual será ejercida por Guatemala.

“Esta planificación tiene un elemento adicional de interés para la RROCM porque, además de marcar la continuidad del trabajo frente a la CRM y frente a las coyunturas de la región, por primera vez tenemos la oportunidad de colaborar y de participar en la elaboración del plan dentro de la CRM, junto con la Presidencia entrante que ostentará Guatemala en 2019.” resaltó Vinicio Sandoval, Secretario Técnico de la RROCM.   “Esto representa un paso importante en el diálogo con los gobiernos, sociedad civil y el trabajo de observación de los organismos internacionales”,

Este encuentro contó con el acompañamiento técnico y financiero del Organismo de las Naciones Unidas para la Migración (OIM) en el marco del Programa Mesoamérica, en el cual participaron más de 10 representantes de los países miembro de la RROCM.

El diálogo entre los Estados, la Sociedad Civil y los Organismos Internacionales es una herramienta fundamental para el abordaje integral y efectivo del fenómeno migratorio y para el beneficio de todas las personas migrantes.

La RROCM es un espacio de redes de organizaciones civiles y personas de 11 países: Canadá, Estados Unidos, México, Guatemala, Belice, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica, Panamá y República Dominicana. Esta red es resultado de la necesidad de articular un frente común capaz de dialogar con los países de la región.

“La OIM reconoce el rol y la importancia fundamental de la cooperación con todos los actores clave, y sin duda alguna, la sociedad civil es un actor determinante para promover una migración regular, segura y ordenada en la región.” enfatizó Alexandra Bonnie, Coordinadora del Programa Mesoamérica, de la OIM. “Es importante promover un enfoque integral e inclusivo con la participación de todos los actores en vistas de abordar de manera eficaz el fenómeno migratorio”

Adicionalmente este encuentro permitió analizar los flujos migratorios laborales en la región, así como generar un intercambio de experiencias: buenas prácticas y lecciones aprendidas por país e identificar su potencial réplica en otros países de miembro de la RROCM. Asimismo, permitió coordinar acciones con la Cancillería de Guatemala sobre temas de interés para el plan de trabajo 2019.

Para más información, favor contactar: Alexandra Bonnie, Coordinadora Regional del Programa Regional Mesoamérica de la OIM: abonnie@iom.int